Saltar al contenido
Deberes escolares » Arte » Artistas » DIEGO RIVERA: Biografía breve

DIEGO RIVERA: Biografía breve

DIEGO RIVERA
(Pintor) (1886-1902)

 

de DIEGO RIVERA

El trabajo de Rivera fue muy tanto desde el punto de vista artístico como político.

A lo largo de su obra, el maestro mexicano añadió a la función estética la del compromiso social. Rivera comenzó su carrera estudiando en la Academia de San Carlos, México.

Gracias a una beca concedida por el gobierno, pudo continuar sus estudios en la Academia de San Fernando, en Madrid, y desde allí comenzó una de viajes por Europa, que le llevaron a Bélgica, Holanda, Inglaterra y finalmente a París.

En esta ciudad se hizo amigo de Picasso y de sus amigos cubistas, interesándose por la pintura impresionista. También tuvo la oportunidad de admirar los frescos de Giotto, que terminaron teniendo una importancia fundamental en su trabajo.

A su regreso a México en 1922, realizó su primera pintura mural para la Escuela Preparatoria. Miembro del Partido Comunista, contribuyó a la fundación del gremio de artesanos, escultores y pintores.

Luego viajó a la antigua Unión Soviética y pintó algunos murales allí. Cuando regresó, fue nombrado director de la Academia de San Carlos.

Su exposición en San Francisco, en los Estados Unidos, tuvo tanto éxito que se le confió la elaboración del mural del Rockefeller Center (1933).

Su trabajo más son los frescos del Ministerio de Educación.

La pintura de Diego Rivera, como la de todos los pintores latinoamericanos, no puede incluirse en un determinado movimiento o estilo entre los conocidos en Europa.

Al principio el mostró la atracción que sentía por los volúmenes y las formas puras, así como un cierto desprecio por el color, que refleja la intensidad con la que estudiaba a los cubistas.

Sus frescos de México son más figurativos que las obras de la primera fase, aunque también es evidente que la preocupación por los volúmenes se mantiene a lo largo de su carrera.

Su posterior naturalismo propone un simbolismo abierto y figurativo, cercano al surrealismo, pero no sin un cierto cromatismo expresionista.

En el fresco Todos os Santos (1924), del Ministerio de Educación, Rivera demuestra una gran capacidad de observación.

 

Mural de Diego Rivera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.