Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Jack Horner: crear un dinosaurio a partir de un pollo – Charla TED2011

Jack Horner: crear un dinosaurio a partir de un pollo – Charla TED2011

Charla «Jack Horner: crear un dinosaurio a partir de un pollo» de TED2011 en español.

El renombrado paleontólogo Jack Horner ha pasado su carrera tratando de reconstruir un dinosaurio. Ha encontrado fósiles con vasos sanguíneos extraordinariamente bien conservados y tejidos blandos, pero nunca ADN intacto. Por eso, en un nuevo enfoque, está tomando descendientes vivos de los dinosaurios (los pollos) y modificándolos genéticamente para reactivar rasgos ancestrales -incluyendo dientes, colas, e incluso manos- para hacer un “Pollosaurus».

  • Autor/a de la charla: Jack Horner
  • Fecha de grabación: 2011-03-04
  • Fecha de publicación: 2011-06-07
  • Duración de «Jack Horner: crear un dinosaurio a partir de un pollo»: 996 segundos

 

Traducción de «Jack Horner: crear un dinosaurio a partir de un pollo» en español.

De niño en Montana, yo tenía dos sueños.

Quería ser paleontólogo, paleontólogo de dinosaurios, y tener un dinosaurio como mascota.

Y por ese sueño he luchado toda mi vida.

Tuve mucha suerte bien temprano en mi carrera.

Tuve la suerte de encontrar cosas.

No era muy bueno para leer cosas.

De hecho, no leo mucho de nada.

Tengo mucha y por eso me cuesta tanto leer.

Pero, en cambio, salgo y encuentro cosas.

Luego las recolecto.

Básicamente practico para encontrar dinero en la calle.


(Risas)
Y recorro las colinas.

Así descubrí algunas cosas.

He tenido la suerte de encontrar los primeros huevos del hemisferio occidental y los primeros bebés dinosaurio en sus nidos, los primeros embriones de dinosaurio y acumulaciones masivas de huesos.

Y esto sucedió en un momento en el que la gente recién empezaba a darse cuenta de que los dinosaurios no eran esos grandes reptiles verdes y tontos que se había pensado durante años.

La gente comenzaba a hacerse una idea de que los dinosaurios eran especiales.

Por eso, en ese momento, pude arriesgar algunas hipótesis interesantes junto con mis colegas.

Estábamos en condiciones de afirmar que los dinosaurios -con la evidencia que teníamos- que los dinosaurios hacían nidos y vivían en colonias cuidando a sus crías, alimentando a sus bebés, y que viajaban en manadas gigantes.

Por eso fue algo bastante interesante.

Fui más allá y descubrí más cosas, como que los dinosaurios eran en verdad muy sociales.

Hemos encontrado mucha evidencia de cambio en los dinosaurios de la etapa juvenil a la etapa adulta.

Que su aspecto habría sido diferente…

algo presente en todos los animales sociales.

En los grupos sociales de animales, los jóvenes siempre tienen un aspecto diferente de los adultos.

Los adultos pueden reconocer a los jóvenes y los jóvenes a los adultos.

Eso nos da una mejor idea del aspecto de los dinosaurios; que no se limitaban a perseguir jeeps por ahí.


(Risas)
Pero este aspecto social es lo que, supongo, atrajo a Michael Crichton.

En su libro habló de los animales sociales.

Luego Steven Spielberg, claro, retrata estos dinosaurios como criaturas muy sociales.

El tema de esta historia es «Creando un dinosaurio…» y así llegamos a esa parte de «Parque Jurásico».

Michael Crichton fue uno de los primeros en hablar de resucitar dinosaurios.

Todos conocen la historia,

¿no?

Digo, supongo que todos los presentes vieron «Parque Jurásico».

Si uno quiere hacer un dinosaurio sale, encuentra un trozo de savia de árbol petrificado -conocido también como ámbar- con algún insecto chupa sangre dentro, uno bueno, toma el insecto, perforando el ámbar, le saca un poco de ADN, porque es obvio que todos los insectos que chupaban sangre en esa época extraían también ADN de los dinosaurios.

Uno lleva el ADN al y lo clona.

Y supongo que lo inyecta, quizá en un huevo de avestruz o algo por el estilo.

Hay que esperar y, he aquí que aparece un pequeño dinosaurio bebé.

Y todo mundo contento.


(Risas)
Contentos una y otra vez.

Siguen haciéndolo; siguen creando estas cosas.

Y siguen… y siguen… los dinosaurios, seres sociales, dejan de lado su sociabilidad.

Y se juntan a conspirar.

Claro, eso es lo que le da base a la película de Steven Spielberg.

Los dinosaurios conspiran persiguiendo a la gente.

Supongo que todos saben que si uno tuviera una pieza de ámbar con un insecto dentro y la perfora y le saca algo al insecto y lo clona y lo repite una y otra vez obtendría una sala llena de mosquitos.


(Risas)

(Aplausos)
Y probablemente un puñado de árboles también.

Pero si uno quiere ADN de dinosaurio yo digo vayan a los dinosaurios.

Y eso es lo que hemos hecho.

En 1993 cuando se estrenó la película conseguimos recursos de la Fundación Nacional de Ciencias para tratar de extraer ADN de un dinosaurio.

Elegimos el dinosaurio de la izquierda un tiranosaurio rex, que era un ejemplar muy bueno.

Y una de mis ex estudiantes de doctorado la Dra.

Mary Schweitzer, tenía los antecedentes para hacer algo así.

Analizó un hueso de este T-rex, uno de los huesos del muslo, y encontró allí unas estructuras muy interesantes.

Hallaron estos objetos rojos de apariencia circular que ante la mirada de todo el mundo parecían glóbulos rojos.

Y están en lo que parecen ser canales sanguíneos que van a través del hueso.

Entonces pensó, bueno, qué diablos.

Y tomó una muestra del material.

No era ADN; no encontró ADN.

Pero sí encontró hemo, que es la base biológica de la hemoglobina.

Eso fue algo genial.

Fue interesante.

Aquí tenemos hemo de 65 millones de años.

Bueno, tratamos una y otra vez pero no pudimos extraer más.

Pasaron unos años y comenzamos el Proyecto Hell Creek.

El proyecto consistió en un emprendimiento masivo para conseguir tantos dinosaurios como fuera posible con la esperanza de encontrar algunos que contuviesen más material.

Al este de Montana hay mucho espacio, gran cantidad de tierras baldías, y no mucha gente.

Así que allí pueden encontrarse muchas cosas.

Y encontramos muchas cosas.

Encontramos muchos tiranosaurios pero hallamos uno en especial al que llamamos B-rex.

Encontramos a B-rex bajo cientos de metros cúbicos de roca.

No era un T-rex muy completo ni muy grande, pero era un B-rex muy especial.

Y con mis colegas lo seccionamos y pudimos determinar, al observar sus líneas de crecimiento detenido, líneas internas, que el B-rex había muerto a los 16 años.

No sabemos cuánto vivían los dinosaurios porque todavía no hemos encontrado al más longevo.

Pero este murió a los 16 años.

Le dimos muestras a Mary Schweitzer, y ella pudo determinar que el B-rex era hembra con base en el tejido medular hallado en el interior del hueso.

El tejido medular es la acumulación de calcio, el almacenamiento de calcio básicamente, presente en la preñez del animal, cuando un ave está preñada.

Y aquí estaba la carácterística que unía aves y dinosaurios.

Pero Mary fue más lejos.

Tomó el hueso y lo puso en ácido.

Todos sabemos que los huesos están fosilizados y, por ende, si uno lo pone en ácido no debería quedar nada.

Pero quedó algo.

Quedaron vasos sanguíneos.

Había vasos sanguíneos flexibles, distinguibles.

Ahí estaba el tejido blando de un dinosaurio.

Fue algo extraordinario.

Ella también encontró osteocitos que son las células que dejan los huesos.

Intentando mucho no pudimos hallar ADN pero ella sí encontró evidencia de proteínas.

Pero pensamos…

bueno, pensamos que quizá el material se iba a descomponer una vez desenterrado.

Pensamos que tal vez se iba a deteriorar muy rápido.

Por eso construimos un en la parte de atrás de un remolque de 18 ruedas, y llevamos el laboratorio al para obtener mejores muestras.

Y lo logramos.

Conseguimos mejor material.

El aspecto de las células mejoró.

Los vasos se veían mejor.

Luego el colágeno.

Digo, fue algo maravilloso.

Pero no es ADN de dinosaurio.

Así que descubrimos que el ADN de dinosaurio, y el ADN de todo, se descompone muy rápido.

Que no lograríamos hacer lo que hicieron en «Parque Jurásico».

No vamos a poder crear un dinosaurio a partir de un dinosaurio.

Pero las aves son dinosaurios.

Las aves son dinosaurios vivientes.

De hecho, las clasificamos como dinosaurios.

Ahora las llamamos dinosaurios no aviares y dinosaurios aviares.

Los dinosaurios no aviares son los grandes y torpes que se extinguieron.

Los dinosaurios aviares son nuestras aves modernas.

Así que no tenemos que hacer un dinosaurio; porque ya los tenemos.


(Risas)
Ya sé, Uds son tan malos como los niños de sexto grado.


(Risas)
Ellos al ver esto dicen: «No».


(Risas)
«Puedes llamarlo dinosaurio, pero mira el velociraptor: el velociraptor es genial».


(Risas)
«El pollo no».


(Risas)
Este es el problema, como podrán imaginar.

El pollo es un dinosaurio.

Quiero decir, lo es.

No pueden discutir eso porque somos nosotros quienes clasificamos, y lo hicimos de ese modo.


(Risas)

(Aplausos)
Pero los niños de sexto grado lo piden.

«Mejoren el pollo».


(Risas)
Por eso estoy aquí para contarles eso, cómo vamos a mejorar al pollo.

Hay varias maneras de mejorar al pollo.

Porque la evolución funciona y tenemos herramientas evolutivas.

Las vamos a llamar herramientas de modificación biológica.

Hay selección natural.

Sabemos que la selección funciona.

Comenzamos con una criatura parecida al lobo y terminamos con un maltés.

Quiero decir…

eso definitivamente es modificación genética.

O cualquiera de los otros tipos de perritos graciosos.

También tenemos transgénesis.

La transgénesis es genial también.

Consiste en sacar un gen de un animal y ponérselo a otro.

Así se hace un GloFish (pez flúo).

Se saca un gen fluorescente de un coral o una medusa y se lo coloca en un pez cebra y, ya, resplandece.

Eso es bastante genial.

Obviamente, se hace mucho dinero con esto.

Ahora se están haciendo conejos flúo y todo tipo de cosas flúo.

Supongo que podríamos hacer un pollo flúo.


(Risas)
Pero creo que eso tampoco satisfará a los niños de sexto grado.

Pero hay otra cosa.

Está lo que llamamos activación de atavismo.

La activación de atavismo básicamente es…

un atavismo es un rasgo ancestral.

Habrán oído que a veces los pollos nacen con cola y eso se debe a que es un rasgo ancestral.

Pueden ocurrir varios atavismos.

Las serpientes a veces nacen con patas.

Este es un ejemplo.

Este es un pollo con dientes.

Un compañero llamado Matthew Harris de la Universidad de Wisconsin, en Madison, descubrió una manera de estimular el gen de los dientes y pudo activar el gen de los dientes y producir pollos con dientes.

Ese es un buen rasgo.

Podemos recuperarlo.

Sabemos cómo usarlo.

Podemos hacer un pollo con dientes.

Eso se acerca más.

Es mejor que un pollo flúo.


(Risas)
Un amigo mío, un colega mío, el Dr.

Hans Larsson de la Universidad McGill está estudiando los atavismos.

Su análisis consiste en mirar la génesis del embrión de las aves y mirar su desarrollo.

Le interesa determinar cómo fue que las aves perdieron la cola.

También le interesa la transformación del brazo, la mano en el ala.

También está buscando esos genes.

Como dije: «Bueno, si puedes hallarlos puedo revertirlos y hacer lo que necesito para los niños de sexto grado».

Él estuvo de acuerdo.

Estamos en eso.

Si uno mira las manos de los dinosaurios, un velociraptor tiene esa mano genial con sus garras.

El archaeopteryx, un ave primitiva, todavía tiene esa mano muy primitiva.

Pero como pueden ver, la paloma, o el pollo o cualquier otra ave tiene una mano rara, porque la mano es un ala.

Pero lo genial es que si uno mira el embrión durante su gestación la mano se parece, en realidad, bastante a la mano del archaeopteryx.

Tiene los tres dedos, las tres yemas.

Pero hay un gen que al activarse los une.

Y por eso estamos buscando ese gen.

Queremos detener a ese gen, evitar que fusione esas manos, para conseguir un pollo con una mano de tres dedos como el archaeopteryx.

Y pasa lo mismo con las colas.

Las aves tienen básicamente colas rudimentarias.

Y sabemos que en el embrión durante la gestación del animal, tiene una cola relativamente larga.

Pero aparece un gen y la cola se reabsorbe, se elimina.

Ese es otro gen que estamos buscando.

Queremos detener la reabsorción de la cola.

En realidad estamos tratando de tomar un pollo, modificarlo, y hacer el «pollosaurus»
(Risas)
Es un pollo de aspecto más moderno.

Pero eso es solo lo más básico.

Eso es lo que estamos haciendo.

Y la gente siempre dice:

¿Por qué lo hacen?

¿Por qué hacer esto?

¿De qué sirve?

» Bueno, es una buena pregunta.

Creo que es una gran forma de enseñar a los niños biología evolutiva, biología del desarrollo y todo tipo de cosas.

Francamente, creo que si el Coronel Sanders [de Kentucky Fried Chicken, NT] fuese cuidadoso en la forma de anunciarlo podría ofrecer una presa extra.


(Risas)
Como sea…

cuando nuestro dino-pollo rompa el cascarón, será, obviamente, el polluelo de tapa o la chica de tapa [chica = chick = polluelo, NT] de tecnología, entretenimiento y diseño [TED, NT].

Gracias.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/jack_horner_building_a_dinosaur_from_a_chicken/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *