Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Dee Boersma: Prestemos atención a los pingüinos – Charla Mission Blue Voyage

Dee Boersma: Prestemos atención a los pingüinos – Charla Mission Blue Voyage

Charla «Dee Boersma: Prestemos atención a los pingüinos» de Mission Blue Voyage en español.

Pensemos en los pingüinos como centinelas del océano, señala Dee Boersma, ellos están en primera línea del cambio en los mares. Al compartir historias sobre la vida y cultura de los pingüinos, sugiere que comencemos a escuchar lo que los pingüinos nos cuentan.

  • Autor/a de la charla: Dee Boersma
  • Fecha de grabación: 2010-04-10
  • Fecha de publicación: 2010-05-19
  • Duración de «Dee Boersma: Prestemos atención a los pingüinos»: 909 segundos

 

Traducción de «Dee Boersma: Prestemos atención a los pingüinos» en español.

Hoy les quiero hablar sobre los pingüinos, pero antes, quiero comenzar contándoles que necesitamos un sistema operativo para los océanos y para la Tierra.

Cuando fui a las Islas Galápagos hace 40 años, habían 3.000 personas que habitaban las Islas Galápagos.

Ahora hay más de 30.000.

Habían Jeep en Santa Cruz.

Actualmente, hay más de cien camiones y buses y automóviles en esa zona.

Entonces, los problemas fundamentales que enfrentamos son el sobreconsumo y el exceso de gente.

Son los mismo problemas que en Galápagos, a excepción, obviamente, que acá es peor, de cierta forma, que en otros lugares.

Porque hemos duplicado la población de la Tierra desde 1960, un poco más que duplicado.

Pero tenemos 6,700 millones de personas en el mundo.

Y a todos nos gusta consumir.

Y uno de los principales problemas que tenemos es que nuestro sistema operativo no nos está entregando la información adecuada.

No estamos pagando los verdaderos costos ambientales de nuestras acciones.

Y cuando a los 22 años me fui a vivir a Fernandina, sólo déjenme contarles, que nunca antes había acampado.

Nunca había vivido sola, por ningún período de tiempo.

Y nunca había dormido con leones marinos roncando a mi lado toda la noche.

Más aún, nunca había vivido en una isla desierta.

Viví más de un año en Punta Espinosa.

Le decimos desierta porque no hay gente en ese lugar.

Pero está lleno de vida.

Y apenas hay personas.

Entonces, han pasado muchas cosas en los últimos 40 años Y lo que aprendí cuando fui a las Islas Galápagos es la importancia de los lugares salvajes, las cosas salvajes, la vida salvaje, por cierto y las sorprendentes cualidades que poseen los pingüinos.

Los pingüinos son unos verdaderos atletas pueden nadar 173 km diarios.

Pueden nadar a la misma velocidad de día y de noche.

Eso es más rápido que cualquier nadador olímpico.

Quiero decir que pueden nadar casi 7 km por hora y mantenerlo.

Pero lo que es de verdad sorprendente, debido a lo profundo de esta zona, es que los pingüinos emperadores pueden sumergirse más de 500 metros.

Y pueden aguantar la respiración por 23 minutos.

Los pingüinos de Magallanes, los que yo estudio, pueden sumergirse casi 90 metros.

Y se mantienen bajo el agua unos 4,6 minutos.

Los humanos, sin aletas, 90 metros, 3,5 minutos, y dudo que alguien en esta sala de verdad pueda aguantar la respiración durante 3,5 minutos.

Hay que practicar para poder hacerlo.

Así que los pingüinos son unos sorprendentes atletas.

Por otro lado, nunca he conocido a nadie que de verdad diga que no le gustan los pingüinos.

Son cómicos, caminan derechos, y, por supuesto, son diligentes.

Y lo más importante, van bien vestidos.

Así que cumplen todos los requisitos que la gente busca normalmente.

Pero científicamente, son sorprendentes porque son centinelas.

Nos dan cuenta de nuestro mundo de muchas formas diferentes, en particular, del océano.

Esta es una imagen de un pingüino de las Galápagos que se encuentra a un pequeño bote inchable aquí en las Galápagos y esos son los pingüinos que fui a estudiar.

Pensaba que iba a estudiar el comportamiento social de los pingüinos de las Galápagos, pero como ya saben los pingüinos son raros.

Estos son los animales más raros del mundo.

La razón de por qué pensé que iba a ser capaz de hacerlo la desconozco.

Pero la población ha cambiado de dramática desde la primera vez que estuve allí.

Cuando conté por primera vez los pingüinos e intenté hacer un censo, sólo contamos a todos los individuos que pudimos en todas estas islas.

Contamos alrededor de 2.000, así que no sé cuántos pingüinos hay en realidad, pero sé que al menos hay 2.000.

Pero si van y lo hacen ahora, en los parques nacionales cuentan unos 500.

Así que tenemos una cuarta parte de los pingüinos que teníamos hace 40 años.

Y esto sucede en la mayoría de nuestros sistemas vivos.

Tenemos menos de lo que teníamos antes, y la mayoría de ellos van en descenso agudo.

Y quiero mostrarle un poco el por qué.

(cacareos) Este es un pingüino cacareando para decirles que es importante prestar atención a los pingüinos.

Lo más importante de todo, no sabía lo que era y esa fue la primera vez que lo escuché.

Y pueden imaginar la primera noche allí durmiendo en Fernandina y escuchar ese solitario y lastimero llamado.

Me enamoré de los pingüinos, y eso ciertamente ha cambiado el resto de mi vida.

Lo que descubrí que en verdad estaba estudiando es la diferencia en cómo las Galápagos cambian, ante las variaciones más extremas.

Han oído acerca de estos, El Niño, pero éste es el extremo al que todos los pingüinos del mundo tienen que adaptarse.

Esta es una corriente de agua fría llamada La NIña.

Donde está azul y verde significa que el agua es muy fría.

Y así pueden ver que esta corriente sube, en este caso, la Corriente de Humboldt que viene en dirección hacia las Islas Galápagos, y esta profunda corriente submarina, la Corriente de Cromwell, que aflora alrededor de las Galápagos.

Y que trae todos los nutrientes.

Cuando la temperatura es baja en las Galápagos, es abundante y hay mucha comida para todos.

Cuando sucede El Niño, ven todo esto rojo, no se ve nada verde aquí alrededor de las Galápagos.

Eso significa que no hay afloramiento, y que básicamente no hay comida.

Entonces, es un verdadero desierto no sólo para los pingüinos y los leones marinos y las iguanas marinas.

Las cosas se mueren cuando no tienen comida.

Pero ni siquiera sabíamos que eso afectaba a las Galápagos cuando fui a estudiar a los pingüinos.

Y pueden imaginarse el estar en una isla, con la esperanza de ver a los pingüinos, y estás en medio del suceso de El Niño, y no hay pingüinos.

No se están reproduciendo; no se les ve.

Por aquel entonces estaba estudiando iguanas marinas.

Pero éste es un fenómeno global, eso lo sabemos.

Y si nos fijamos en la costa de Argentina, donde trabajo actualmente, en un lugar llamado Punta Tombo, la mayor colonia de pingüinos de Magallanes del planeta, aquí abajo a unos 44º latitud sur, pueden ver una gran variación.

Algunos años, el agua fría sube hasta Brasil, y otros años, en los años de La Niña, no.

Así que los océanos no siempre trabajan juntos, pero es este tipo de variación a la que los pingüinos se enfrentan a diario y no es fácil.

Así que cuando fui a estudiar a los pingüinos de Magallanes, no tuve problema alguno.

Había muchísimos.

Esta es una foto de Punta Tombo en febrero donde se ven todos los pingüinos a lo largo de la playa.

Fui para allá porque los japoneses querían cazarlos para convertirlos en guantes de golf, proteínas y aceite.

Afortunadamente, nadie ha cazado ningún pingüino, y nos llegan más de 100.000 turistas al año a verlos.

Pero la población está en declive y ha decrecido sustancialmente, alrededor del 21% desde 1987, cuando empecé con estos estudios con respecto al número de nidos activos.

Aquí pueden ver dónde está Punta Tombo.

Y se reproducen en colonias increíblemente densas.

Sabemos esto por la ciencia a largo plazo, porque hemos hecho estudios a largo plazo allí.

Y la ciencia es importante para informar a los que toman las decisiones y también para cambiar cómo las tomamos nosotros y saber en qué dirección vamos con ese cambio.

Y por eso llevamos a cabo este proyecto con pingüinos, con la ayuda de la Wildlife Conservation Society, que me ha subvencionado, al igual que muchos individuos durante los últimos 27 años para poder producir este tipo de mapas.

Y además sabemos que no sólo los pingüinos de las Galapagos están en apuros, sino también los de Magallanes y otras especies de pingüinos.

Y por eso hemos creado una sociedad global por y para los pingüinos para poder centrarnos en su grave situación.

Y este es uno de los problemas de los pingüinos, la contaminación por petróleo.

A los pingüinos no les gusta el petróleo y no les gusta nadar en petróleo.

Lo bueno es que, si nos fijamos aquí abajo en Argentina, no hay contaminación por petróleo superficial en el mapa.

Pero, de hecho, cuando fuimos a Argentina a menudo nos encontramos con pingüinos completamente cubiertos de petróleo.

Así que ellos iban nadando tan tranquilos sin molestar a nadie y acabaron nadando por el agua de lastre que contenía petróleo.

Porque, cuando los petroleros llevan su carga, tienen que soltar lastre en algún momento, y cuando lo sueltan, sueltan agua.

Cuando van de vuelta, lo que sueltan en realidad es lastre de agua que contiene petróleo al océano.

¿Por qué lo hacen? Porque es más barato, porque no pagan los costes medioambientales reales.

Normalmente no lo hacemos; y queremos empezar a hacer bien las cuentas para poder pagar el coste real.

Al principio, el gobierno argentino dijo: «No.

No puede ser.

No hay pingüinos contaminados en Argentina.

Tenemos leyes.

Y no puede haber vertidos ilegales; va contra la ley».

Así que nos pasamos 9 años convenciendo al gobierno de que había muchos pingüinos contaminados.

Otros años, como éste, descubrimos que más del 80% de los pingüinos adultos muertos que había en las playas estaban cubiertos de petróleo.

Estos pequeños puntos azules son los polluelos.

Hacemos este estudio cada mes de marzo, lo que significa que están en contacto con su medio de enero a marzo, con lo que son 3 meses máximo en los que pueden acabar cubiertos de petróleo.

Y pueden ver como en unos años más del 60% de los polluelos acabaron cubiertos.

Al final, el gobierno nos escuchó y sorprendentemente cambió sus leyes.

Desplazaron las rutas de los petroleros a 40km más lejos de la costa y estos ya no sueltan tantos vertidos ilegales.

Así que lo que vemos ahora es muy pocos pingüinos cubiertos de petróleo.

¿Pero porque sigue ocurriendo? Porque hemos solucionado el problema en la provincia de Chubut, que es como un estado de Argentina donde se encuentra Punta Tombo, unos 1.000km de costa, pero no hemos solucionado el problema en el norte de Argentina, en Uruguay o en Brasil.

Así que quiero hacerles ver que los pingüinos están en peligro.

Hablaré de cosas.

Esto es el cambio climático.

Este si que fue un estudio divertido porque les puse receptores por satélite a estos pingüinos de Magallanes en el lomo.

Intenta convencer a los donantes de que te presten unos pocos miles de dólares para pegarles en el lomo un receptor por satélite a los pingüinos…

Pero ya llevamos haciendo esto más de una década para saber hacia donde van.

Pensamos que necesitaríamos un área marina protegida de unos 30km, y luego les pusimos los receptores a los pingüinos.

Y lo que los pingüinos nos muestran, y estos puntitos son las posiciones de los pingüinos en época de incubación en 2003.

Y lo que pueden ver aquí es que algunos de estos especímenes viajan a más de 800km de sus nidos.

Esto significa que, mientras que su pareja permanece en el nido incubando los huevos, el otro se aventura en busca de alimento.

Y cuanto más tiempo están alejados del nido, peor es el estado en el que se encuentra cuando vuelve.

Y, por supuesto, esto conduce a un círculo vicioso y así no se pueden criar muchos polluelos.

Aquí ven cómo en 2003, estos los puntos que representan la localización de los pingüinos, estaban criando apenas medio polluelo.

Aquí, pueden ver cómo en 2006 criaron casi ¾ de polluelo por nido.

Y pueden ver cómo cuanto más cerca están de Punta Tombo, menos se alejan.

Este año pasado, en 2009, pueden ver cómo han aumentado los números en casi ¼ de polluelo.

Y algunos de los especímenes se han alejado más de 900km de su nido.

Así que es un poco como tener un trabajo en Chicago, y que te destinen a St.

Louis, y a tu pareja no le hace gracia porque tienes que pagarte los gastos de estar más tiempo fuera.

Lo mismo ocurre con los pingüinos.

Y hoy día se alejan de media 40km más que hace diez años.

Necesitamos hacer llegar esta información al público general.

Así que hemos creado una publicación con la Sociedad para la Conservación que consideramos que presenta ciencia vanguardista de una nueva forma original porque contamos con periodistas que son buenos escritores que realmente pueden destilar la información y hacerla accesible al público general.

Así que si están interesados en ciencia de vanguardia y conversación inteligente deberían unirse a nuestros 11 socios, algunos de los cuáles están en la sala, como Nature Conservancy, y leer esta revista, porque necesitamos que llegue la información sobre conservación al público general.

Bien, por último quiero decir que todos ustedes, probablemente, en algún momento de sus vidas, han tenido una relación con un perro, un gato u otra mascota a la que han reconocido como individuos.

Y algunos de ustedes los considerarían casi de la familia.

Si tuvieran una relación con un pingüino lo verían de la misma manera.

Son criaturas impresionantes que cambiar de verdad cómo ve uno el mundo porque no son tan diferentes de nosotros.

Intentan ganarse el pan.

Intentan criar a su prole.

Intentan seguir adelante y sobrevivir en este mundo Y este es el pingüino Turbo.

Nunca le ofrecimos comida a Turbo.

Nos conoció y obtuvo su nombre porque empezó a acomodarse debajo de mi camioneta diesel, una camioneta turbo, y de ahí el nombre.

Turbo ha aprendido a llamar a la puerta con el pico.

Le dejamos pasar y entra.

Y sólo quería mostrarles lo que ocurrió un día cuando Turbo se trajo a un amigo.

Así que ahí está Turbo, se acerca a uno de mis estudiantes de posgrado y a darle golpecitos con la aleta, como haría con una pingüino hembra.

Como pueden ver, no intenta morder.

El otro nunca había estado allí y empieza a preguntarse: «¿qué pasa aquí? ¿Qué hace éste? Esto es muy raro…» Y pronto verán a mi estudiante de postgrado, y verán que Turbo es muy insistente con sus golpecitos.

Y ahora mira al otro pingüino pensado, «qué raro eres…» Y miren ahora, nada amistoso.

Así que los pingüinos tienen personalidades diferentes como los perros y los gatos.

También estamos intentando recabar información y aprender en el campo tecnológico.

Así que estamos intentando incluir ordenadores en nuestro trabajo de campo.

Y los pingüinos siempre participan ayudándonos o no ayudándonos de una u otra forma.

Este es un sistema de identificación for radio-frecuencia.

Les ponemos un pequeño granito de arroz en la pata al pingüino con un código de barras que nos dice quién es.

Pasa por encima del lector y sabemos quién es.

Bien, aquí tenemos varios pingüinos entrando.

Ven, éste está volviendo a su nido.

Todos están volviendo en esta época pasan por allí, tranquilamente.

Aquí vemos a una hembra con prisa.

Va corriendo porque hace calor y quiere alimentar a sus polluelos.

Y aquí viene otro muy tranquilamente…

Miren lo gordo que esta.

Viene de vuelta para alimentar a sus polluelos.

Y luego descubro que están jugueteando con la caja.

Esta es la caja que instalamos y ahí está el sistema.

Pueden ver al pingüino que se acerca, observa los cables, no le gustan los cables…

y arranca el cable; ¡nos quedamos sin datos…!
(Risas)
Por eso son criaturas increíbles.

Bien.

Lo más importante es que sólo tú puedes cambiarte a ti mismo y sólo tú puedes cambiar el mundo y hacerlo mejor para las personas y para los pingüinos.

Así que muchas gracias.

https://www.ted.com/talks/dee_boersma_pay_attention_to_penguins/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *