Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Cary Fowler: Una semilla cada vez para proteger el futuro de los alimentos – Charla TEDGlobal 2009

Cary Fowler: Una semilla cada vez para proteger el futuro de los alimentos – Charla TEDGlobal 2009

Charla «Cary Fowler: Una semilla cada vez para proteger el futuro de los alimentos» de TEDGlobal 2009 en español.

Las variedades de trigo, maíz y arroz que crecen hoy en día no puede prosperar en un futuro amenazado por el cambio climático. Cary Fowler adentra en un gran banco de semillas mundial, enterrado en una montaña helada en Noruega, que almacena un grupo diverso de alimentos de cultivo para lo que nos depare el mañana.

  • Autor/a de la charla: Cary Fowler
  • Fecha de grabación: 2009-07-23
  • Fecha de publicación: 2009-08-31
  • Duración de «Cary Fowler: Una semilla cada vez para proteger el futuro de los alimentos»: 1028 segundos

 

Traducción de «Cary Fowler: Una semilla cada vez para proteger el futuro de los alimentos» en español.

Hace 35 años que estoy fascinado por la diversidad de cultivos, desde que me topé con un artículo académico bastante oscuro escrito por Jack Carlan.

Describía la diversidad de los cultivos, — todos los diferentes tipos de trigo y arroz — como recurso genético.

Y decía: «Éste recurso genético…» — y nunca olvidaré esas palabras — «…se interpone entre nosotros y la hambruna catastrófica a un grado que no podemos imaginar».

Me imaginé que estaba en algo serio, o que era uno de esos chiflados académicos.

Así, es que fui un poco más allá,½ y lo que averigüé es que no era un chiflado.™ Era el científico más respetado en el tema.

Lo que comprendió es que la diversidad biológica – la diversidad de cultivos — es la base biológica de la agricultura.

Es la materia prima, la materia, de la evolución de los cultivos agrícolas.

No es pues un asunto trivial.

Y también comprendió que esa base se estaba desmoronando, literalmente desmoronando.

Que, en efecto, una extinción en masa estaba en marcha en nuestros campos, en nuestro sistema agrícola.

Y que esta extinción masiva ya estaba sucediendo con muy pocas personas como testigos y muchas menos haciéndose cargo.

Sé que muchos de ustedes no se detienen a pensar sobre la diversidad en los sistemas agrícolas y, seamos sinceros, es lógico.

No aparece en los periódicos todos los días.

Y cuando usted va al supermercado, es verdad que no existen muchas opciones.

Usted ve manzanas de color rojo, amarillo y verde y eso es todo.

Por lo tanto, déjenme mostrarles una imagen de una forma de diversidad.

He aquí algunos granos y hay alrededor de 35 ó 40 variedades diferentes en esta imagen.

Ahora, imagínense que cada una de estas variedades se diferencia la una de otra de la misma manera que un caniche de un gran danés.

Si yo quisiera mostrar una imagen de todas las razas de perros en el mundo, y pongo 30 ó 40 en una diapositiva, se necesitarán alrededor de 10 diapositivas porque hay alrededor de 400 razas de perros en el mundo.

Sin embargo, hay de 35 a 40.000 variedades de granos diferentes.

Así es que si yo tuviera que mostrarle todos los granos del mundo, y los mostrara mediante dispositivas como ésta y pasara una por segundo, me llevaría todo el tiempo de mi charla en TED.

Y no podría decir nada.

No obstante, lo interesante es que se trata de diversidad y lo trágico es que esta diversidad se está perdiendo.

Tenemos alrededor de 200.000 variedades de trigo, y entre 2 a 400.000 variedades diferentes de arroz, pero se está perdiendo.

Y quisiera poner un ejemplo de ello.

De hecho se trata un poco de un ejemplo personal.

En EEUU en el 1800 — que es de donde tenemos los mejores datos — los agricultores y jardineros cultivaban 7.100 variedades de manzanas con sus nombres respectivos.

Imagínense.

Manzanas con 7.100 nombres diferentes.

Hoy en día, 6.800 de ellas ya están extintas, ya no se volverán a ver.

Solía tener una lista de estas manzanas extinguidas, y cuando daba una presentación, pasaba la lista a la audiencia.

sin decirles que era, pero en orden alfabético, les pedía que miraran los nombres, los apellidos, los nombres originales.

Y al final del discurso, preguntaba, «

¿Cuántas personas han reconocido un nombre?

» Y siempre tuve unas dos terceras partes de una audiencia con la en alto..

Y les decía: «

¿Saben qué?

Estas manzanas provienen de sus antepasados, y sus antepasados les otorgaron el mayor honor que se puede dar.

Les dieron su nombre.

La mala noticia es que están extintas.

La buena noticia es que una tercera parte no levantara la mano.

Su manzana todavía existe.

Búsquela.

Asegúrese de que no se incorpore a la lista.

Así que quiero decirles que la parte de la buena noticia es que la manzana Fowler todavía existe.

Aquí atrás tengo un libro antiguo del que quisiera leerles un pasaje.

Este libro se publicó en 1904.

Se titula «Las manzanas de Nueva York» y éste es el segundo volumen.

Vean, teníamos un montón de manzanas.

Y la manzana Fowler se describe aquí — Espero que esto no le sorprenda — como «una fruta preciosa.»
(Risas)
No sé si nosotros le dimos el nombre a la manzana o si la manzana dio el nombre a nosotros.

No obstante, para ser honesto, la descripción sigue y reza, «sin embargo, no de gran calidad» Y va incluso aún más allá.

Parece escrito por un antiguo profesor mío.

«A medida que crece en Nueva York, la fruta por lo general no se desarrolla adecuadamente en el tamaño y la calidad y es, en general, insatisfactoria.»
(Risas)
Y creo que se debe aprender una lección de esto, y la lección es:

¿por qué conservarla?

Me formulan esta pregunta constantemente.

¿Por qué no conservamos simplemente la mejor?

Y hay un par de respuestas a esa pregunta.

Por una parte es que no existe una variedad mejor.

La mejor variedad de hoy es el almuerzo de mañana para insectos, plagas o enfermedades.

Por otra parte tal vez esa manzana Fowler o tal vez una variedad de trigo que no se considera económica ahora, tiene resistencia a plagas o enfermedades o cuenta con alguna característica que otras no tienen y que vamos a necesitar ante el cambio climático.

Así que no es necesario, gracias a Dios, que la manzana Fowler sea la mejor manzana del mundo.

Es simplemente necesario o interesante que tenga un rasgo bueno y único.

Y por esa razón, debemos conservarla.

¿Por qué?

Como materia prima, como un rasgo que podemos utilizar en el futuro.

Piensen en la diversidad como fuente que da opciones.

Y opciones, por supuesto, son exactamente lo que necesitamos en una era de cambio climático.

Quiero mostrarles dos diapositivas, no sin antes decirles que en el Crop Diversity Trust estamos trabajando con un número de científicos, concretamente de la universidad de Stanford y la de Washington, para abordar la pregunta:

¿Qué va a pasar con la agricultura en una época de cambio climático?

y qué tipo de rasgos y características necesitamos en nuestros cultivos agrícolas para poder adaptarse a esto?

En resumen, la respuesta es que en el futuro, en muchos países, las estaciones más frías del año cada vez serán más calurosas de manera que los cultivos no han experimentado jamás en el pasado.

Las estaciones cada vez más frías en el futuro, las más calurosas en el pasado.

¿Se adaptará la agricultura a esto?

No lo sé.

¿Puede un pez tocar el piano?

Si la agricultura no lo ha experimentado antes,

¿cómo podría adaptarse?

En la actualidad, la mayor concentración de personas pobres y hambrientas en el mundo, y el lugar donde el cambio climático, irónicamente, va a ser peor será en el Asia meridional y África subsahariana.

He elegido dos ejemplos que quisiera mostrarles.

Se trata del histograma del pasado, las barras azules representan el área de distribución histórica de las temperaturas, hacia atrás hasta los datos de temperatura registrados.

Y pueden ver que existen algunas diferencias entre una y otra estación.

Algunos son más fríos, algunos más cálidos, es una curva en forma de campana.

La barra más alta es la temperatura promedio para el mayor número de estaciones de cambio.

En el futuro, a finales de este siglo, va a parecer como el rojo, totalmente fuera de los límites.

El sistema agrícola, y más importante, los cultivos en el campo en la India nunca antes han experimentado algo así.

Esto es Sudáfrica.

La misma historia.

Sin embargo, lo más interesante de Sudáfrica es que no tenemos que esperar al 2070 para que haya problemas.

En el 2030, si las variedades del maíz, que es el cultivo dominante – el 50% de ellos siguen todavía en el campo en Sudáfrica — en 2030 tendremos una disminución del 30% en el producto de maíz porque el cambio climático se dará ya en 2030.

Una disminución del 30 % de la producción en un contexto de crecimiento de población, supone una crisis alimentaria.

Esto es de carácter mundial.

Vamos a ver a los niños morir de hambre en televisión.

Ahora, pueden decir que 20 años es un largo camino.

Corresponde a dos ciclos de cultivo para el maíz.

Podemos lanzar dos veces los dados para hacerlo bien.

Tenemos que lograr cultivos en el campo listos para el cambio climático, y tenemos que hacerlo con bastante rapidez.

La buena noticia es que hemos estado conservando.

Hemos recogido y conservado una gran cantidad de diversidad biológica, la diversidad agrícola, sobre todo en forma de semillas, y lo ponemos en bancos de semillas, que es una forma elegante de decir «congelador».

Si desean conservar semillas durante un largo y desean ponerlas a disposición de agricultores e investigadores, se debe secar y luego congelar.

Desafortunadamente, estos bancos de semillas se encuentran en todo el mundo en edificios y son vulnerables.

Han ocurrido desastres.

En los últimos años perdimos el banco de genes, el banco de semillas en Iraq y Afganistán.

Pueden adivinar por qué.

En Rwanda, en las Islas Salomón.

Y además los desastres diarios que suceden en estos edificios, problemas financieros, mala gestión , fallos de los equipos, y todo tipo de cosas.

Y cada vez que sucede algo así, significa extinción.

Perdemos diversidad.

Y no me refiero a la pérdida de diversidad como el que pierde las llaves del coche.

Me refiero a perder de la misma forma que hemos perdido los dinosaurios, de hecho perderlos, para no verlos nunca más.

Así, un grupo se reunió y decidió que ya era suficiente y que teníamos que hacer algo al respecto y que necesitábamos instalaciones donde realmente se pueda proteger nuestra diversidad biológica.

Puede que no sea la diversidad más carismática.

No se mira a los ojos de una semilla de zanahoria como miramos a un oso panda, sin embargo, la diversidad es muy importante.

Como necesitábamos un lugar realmente seguro, hemos ido bastante lejos al norte para encontrarlo.

A Svalbard.

Está por encima de Noruega continental.

Se puede ver Groenlandia allí.

Está a 78 grados norte.

Está tan lejos como lo que se puede volar en un avión regular.

Es un paisaje de singular belleza.

Ni siquiera puedo empezar a describírselo.

Es otro mundo.

Hermoso.

Hemos trabajado con el gobierno de Noruega y con NorGen, el programa noruego de recursos genéticos, para diseñar esta construcción.

Lo que se ve es la concepción de un de esta construcción que se ha construido en una montaña en Svalbard.

Hacerlo en Svalbard es porque hace frío, así que conseguimos las temperaturas de congelación natural.

Pero está lejos.

Está lejos y es accesible así que es seguro y no dependen de la refrigeración mecánica.

Esto es ahora más que el sueño de un artista, es una realidad.

Y en esta imagen se muestra en su contexto, en Svalbard.

Y aquí está la puerta principal de la construcción.

Al abrir la puerta de entrada Esto es lo que se ve.

Es muy sencillo.

Se trata de un agujero en el suelo.

Es un túnel, y se entra por el túnel, esculpido en roca sólida, a unos 130 metros.

Ahora hay un par de puertas de seguridad, así que no tiene el mismo aspecto que éste.

Cuando se llega a la parte de atrás, se entra en un área que es realmente mi favorita.

¿Y por qué?

Pienso en ello como una especie de catedral.

Y sé que esto me da la etiqueta de un poco idiota, pero
(Risas)
Algunos de los días más felices de mi vida los he pasado
(Risas)
en este lugar.


(Aplausos)
Si tuvieran que entrar en alguna de estas habitaciones, verían esto.

No es muy emocionante, pero si saben lo que hay, es muy emotivo.

Ahora tenemos cerca de 425.000 muestras de variedades únicas de cultivos.

Hay 70.000 muestras de distintas variedades de arroz en esta instalación actualmente.

En aproximadamente un año a partir de ahora vamos a tener más de medio millón de muestras.

Subiremos más de un millón y, algún día, básicamente tendremos muestras — alrededor de 500 semillas — de todas las variedades de cultivos agrícolas que puedan almacenarse en estado de congelación en estas instalaciones.

Es un sistema de respaldo para la agricultura mundial.

Es un sistema de respaldo para todos los bancos de semillas.

Almacenar es gratis.

Funciona como una caja de seguridad.

Noruega es propietaria de la montaña y de la instalación, pero a los depositantes les pertenece la semilla.

Y si pasa algo, entonces pueden volver y recogerlas.

En esta foto que ven, se muestra la colección nacional de los EEUU, de Canadá, y una institución internacional de Siria.

Creo que es interesante esta instalación, pienso yo, es casi lo único que puedo pensar actualmente donde los países, literalmente, todos los países del mundo — porque tenemos las semillas de cada país en el mundo — todos los países del mundo se han unido para hacer algo a largo plazo, sostenible y positivo.

No puedo pensar en otra cosa que haya pasado en mi vida de esa manera.

No puedo mirarles a los ojos y decirles que tengo una solución para el cambio climático, para la crisis del agua.

La agricultura utiliza el 70 % de los suministros de agua dulce de la tierra.

No puedo mirarles a los ojos y decirles que existe una solución para esto o para la crisis energética o para el hambre en el mundo o la paz en zonas de guerra.

No puedo mirarles a los ojos y decirles que tengo una solución sencilla para esto, Pero puedo mirarles a los ojos y decirles que no podemos resolver ninguno de estos problemas si no tenemos la diversidad de cultivos.

Porque les desafío a pensar en una respuesta eficaz, eficiente, sostenible solución al cambio climático, si no tenemos la diversidad de cultivos.

Porque, literalmente, si la agricultura no se adapta al cambio climático, tampoco lo haremos nosotros.

Y si los cultivos no se adaptan al cambio climático, tampoco lo hará la agricultura, tampoco lo haremos nosotros.

Por lo tanto, esto es algo bonito y agradable de hacer.

Hay un montón de personas que le encantaría que existiera esta diversidad simplemente por el valor de existencia misma.

Es, estoy de acuerdo, algo agradable de hacer.

Pero es algo necesario de hacer.

Así, en un sentido muy real, creo que nosotros, como comunidad internacional, deberíamos organizarnos para completar la tarea.

La Svalbard Seed Vault es un regalo maravilloso que Noruega y otros han dado, pero no es la respuesta completa.

Tenemos que recoger el resto de la diversidad que hay ahí fuera.

Tenemos que ponerlo en buenos bancos de semillas que puedan ofrecerlas a los investigadores en el futuro.

Tenemos que catalogarlas.

Es una biblioteca de la vida, pero ahora yo diría que no tenemos un catálogo de este tipo.

Y tenemos que apoyarlo financieramente.

Mi idea sería que mientras pensamos en algo común como financiar un museo de arte o financiar una cátedra en una universidad, realmente deberíamos estar pensando en financiar el trigo.

30 millones de dólares en un fondo se haría cargo de conservar toda la diversidad de trigo para siempre.

Así que tenemos que pensar un poco en esos términos.

Y mi último pensamiento es que nosotros, por supuesto, mientras conservamos trigo, arroz, patatas y los otros cultivos, podemos, simplemente, acabar salvándonos.

Gracias.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/cary_fowler_one_seed_at_a_time_protecting_the_future_of_food/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *