Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Franco Sacchi nos cuenta sobre Nollywood – Charla TEDGlobal 2007

Franco Sacchi nos cuenta sobre Nollywood – Charla TEDGlobal 2007

Charla «Franco Sacchi nos cuenta sobre Nollywood» de TEDGlobal 2007 en español.

Franco Sacchi, un cineasta nacido en Zambia, nos ofrece una muestra de Nollywood, la creciente industria nigeriana del cine (la tercera más grande del mundo). Rodaje de bajo presupuesto y brillantez bajo presión, de equipos que pueden filmar un largometraje en una semana.

  • Autor/a de la charla: Franco Sacchi
  • Fecha de grabación: 2007-06-06
  • Fecha de publicación: 2008-11-19
  • Duración de «Franco Sacchi nos cuenta sobre Nollywood»: 1054 segundos

 

Traducción de «Franco Sacchi nos cuenta sobre Nollywood» en español.

Les tengo una historia, una historia que quisiera compartir con ustedes Es una historia africana.

Es una historia de esperanza, perseverancia y glamour.

Primero fue Hollywood.

Luego vino Bollywood.

Hoy tenemos Nollywood, la tercera industria cinematográfica del mundo en tamaño.

Sólo en el 2006, se hicieron casi 2000 películas en Nigeria.

Ahora, traten de imaginarse 40 ó 50 películas empacadas y distribuidas cada semana en las calles de Lagos, Nigeria, y África occidental.

Según algunos estimados el valor de esta industria es de 250 millones de dólares.

Ha creado miles, tal vez decenas de miles, de empleos.

Y sigue creciendo.

Pero tengan en cuenta que este movimiento ha sido desde abajo.

Esto es algo que ocurrió sin inversión extranjera, sin ayuda estatal; e incluso, ocurrió a pesar de todo tipo de obstáculos, en uno de los momentos más difíciles para la economía nigeriana.

La industria tiene 15 años.

Y, a lo mejor se pregunten ahora,

¿Por qué?

¿Cómo es que un cineasta italiano radicado en Boston se interesa tanto en esta historia?

Entonces, creo que tengo que contarles algunas cosas sobre mi vida personal porque creo que hay una conexión.

Mi abuelo vivió la mayor parte de su vida en Zambia y allá está enterrado.

Mi padre también vivió la mayor parte de su vida adulta en África oriental.

Y yo nací en Zambia.

Aunque me fui cuando apenas tenía tres años, sentía realmente que África era una parte importante de mi vida.

Y era realmente el lugar donde aprendí a caminar.

Creo que pronuncié mis primeras palabras, y mi familia compró su primera casa.

Entonces, cuando volvimos a Italia, y una de las cosas que más recuerdo, es lo difícil que fue para mi familia poder compartir sus historias.

Parecía como si para nuestros vecinos y amigos, África era o un lugar exótico, una tierra imaginaria que seguramente existía sólo en su imaginación, o el lugar de horror, hambruna.

Entonces, siempre estábamos atrapados en este estereotipo.

Y yo recuerdo este deseo de hablar de África como un lugar donde vivíamos y donde hay gente que vive y hace su vida, y tiene sueños como todos nosotros.

Entonces, cuando leí en un periódico en la página de negocios la historia de Nollywood, sentí de verdad que esta era una oportunidad increíble para contar esta historia que contrarrestaba todas estas nociones preconcebidas.

Aquí puedo contar una historia de africanos que hacen películas, como yo, y sentí de verdad que esta era una inspiración para mí.

Tengo la fortuna de ser un cineasta con residencia en el Centro de Artes de Procesamiento de Imágenes Digitales de la Universidad de Boston.

Y nosotros observamos cómo la tecnología digital está cambiando, y cómo los cineastas jóvenes, independientes pueden hacer películas a bajo costo.

Entonces, cuando propuse esta historia, de verdad contaba con todo el apoyo para hacer esta película.

Y no sólo tuve el apoyo, sino que contaba con dos maravillosos compañeros de lucha en esta aventura.

Aimee Corrigan, una fotógrafa joven y muy talentosa y Robert Caputo, un amigo y mentor, quien es veterano de la National Geographic, y me dijo: «Sabes, Franco, en los 25 años que llevo cubriendo historias en África, dudo que haya encontrado una historia tan llena de esperanza y tan divertida».

Entonces, fuimos a Lagos en octubre de 2005.

Y fuimos a Lagos a reunirnos con Bond Emeruwa, un maravilloso, talentoso director de cine que nos acompaña esta noche.

El objetivo era traerles un retrato de Nollywood, de esta increíble industria cinematográfica, siguiendo a Bond en su misión de hacer una película de acción que trata temas de corrupción, llamada «Checkpoint».

Corrupción policial.

Y tuvo noventa días para hacerla.

Pensamos que esta era una buena historia.

Mientras tanto, tuvimos que recorrer Nollywood, y hablamos con muchos cineastas.

Pero, yo no quiero demasiadas expectativas.

Quisiera mostrarles seis minutos.

Aquí van seis minutos que ellos realmente prepararon para el público de TED.

Hay temas varios en el documental, pero son re-editados y hechos pensando en ustedes,

¿vale?

Entonces, supongo que es un estreno mundial.

(Video) Acción.

Puedes grabar una película buena con tan sólo 10.000 dólares aquí en Nigeria.

Y haces el rodaje en siete días.

Estamos haciendo cine para las masas.

No estamos haciendo cine para la élite y las personas en sus casas de cristal.

Ellos se pueden dar el lujo de ver «Robocop» o lo que sea.

Pienso que la cinematografía nigeriana, para quienes trabajan en el tema, es una especie de cinematografía de subsistencia — lo que hacen para poder vivir.

No es la cinematografía de lujo, en la que dices que quieres poner todo el bombo de Hollywood y cuentas con mucho presupuesto.

Aquí haces estas películas, se vende, pronto estás de nuevo en la escena para hacer otra película, pues si no haces la próxima película, no vas a comer.

Mientras ofrecemos entretenimiento, debemos ser capaces de educar.

Creo en el poder de los audiovisuales.

Es decir, el 90 por ciento de la población verá cine de Nollywood.

Pienso que es el vehículo más valioso por el momento para transmitir información a través de un cable dedicado.

Entonces, si estás haciendo una película, sin importar el tema, incluye un mensaje ahí.

De todas formas tienes que reportar el incidente.

Él necesita atención médica adecuada.

Sigo tratando de explicarle a la gente, el tema no es de calidad por ahora — la calidad viene.

Es decir, existen aquellas películas que la gente hace por calidad, pero lo primero que hay que tener en cuenta en esta sociedad es que África aún tiene gente que vive con un dólar diario, y son éstas las personas que realmente ven estas películas.

Nollywood es una industria maravillosa que acaba de nacer en esta parte del mundo.

Pues nadie creía que Nollywood podía salir de África.

Pero nuestras películas son historias con las que nuestra gente se puede identificar.

Son historias de nuestra gente, para nuestra gente.

Por regla general, están concentrados en la pantalla siempre que ven la historia.

Suspenso, diversión e intriga.

Es la comedia más taquillera.

Te reirás a carcajadas.

Hemos tenido tanta fascinación con películas extranjeras.

Las películas extranjeras lo son todo.

Pero nosotros podemos hacer algo también.

Podemos hacer algo, algo que cuando el mundo lo vea, diga: ¡Guau! Esto es Nigeria.

Sólo vaya preso, sargento No se humille.

Venga.

No se escape.

Regrese.

Regrese.

Ahora puedes caminar por la calle y ver un ídolo.

No se trata sólo de lo que ves en la película.

También ves la persona en vivo.

Ves como habla.

Ves como vive.

Él ejerce una muy buena influencia sobre ti, sabes.

No se trata sólo de lo que ves en la película.

No es lo que se oye de la prensa occidental.

Nos vemos.

Adiós.

Acción.

Estaba tan fascinado con esas películas de vaqueros.

Pero luego, cuando descubrí la situación de mi país, en aquel momento había tanta corrupción.

Para que un joven de verdad lo logre acá, tiene que pensar en algunas cosas negativas y demás, o algún tipo de vicio.

Y, pues, yo no quería eso.

Y descubrí que yo podía ser exitoso en mi vida como actor, sin delinquir, sin engañar a nadie, sin mentir.

Sólo yo y el divino.

Vámonos.

Listo, llegó la hora de la verdad.

Cubra esto.

Es suyo.

Vamos.

En países grandes, cuando ellos hacen cine, tienen todo en su lugar.

Pero acá, improvisamos ciertos elementos, como los disparos.

Como van, aquí, ya, ves el allí, pero no verás ningún disparo, usamos «knock-out».

Lo que temo es simplemente que [poco claro] estará en mi cara.

Por eso uso suficiente cinta adhesiva.

La cinta adhesiva lo sostendrá.

Espera, espera.

Sólo tenme aquí.

Sólo le estoy diciendo que se asegure de ponerlo bien.

para que no me afecte la cara — la explosión.

Pero ella es una profesional.

Sabe lo que hace.

Estoy tratando de proteger mi cara también.

Esta no será mi última película.

Mira, esto es Nollywood, donde la magia vive.

Ahora estás a punto de ver cómo hacemos nuestras propias películas aquí, con o sin ayuda de nadie.

Acción.

Corte.


(Aplausos)
Franco Sacchi: Tanto por decir, tan poco tiempo.

Tantos temas en esta historia.

No alcanzo a contarles — hay una cosa que quiero contarles.

Pasé varias semanas con todos estos actores, productores, y los obstáculos que tienen que afrontar son inimaginables para alguien en Occidente, un cineasta que trabaja en Estados Unidos o en Europa.

Pero siempre con una sonrisa, siempre con un entusiasmo, que es increíble.

Werner Herzog, el cineasta alemán dijo: «Necesito hacer películas como se necesita el oxígeno».

Y creo que ellos están respirando.

Los cineastas nigerianos realmente están haciendo lo que les gusta.

Y, por tanto, es una cosa muy, muy importante para ellos, y para su público.

Una mujer me dijo: «Cuando veo una película de Nollywood, puedo descansar, de verdad — puedo respirar mejor».

También hay otra cosa muy importante que espero encuentre resonancia entre este público.

Es la tecnología, cosa que de verdad me interesa y realmente pienso que la edición digital no-lineal ha drásticamente el costo el costo ahora es una fracción de lo que era.

Cámaras increíbles cuestan menos de 5.000 dólares.

Y esto ha desatado una energía tremenda.

¿Y saben qué?

No tuvimos que decírselo a los cineastas nigerianos.

Ellos entendieron y adoptaron la tecnología la aprovecharon y son exitosos.

Espero que el fenómeno de Nollywood vaya en doble vía.

Espero que sirva de inspiración para que otras naciones africanas adopten la tecnología, miren el modelo nigeriano, hagan su cine, generen empleo, produzcan una narrativa para la población, algo que identificar, algo positivo, algo que de verdad sea un alivio psicológico y sea parte de la cultura.

Pero, de verdad, creo que este es un fenómeno que nos puede inspirar.

Realmente creo que va en ambos sentidos.

Cineastas, amigos míos, ven Nollywood y dicen: «¡Guau! Ellos están haciendo lo que nosotros realmente queremos hacer, hacer plata y vivir de este trabajo».

Entonces, realmente creo que esto es una lección que nosotros estamos aprendiendo de ellos.

Y hay una cosa, un pequeño reto que tengo para ustedes, y debe hacernos meditar sobre la importancia de contar historias.

Y creo que esto es realmente el tema de esta sesión.

Traten de imaginarse un mundo en el cual el único objetivo es comida y techo, pero sin historias.

Sin cuentos alrededor de una fogata.

Sin leyendas, sin cuentos de hadas.

Nada.

Sin novelas.

Difícil,

¿cierto?

No tendría sentido.

Entonces, esto es lo que realmente pienso.

Creo que la clave para una sociedad sana es una comunidad fuerte de «cuenta cuentos», y pienso que los cineastas nigerianos de verdad lo han demostrado.

Yo quisiera que ustedes oyeran sus voces.

Sólo unos pocos momentos.

No es una secuencia sumada, sólo algunas voces de Nollywood.

Video: Nollywood es lo mejor que les puede pasar.

Si hay una industria que pone una sonrisa en las caras de la gente, esa es Nollywood.

Creo que muy pronto tendremos no solamente mejores películas, tendremos la película nigeriana original.

Aún son los temas básicos.

Amor, acción.

Pero los estamos relatando a nuestra propia manera, nuestra propia manera nigeriana, una manera africana.

Tenemos diversas culturas, diversas culturas, hay tantas, que en nuestras vidas, no veo cómo podríamos agotar las historias que tenemos.

FS: Mi trabajo termina aquí, y los cineastas de Nollywood ahora tienen que ponerse a trabajar de verdad.

Y de verdad espero que haya muchas, muchas colaboraciones, en las que nos enseñemos cosas mutuamente.

Y realmente espero que esto suceda.

Muchas gracias.


(Aplausos)
Chris Anderson: Espera.

Tengo dos preguntas.

Franco, tú la describes como la tercera industria cinematográfica del mundo en tamaño.

¿A qué traduce esto en cuanto al número real de películas?

FS: Ah, sí.

Creo que lo mencioné brevemente — llega a casi 2000 películas.

Hay datos científicos al respecto.

CA:

¿2000 películas por año?

2000 películas por año.

2005 ó 6.

La junta de ha censurado ya 1600 películas y sabemos que hay más.

Por lo tanto, es seguro decir que hay 2000 películas.

Imagínate 45 películas a la semana.

Hay retos.

Hay retos.

Hay exceso de películas, hay que mejorar la calidad; tienen que subir al siguiente nivel, pero soy optimista.

CA:

¿Y estas películas no se exhiben principalmente en cines?

FS: Ah sí, por supuesto.

Esto es muy importante.

De pronto para que puedas imaginarlo, estas películas son distribuidas directamente en mercados.

Son compradas en tiendas de video.

Pueden ser alquiladas por muy poco dinero.

CA:

¿En qué formato?

FS: Ah, el formato — gracias por la pregunta.

Sí, son VCDs.

Es un CD; es un poco más comprimida la imagen.

Ellos comenzaron con VHS.

Ciertamente no esperaron la tecnología de punta.

Comenzaron en el ’92, ’94.

Hay 57 millones de videograbadoras en Nigeria, que reproducen VHS y estos VCDs.

Es básicamente un CD.

Es un disco compacto.

CA:

¿En las calles, se consiguen películas?

FS: Puedes estar en un atasco en Lagos y puedes comprar una película o algunos bananos o agua.

Sí.


(Risas)
Y tengo que decir, que esto realmente demuestra que contar historias, es materia prima; es un producto principal.

No hay vida sin historias.

CA: Franco, muchas gracias.

https://www.ted.com/talks/franco_sacchi_a_tour_of_nollywood_nigeria_s_booming_film_industry/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *