Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Jane Goodall ayuda a los humanos y los animales a vivir juntos – Charla TEDGlobal 2007

Jane Goodall ayuda a los humanos y los animales a vivir juntos – Charla TEDGlobal 2007

Charla «Jane Goodall ayuda a los humanos y los animales a vivir juntos» de TEDGlobal 2007 en español.

La legendaria investigadora de chimpancés, Jane Goodall, habla acerca de TAKE CARE y sus otros proyectos comunitarios, que ayudan a la gente en las poblaciones de en auge a vivir lado a lado de especies amenazadas.

  • Autor/a de la charla: Jane Goodall
  • Fecha de grabación: 2007-06-06
  • Fecha de publicación: 2008-09-08
  • Duración de «Jane Goodall ayuda a los humanos y los animales a vivir juntos»: 1426 segundos

 

Traducción de «Jane Goodall ayuda a los humanos y los animales a vivir juntos» en español.

Buenas tardes, buenas noches, lo que sea.

Podemos seguir, jambo, guten abend, bonsoir, pero también podemos hacer — ooh, ooh, ooh, ooh, ooh, ooh, ooh, ooh, ooh.

Ésa es la llamada que los chimpancés realizan antes de irse a dormir al anochecer.

Se oye sonar de un lado al otro del valle desde un grupo de nidos al siguiente.

Y quiero retomar mi charla esta noche desde donde Zeray dejó ayer.

Él estaba hablando acerca de este asombroso Australopitecino infantil de tres años, Selam.

Y también hemos estado escuchando acerca de la historia, del árbol genealógico, de la humanidad a través de los perfiles genéticos de ADN.

Y fue un paleóntologo, el difunto Louis Leakey, quién en realidad me puso en camino para estudiar de chimpancés.

Y éso fue bastante extraordinaria para ese entonces.

Ahora es bastante común, pero su argumento era, porque él había estado buscando por los restos fosilizados de los primeros humanos en África — y puedes averiguar mucho acerca de cómo se veían esos seres desde los fósiles, por la forma de las adhesiones musculares.

Algunas cosas acerca de cómo vivían desde los artefactos encontrados con ellos.

Pero ¿cómo se comportaban? Éso era lo que él quería saber.

Y, por supuesto, el comportamiento no fosiliza.

Él sostenía — y ahora es una teoría común — que si fueramos a encontrar patrones similares o iguales de conducta entre nuestros parientes más cercanos, los grandes simios, y los humanos de hoy en día, entonces, tal vez, esos comportamientos estaban presentes en el ancestro simio – humano hace algunos siete millones de años.

Y entonces, quizás nosotros habíamos traído esas características desde aquel pasado muy, muy antiguo.

Bueno, si ven los libros de texto hoy que tratan sobre la evolución humana, muchas veces encontrarán a personas especulando sobre cómo los primeros humanos podrían haberse comportado, basado en la conducta de los chimpancés.

Ellos se parecen más a nosotros que a cualquier otro ser viviente, y hemos escuchado acerca de ésto durante esta Conferencia de TED.

Entonces me queda para mí comentar sobre las maneras en las cuales los chimpancés son tan parecidos a nosotros en ciertos aspectos de su conducta.

Cada chimpancé tiene su propia personalidad.

Por supuesto, yo les he dado nombres.

Pueden vivir hasta 60 años o más, aunque pensamos que la mayoría probablemente no llega a los 60 años en libertad.

Sr Wurzel.

La hembra tiene su primer bebé a los 11 o 12 años.

Después sólo tiene un bebé cada cinco o seis años, con una larga dependencia de los infantes mientras son amamantados, mientras duermen con la madre a la noche, y cabalgan en su espalda.

Y creemos que esta larga infancia es importante para los chimpancés, igual que para nosotros, en relación con el aprendizaje.

A medida que el cerebro se vuelve más complejo durante la evolución en diferentes tipos de animales, entonces descubrimos en el aprendizaje un papel aún más importante en la historia de vida de un individuo.

Y los jóvenes chimpancés pasan mucho tiempo observando lo que hacen sus mayores.

Sabemos ahora que son capaces de imitar los comportamientos que ven.

Y nosotros creemos que es de esta manera que los diferentes comportamientos de uso de herramientas que ahora han sido vistos en todas las diferentes poblaciones de chimpancés estudiadas en África— como ésos han sido pasados de una generación a la siguiente a través de la observación, la imitación y la práctica, de manera que podemos describir estos comportamientos como una cultura primitiva.

Los chimpancés no tienen ningún lenguaje hablado.

Hemos hablado de ello.

Ellos sí tienen un abundante repertorio de posturas y gestos, muchos de los cuales son similares, o incluso idénticos, a los nuestros y se forman en los mismos contextos.

Los chimpancés al saludar se abrazan.

También se besan, se toman de las manos, se dan palmadas en la espalda.

Y ellos se pavonean y tiran rocas.

En la sociedad de los chimpancés encontramos muchos, muchos ejemplos de la compasión, precursores del amor y del altruismo verdadero.

Desafortunadamente ellos, como nosotros, tienen un lado oscuro en su naturaleza.

Son capaces de una brutalidad extrema, incluso de una especia de guerra primitiva.

Y estos comportamientos verdaderamente agresivos, la mayoría de las veces, están dirigidos hacían individuos de los grupos vecinos.

Son muy agresivos acerca del territorio.

Los chimpancés, yo creo, más que ninguna otra criatura, nos han ayudado a entender que, después de todo, no hay un línea marcada entre los humanos y el resto del reino animal.

Es una línea borrosa, y se vuelve más borrosa todo el tiempo, a medida que hacemos más observaciones.

El estudio que yo comencé en 1960 todavía sigue hasta hoy.

Y estos chimpancés, viviendo sus complejas vidas sociales en libertad, nos han ayudado—más que ninguna otra cosa— a darnos cuenta de que somos parte, y que no estamos separados, de los asombrosos animales con quienes compartimos el planeta.

Por éso, es bastante triste encontrar que los chimpancés, como muchas otras criaturas alrededor del mundo, están perdiendo sus hábitates.

Ésta es una sóla fotografía desde el aire, y les las colinas boscosas del Gombe.

Y fue cuando yo volé sobre toda el área hace unos 16 años, y me dí cuenta de que la parte exterior del parque, de este bosque, que en 1960 se extendía, casi intacto, sobre la costa oriental del lago Tanganyika, que es en donde se encuentra el pequeño, de unos 77 kilometros cuadrados, Parque Nacional del Gombe, que una pregunta surgió en mi mente — «¿Cómo siquiera podemos intentar salvar estos famosos chimpancés cuando las personas que viven cerca del Parque Nacional están luchando para sobrevivir?» Hay más personas viviendo allí de las que el lugar puede mantener.

Los números aumentaron por los refugiados que van llegando de Burundi y a través del lago desde el Congo.

Y son personas muy, muy pobres — ellos no podían costearse comprar comida de otro lado.

Ésto llevó a un programa, que nosotros llamamos Take Care («Hacerse cargo») Es una manera muy holística de mejorar las vidas de las personas viviendo en las aldeas alrededor del parque.

Empezó humildemente en 12 aldeas.

Ahora son 24.

No hay tiempo para contar todo, pero incluye cosas como tres viveros de árboles, métodos de agricultura más adecuadas para el suelo actualmente muy degradado, casi desértico en estas montañas.

Maneras de controlar, prevenir la erosión del suelo.

Maneras de recuperar las granjas sobreexplotadas de manera que luego de dos años puedan ser nuevamente productivas.

Trabajando para ayudar a los aldeanos a obtener agua limpia de los pozos.

Quizás también construir algunas aúlas.

Lo más importante de todo, creo yo, es trabajar con pequeños grupos de mujeres, proporcionándolas con oportunidades de sacar préstamos micro créditos.

Y nos han devuelto, como sucede alrededor del mundo, aproximadamente el 95 por ciento de todos los préstamos.

Dándoles el poder a las mujeres quienes trabajan con la educación, proveyéndoles becas a las niñas de manera que puedan terminar el secundario, en el claro entendimiento de que en todo el mundo a medida que la educación de la mujeres aumenta, baja la natalidad.

Proveemos información acerca de la planificación familiar y acerca de VIH/SIDA.

Y, como resultado de este programa, algo ha pasado para la conservación.

Lo que está pasando para la conservación es que los granjeros que viven en estas 24 aldeas, en vez de vernos como a un montón de blancos viniendo a estudiar a un montón de monos — y, por cierto, gran parte del personal es tanzano actualmente, pero cuando nosotros empezamos el programa Take Care, era un equipo tanzano el que iba a las aldeas, era un equipo tanzano el que hablaba con los aldeanos, preguntándoles qué era lo que les interesaba.

¿Estaban interesados en la conservación? Absolutamente no.

Estaban interesados en la salud, estaban interesados en la educación.

Y a medida que el tiempo pasó, y que su situación comenzó a mejorar, empezaron a entender más y más sobre la necesidad de la conservación.

Empezaron a entender que a medida que las partes más altas de las colinas quedaban sin árboles, pasan estas terribles erosiónes del suelo y coladas de barro.

Hoy, estamos desarrollando lo que llamamos el Gran Ecosistema del Gombre.

Ésta es un área alejada del Parque Nacional.

que se extiende dentro de todas estas tierras degradadas.

Y a medida que estas aldeas tienen una mejor calidad de vida, ellos están realmente dispuestos a apartar entre el 10 y el 20 por ciento de sus tierras en las colinas mantenidas en reserva, de manera que otra vez, a medida que los árboles vuelvan a crecer, los chimpancés tendrán corredores boscosos a través de los cuales podrán interactuar — como deben para mantener la viabilidad genética — con otros grupos remanentes fuera del Parque Nacional.

Entonces Take Care es un éxito.

Lo estamos duplicando en otras partes de África, alrededor de otras áreas silvestres que están enfrentando una presión poblacional extrema.

Los problemas en África, sin embargo, tal como hemos estado discutiendo en este primer par de días de TED, son problemas mayores.

Hay una extrema pobreza.

Y cuando tienes un número grande de personas viviendo en una tierra que no es fértil, particularmente cuando cortas los árboles, y dejas el suelo descubierto al viento, a la erosión, mientras las poblaciones desesperadas cortan más y más árboles para intentar cultivar comida para ellos y sus familias, ¿Qué va a suceder? Algo tiene que ceder.

Y hay otros problemas, no sólo en África, pero en el resto del mundo en desarrollo y de hecho, en todas partes.

¿Qué le estamos haciendo a nuestro planeta? Saben, el científico famoso E.

O.

Wilson dijo que si cada persona en este planeta tuviera el nivel de vida del europeo o norteamericano promedio, necesitaríamos tres nuevos planetas.

Hoy día dicen cuatro.

Pero no los tenemos, tenemos uno.

¿Y qué ha pasado? Quiero decir, la cuestión que está aquí, es que aquí estamos nosotros, probablemente el ser más inteligente que jamás haya caminado sobre el planeta Tierra, con este cerebro extraordinario, capaz del tipo de tecnología que está tan bien ilustrada en estas conferencias TED.

Y aún así estamos destruyendo el único hogar que tenemos.

Los indígenas alrededor del mundo, antes de tomar una decisión importante, se sentaban y se preguntaban, «¿Cómo afectará esta decisión a nuestra gente dentro de siete generaciones?» Hoy en día, las grandes decisiones — y no estoy hablando particularmente de en este caso, sino del mundo desarrollado — grandes decisiones que involucran millones de dólares, y millones de personas, suelen basarse en, ¿Cómo ésta afectará la próxima reunión de accionistas? Y estas decisiones afectan a África.

A medida que empecé a viajar dentro de África, hablando sobre los problemas que enfrentaban los chimpancés y sus bosques, me dí cuenta cada vez más como muchos de los problemas de podían ser ubicados en la puerta de la explotación colonial previa.

Entonces empecé a viajar fuera de África, hablando en Europa, hablando en los Estados Unidos, yendo a Asia.

Y en todos lados estaban estos terribles problemas, Y ustedes saben de qué tipo de problemas estoy hablando.

Estoy hablando de la contaminación.

El aire que respiramos a menudo nos enferma.

La tierra está envenenando nuestros alimentos.

El agua — el agua es tal vez uno de los temas más importantes que vamos a tener que enfrentar en este siglo.

Y en todos lados, el agua está siendo contaminada por químicos agrícolos, industriales y domésticos que todavía se distribuyen alrededor del mundo, aparentemente con la incapacidad de beneficiarse del aprendizaje de las experiencias pasadas.

Los manglares están siendo cortados, los efectos de algunas cosas, como los maremotos, se vuelven peores.

Hemos hablado acerca de la erosión del suelo.

Tenemos la quema irresponsable de los combustibles fósiles junto con otros gases de invernadero, así llamados, dirigiéndonos hacía el cambio climático.

Finalmente, alrededor del mundo las personas empiezan a creer que está pasando algo muy malo con nuestro clima.

En todo el mundo, los climas están confundidos.

Y son las personas más pobres las más afectadas.

Es la que ya está afectada.

En muchas partes de subsahariana las sequías son mucho peores.

Y cuando finalmente llueve, frecuentemente produce inundaciones y agrava los problemas, y el ciclo de pobreza y de hambre y enfermedad.

Y el tamaño de la población que vive en un área que el suelo no puede soportar, gente demasiado pobre para comprar comida, que no puede mudarse porque toda la tierra está degradada.

Y resulta la desertificación — cada vez más y más — mientras que los últimos árboles son cortados.

Y estas clases de cosas no pasan sólo en África.

Es en todo el mundo.

Por éso no me sorprendió que mientras estaba viajando alrededor del mundo conocí a tantos jovenes que parecían haber perdido la esperanza.

Parece que hemos perdido la sabiduría, la sabiduría de los pueblos indígenas.

Yo pregunté — «¿Por qué?» Bueno, ¿creen uds.

que puede haber algo desconectado entre este cerebro extraordinariamente inteligente, la clase de cerebro que las tecnologías de TED ejemplifican, y el corazón humano? Hablando de éllo en la forma no científica.

En términos del amor y de la compasión, ¿hay algo desconectado? Y estos jóvenes, cuando les hablo, básicamente estaban o deprimidos o apáticos, o amargados y enojados.

Y ellos dijeron más o menos lo mismo, «Nos sentimos de esta manera porque sentimos que ustedes han comprometido nuestro futuro y no hay nada que podamos hacer al respecto.» Hemos comprometido su futuro.

Yo tengo tres nietos pequeños, y cada vez que los veo y pienso en cómo hemos dañado este hermoso planeta desde que yo tenía su edad, siento esta desesperación.

Y éso llevó al programa que llamamos Roots and Shoots (Raíces y Brotes), que empezó aquí mismo en Tanzania y que ahora se ha difundido en 97 países alrededor del mundo.

Es simbólico.

Las Raíces hacen una base sólida.

Los brotes que parecen pequeños, para alcanzar el sol pueden romper una pared de ladrillos — veáse esa pared de ladrillo como los problemas que hemos causado al planeta, medio ambientales y sociales.

Es un mensaje de esperanza.

Cientos y miles de jóvenes alrededor del mundo pueden salir adelante y pueden hacer este un mejor mundo para todos los seres vivos.

El mensaje más importante de Roots and Shoots — todos y cada uno de nosotros hace una diferencia, todos los días.

Tenemos una opción.

Cada uno de nosotros en esta aúla, tenemos la opción de qué clase de diferencia queremos hacer.

Los muy pobres no tienen opción.

Depende de nosotros cambiar las cosas para que los pobres también tengan una opción.

Los grupos de Roots and Shoots todos eligen tres proyectos.

Depende de qué edad tengan, en qué país, si están en la ciudad o en el campo, en cuanto a que clases de proyectos hacen.

Pero básicamente, tenemos programas ahora desde el preescolar hasta la universidad, con más y más adultos que están empezando sus propios grupos Roots and Shoots.

Y en cada grupo se elige entre ellos tres clases diferentes de proyectos para hacer de este un mundo mejor, reconociendo que todos estos diferentes problemas están relacionados y se afectan entre ellos.

Entonces uno de sus proyectos será ayudar a su propia comunidad humana.

Y luego, si pueden, tal vez junten dinero para ayudar a comunidades en otras partes del mundo.

Uno de sus proyectos será ayudar a los animales — no sólo a la vida salvaje, sino a los animales domésticos también.

Y uno de sus proyectos será ayudar al medio ambiente que todos compartimos.

Y tejido entre todo esto hay un mensaje de aprender a vivir en paz y armonía con nosotros mismos, en nuestras familias, en nuestras comunidades, entre naciones, entre culturas, entre religiones y entre nosotros mismos y el mundo natural.

Necesitamos del mundo natural.

No podemos seguir destruyéndolo así a este paso.

No tenemos más que este único planeta.

Sólo eligiendo uno o dos de los proyectos de aquí mismo en que los grupos Roots and Shoots están realizando, sólo uno o dos proyectos — en Tanzania, en Uganda, Kenia Sudáfrica, Congo, Brazzaville, Sierra Leone, Camerún y otros grupos.

Y como digo, ahora están en 97 países alrededor del mundo.

Por supuesto, están plantando árboles, cultivando vegetales orgánicos.

Están trabajando en campos de refugiados, con gallinas y vendiendo los huevos por una pequeña suma, o sólo usándolos para alimentar a sus familias, y sintiéndose un sentido de orgullo y empoderamiento porque ya no son incapaces y dependientes de otros con sus vegetales y sus gallinas.

Está siendo usado en Uganda para darle alguna ayuda psicológica a niños ex soldados.

Hacer proyectos como éstos les devuelve la confianza.

Una vez más, son miembros productivos de la sociedad.

Tenemos este programa también en prisiones.

Entonces no hay tiempo para más Roots and Shoots ahora.

Pero — oh, ellos también trabajan con VIH/SIDA.

Es un componente muy importante de Roots and Shoots, con los niños más grandes hablandoles a los más pequeños.

Y sobre embarazos no deseados y cosas así, sobre cuales los jóvenes escuchan mejor a otros jóvenes, en vez de a los adultos.

La esperanza.

Ésa es la pregunta que suelen hacerme mientras ando alrededor del mundo, «Jane, tú has visto tantas cosas terribles, has visto a tus chimpancés disminuir en número desde casi un millón al comienzo del siglo a no más de 150 mil ahora.

Y lo mismo con tantos otros animales.

Bosques desapareciendo, desiertos donde habían bosques.

¿Realmente tienes esperanza?» Bueno, sí.

No pueden venir a una conferencia como TED y no tener esperanza ¿pueden ustedes? Por supuesto, hay esperanza.

Por una hay este increíble cerebro humano.

Y, quiero decir, piensen en las tecnologías.

Y yo he estado tan entusiasmada, finalmente, a encontrar a las personas hablando sobre letrinas aboneras.

Es uno de mis pasatiempos principales.

Nosotros tiramos toda esta agua por el sanitario, es terrible.

Y luego hablando acerca de la energía renovable, desesperadamente importante.

¿Nos importa el estado del planeta por nuestros niños? ¿Cuántos de nosotros tenemos hijos o nietos, sobrinas, sobrinos? ¿Nos preocupamos por su futuro? Y si nos preocupamos por su futuro, nosotros como la élite del mundo, podemos hacer algo sobre ello.

Podemos tomar decisiones acerca de cómo vivir cada día.

Qué comprar.

Qué vestir.

Y elegir tomar estas decisiones considerando, ¿cómo ésto afectará al ambiente alrededor de mí? ¿Cómo afectará la vida de mi hijo/a cuando él o ella crezca? O mi nieto/a, o lo que sea.

De manera de que el cerebro humano, unido con el corazón humano — y con las manos unidas alrededor del mundo.

Y éso es en lo que TED está ayudando tan bien, y Google quien nos ayuda, y ESRI están ayudándonos a mapear en el Parque Nacional del Gombe.

Todas esas tecnologías podemos usar.

Ahora vamos a vincularlas, y ésto está empezando a pasar ¿no es así? Lo han oído esta tarde.

Está empezando a pasar.

Este cambio, este cambio, para ver el cambio que nosotros debemos tener si nos preocupamos por el futuro.

Y la siguiente razón para tener esperanza — la naturaleza es sorprendentemente resistente.

Pueden tomar un área que está absolutamente destruida — con tiempo y quizás algo de ayuda puede regenerarse.

Y un ejemplo es el programa Take Care.

Les conté donde hubo un tocón aparentemente muerto — si dejas de cortarlo para madera, la que no necesitas porque hay lotes de madera, entonces en cinco años puedes tener un árbol de 9 metros.

Y los animales, casi al borde de la extinción, pueden tener una segunda oportunidad.

Ése es mi siguiente libro.

Es inspirador.

Y me lleva a mi última categoría de la esperanza — y hemos oído hablar tanto de ésto en los últimos dos días: este indomable espíritu humano.

Esta determinación de las personas, la resistencia del espíritu humano.

De manera que personas que hubieran pensado estar abatidas por la pobreza, o por la enfermedad, o lo que sea, pueden salirse de ello, a veces con una pequeña ayuda, y su parte en la sociedad, y en cambiar el mundo.

Y pensar en sólo una o dos personas de que son realmente inspiradoras.

Podríamos hacer una lista muy larga, pero obviamente Nelson Mandela saliendo de 17 años de trabajos forzados, 23 años de prisión, con esta asombrosa capacidad de perdonar de manera de poder liderar su nación fuera del cruel regimen del apartheid sin ningún masacre.

Ken Saro-Wiwa, en Nigeria, quien se enfrentó a las gigantes companías petroleras.

Y, a pesar de que las personas alrededor del mundo se esforzaron, fue ejecutado.

Personas como éstas son tan inspiradoras.

Personas como éstas son los modelos de conducta que necesitamos para los jóvenes africanos.

Y necesitamos algunos modelos de conducta medio ambientalistas también, y he escuchado a algunos de ellos hoy.

Por éso, estoy realmente agradecida por esta oportunidad para compartir este mensaje, otra vez, con todos en TED.

Y espero que algunos de nosotros nos podamos reunir y hablar acerca de algunas de estas cosas, especialmente el programa Roots and Shoots.

Y sólo una última palabra sobre éso — la mujer que está dirigiendo todo este centro de conferencias, la conocí hoy.

Ella se me acercó emocionada, con su certificado.

Ella estaba en Roots and Shoots.

Ella estaba en el liderazgo en Es Salaam.

Dijo que le había ayudado a realizar lo que está haciendo.

Y fue muy, muy emocionante para mí conocerla a ella y ver sólo un ejemplo de cómo estos jóvenes, cuando se les da el poder, la oportunidad de tomar acción, de hacer el mundo un lugar mejor, realmente son nuestra esperanza para el futuro.

Gracias.

(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/jane_goodall_how_humans_and_animals_can_live_together/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *