Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Eva Zeisel en la lúdica búsqueda de la belleza. – Charla TED2001

Eva Zeisel en la lúdica búsqueda de la belleza. – Charla TED2001

Charla «Eva Zeisel en la lúdica búsqueda de la belleza.» de TED2001 en español.

La diseñadora de cerámica Eva Zeisel mira hacia atrás a una carrera de 75 años. ¿Qué mantiene su trabajo tan fresco ahora (su linea más debutó en 2008) como en 1926? Su sentido del juego y la belleza, y su deseo por la aventura. Escuche historias de una rica y colorida vida.

  • Autor/a de la charla: Eva Zeisel
  • Fecha de grabación: 2001-02-02
  • Fecha de publicación: 2008-12-09
  • Duración de «Eva Zeisel en la lúdica búsqueda de la belleza.»: 1089 segundos

 

Traducción de «Eva Zeisel en la lúdica búsqueda de la belleza.» en español.

Entiendo que esta conferencia fue planeada, y que el tema es: «Del Fue al Todavía».

y yo ilustro el «Todavía».

Con lo cuál, por supuesto, no estoy de acuerdo porque, aunque tengo 94, no estoy «todavía» trabajando.

y a cualquiera que me pregunta, «

¿Todavía estas haciendo esto o aquello?

» No le respondo porque no estoy «todavía» haciendo cosas, estoy haciendo como siempre hice.

Yo todavía tengo — o

¿Use la palabra «todavía»?

, no fue a propósito.

(Risa) Tengo una carpeta llamada «Por hacer».

Tengo mis planes.

Tengo mis clientes, estoy haciendo mi trabajo como siempre lo hice.

Así que esto se hace cargo de mi edad.

Quiero mostrarles mi trabajo para que puedan saber lo que hago y porque estoy aquí.

Esto fue hecho alrededor de 1925.

Todas estas cosas fueron hechas durante los últimos 75 años.


(Risas)

(Aplausos)
Pero, por supuesto, trabajo desde los 25, haciendo más o menos lo que ven aquí.

Esto es una vajilla para la compañía Castleton.

Esto fue una exhibición en el Museo de Moderno.

Esto esta a la venta en el Museo Metropolitano.

Esto esta todavía el Museo Metropolitano, ahora a la venta.

Este es un retrato de mi hija y yo.


(Aplausos)
Estas son algunas de las cosas que he hecho.

He hecho cientos de ellas por los últmos 75 años.

Me llamo a mi misma una hacedora de cosas.

No me llamo diseñadora industrial porque soy otras cosas.

Los diseñadores industriales quieren hacer cosas nuevas.

La novedad es un concepto comercial, no un concepto estético.

Tengo entendido que la revista de diseño industrial se llama «Inovación» La inovación no es parte del objetivo de mi trabajo.

Bueno, los hacedores de cosas: ellos hacen las cosas más bellas, más elegantes, más cómodas que los artesanos.

Tengo tanto que decir.

Tengo que pensar lo que voy a decir.

Bueno, para describir nuestra profesion de otra manera, a nosotros lo que nos preocupa es la búsqueda lúdica de la belleza.

Lo que significa es que la búsqueda lúdica de la belleza fue llamada la primera actividad humana.

Sarah Smith, quien fuera profesora de matemáticas en MIT, escribió, «La búsqueda lúdica de la belleza fue la primera actividad humana — que todas las características útiles y todas las características materiales fueron desarrolladas a partir de la búsqueda lúdica de la belleza».

Estos son azulejos.

La palabra «lúdico» es un aspecto necesario de nuestro trabajo porque, de hecho, uno de nuestros problemas es que tenemos que hacer, producir cosas encantadoras a través de nuestra vida, y para mi esto son ya 75 años.

Entonces,

¿cómo puedes, sin secarte, hacer cosas con el mismo placer, como un regalo para otros, por tanto tiempo?

El juego es por lo tanto, una parte importante de nuestra característica como diseñadores.

Déjenme decirles algo sobre mi vida.

Como dije, empecé a hacer todas estas cosas hace 75 años.

Mi primera exhibición en los Estados Unidos de América fue en la centésima quincuagésima exhibición en 1926 — a la que el gobierno húngaro envió una de mis piezas pintadas a mano como parte de la exhibición.

Mi trabajo de hecho me llevó a través de muchos paises.

y me mostró una gran parte del mundo.

No es que me llevara — el trabajo no me llevó — Hice las cosas específicamente porque quería usarlas para ver el mundo.

increiblemente curiosa de ver el mundo, e hice todas estas cosas, las cuales finalmente me llevaron a ver muchos países y muchas culturas.

Empecé como aprendiz de un artesano húngaro, y esto me enseñó el sistema de gremios de la Edad Media.

El sistema de gremios: eso significa que cuando aprendiz, tenia que enseñarme a mi misma con el fin de convertirme en una maestra alfarera.

En mi taller donde estudié, o aprendí, había una jerarquía tradicional de maestro, oficial y trabajador especializado, y aprendiz, y yo trabajaba como aprendiz.

El trabajo de aprendiz muy primitivo.

Eso significaba que de hecho tenía que aprender cada aspecto de hacer cerámica a mano.

Nosotros molíamos la arcilla con nuestros pies cuando llegaba de las colinas.

Después de eso, tenía que ser amasada.

Entonces tenía que ir a través de una especie de rodillo.

Y entonces estaba lista finalmente para el torno.

Y ahí realmente trabajé como aprendiz.

Mi maestro me llevó a preparar hornos porque esto parte del proceso de horneado, el preparar los hornos, en aquel tiempo.

Y finalmente, recibí un documento de que había terminado mi aprendizaje exitosamente, de que me había comportado moralmente, y este documento me fue otorgado por el Gremio de Cubridores de Tejados, Excavadores de Vías, Ajustadores de Hornos, Limpiadores de Chimeneas y Alfareros.


(Risas)
También obtuve al mismo tiempo un libro de trabajo que explicaba mis derechos y mis condiciones de trabajo, y todavía tengo ese libro.

Primero establecí mi taller en mi jardín, e hice cerámica que vendí en el mercado de Budapest.

Y ahi estaba sentada, cuando mi novio de ese tiempo — No me refiero a que un novio como significa ahora — pero mi novio y yo nos sentamos en el mercado y vendimos las piezas.

Mi madre pensó que esto no era muy decoroso, entonces se sentó con nosotros para agregarle a esta actividad.


(Risas)
Sin embargo, después de un tiempo se construyó una nueva fábrica en Budapest, una fábrica de cerámica, grande.

Y la visité con varias damas, e hice toda clase de preguntas al director.

Y entonces el director me preguntó,

¿Por qué hace todas estas preguntas?

Le dije, yo también hago cerámica.

Entonces me preguntó, si podria por favor visitarme, y entonces, cuando finalmente lo hizo, y me explicó que lo que hacía en mi tienda era anacrónico, y que la revolución industrial había explotado, y que mejor me uniera a la fábrica.

Ahí el hizo un departamento de para mi donde trabajé por varios meses.

Sin embargo, todos en la fábrica pasaban su tiempo en el departamento de arte.

El director dijo que había varias mujeres vaciando y produciendo mis diseños en moldes, y que esto era vendido también en América.

Recuerdo que tenía bastante éxito.

Sin embargo, el director, el químico, el hacedor de modelos —todos— se involucraban mucho más con el departamento de arte — lo que signifca, con mi trabajo — que con hacer retretes, tanto, que finalmente recibieron una carta del centro, del banco que poseía la fábrica, diciendo, construyan los retretes, atrás del departamento de arte, y ese fue mi final.

Entonces esto me dió posibilidades porque ahora era una oficial, y una oficial también puede tomar su mochila e irse a ver el mundo.

Por lo tanto, como oficial, puse un anuncio en el periódico que decía que había estudiado, que era una oficial con los piés en la tierra y que estaba buscando un trabajo como oficial.

Y recibí varias respuestas, y acepté una la que quedaba más lejos de casa, y prácticamente, pensé, a medio camino de América.

Y eso fue en Hamburgo.

Entonces le dí una mirada a este trabajo en Hamburgo, una alfarería artística donde todo era hecho en el torno, y entonces, trabaje en un taller donde había otros alfareros.

Y el primer día, iba tomar mi sitio en el torno — había otros tres o cuatro tornos — y uno de ellos, atrás de donde estaba sentada.

había un hombre jorobado, un sordomudo jorobado, que olía muy mal.

Entonces lo bañaba en colonia diariamente, lo que él pensaba que era muy amable, y entonces, él traía pan y mantequilla diariamente, que yo tenía que comer como cortesia.

El primer día que vine a trabajar en esta tienda había una sorpresa en el torno para mi.

Mis colegas habían muy consideradamente puesto en el torno donde se suponía que debería trabajar una pieza bien trabajada y natural de los órganos del hombre.


(Risas)
Despues de que lo tiré del torno con un movimiento de la mano, ellos estuvieron muy — Finalmente estaba aceptada, y trabajé ahi por aproximadamente seis meses.

Este fue mi primer trabajo.

Si sigo de esta forma, vamos a estar aquí hasta la media noche.


(Risas)

(Aplausos)
Asi que me voy a apresurar un poco
(Risas)
Moderador: Eva, tenemos aproximadamente cinco minutos.


(Risas)
Eva Zeisel:

¿Esta seguro?

Moderador: Si, estoy seguro.

EZ: Bueno, si esta seguro, Tengo que decirles que en cinco minutos voy a hablar muy rápido.

Y de hecho, mi trabajo me llevó a muchos países porque usé mi trabajo para llenar mi curiosidad.

Y entre otras cosas, otros paises en los que trabajé, estuvo la Unión Soviética, donde trabajé del ’32 al ’37— de hecho, al ’36.

Y finalmente ahí, aunque no tenía nada que hacer — era una experta extranjera.

Me convertí en la directora de de la industria de vidrio y porcelana, y finalmente bajo las purgas de Stalin — al inicio de las purgas de Stalin, No sabía que cientos de miles de personas inocentes estaban siendo arrestadas.

Así que fui arrestada tempranamente en las purgas de Stalin y pasé 16 meses en una prisión rusa.

La acusación fue que había preparado exitosamente un atentado a la vida de Stalin Esta fue una acusación muy peligrosa.

Y si este es el final de mis cinco minutos, quiero decirles que Sobreviví, lo cual fue una sorpresa.

Pero puesto que sobreviví y estoy aquí, y puesto que este es el final de los cinco minutos, Yo — Moderador: Digame cuando fue su último viaje a Rusia.

¿No estuvo ahi recientemente?

EZ: Oh, de hecho, este verano, la fábrica Lomonosov fue comprada por una compañia americana, y me invitaron.

Se dieron cuenta de que había trabajado ahí en el 33, y vinieron a mi estudio en Rockland County, y trajeron a 15 de sus artistas a visitarme ahi.

Y me invitaron a ir a la fábrica rusa el verano pasado, en julio, a preparar algunas piezas, diseñar algunas piezas.

Y puesto que no me gusta viajar sola, también invitaron a mi hija, yerno y nieta, así que tuvimos un encantador viaje para ver la Rusia de hoy, lo cual no es una vista muy agradable ni feliz.

Aqui estoy ahora,

¿es este el final?

Gracias.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/eva_zeisel_the_playful_search_for_beauty/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *