Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » El llamado de Liz Coleman para reinventar la educación de las artes liberales – Charla TED2009

El llamado de Liz Coleman para reinventar la educación de las artes liberales – Charla TED2009

Charla «El llamado de Liz Coleman para reinventar la educación de las artes liberales» de TED2009 en español.

Liz Coleman, Directora del colegio Bennington, comunica un llamado a las armas hacia una reforma radical en la educación superior. Contrario a la tendencia de presionar a los estudiantes a enfocarse cada ves mas en aéreas especializadas dentro de sus estudios, ella propone que la educación sea realmente un cruce de disciplinas — una educación que dinámicamente combine todas las aéreas de estudios para poder enfrentarse a los gran problemas de nuestra época.

  • Autor/a de la charla: Liz Coleman
  • Fecha de grabación: 2009-02-07
  • Fecha de publicación: 2009-06-01
  • Duración de «El llamado de Liz Coleman para reinventar la educación de las artes liberales»: 1118 segundos

 

Traducción de «El llamado de Liz Coleman para reinventar la educación de las artes liberales» en español.

Los Rectores de Universidades no son las primeras personas que vienen a la mente cuando el tema es: Los usos de la Imaginación Creativa.

Así que pensé en por decirles como es que llegué aquí La historia comienza al final de los noventas.

Fuí invitada a reunirme con destacados educadores de los recién liberados países de Europa del Este y Rusia Estos países estaban tratando de resolver el como reconstruír sus universidades.

Debido a que la educación bajo la antigua Unión Soviética era escencialmente propaganda sirviendo los propósitos de una ideología de estado ellos se percataron de que tomaría una serie de transformaciones masivas si el objetivo era proveer una educación digna de hombres y mujeres libres.

Dada esta rara oportunidad de un nuevo comienzo ellos escogieron las artes liberales como el más convincente modelo dado su compromiso histórico en avanzar lo mas posible el amplio intelecto de sus estudiantes y su mas profundo potencial ético.

Habiendo tomado esta decisión decidieron venir a los Estados Unidos, cuna de la educación de las artes liberales para hablar con algunos de nosotros mas cercanamente identificados con este tipo de educación.

Ellos nos hablaron con una pasión, una urgencia, y una convicción intelectual que para mí era una voz que no había escuchado en décadas, un sueño largamente olvidado.

Porque en nos encontrábamos a años luz de las pasiones que los animaban.

Pero para mí, a diferencia de ellos, en mi mundo, la pizarra no estaba limpia.

Y lo que estaba escrito en ella, no era alentador.

En realidad, la educación de las artes liberales ya no existe, por lo menos no la educación genuína de artes liberales, en este país.

Hemos profesionalizado las artes liberales hasta el extremo de no proveer la envergadura de aplicaciones y la mejorada capacidad para un compromiso cívico que es su sello.

En este siglo que ha pasado el experto ha destronado al generalista educado, para convertirse en el único modelo de la realización intelectual.

El experto ha sido útil en sus momentos.

Pero el precio de su dominio es enorme.

Temas académicos han sido divididos en partes cada vez más y más pequeñas con mayor énfasis en lo técnico y lo obscuro.

Y hasta hemos logrado hacer arcaico, el estudio de la literatura.

Pudieran pensar que tienen una idea de lo que pasa en aquella novela de Jane Austen eso es, hasta que te encuentras por primera vez con el desconstructivismo moderno.

La evolución actual del estudiante universitario es la de eliminar todo interés a excepción de uno.

Y dentro de interés, continuar reduciendo el enfoque.

Aprendiendo más y más acerca de menos y menos.

Esto a pesar de toda la evidencia a nuestro alrededor de la interconección de todas las cosas.

Y si pensaras que estoy exagerando, Aquí muesto los principios del A-B-C de antropología.

Conforme uno va subiendo la escalera, valores distintos a las aptitudes técnicas son vistos con creciente sospecha.

Preguntas como «¿Qué mundo estamos haciendo? ¿Qué mundo deberíamos de hacer? ¿Qué mundo podríamos estar haciendo? son tratados con más y más escepticismo y quitados de la mesa.

Al hacer ésto, los guardianes de la democracia secular están en efecto cediendo la conección entre educación y valores a los fundamentalístas.

Quienes, pueden estar seguros, no tienen el más remoto interés de usar la educación para promover sus valores, los absolutos de una teocracia.

Mientras tanto, los valores y voces de la democracia están en silencio.

O hemos perdido el contacto con estos valores, o peor aún, creemos que no son necesarios o no es posible enseñarlos.

ésta renuencia a los valores sociales pueden parecer contrarios a la explosión de programas de servicio comunitario.

Pero a pesar de la atención prestada a estos esfuerzos, se mantienen enfáticamente extracurricular.

De hecho, tener espíritu cívico es tratado fuera de las esferas que tienen por objeto los pensamientos serios y propósitos adultos.

Sencillamente puesto, cuando el impulso es el de cambiar el mundo la academia está más propensa a engendrar una enseñanza de impotencia en vez de crear un sentimiento de poder.

Esta infusión, la sobre simplificacion del compromiso cívico, la idealización del experto, la fragmentación del conocimiento, el énfasis a la maestría de lo técnico, la neutralidad como una condición de la integridad académica, es tóxica, cuando se trata de perseguir las conexiones vitales entre la educación y el bien público, entre la integridad intelectual y la libertad humana.

Las cuales estaban en el corazón del desafío enfrentado por mis colegas Europeos.

Cuando la distancia astronómica entre las realidades de la academia y la intensidad visionaria de este desafío fueren más que suficiente, yo les puedo asegurar, por dar una pausa, que lo que estaba pasando fuera de la educación superior hizo el retroceder inconcebible.

Ya sean amenazas al medio ambiente, desigualdades en la distribución de riquezas, falta de pólizas sanas o sostenibles en lo que respecta a los contínuos usos de energía.

Estábamos en una situación desesperante.

Y esto era solo el principio.

La corrupción de nuestra vida política se había convertido en una pesadilla viviente.

Nada estaba fuera de su alcance.

La separación de los poderes, las libertades cívicas, el reglamento de la ley, la relación entre la iglesia y el estado.

Acompañadas por un despilfarro de la riqueza material de la nación que desafía la credulidad.

Una horrenda predisposición al uso de la se ha convertido en algo común.

Y de igual disgusto a las maneras alternativas de influencia.

Al mismo tiempo, todo nuesto arsenal de fuego fue impotente cuando se trató de detener o siquiera reducir las matanzas en Rwanda, Darfur, Myanmar.

Nuestra educación pública, una vez modelo para el mundo, se ha convertido en la más sobresaliente por sus fracasos.

El dominio de habilidades básicas y un escaso mínimo de alfabetismo cultural elude grandes números de nuestros estudiantes.

A pesar de tener una establecimiento de investigación que es la envidia del mundo, más de la mitad del pueblo americano no cree en la evolución.

Y no presionen tu suerte acerca de que tanto , aquellos que si creen, realmente la entienden.

Increíblemente, esta nación, con todos sus recursos materiales, intelectuales y espirituales, se encuentra absolutamente indefensa para revertir la caída libre en cualquiera de estas áreas.

Igualmente sorprendente para mi punto de vista es el hecho de que nadie ha hecho ninguna conexión entre lo que está pasando en el establecimiento político, y lo que está pasando en nuestras destacadas instituciones educativas.

Puede ser que estemos al principio de la lista cuando se trata de influenciar el accesso a la riqueza personal.

Pero no estamos ni siquiera en la lista cuando se trata de nuestra responsabilidad por la salud de esta democracia.

Estamos jugando con fuego.

Tenganlo por seguro que Jefferson sabía de lo que hablaba cuando dijo, » Si una nación espera ser libre e ignorante en un estado de civilización, espera lo que núnca fué, y lo que núnca será.» (Aplauso) En una nota personal, ésta traición a nuestros principios, nuestra decencia, nuestra esperanza, hacen imposible para mí el evitar la pregunta, «Que voy a decir, en un futuro, cuando la gente me pregunte, ‘¿Y dónde estabas tú? Como rectora de un destacado colegio de artes liberales, famoso por su historia inovadora, no hubo excusa alguna.

Así que la conversación empezó en Bennington.

Sabiendo que si queríamos retomar la integridad de la educación liberal, requeriría el replantear radicalmente las hipótesis básicas, comenzando con nuestras prioridades.

el bien público se convierte en un objetivo primario.

El logro de la virtud cívica esta ligada al mas grande desafío de los usos del intelecto y la imaginación.

Parar de cabeza nuestras maneras de abordar organización y autoridad para que refleje la de que nadie tiene las respuestas a los desafíos enfrentando a los ciudadanos en este siglo, y todos tienen la responsabilidad de intentar y participar para encontrar las respuestas.

Bennington continuará la enseñanza de las artes y las ciencias como áreas de sumergimiento que reconocen las diferencias entre los objetivos personales y profesionales.

Pero aún con los balances corregidos, nuestros propósitos comunes asumen una igual o mayor importancia.

Cuando el diseño emergió, fue sorprendentemente simple y directo.

La idea es el hacer los retos socio-políticos a sí mísmos, desde salud y educación, hasta los usos de fuerza, los organizadores del plan de estudio.

Estos asumirian el papel dominante de las disciplinas tradicionales.

Pero las estructuras diseñadas para conectar en vez de dividir, círculos mutuamente dependientes, en vez de triángulos que aíslan.

Y el propósito no es el tratar estos temas como temas de estudio, si no como marcos de acción.

El reto, es averiguar que se necesita para realmente hacer algo que haga una diferencia significante y sostenible.

Contrario a lo que la mayoría asume, un énfasis en acciones provee una urgencia especial para pensar.

La importancia de llegar a entender valores como justicia, igualdad, verdad, se vuelven cada vez más evidente conforme los estudiantes descubren que los interéses solos no pueden decirles lo que necesitan saber cuando el propósito es reformular la educación, nuestra manera de abordar la salud pública, o las estrategias para alcanzar una economía de igualdad.

La importancia del pasado tiene relevancia.

Provee mucha compañía.

Tú no eres el primero en tratar de decifrar el problema, asi como es poco probable que seas el último.

Aún de más importancia, la historia provee un laboratorio en el cual se puede observar lo que pasó, así también como las previstas consecuencias de ideas.

Como dirían mis estudiantes, » Los pensamientos profundos tienen importancia cuando estás contemplando que hacer sobre las cosas que realmente importan.» Nuevas artes liberales que puedan sostener éste plan de estudios orientado a la acción ha empezado a emerger.

Retórica; el arte de organizar el mundo de las palabras para un efecto máximo.

Diseño; el arte de organizar el mundo de las cosas.

La meditación e improvización también asúmen un lugar especial en este nuevo Partenón.

El razonamiento cuantitativo alcanza su lugar adecuado en el corazón de lo que es necesario para dirigir el cambio en donde la medición es muy importante.

Así como la capacidad de discriminar sistemáticamente entre lo que está en el centro y lo que está en la periferia.

Y cuando el hacer correciónes es fundamental el poder de la tecnología emerge con una intensidad especial.

De la misma manera lo hace la importancia del contenido.

Cuanto más poderoso nuestro alcance, es más importante el preguntar «Acerca de qué?» Cuando la improvisación, el ingenio, e imaginación son clave, los artistas, por fin, toman su lugar en la mesa, cuando las estrategias de acción están en proceso de ser diseñadas.

En este ideal dramáticamente expandido de la educación de las artes liberales en donde la continuidad del pensamiento y acción es su sangre de vida, el conocimiento obtenido afuera de la academia se vuelve escencial.

Activistas sociales, líderes de empresas, abogados, políticos, profesionistas se unirán al profesorado como participantes activos y contínuos en éste matrimonio de la educación liberal para el del bien público.

Los estudiantes, por su parte, continuamente se trasladan fuera de las aulas para enfrentarse al mundo directamente.

Y por supuesto, este nuevo vino necesita botellas nuevas si hemos de capturar la vivacidad y dinamismo de esta idea.

El descubrimiento mas importante que hicimos en nuestro enfoque a la acción pública fué el comprender que las desiciones difíciles no son entre el bien y el mal, sino entre bienes que compiten.

Este descubrimiento es transformante.

Socava la justicia por mano propia radicalmente altera el tono y característica de la controversia, y enriquece dramáticamente las posibilidades de encontrar un terreno común.

La Ideología, el fanatismo, opiniones sin fundamento simplemente no lo hara.

Esto es una educación política, tenganlo por seguro.

Pero es una política de principios, no de partidismo.

Así que el desafío para Bennington es el realizarlo.

En la cara de la tarjeta de vacaciones del 2008 de Bennington se encuentra un boceto arquitectónico de un edificio que abrirá sus puertas en el 2010 y que será un centro para el avance de la acción pública.

El centro personificará y sostendrá éste nuevo compromiso educacional.

Piensen en él como un tipo de Iglesia láica.

Las palabras en la tarjeta describen lo que pasa en su interior.

Tenemos la intención de virar el poder intelectual e imaginativo, la pasión y la audacia de nuestros estudiantes, docencia y empleados.

para desarrollar estrategias de acción sobre los retos críticos de nuestro tiempo.

Así que nosotros estamos haciendo nuestro trabajo.

Aunque los eventos en estas semanas pasadas han sido motivo de regocijo nacional en este país, sería trágico pensar que esto significara que su trabajo estaba terminado.

El silencio glaciar que hemos experimentado mientras miramos la trituración de la constitución, el deshacer de las instituciones públicas, el deterioro de nuestra infraestructura no solo está limitado a las universidades.

Nosotros la gente nos hemos acostumbrado a nuestra propia irrelevancia cuando se trata de hacer algo importante acerca de cualquier cosa que tenga importancia acerca del gobierno, más allá de esperar otro cuatro años.

Nosotros tambien persistimos en ser marginados por la idea del experto como el único capaz de proponer respuestas.

A pesar de la abrumadora evidencia a lo contrario.

El problema es que no hay tal cosa como una democracia viable constituída por expertos, fanáticos, políticos y público.

(Aplauso) La gente continuará y debe de continuar aprediendo todo lo que hay que aprender acerca de algo o de otro.

En lo hacemos todo el tiempo.

Y habrá y debe de haber aquellos que pasan una vida entera persiguiendo una área muy enfocada de investigación.

Pero este enfoque no puede producir las flexibilidades de la mente la multiplicidad de perspectivas, las capacidades de colaboración e inovación que este país necesita.

Es aquí en donde ustedes intervienen.

Lo que es cierto es que el talento individual exhibido en abundancia en este país, necesita virar su atención al colaborativo, desordenado, frustrante contencioso e imposible mundo de la política y las normas públicas.

El Presidente Obama y su equipo simplemente no lo pueden hacer solos.

Si la pregunta de por donde parece abrumadora recuerda que tú estas al principio, y no al final de esta aventura.

Estar abrumado es el primer paso si tienes seriedad acerca de contribuír en cosas que realmente valen, a una escala que haga la diferencia.

Entonces qué hacer cuando te sientas abrumado? Bueno, tienes dos cosas a tu favor.

Tienes una mente.

Y tienes a otra gente.

Empieza con esto, y cambia a el mundo.

(Aplauso)

https://www.ted.com/talks/liz_coleman_a_call_to_reinvent_liberal_arts_education/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *