Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Larry Brilliant argumenta a favor del optimismo – Charla Skoll World Forum 2007

Larry Brilliant argumenta a favor del optimismo – Charla Skoll World Forum 2007

Charla «Larry Brilliant argumenta a favor del optimismo» de Skoll World Forum 2007 en español.

Hemos sabido acerca del calentamiento global por 50 años y hecho poco para evitarlo, dice el director de Google.org Larry Brilliant. A pesar de esto y de otras tendencias deprimentes él se muestra optimista y nos dice por qué.

  • Autor/a de la charla: Larry Brilliant
  • Fecha de grabación: 2007-01-01
  • Fecha de publicación: 2007-11-21
  • Duración de «Larry Brilliant argumenta a favor del optimismo»: 1261 segundos

 

Traducción de «Larry Brilliant argumenta a favor del optimismo» en español.

Voy a tratar de darles una perspectiva del mundo tal y como lo veo, los problemas y las oportunidades que enfrentamos, y luego hacer la pregunta de si debemos ser optimistas o pesimistas.

Y entonces les revelaré un secreto que devela por qué soy un optimista incurable.

Déjenme empezar por mostrarles un video de Al Gore que ustedes probablemente ya han visto antes.

Ahora, todos han visto «Una Verdad Incómoda».

Esto es un poco más incómodo.

(Video): Hombre: ….

preguntas extremadamente peligrosas.

Porque con nuestro conocimiento presente, no tenemos idea de lo que puede pasar.

Incluso ahora, el hombre puede estar cambiando inadvertidamente el clima mundial a través de los productos de desecho de su civilización.

Cada año, nuestras fábricas y automóviles producen y liberan más de seis billones de toneladas de dióxido de carbono que ayudan al aire a absorber calor del sol — nuestra atmósfera parece estar calentándose progresivamente.

¿Es malo ésto?

Bueno, se ha calculado que el aumento de unos pocos grados en la temperatura de la tierra podría derretir los cascos de hielo polares.

Y si esto ocurre, el mar tierra adentro llenaría una buena porción del valle de Mississippi.

Los turistas podrían observar las torres de Miami sumergidas desde barcos con fondo de cristal a través de 46 metros de agua tropical.

Porque, cuando del clima se trata, no estamos sólo enfrentándonos con fuerzas de una variedad mayor incluso que las que los físicos atómicos enfrentan, sino con la vida misma.

Larry Brilliant:

¿Debiésemos sentirnos bien, o debiésemos sentirnos mal que 50 años de conocimiento anticipado han servido de tan poco?

Bueno, realmente depende de cuales sean tus metas.

Y cuando pienso en mis metas, siempre me remonto a la sabiduría de Gandhi.

Cuando le preguntaron a Mahatma Gandhi, «

¿Cómo sabe usted si el próximo acto que está a punto de realizar es el acertado o el errado?

» Él respondió, «Imagine el rostro del ser humano más pobre, y más vulnerable que usted se haya encontrado jamás, y pregúntese si lo que está contemplando hacer benefeciaría a esa persona.

Si así fuese, es la decisión acertada.

Y si no, reconsidérelo.

Para nosotros, los aquí reunidos, no se trata sólo del más pobre y vulnerable de los individuos, se trata de la comunidad, de la cultura, se trata del mundo mismo.

Y las tendencias para los que viven en la periferia de nuestra sociedad, que son los más pobres y los más vulnerables, estas tendencias abren un gran caso para el pesimismo.

Pero también abren un caso maravilloso para el optimismo.

Revisemos ambos casos.

Primero que todo, las tendencias globales.

Hay previsto en el sistema un cambio climático de dos o tres grados Causará la elevación de los mares.

Causará depósitos salinos en los pozos y tierra adentro.

Perjudicará desproporcionadamente a los más pobres y a los más vulnerables, como también lo hará el crecimiento acelerado de la población.

A pesar de que hemos evadido la explosión demográfica de Paul Ehrlich y no veremos 20 billones de habitantes en esta década como él pronosticó, comemos como si fuéramos 20 billones.

Y consumimos tanto que, otra vez, un aumento de 6.5 billones a 9.5 billones durante la generación de nuestos nietos perjudicará desproporcionadamente a los más pobres y a los más vulnerables.

Es por eso que ellos migran a las ciudades.

Por eso en Junio de este año, excedimos como especie, el 51% de habitantes viviendo en ciudades, en casas improvisadas, campamentos y favelas.

Las areas rurales ya no producen tanta comida como antes.

La revolución ecológica nunca llegó a Africa.

Y con la desertificación, tormentas de arena, el Desierto de Gobi, el Ogaden cada vez es más difícil hacer que una hectárea produzca tantas calorías como producía 15 años atrás.

Así que los humanos están inclinándose más hacia el consumo de animales.

En Africa el año pasado, los Africanos comieron 600 millones de animales salvajes, y consumieron dos billones de kilos de carne.

Cada kilógramo de carne contenía miles de millones de nuevos virus que nunca han sido estudiados y cuyas secuencias genéticas no conocemos.

No sabemos de sus potencialidades para crear pandemias, pero estamos a punto de enfrentar la aparición de enfermedades contagiosas originadas en animales.

De manera creciente, yo diría, crecimiento explosivo de la tecnología.

La mayoría de nosotros nos beneficiamos de este crecimiento.

Pero tiene un lado oscuro — en armas biológicas y en tecnología que nos pone en el camino de magnificar iras, odios o el sentimiento de marginalización.

Y de hecho, con el aumento de la goblalización — que trae consigo grandes ganadores y aún más grandes perdedores — hoy el mundo es más diverso e injusto de lo que, quizás, nunca ha sido en la historia.

El 1% de nosotros es dueño del 40% de todos los bienes y servicios.

¿Que pasaría si el billón de gente que hoy vive con menos de un dolar al día se elevara a tres billones en los próximos 30 años?

El 1% será dueño de aún más que el 40% de todos los bienes y servicios en el mundo.

No porque se hayan enriquecido, sino porque el resto del mundo se ha ido empobreciendo progresivamente.

La semana pasada, Bill Clinton en los Premios TED dijo, «Esta situación no tiene precedentes, es desigual, injusta e inestable» Así que hay un montón de razones para el pesimismo.

Darfur es, en esencia, una guerra de recursos.

El año pasado, hubieron 85,000 disturbios en China, 230 al día, que requirieron intervención policíaca o militar.

La mayoría de ellos fueron acerca de recursos.

Estamos enfrentando una cantidad de desastres a una escala sin precedentes.

Algunos están relacionados con el clima, con los derechos humanos, epidemias.

Y las nuevas enfermedades emergentes pueden hacer de la H5N1 y la gripe aviar un pintoresco avance de lo que está por venir.

Es un mundo desestabilizado.

Y a del mundo desestabilizado en el pasado, éste será trasmitido a ustedes en directo via You Tube, lo verán en la televisión digital y en sus teléfonos móviles.

¿A dónde conducirá esto?

Para algunos, conducirá a la ira, a la violencia religiosa y sectaria y al terrorismo.

Para otros, abandono, cinismo, decepción y materialismo.

Para nosotros

¿a dónde nos lleva como activistas sociales y empresarios?

A medida que observamos estas tendencias,

¿nos iremos desalentando o nos energizaremos?

Consideremos un caso específico, el caso de Bangladesh.

Primero, aún si las emisiones de dióxido de carbono cesaran hoy, el calentamiento global continuaría.

Y aún con el calentamiento global — si usted puede ver estas líneas azules, la linea de puntos muestra que aún si las emisiones de gases efecto invernadero cesaran hoy, las próximas décadas verán un aumento en los niveles del mar.

Un mínimo de 50 a 76 centímetros de aumento en los niveles del mar es el mejor escenario que podemos esperar, y puede ser 10 veces eso.

¿Cómo afectará esto a Bangladesh?

Vamos a ver.

Aquí esta Bangladesh.

El 70% de Bangladesh está a menos de un metro y medio por encima del nivel del mar.

Subamos y echémosle un vistazo a Los Himalayas.

Y veremos como el calentamiento global los está derritiendo.

Más agua cae de las montañas, las areas desforestadas, aquí en Tarai, serán incapaces de absorber el efluente, porque los árboles son como pajillas que absorben el exceso de agua fuera de estación.

Ahora estamos mirando hacia abajo, al sur, a través de Kali Gandaki.

Pienso que muchos de ustedes, probablemente han excursionado aquí.

Y vamos a navegar hacia bajo hasta Bangladesh y veremos cual será el impacto si hubiese doble aumento en el nivel de agua, el agua que viene del norte, y la elevación del nivel del mar por el sur.

Fijémonos en los cinco ríos más grandes que alimentan a Bangladesh.

Y ahora miremos desde el sur, hacia arriba y veamos esto en relieve.

Un mínimo de 50 a 76 centímetros de aumento en los mares, combinado con el incremento del flujo de agua proveniente de los Himalayas.

Échenle un vistazo a esto.

Puede esperarse que 100 millones de refugiados de Bangladesh migren a la India y China.

Esta es la dificultad que un país enfrenta.

Pero si miran el globo, alrededor de toda la tierra, dondequiera que haya un área baja, áreas pobladas cercanas al agua, encontrarán una subida en el nivel del mar que representará un reto a nuestra forma de vida.

Africa Sub-Sahariana, y aún nuestra propia área de la Bahía de San Franscisco.

Estamos todos juntos en esto.

Esto no es algo que pasa lejos a otros que no conocemos.

El calentamiento global es algo que nos pasa a todos nosotros, todos a la vez.

Como lo son estas nuevas y emergentes enfermedades contagiosas, nombres que no habían oído en 20 años: ebola, fiebre Ihasa, la viruela del simio.

Con la erosión del cinturón verde que separaba a los animales de los humanos, ambas especies vivimos dentro del ambiente viral de la otra.

¿Recuerdan, 20 años atrás, que nadie había oído nunca acerca del virus del Nilo Occidental?

Y entonces, fuimos testigos de como un caso apareció en la Costa Este de Estados Unidos y cómo avanzaba cada año hacia occidente.

¿Recuerdan que nadie había oído del ebola hasta que oímos que cientos de personas estaban muriendo en Africa Central de lo mismo?

Este es sólo el comienzo, desafortunadamente.

Han aparecido 30 nuevas enfermedades contagiosas que se originan en animales que han saltado especies en los últimos 30 años.

Hay razones de sobra para ser pesimistas.

Pero ahora, hablemos del argumento por el optimismo.


(Risas)
Suficiente de malas noticias.

Los seres humanos siempre hemos estado a la altura de los retos.

Sólo tienen que mirar la lista de Premios Nobel para constatarlo.

Hemos estado aquí antes, paralizados por el miedo, paralizados en la inacción, cuando alguno — probablemente uno de ustedes en esta habitación —saltó al vacío y creó una organización como Médicos por la Responsabilidad Social que luchó en contra de la amenaza nuclear, Médicos Sin Fronteras, que renovó nuestro compromiso de ayuda en situaciones de desastre, Mohamed ElBaradei y la tremenda esperanza y optimismo que nos trajo, a todos nosotros y nuestro propio Muhammad Yunus.

Hemos visto la erradicación de la viruela.

Podríamos ver la erradicación de la polio este año.

El año pasado, hubo sólo 2,000 casos en el mundo.

Podríamos ver la erradicación del gusano de guinea el próximo año — quedan sólo 35,000 casos en el mundo.

20 años atrás había tres millones y medio de casos.

Y hemos visto una nueva enfermedad, diferente de las 30 nuevas enfermedades contagiosas emergentes.

Esta enfermedad se llama sindrome de riqueza repentina
(Risas)
Es un fenómeno sorprendente.

Estamos viendo por doquier en el mundo tecnológico a gente joven contagiada con esta enfermedad del sindrome de riqueza repentina.

Pero están usando su abundancia de una manera diferente a sus antecesores.

No están esperando a morir para crear fundaciones.

Están guiando activamente su dinero, sus recursos, sus corazones, sus compromisos, para hacer del mundo un lugar mejor.

Definitivamente, nada puede dar más optimismo que eso.

Más razones para ser optimista.

En los sesenta, y yo soy una criatura de los sesenta, hubo un movimiento.

Todos sentimos que éramos parte de él, que un mundo mejor estaba a la vuelta de la esquina, que estábamos presenciando el nacimiento de un mundo libre de odio, violencia y prejuicios.

Hoy, hay otra clase de movimiento.

El movimiento para salvar el planeta.

Está comenzando.

Cinco semanas atrás, un grupo de activistas de la comunidad de negocios se reunió para evitar que una empresa de servicio público en Texas construyera nueve plantas eléctricas alimentadas con carbón que habrían contribuido a la destrucción del medio ambiente.

Seis meses atrás, un grupo de activistas de negocios se reunió con el gobernador Republicano en California para pasar la AB 32, la legislación más radical en la historia medio ambiental.

Al Gore hizo presentaciones en la Cámara de Representantes y en el Senado en calidad de testigo experto.

¿Se imaginan?


(Risas)
Estamos viendo un acuerdo cordial entre ciencia y religión que hace cinco años yo no hubiera creído, así como la comunidad evangélica ha comprendido la situación desesperada del calentamiento global.

Y ahora 4,000 iglesias se han sumado al movimiento de protección del medio ambiente.

Esto es algo por lo que se puede ser inmensamente optimista.

El plan Europeo 20-20-20 es un sorprendente adelanto, algo que debiese hacernos a todos sentir que hay esperanza en el horizonte.

Y el 14 de Abril se celebrará el Día del Paso Adelante, donde habrán mil movimientos activistas sociales autogestionados en EEUU que se alzarán en protesta contra la legislación — a favor de la legislación para detener el calentamiento global.

Y el 7 de Julio, alrededor del mundo, me enteré ayer mismo, se celebrarán los conciertos globales en Vivo.

Y pueden sentir en el aire esta movida llena de optimismo para salvar el planeta.

Ahora, eso no significa que la gente entienda que el calentamiento global perjudica mayormente a los pobres y a los débiles.

Significa que la gente está dando el primer paso, que es actuar al margen de sus propios intereses individuales.

Pero estoy observando en los grandes fundadores, en CARE, Rockefeller, Rockefeller Brothers Fund, Hewlett, Mercy Corps, ustedes todos, Google, y tantas otras organizaciones, el comienzo de la comprensión que necesitamos para trabajar no sólo en la prevención primaria del calentamiento global, sino en la prevención secundaria de las consecuencias del calentamiento global en los más pobres y los más vulnerables.

Pero desde mi punto de vista, tengo otra razón para ser un optimista incurable.

Y ustedes han oído tantas historias inspiradoras aquí y yo escuché otras tantas anoche, que se me ocurrió compartir un poco de la mía.

Mis antecedentes no encajan exactamente con el entrenamiento médico convencional.

Viví en un monasterio en los Himalayas y estudié con un maestro muy sabio, que me echó del monasterio un día y me dijo que era mi destino — me sentí como Yoda — es tu destino ir a trabajar para WHO y ayudar a erradicar la viruela, en un momento donde no había un programa para la viruela Debiese hacerlos optimistas que la viruela ya no exista, porque fué la peor enfermedad en la historia.

En el siglo pasado — el que terminó hace siete años — medio billón de gente murió por causa de la viruela.

Más muertes que las causadas por todas las guerras en la historia, más que cualquier otra enfermedad infecciosa en la historia del mundo.

En el Verano del Amor, en 1967, dos millones de personas, niños, murieron de viruela.

No es historia antigua.

Cuando leen acerca de la plaga bíblica de las pústulas, eso fue la viruela.

El Faraón Ramses el Quinto, cuya imagen esta aquí, murió de viruela.

Para erradicar la viruela, tuvimos que reunir el ejército más grande en la historia de las Naciones Unidas.

Visitamos cada casa en India, buscando la viruela — 120 millones de casas, una vez al mes, durante casi dos años.

En un revés cruel, después que habíamos casi conquistado la viruela — y esto es lo que como emprendedores sociales tienen que aprender, cuán critico es el último centímetro en la recta final.

Cuando casi habíamos erradicado la viruela, volvió nuevamente, porque el pueblo industrial de Tatanagar contrató trabajadores, que podían ir hasta allá y conseguir empleo.

Y contrajeron la viruela en el único lugar donde todavía existía y luego fueron a sus casas a morir.

Y cuando lo hicieron llevaron la viruela a otros 10 países y se reinició la epidemia.

Tuvimos que empezar todo de nuevo.

Pero al final triunfamos y el último caso de viruela: esta pequeña niña, Rahima Banu — Barisal, en Bangladesh — cuando ella tosía o respiraba, y el último virus de viruela dejó sus pulmones cayó a la tierra y el sol lo mató entonces terminó la cadena de transmision del horror más grande de la historia.

¿Cómo no puede eso hacerte optimista?

Una enfermedad que mató cientos de miles en India y cegó a la mitad de todos aquellos que se volvieron ciegos en India, se acabó.

Y aún más importante para nosotros en este espacio, es que se creó un vínculo.

Doctores, trabajadores de la salud de 30 países diferentes, de cada raza, cada religion, cada color, trabajaron juntos, lucharon unos al lado de los otros, lucharon contra un enemigo común, no lucharon entre ellos.

¿Cómo no puede eso hacer que se sientan optimistas acerca del futuro?

Muchísimas gracias.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/larry_brilliant_the_case_for_optimism/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *