Saltar al contenido
Deberes escolares » Arte » Historia del arte » El arte PREHISTÓRICO

El arte PREHISTÓRICO

Definición de ARTE PREHISTÓRICO

En su definición estricta, el arte prehistórico se considera las manifestaciones que existían antes del advenimiento de la escritura en el planeta en su conjunto.

Esto supone, como se puede imaginar, una heterogeneidad que difícilmente puede ser sometida a una clasificación dentro de características uniformes, como si se tratara de un movimiento artístico dentro de la historia del arte.

De hecho, vale la pena preguntarse desde qué momento comenzó a existir un arte prehistórico y cuáles son las manifestaciones que deben ser analizadas como tal.

En este contexto, la producción del hombre prehistórico, al menos la que se ha encontrado y conservado, está representada por objetos de gran utilidad, ya sean domésticos o religiosos: herramientas, armas o figuras con una simbología específica.

Sin embargo, su estudio y la comparación entre ellos permitió ver que ya existían nociones de técnica, habilidad y diseño, aunque el concepto de arte difícilmente puede separarse de los conceptos de funcionalidad y religión.

El arte prehistórico apareció en Europa aproximadamente en el año 25000 del período Paleolítico (40000 – 8000 a.C.), extendiéndose al Mesolítico (8000 – 5000 a.C.), el Neolítico (5000 – 3000 a.C.) y la Edad de Hierro (3000 a.C.), en la que comenzó el arte protohistórico, caracterizado por manifestaciones artísticas mucho más concretas.

Esto es siempre en relación con Europa, porque es necesario recordar que en el Este, desde el 5000 A.C., había culturas con un alto grado de civilización, que ya habían comenzado su historia.

Las zonas de Europa con mayor concentración de restos prehistóricos corresponden a España, el centro y sur de Francia y el sur de Italia.

La región franco-cantábrica, donde se encuentran las famosas cuevas de Castilho, Altamira y Lascaux, entre otras, destaca en importancia por la cantidad y calidad de los hallazgos.

En ellas se descubrió una cantidad considerable de pinturas rupestres en buen estado de conservación.

Este hecho puede atribuirse en parte a la alta densidad demográfica de estas regiones durante el Paleolítico Medio.

 

ARTE PREHISTORICO

ARTE PREHISTORICO

 

PINTURA Prehistórica

A la pintura prehistórica se le dio el nombre de arte rupestre o parietal porque se desarrolló casi exclusivamente en paredes de piedra, dentro de cuevas y cavernas y, menos a menudo, fuera de ellas.

Es curioso observar que esta pintura ha sufrido una evolución muy similar a la experimentada por la pintura histórica.

Las primeras manifestaciones, de carácter naturalista, fueron evolucionando hasta llegar a la total abstracción de las formas en su último período.

Las pinturas paleolíticas (25000 a.C. – 8000 a.C.) se concentraron en tres temas principales: la representación de animales (principalmente caballos y bisontes y, en menor medida, ciervos, leones, mamuts y toros); el dibujo de signos, cuyo verdadero significado todavía se desconoce, a pesar de las diferentes hipótesis; y la figura humana, tanto masculina como femenina, o en combinación con formas animales.

Los colores utilizados fueron el negro y los tonos rojizos, ocres y violetas, que son los más fáciles de obtener en la naturaleza.

Avanzando hacia el mesolítico (8000 a.C.), aparecen guijarros pintados o amuletos con símbolos y recintos, entre geométricos y abstractos.

En el Neolítico (5000 a.C. – 3000 a.C.), además de las primeras piezas de cerámica decoradas, hay escenas de pared reales que documentan la vida de esa época.

Del estudio de los dibujos se deduce que el hombre prehistórico no sólo pintaba con los dedos, sino también con pinceles y espátulas, además de emplear un sistema de nebulización para obtener las sombras de las manos en negativo.

Alrededor del año 2000 A.C., en la mitad de la edad de bronce, hubo una evolución cuya tendencia fue hacia la abstracción, principalmente en las representaciones de las cuevas.

Las figuras, signos y símbolos alcanzaron un nivel muy cercano al de la escritura.

Durante los períodos prehistórico y protohistórico, la pintura desempeñó diferentes funciones, ya sea como parte de un ritual religioso o mágico, en la representación y celebración de la fecundidad, o en relación con el culto totémico a los antepasados.

 

 

ESCULTURA  Prehistórica

La escultura prehistórica corresponde al llamado arte móvil y abarca tanto objetos y utensilios religiosos como artísticos.

El tema de esta disciplina no escapó a los conceptos pictóricos: animales y figuras humanas.

Los géneros desarrollados fueron la estatua y el grabado, tanto en piedra caliza como en arcilla o madera quemada.

Los utensilios utilizados en la tarea de modelado eran de piedra, y muchos de ellos estaban decorados con alas modeladas como si fueran estatuas.

Las figuras femeninas eran más numerosas, sin duda debido a su clara relación con el culto a la fecundidad.

Todos los objetos encontrados, la mayoría de ellos pertenecientes al período Paleolítico (25000 a.C. – 8000 a.C.), muestran una desproporción deliberada entre los genitales y las otras partes del cuerpo, lo que refuerza la teoría de la madre-naturaleza. Estas estatuillas son conocidas entre los especialistas como la Venus Esteatiforme.

Entre ellas, las más famosas son la Venus de Lespugne, en Francia, y la Venus de Willendorf, en Austria.

Las grabaciones repiten los esquemas y motivos del modelado, excepto, sin embargo, que las representaciones suelen ser de mayor tamaño.

Una de las características más evidentes de estas manifestaciones paleolíticas es que las figuras representadas son verdaderas adaptaciones de las formas naturales de la piedra, un hecho que debe haber desafiado la imaginación del artista, pero que sin duda le ahorró trabajo en la etapa de modelado.

En el período Neolítico (5000 a.C.-3000 a.C.), el hombre ya conoce el fuego y se especializa en la combinación de materiales.

La prueba de ello son las piezas de cerámica cocida, en forma de vasijas y conchas, con cuentas decorativas de motivos geométricos grabados en la superficie.

A partir de la edad del bronce se logró una gran diversificación en el arte de la cerámica, debido a la importancia que estos artefactos tenían como utensilios domésticos y recipientes para el transporte de alimentos.

 

ARQUITECTURA Prehistórica

No se puede hablar de una arquitectura prehistórica en el sentido de disciplina artística, a pesar de su carácter funcional.

Los primeros Homo sapiens se refugiaron en los lugares que la naturaleza les ofrecía. Estos lugares podrían ser aberturas en las rocas, cuevas, cuevas al pie de las montañas o incluso en la cima de ellas.

Más tarde comenzarían a construir refugios con las pieles de los animales que cazaban o con las fibras vegetales de los árboles circundantes, que aprendieron a tejer, o combinando ambos materiales.

Sólo a finales del Neolítico y principios de la Edad de Bronce aparecen las primeras construcciones de piedra, principalmente entre los pueblos del Mediterráneo y los de la costa atlántica.

Sin embargo, como estos monumentos colosales tenían la función de un templo o de cámaras mortuorias, no siendo viviendas, su advenimiento no mejoró las condiciones de vivienda.

Por el peso de estas piedras, algunas de más de tres toneladas, se cree que no podrían haber sido transportadas sin el conocimiento de la palanca.

Hay tres tipos de formaciones megalíticas: las galerías cubiertas, o dólmenes, una de corredor que permite el acceso a una tumba; los menhires, que son piedras gigantes pegadas verticalmente en el suelo, en una fila; y los cromlech, que son menhires dispuestos en un círculo.

Los edificios megalíticos más famosos son Stonehenge en Salisbury, Inglaterra; Malta y Carnac en Francia.

Todos estos monumentos tienen una función ritual, ya que no sirvieron como viviendas.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.