Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Dadiv Hoffman, acerca de, perderlo todo – Charla TED2008

Dadiv Hoffman, acerca de, perderlo todo – Charla TED2008

Charla «Dadiv Hoffman, acerca de, perderlo todo» de TED2008 en español.

Nueve días antes de TED2008, el productor de cine David Hoffman perdió casi todo lo que poseía, en un incendio que destruyó su hogar, su oficina y sus 30 años de coleccionismo apasionado. Mira hacia atrás toda una vida que se le borró en un instante — y mira hacia adelante.

  • Autor/a de la charla: David Hoffman
  • Fecha de grabación: 2008-02-02
  • Fecha de publicación: 2008-07-09
  • Duración de «Dadiv Hoffman, acerca de, perderlo todo»: 240 segundos

 

Traducción de «Dadiv Hoffman, acerca de, perderlo todo» en español.

Sufrí un incendio hace nueve días.

Mi archivo: 175 películas, mi negativo de 16 milímetros, todos mis libros, los libros de mi Papá, que había coleccionado — Fui un gran coleccionista, en extremo — Se acabó.

Apenas lo miré, y no sabía que hacer.

Quiero decir, estas fueron — ¿fui yo mis cosas? Siempre vivo en el presente — Amo el presente.

Aprecio mucho el futuro.

Y me enseñaron algunas cosas extrañas cuando pequeño, tal como, tienes que lograr bueno de algo malo.

Tienes que lograr bueno de algo malo.

¡Eso fue lamentable! Hombre, Yo estaba…

Toso, estaba enfermo.

Ese el objetivo de mi cámara.

La primera — con la cual hice mi película Bod Dylan hace 35 años.

Ese es mi largometraje.

«King, Murray» fue la película ganadora en el Festival de Cannes de 1970 — la única copia de negativo que tenía.

Esos son mis papeles.

Eso fue en minutos — 20 minutos.

La epifanía me golpeó.

me golpeó.

«Tienes que lograr bueno de algo malo,» Comencé a a mis amigos, vecinos, a mi hermana.

A propósito, esa es «Sputnik,» la presenté el año pasado.

«Sputnik» estuvo en el centro de la ciudad, el negativo.

No fue afectado.

Estas son algunos pedazos de las cosas que utilizaba en mi largometraje Sputnik, que se presenta al pública en Nueva York en dos semanas en el centro de la ciudad.

Llamé a mi hermana.

Llamé a mis vecinos.

Dije: «Vengan a excavar.» Ese soy yo junto a mi escritorio.

Ese un escritorio que me tomó unos 40 años construir.

Ustedes saben — todas esas cosas.

Esa es mi hija Jean.

Ella vino.

Es una enfermera en San Francisco.

«Cava,» le dije.

«Pedazos.

Quiero pedazos.

Pedacitos y pedazos.» Me surgió esta idea: una vida de pedacitos y pedazos, en la cual apenas estoy comenzando a trabajar — mi próximo proyecto.

Esa es mi hermana.

Ella cuidó mis fotos, porque yo fui un gran coleccionista de fotografías instantáneas que yo creía decían mucho.

Y aquellas son algunas de las fotos que — algo quedó bueno entre las fotos quemadas.

No sabía.

Lo miré — Dije: «Vaya, es mejor que el —» Esa es mi propuesta sobre Jimmy Doolittle.

Hice esa película para televisión.

Es la única copia que tenía — pedazos de ella.

Idea sobre las mujeres.

Así que empecé a decir, «Oye hombre, ¡Tú eres demasiado!» Tu podrías llorar por esto.» En realidad no lo hice.

En lugar de ello solo dije, «Voy a lograr algo bueno de ello, y a lo mejor el próximo año…

» Y agradezco este momento de aparecer sobre este escenario con tanta gente quienes ya me han dado tanto consuelo, y solo digo a quienes acostumbran venir a TED: Estoy orgulloso de mi.

Que tomo algo malo, hago un giro, y voy a hacer algo bueno de esto, de todos estos pedazos.

Esa es la fotografía original de Arthur Leipzig que me fascinaba.

Fui un gran coleccionista de discos de vinilo — los discos no lo lograron.

Vaya, te digo, la película quema, la película quema.

Quiero decir, esta fue una película de seguridad de 16 milímetros.

Los negativos se fueron.

Ese es la carta que mi padre me envió diciéndome que me casara con la mujer con quien primero me casé cuando tenía 20 años.

Esa es mi hija y yo.

Ella aún está allá.

De ella está allá esta mañana..

Esa es mi casa.

Mi familia está viviendo en el hotel Hilton en Scotts Valley.

Esa es mi esposa, Heidi, quien no lo tomó así como yo.

Mis hijos, Davey y Henry.

Mi hijo Davey, en el hotel, hace dos noches.

Así que mi mensaje para ustedes amigos, de mis tres minutos, es que agradezco la de compartir esto con ustedes.

Volveré.

Me encanta estar en TED.

Vine a vivirlo y lo estoy viviendo.

Esa es la vista desde mi ventana, fuera de Santa Cruz, en Bonny Doon, a solo 35 millas de aquí.

Gracias a todos.

(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/david_hoffman_what_happens_when_you_lose_everything/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *