Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Joshua Klein sobre la inteligencia de los cuervos – Charla TED2008

Joshua Klein sobre la inteligencia de los cuervos – Charla TED2008

Charla «Joshua Klein sobre la inteligencia de los cuervos» de TED2008 en español.

El hacker y escritor Joshua Klein está fascinado por los cuervos (¿alguna vez has notado el brillo de la inteligencia en sus ojitos negros?) Después de un prolongado estudio amateur del comportamiento córvido, ha formulado una elegante maquinita que quizás forme un nuevo lazo entre el animal y el ser humano.

  • Autor/a de la charla: Joshua Klein
  • Fecha de grabación: 2008-03-03
  • Fecha de publicación: 2008-05-13
  • Duración de «Joshua Klein sobre la inteligencia de los cuervos»: 606 segundos

 

Traducción de «Joshua Klein sobre la inteligencia de los cuervos» en español.

¿Cuántos han visto la película de Alfred Hitchcock, «Los pájaros»?

¿Alguien se alteró mucho con ella?

Quizás quieran retirarse ahora.


(Risas)
Esta es una máquina expendedora para cuervos.

En días anteriores, muchos me han preguntado: «

¿Cómo te iniciaste en esto?

¿Cómo empezaste?

» Y empezó, como muchas grandes ideas, o como muchas ideas de las que no te puedes deshacer de ningun modo, en un cóctel.

Hace unos 10 años, estaba en un cóctel con un amigo mío estábamos sentados y él se quejaba de los cuervos que había visto invadiendo su patio y causando destrozos.

Y me decía que debíamos intentar erradicarlos.

Teníamos que matarlos por que hacían destrozos.

Dije que eso era estúpido, quizás deberíamos entrenarlos para hacer algo útil.

Él respondió que eso era imposible.

Seguramente coincidirán conmigo en encontrar eso tremendamente irritante, cuando alguien dice que es imposible.

Así que pasé los siguientes 10 años leyendo sobre cuervos en mi tiempo libre.


(Risas)
Y despues de 10 años de esto, mi esposa dijo: «Mira, tienes que hacer esto de lo que has estado hablando y construir la máquina expendedora.» Así que la hice.

Pero parte de la razón de encontrar esto interesante es que empecé a notar que estamos muy conscientes de toda especie que se extinguen en el planeta, como resultado de la expansión del hábitat humano y nadie parece estar poniéndole atención a las especies que están viviendo, que están sobreviviendo.

Y hablo en particular de las especies sinantrópicas, aquellas adaptadas específicamente para ecologías humanas.

Especies como las ratas, las cucarachas y los cuervos.

Conforme los estudiaba, encontraba que estaban hiperadaptadas.

Se habían vuelto autenticos expertos en vivir con nosotros.

Y a cambio, sólo tratábamos de matarlos todo el tiempo.

Y al hacerlo, los criábamos para ser parásitos.

Les dábamos toda clase de razones para adaptar nuevos comportamientos.

Por ejemplo, las ratas se reproducen muy exitosamente.

Y las cucarachas, como cualquiera que haya intentado librarse de ellas sabe se han vuelto de verdad inmunes a los venenos que usamos.

Así que pensé, construyamos algo que sea mutuamente beneficioso, construyamos algo así, y encontremos alguna forma de formar una nueva relación con estas especies.

Así que construí la máquina expendedora.

Pero su historia es un poco más interesante si saben más de cuervos.

Resulta que los cuervos no sólo están sobreviviendo con los humanos, de hecho están prosperando.

Se les encuentra por todo el planeta excepto en el Ártico y en el extremo sur de Sudamérica.

Y en toda esa área, rara vez son encontrados criando a más de 5 km de distancia de los seres humanos.

Así que quizás no pensemos en ellos pero siempre están cerca.

Y evidentemente, dado el crecimiento de la población humana… …más de la mitad de la población humana vive ahora en ciudades.

Y de ella, nueve décimos del crecimiento demográfico ocurre en las ciudades.

Estamos viendo a un gran incremento en las poblaciones de cuervos.

El recuento de aves indica que quizás estemos viendo un crecimiento exponencial en su número.

Así que eso no es una gran sorpresa.

Lo verdaderamente interesante fue descubrir que las aves se adaptaban de una manera muy inusual.

Les daré un ejemplo de ello.

Esta es Betty.

Es un cuervo de Nueva Caledonia Y estos cuervos, en su hábitat usan palos para extraer insectos y quien sabe que más, de pedazos de madera.

Aquí ella intenta sacar un pedazo de carne de un tubo.

Pero los investigadores tenían un problema.

Se equivocaron y dejaron ahí solo un tramo de alambre.

Y el cuervo no había tenido la oportunidad de hacer esto antes.

Ven, no estaba funcionando.

Así que se adaptó.

Esto es totalmente espontáneo.

Nunca había visto hacer esto antes.

Nadie le enseñó a doblar esto en un gancho, o que podría hacerse.

Lo hizo por sí solo.

Así que recuerden que nunca ha visto hacer esto.

Correcto.


(Risas)
Si.

Correcto.


(Aplausos)
Esa es la parte en que los investigadores alucinaron.


(Risas)
Resulta que hemos encontrado más y más que los cuervos son muy, muy inteligentes.

Sus cerebros tienen la misma proporción que los cerebros de los chimpancés.

Hay toda clase de anécdotas de los diferentes tipos de inteligencia que tienen.

Por ejemplo en Suecia los cuervos esperan a que los pescadores pongan sedales en hoyos en el hielo.

Cuando los pescadores se quitan los cuervos bajan, enrollan los sedales y se comen el pescado o el cebo.

Es muy molesto para los pescadores.

En otro órden de cosas en la Universidad de Washington, hace pocos años estaban haciendo un experimento en el que capturaron cuervos en el campus.

Algunos estudiantes consiguieron unos cuervos las trajeron, los pesaron, los midieron y demás y los soltaron.

Y les divirtió descubrir que el resto de la semana, esos cuervos a donde quiera que fueran esos estudiantes los cuervos les graznaban, perseguían y les hacían la vida imposible.

Les divirtió mucho menos cuando esto continuó la siguiente semana y el siguiente mes, y después de vacaciones de verano.

Hasta que se graduaron y se fueron del campus felices de hacerlo, seguro.

Regresaron tiempo después, y descubrieron que los cuervos los recordaban todavía.

Moraleja: no enojes a los cuervos.

Ahora, estudiantes de la Universidad de Washington estudian esos cuervos usando peluca y máscara.


(Risas)
Es muy interesante.

Sabemos que los cuervos son muy listos pero cuanto más investigaba, más encontraba que tienen una adaptación mucho más importante.

Video: Los cuervos se han vuelto expertos en vivir en estos nuevos entornos urbanos.

En esta ciudad japonesa, han diseñado una forma de comer un alimento que normalmente no pueden conseguir: dejarlo caer en el tráfico.

El problema ahora es recoger los pedazos sin ser atropellado.

Espera a la luz que detiene el tráfico.

Entonces, recoge tu nuez partida de forma segura.


(Risas)

(Aplausos)
Joshua Klein: Sí, si.

Muy interesante.

Lo de esto no es que los cuervos usen autos para abrir nueces.

Eso es historia antigua para los cuervos.

Esto ocurrió hace como 10 años en un lugar llamado Sendai City, una escuela de conducción a las afueras de Tokio.

Desde entonces todos los cuervos del vecindario adquirieron este comportamiento.

Ahora, cada cuervo 5 km a la redonda se para en la acera esperando a recoger su almuerzo.

Aprenden entre ellos y la investigación lo corrobora.

Los padres parecen enseñarlo a sus hijos.

Aprenden de sus pares, lo han aprendido de sus enemigos.

Si tengo tiempo, les contaré un caso de infidelidad entre cuervos que ilustra eso muy bien.

El asunto es que han desarrollado adaptación cultural.

Y como escuchamos ayer esa es la caja de Pandora que nos está metiendo en problemas y empezamos a verlo con ellos.

Son capaces de adaptarse muy rápida y flexiblemente a nuevos retos y recursos en su entorno lo cual es muy útil si vives en una ciudad.

Entonces, sabemos que hay muchos cuervos.

Sabemos que son muy listos, y sabemos que pueden enseñarse entre ellos.

Cuando esto se volvió claro para mí me di cuenta que lo obvio era construir una máquina expendedora.

Así que eso hicimos.

Esta es una máquina expendedora para cuervos.

Usa el entrenamiento Skinner para modificar su comportamiento en 4 etapas.

Es muy sencillo.

Básicamente, pusimos esto en un terreno o un lugar donde hay montones de cuervos y pusimos monedas y maníes (cacahuates) alrededor de la máquina Y ocasionalmente los cuervos llegaron y se comieron los maníes y se acostumbraron a que la máquina estuviera ahí.

Y eventualmente se comieron todos los maníes.

Y entonces vieron los maníes en el comedero y se subieron y se sirvieron.

Y cuando se fueron, la máquina sacó más monedas y maníes y la vida es grandiosa si eres un cuervo.

Puedes volver cuando quieras y conseguir un maní.

Entonces, cuando se acostumbran a eso, continuamos haciéndolos volver.

Ahora están acostumbrados al sonido de la máquina, y siguen regresando y sacando esos maníes de entre el montón de monedas que hay ahí.

Y cuando se ponen de verdad felices por esto vamos y los bloqueamos.

Avanzamos a la 3.ª etapa, donde sólo les damos una moneda.

Ahora, como nosotros al acostumbrarnos a algo bueno esto los enoja.

Así que hacen lo que en la naturaleza cuando buscan algo quitan cosas que estorben con su pico.

Y lo hacen aquí, y tiran la moneda por la ranura, y cuando eso pasa, consiguen un maní.

Y así sigue por un tiempo.

Los cuervos aprenden que todo lo que tienen que hacer es llegar esperar que salga la moneda, ponerla en la ranura y que entonces consiguen su maní.

Y cuando están a gusto así avanzamos a la etapa final, en la cual ellos llegan y no pasa nada.

Y aquí es donde vemos la entre cuervos y otros animales.

Las ardillas, por ejemplo, llegarían, buscarían el maní y se irían.

Regresarían, buscarían el maní, se irían.

Hacen esto quizás media docena de veces antes de aburrirse y se marchan a jugar en el tráfico.

Los cuervos, por otro lado, llegan e intentan y tratan de resolverlo.

Saben que la máquina ha estado confundiéndolos a través de tres etapas distintas de comportamiento.


(Risas)
Se imaginan que tiene que haber algo en ello.

Así que le escarban, le pican y demás.

Y eventualmente algunos cuervos tienen la brillante idea de que: «Oye, hay montones de monedas de la primera etapa tiradas en el piso», bajan, recogen, la echan en la ranura.

Ahora ya no hay obstáculos.

Ese cuervo disfruta un monopolio temporal en maníes hasta que sus amigos descubren cómo hacerlo, y aquí vamos.

Lo que es para mí de esto no es que podamos entrenar cuervos a recoger maníes.

Acuérdense, se pierden 216 millones de dólares en cambio cada año pero no estoy seguro de poder contar con los cuervos para ese ROI.

En cambio, creo que debemos pensar un poco más a lo grande.

Creo que los cuervos pueden ser entrenados a hacer otras cosas.

Por ejemplo,

¿por qué no entrenarlos a recoger basura después de eventos en estadios?

¿O a encontrar componentes caros en aparatos electrónicos desechados?

¿O quizás para búsqueda y rescate?

Lo principal de todo esto para mí es que podemos encontrar sistemas mutuamente benéficos para estas especies.

Podemos encontrar formas de interactuar con estas otras especies que no consista en exterminarlas sino en encontrar un equilibrio con ellas que sea útil.

Muchas gracias.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/joshua_klein_a_thought_experiment_on_the_intelligence_of_crows/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *