Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Clay Shirky – Instituciones v/s colaboración – Charla TEDGlobal 2005

Clay Shirky – Instituciones v/s colaboración – Charla TEDGlobal 2005

Charla «Clay Shirky – Instituciones v/s colaboración» de TEDGlobal 2005 en español.

En esta charla visionaria del año 2005, Clay Shirky muestra cómo grupos cerrados y compañías darán paso a redes más laxas, donde pequeñas contribuciones juegan un rol importante y la cooperación fluida reemplaza formas rígidas de planeación.

  • Autor/a de la charla: Clay Shirky
  • Fecha de grabación: 2005-07-01
  • Fecha de publicación: 2008-07-10
  • Duración de «Clay Shirky – Instituciones v/s colaboración»: 1246 segundos

 

Traducción de «Clay Shirky – Instituciones v/s colaboración» en español.

¿Cómo hacen los grupos para obtener resultados?

¿Cómo se organiza un grupo de individuos de modo que el resultado de su trabajo sea algo coherente y de valor duradero, en vez de algo simplemente caótico?

En terminología económica, este problema se denomina «costos de coordinción».

El «costo de coordinación» incluye el gasto financiero e institucional para obtener un resultado grupal.

Y hemos tenido una respuesta clásica a los costos de coordinación.

Esto es — cuando se necesita coordinar el trabajo de un grupo, se crea una institución,

¿no?

Se juntan recursos.

Se funda algo.

Puede ser privado o público.

Puede ser con o sin fines de lucro, puede ser grande o pequeño.

Pero, se juntan estos recursos.

Se funda una institución, y se se utiliza para coordinar las actividades del grupo.

Recientemente, debido a que los costos de comunicación intra-grupal se han desplomado — y esos costos son uno de los grandes factores para la coordinación — ha sugido una segunda respuesta: incorporar la cooperación en la infraestructura para diseñar sistemas que coordinen los resultados del grupo, como un producto operacional intermedio del sistema, prescindiendo de modelos institucionales.

De eso es lo que quiero hablarles hoy.

Voy a ilustrar esto con algunos ejemplos bastante concretos, pero apuntando siempre a contextos más amplios.

Voy a empezar intentando responder una pregunta que sé que cada uno de ustedes se ha hecho alguna vez, y para la cual Internet parece haber nacido para responder, y es esta:

¿Dónde puedo conseguir la foto de una sirena en patines?

En la ciudad de Nueva York, el primer sábado de cada verano, en Coney Island, nuestro encantador aunque algo deteriorado parque de diversiones, alberga el Desfile de Sirenas.

Es un desfile de aficionados.

Desde todos los rincones de la ciudad llega gente vestida con disfraces.

Algunos llegan menos vestidos.

Jóvenes y viejos, bailan en las calles.

Son personajes pintorescos, todo el mundo se divierte.

Pero, lo que quiero destacar no es el Desfile de Sirenas en sí, por más encantador que sea, sino, más bien, estas fotos.

No las tomé yo.

¿Cómo las obtuve?

La respuesta es: Las obtuve de Flickr.

Flickr es un servicio para compartir fotos.

que permite a la gente que toma fotos, ‘subirlas’, compartirlas vía Web, etc.

Reciemtemente Flickr ha agregado una función llamada «etiquetado».

El etiquetado fué introducido por del.icio.us y Joshua Schachter.

«del.icio.us» es un servicio público de ‘marcado’ de páginas web.

El «etiquetado» es una respuesta cooperativa a la «clasificación».

Si yo hubiera tenido que dar esta charla el año pasado, no habría podido hacer lo que acado de hacer, porque no hubiese podido encontrar aquellas fotos.

Pero, en vez de decir: «necesitamos contratar a bibliotecarios profesionales para que organicen las fotos publicadas», Flickr simplemente entregó a los usuarios la herramienta para describir las fotos.

De modo que yo pude encontrar las fotos que habían sido etiquetadas «Desfile de Sirenas».

Había 3.100 fotos, tomadas por 118 fotógrafos, todas clasificadas bajo este nombre diáfano, y mostradas en orden cronológico inverso.

Pude entonces extraerlas para mostrárselas a Uds.

en esta presentación.

Ahora bien,

¿qué problema complejo se está resolviendo acá?

Desde un punto de vista estrictamente abstracto, es un problema de coordinación.

¿Correcto?

Existe un gran número de personas en Internet; una fracción mínima de ellas posee fotos del Desfile de Sirenas.

¿Cómo juntamos a toda esa gente para que aporte a esa labor?

La respuesta clásica es formar una institución,

¿verdad?

Arrastrar a toda esa gente hacia una estructura predefinida que posea metas explícitas.

Y, por cierto, deseo llamar su atención hacia algunos de los efectos secundarios de seguir la vía institucional.

De partida, al crear una institución, uno se enfrenta a un problema de gerencia,

¿correcto?

No basta contratar empleados.

Se debe contratar otros empleados, para que dirijan a los primeros y los obliguen a cumplir con las metas institucionales, etc.

Segundo, hay que forjar una estructura,

¿cierto?

Tiene que haber una estructura económica.

Debe haber una estructura legal.

Tiene que haber una estructura física.

Y todo eso crea costos adicionales.

Tercero, la creación de una institución es intrínsecamente excluyente.

Notarán que no contamos con todos los que tengan fotos.

No se puede contratar a todo el mundo en una compañía,

¿no?

No se puede reclutar a todos en una organización guberamental; hay que excluir a algunas personas.

Y, cuarto: como resultado de tal exclusión terminamos con una clase profesional.

Noten el cambio.

Hemos ido de «gente con fotos» a «fotógrafos».

Hemos creado una clase profesional de fotógrafos cuya meta es salir a fotografiar el «Desfile de Sirenas», o lo que sea que hayan sido enviados a fotografiar.

Cuando la cooperación forma parte de la estructura, y eso es lo que Flickr ha hecho, se puede dejar a la gente allí donde está, y se puede llevar el problema a los individios, en vez de trasladar a los individuos al problema.

Se ha resuelto la coordinación en el grupo, y al hacerlo se obtiene el mismo resultado, sin las dificultades institucionales.

Se pierde el imperativo institucional.

Cuando es un esfuerzo voluntario perdemos el derecho a moldear el trabajo de la gente, pero también nos deshacemos del costo institucional, y eso nos da mayor flexibilidad.

Lo que Flickr hace es reemplazar Planificación, con Coordinación.

Este es un aspecto general común a estos sistemas cooperativos.

Así es.

Puede que Ud.

haya pasado por esto: en el momento en que compró su primer teléfono celular, usted dejó de hacer planes.

Bastaba decir: «Te llamo cuando llegue» «Llámame al salir del trabajo»,

¿verdad?

Eso es un reemplazo completo de la planificación por coordinación.

Podemos ahora hacer este tipo de cosas con grupos.

En vez de decir: Debemos hacer un plan; debemos tener una proyección de cinco años respecto a las metas de Wikipedia, o lo que sea…

se puede decir, simplemente: Coordinemos el esfuerzo grupal.

y enfrentemos los retos sobre la marcha, porque ya estamos suficientemente coordinados, como para no tener que decidir de antemano qué hacer.

He aquí otro ejemplo, un tanto más lúgubre.

Estas son fotos en Flickr, etiquetadas «Irak».

Y todo aquello que era difícil en el «costo de coordinación», en el caso del Desfile de Sirenas, es aún más complejo acá.

Hay más fotos.

Hay más fotógrafos.

Se han tomado en un área geográfica más amplia.

Las fotos corresponden a un período más largo.

Y lo peor de todo: Ese número, ahí abajo, más o menos diez fotos por fotógrafo, es una falsedad.

Es matemáticamente verdadero, pero no describe realmente nada importante porque, en estos sistemas, el promedio no es lo que realmente importa.

Lo que importa es esto: Este es un gráfico de fotografías etiquetadas «Irak» tomadas por 529 fotógrafos que aportaron 5.445 fotos.

Está ranqueado por el número de fotos tomadas por fotógrafo.

Pueden ver, acá, hacia el final, nuestro fotógrafo más prolífico ha tomado alrededor de 350 fotos, y pueden ver que hay unas pocas personas que hayan tomado cientos de fotos.

Luego, hay docenas de personas que han tomados docenas de fotos.

Y para el momento que llegamos por acá, obtenemos diez o menos fotos.

Y tenemos esta cola larga y plana.

Y para el momento que llegamos al medio, tenemos a cientos de personas que han contribuído solamente con una foto cada una.

Esto se denomina « de distribución de potencia» Aparece con frecuencia en sistemas sociales irrestrictos.

donde a la gente se le permite contribuir tanto o poco como quiera, y esto es lo que se obtiene,

¿cierto?

La matemática detrás de la « de distribución de potencia» dice que la posición N representa cerca de 1/N de lo que se esté midiendo, con respecto a la persona en la primera posición.

De modo que esperaríamos que el décimo fotógrafo más prolífico haya contribuído con cerca de una décima parte de las fotos.

Y el centécimo fotografo más prolífico haya contribuído sólo con una centécima parte de las fotos aportadas por el fotógrafo más prolífico.

“La cabeza” de la curva puede ser más aguda o más plana, pero la matemática básica explica tanto la pendiente empinada, como la cola larga y chata.

Y curiosamente, en estos casos, a medida que los sistemas crecen, estos no convergen, sino que divergen aún más.

En sistemas mayores, la cabeza se hace más grande, y la cola se hace más larga; es decir, aumenta el desequilibrio.

Se puede ver que la curva está obviamente cargada a la izquierda.

Así de cargada: Si tomamos el 10% de los fotógrafos que contribuyeron más con el sistema, ellos representan 3/4 de las fotos tomadas — sólo el 10% superior de los fotógrafos más prolíficos.

Si bajamos al 5%, tenemos que aún representa 60% de las fotos.

Si bajamos al 1%, y excluímos el 99% del esfuerzo grupal, tenemos aún una representación de casi 1/4 de las fotos.

Y debido a esta carga hacia la izquierda, el promedio está realmente acá, muy hacia la izquierda.

Y esto suena extraño, pero lo que ocurre es que el 80% de los contribuyentes ha aportado una cantidad que está debajo del promedio.

Eso nos suena extraño, porque esperaríamos que el ‘promedio’ y ‘la mitad’ fueran aproximadamente iguales, pero no lo son, en absoluto.

Esta es la matemática subyacente a la regla 80/20.

Cuando oigan a alguien hablar de la regla 80/20, esto es lo que está pasando.

20% de la mercancía representa el 80% de los ingresos, 20% de los usuarios consume el 80% de los recursos — esta es la figura de la cual la gente habla cuando esto ocurre.

Las instituciones sólo poseen dos instrumentos: zanahorias y palos.

Y el 80% es una zona libre de Zanahorias y Palos.

Los costos de administrar una institución implican que no es posible aprovechar el trabajo de ese 80% de personas en el marco institucional.

El modelo institucional siempre empuja hacia la izquierda de esta curva, tratanado a esta gente como empleados.

La respuesta institucional es: Podemos obtener el 75% del valor, con sólo 10% de contratación, ¡grandioso! ¡Haré eso! El modelo de infraestructura cooperativa dice:

¿Por qué querrías renunciar a 1/4 del valor?

Si su sistema está diseñado para renunciar a 1/4 del valor, ¡rediseñe el sistema! No incurra en el costo que le impide aprovechar las contribuciones de esta gente.

Construya un sistema donde cualquier pesona pueda aportar en cualquier medida.

Por lo tanto, bajo el enfoque colaborativo, la pregunta no es: “

¿qué buenos empleados son esta gente?

” sino, más bien, «

¿cuán valiosa es su contribución?

» Tenemos por este lado a Psycho Milt; un usuario Flickr, quien ha contribuído con sólo una foto titulada «Irak» Y aquí está la foto.

Etiquetada: «Mal día en el trabajo».

De modo que la pregunta es:

¿Quieres esa foto?

¿Sí o No ?

La pregunta no es si Psycho Milt es un buen empleado.

Y la tensión acá es entre la Institución, como facilitadora y la Instutución como obstáculo.

Cuando se lidia con el margen izquierdo de una de estas distribuciones; cuando se lidia con la gente que ha invertido una gran cantidad de tiempo generando gran cantidad del material que interesa…

¡Ese es un mundo de instituciones en un rol facilitador! Se puede contratar a toda esa gente como empleados, se puede coordinar su trabajo, y se puede obtener algún resultado.

Pero cuando se está acá abajo, donde los Psycho Milts del mundo, están agregando una foto a la vez, eso es institución como obstáculo.

A las instituciones les desagrada ser calificadas de «obstáculo».

Una de las primeras cosas que ocurre cuando se intitucionaliza un problema es que la meta principal de la institución, se reenfoca, de lo que era originalmente, hacia asegurar su propia supervivencia.

Y la meta verdadera de la institución se pierde.

De modo que cuando las intituciones son calificadas como obstáculos, y existen otras formas de coordinar su valor, estas pasan por algo un tanto similar a los estadios de Kubler-Ross —
(Risas)
— la reacción al ser informado de que se posee una enfermedad fatal: negación, rabia, ruego, resignación.

La mayor parte de los sistemas cooperativos que he visto son demasiado nuevos para haber llegado a la fase de resignación.

Muchas, muchas instituciones están aún en «negación», pero hemos visto recientemente tanto rabia como ruego.

Existe un maravilloso ejemplo en marcha, actualmente.

En Francia, una compañía de buses está demandando a gente que organiza un «carpool».

Porque el hecho de que se hayan organizado, para crear valor cooperativo, los está privando de ingresos.

Pueden seguir esta historia en «The Guardian», realmente es muy interesante.

La pregunta más importante es:

¿Qué hacer con el valor de acá abajo?

¿Cómo se aprovecha eso?

Y las intituciones, como ya he dicho, son incapces de aprovechar eso.

Steve Ballmer, el actual CEO de Microsoft, criticaba Linux unos años atrás, y decía: «Oh, este asunto de miles de programadores contribuyendo con Linux, esto es un mito».

Hemos examinado quién contibuye con Linux, y la mayor parte de los ‘parches’ han sido producidos por programadores que han hecho sólo una cosa.

Se puede «escuchar» esta ditribución en esa queja.

Y se puede ver por qué, desde el punto de vista de Ballmer, esa es una mala idea.

Contratamos a este programador, se instaló, se bebió nuestras Coca-Colas jugó «Foosball» durante 3 años, y tuvo UNA idea.


(Risas)
Mala contratación.

¿Cierto?


(Risas)
La pregunta «Psycho Milt» sería:

¿fué una idea buena?

¿Qué tal si fué un ‘parche’ de seguridad?

¿Qué tal si fué un ‘parche’ de seguridad que impide aprovecharse de un «desbordamiento de búfer», de los cuales Windows tiene varios?

Deseas ese ‘parche’,

¿verdad ?

EL hecho de que un programador solitario pueda — sin tener que pasar a una relación profesional con una intitución — mejorar Linux, una vez y no ser visto nunca más, debe aterrar a Ballmer.

Porque este es el tipo de valor inalcanzable en el marco institucional clásico.

Pero es parte de sistemas cooperativos de código-abierto, de archivos compartidos, de Wikipedia.

He usado muchos ejemplos de Flickr, pero existen historias similares por doquier.

«Meetup»: un servicio creado para que los usuarios encontraran gente que compartía sus intereses e inclinaciones en zonas vecinas, y realizaran encuentros reales en un café, un pub o lo que sea.

Cuando Scott Heifman fundó Meetup, pensó que iba a ser usado, ya saben, por identificadores de trenes o criadores de gatos de pedigrí — típicos grupos de aficionados.

Los inventores no saben lo que su invención es.

¿El principal grupo actual en Meetup?

¿Mayor número de sedes, en mayor número de ciudades, con la mayor cantidad de miembros?

Madres-Amas-de-Casa.

En los Estados Unidos, sub-urbanizado, de doble ingreso familiar, las Madres-Amas-de-Casa carecen de la infraestructura social que acompaña a la familia extendida y a los vecindarios locales de pequeña escala.

De modo que la están reinventando usando estas herramientas.

La plataforma es «Meetup».

Pero el valor aquí está en la infraestructura social.

Si desean saber qué tecnología va a cambiar el mundo, no se fijen en los niños de 13 años — fíjense en las madres jóvenes, porque ellas no apoyarán de ningún modo tecnologías que no contribuyan efectivamente a mejorar sus vidas.

Esto es tanto más importante que Xbox aunque sea mucho menos vistoso.

Creo que estamos frente a una revolución.

Creo que este es un cambio realmente profundo en el modo de tratar los asuntos humanos.

Y uso ese término a conciencia.

Es una revolución en el sentido de que es un cambio en el equilibrio.

Es una forma completamente nueva de hacer cosas, que implica nuevos problemas.

Hoy, en los Estados Unidos, una mujer llamada Judith Miller, está en prisión por no revelar a un Jurado Federal sus fuentes — Ella es una reportera del New York Times — …fuentes en un caso muy abstracto y difícil de seguir.

Y los periodistas están en la calle, protestando, para mejorar las «leyes escudo».

Las «Leyes escudo» son nuestras leyes — realmente un mosaico de leyes estatales — que impiden que un periodista deba revelar una fuente (de información).

Esto ocurre, sin embargo, con el trasfondo de un incremento de participación en «Blogs» Los Blogs son un ejemplo clásico de «amateurización».

Ha des-profesionalizado la labor de publicar.

¿Desea publicar globalmente cualquier pensamiento hoy?

Es tan simple como oprimir un botón, de modo gratuito.

Esto ha rebajado a la clase de editores profesionales a la categoría de masas de aficionados.

Y por más que que queramos la « escudo» — deseamos conservar una clase profesional de voceros con credibilidad — se ha vuelto más y más incoherente porque la institución se está tornando incoherente.

Hoy, hay gente en los Estados Unidos haciendo contorciones, intentando discernir si los «Bloggers» son periodistas.

Y la respuesta a esa pregunta es: ¡No importa!, porque esa no es la pregunta adecuada.

El periodismo fue la respuesta a una pregunta aún más importante, y es esta:

¿Cómo se informa a la sociedad?

¿Cómo se van a compartir ideas y opiniones?

Y si existe una respuesta a aquello, fuera del marco del periodismo profesional, tiene poco sentido tomar una metáfora profesional y aplicarla a esta clase distribuida.

De modo que, por más que nos gusten las «leyes escudo» el trasfondo — la institución a la que están vinculadas se está volviendo incoherente.

He aquí otro ejemplo.

Pro-Ana.

Los grupos Pro-Ana.

Estos son grupos de niñas adolescentes que han adoptado Blogs, carteleras, y otro tipo de infraestructuras cooperativas, y las están usando para crear grupos de apoyo a quienes prefieren seguir siendo anoréxicas.

Publican fotos de modelos delgadas, a las que llaman «Thinspiration» (inspiraciones delgadas) Tienen lemas, como «Salvation through Starvation» («Salvación vía Hambruna») Tienen, incluso, brazaletes, al estilo Lance Armstrong, braceletes rojos que significan, en este grupo reducido: «Deseo mi trastorno alimentario» Intercambian consejos, como: «si sientes deseos de comer algo…

limpia el inodoro, o la caja sanitaria de tu gato.

El deseo pasará.» Estamos acostumbrados a que los grupos de apoyo son beneficiosos.

Somos proclives a pensar que los grupos de apoyo son inherentemente beneficiosos.

Pero resulta que la lógica de los grupos de apoyo es valóricamente neutral.

Un grupo de apoyo es, simplemente, un grupo que persigue sostener una forma de vida en el contexto de un grupo más amplio.

Ahora, cuando el grupo más amplio es un montón de borrachos, y el grupo pequeño desea mantenerse sobrio, pensamos: «¡Ese es un excelente grupo de apoyo!» Pero cuando el grupo pequeño esta compuesto por niñas adolescentes que prefieren anoréxicas, nos horrorizamos.

Lo que pasa es que las metas normativas de los grupos de apoyo a los que estamos acostumbrados provienen de las instituciones que las enmarcaron, y no de su infraestructura.

Una vez que la infraestructura se pone, genéricamente, a disposición, la lógica del grupo de apoyo se revela como accesible para cualquiera, incluyendo gente que persigue este tipo de objetivos.

De modo que, existen significativas desventajas asociadas a estos cambios, así como hay ventajas.

Y, por supuesto, en la situación actual, basta hacer una somera referencia a las acciones de personajes no-estatales que intentan influir sobre asuntos globales, aprovechándose de estos cambios.

Este es el mapa social de los secuestradores y sus asociados; los que perpetraron el ataque del 11 de septiembre.

Esta imagen fué producida analizando sus patrones de comunicación mientras usaban algunas de estas herramientas.

Y, sin duda, la comunidad mundial de inteligencia está haciendo hoy la misma labor por los ataques de la semana pasada.

Ahora, esta es la parte de la charla donde yo les digo en qué va a devenir todo esto.

Pero, se me ha acabado el tiempo.

Y eso es bueno, porque NO LO SÉ.


(Risas)
Así es.

Tal como ocurrió con la imprenta; si realmente es una revolución, no es algo que nos lleve desde el punto A al punto B.

Nos lleva desde el punto A…

¡al caos! La imprenta precipitó un período de 200 años de caos; cambió de un mundo en el que la Iglesia Católica era, en cierta forma, la fuerza política organizadora, hasta el Tratado de Wesfalia, cuando finalmente se reconoce la unidad emergente: El Estado Nación.

Ahora bien, no estoy prediciendo 200 años de caos producto de esto.

50 años en los que grupos con algún grado de coordinación irán adquiriendo paulatinamente mayor influencia; y mientras menos se apeguen estos grupos a los imperativos tradicionales de las instituciones — tales como decidir de antemano su curso o su razón de lucro — mayor influencia tendrán.

Las instituciones van a verse sometidas a crecientes presiones, y mientras más rígidamente sean administradas, y dependan más de monopolios de información, mayor será la presión sobre ellas.

Y eso va a ir ocurriendo en un ámbito a la vez, en una institución a la vez.

Las fuerzas son generales, pero los resultados serán específicos.

De modo que el punto aquí no es: «esto es maravilloso» o «vamos a presenciar una transición desde Sólo Instituciones, a Sólo Contextos Cooperativos.» Va a ser mucho más complicado que eso.

Pero el punto es que será un reajuste en gran escala.

Y puesto que podemos anticiparlo, y sabemos que viene en camino, mi argumento es, esencialmente, que más vale que aprendamos a usarlo bien.

¡Muchas gracias!
(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/clay_shirky_institutions_vs_collaboration/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *