Charla «Las nuevas reglas de Paul Collier para reconstruir una nación destruida.» de TED@State en español.

Un largo conflicto puede destruir un país, dejando pobreza y caos. Pero ¿cuál es el camino correcto para ayudar a la reconstrucción de los países devastados por la guerra? En TED@State, Paul Collier explica los problemas de los programas post-conflicto actuales, y sugiere 3 ideas para un mejor enfoque.

  • Autor/a de la charla: Paul Collier
  • Fecha de grabación: 2009-06-06
  • Fecha de publicación: 2009-06-24
  • Duración de «Las nuevas reglas de Paul Collier para reconstruir una nación destruida.»: 994 segundos

 

Traducción de «Las nuevas reglas de Paul Collier para reconstruir una nación destruida.» en español.

Voy a hablar sobre la recuperación post-conflicto y cómo podríamos mejorarla.

La historia de la recuperación post-conflicto no es muy impresionante.

El 40 por ciento de todas las situaciones post-conflicto, históricamente, han recaído en el conflicto en menos de una década.

De hecho, han sido responsables de la mitad de todas las guerras civiles.

¿Por qué ha sido tan malo el historial?

Pues, el enfoque convencional a las situaciones post-conflicto se ha basado, más o menos, en tres principios.

El primero es, lo que importa es la política.

Así que lo primero que se prioriza es la política.

Tratar de construir un acuerdo político primero.

Y luego, el segundo paso es decir, «Hay que reconocer que la situación es peligrosa, pero sólo por un corto tiempo».

Así que hay que llevar tropas de paz, pero hay que retirarlas tan pronto como sea posible.

Entonces, tropas de paz de corto plazo.

Y tercero,

¿cuál es la estrategia de salida de las tropas de paz?

Es una elección que producirá un gobierno legítimo y responsable.

Ése es el enfoque convencional.

Me parece que ese enfoque niega la realidad.

Vemos que no existe una solución rápida.

Ciertamente no hay una salida rápida para la seguridad.

He intentado observar los riesgos de recaída en el conflicto, durante nuestra década post-conflicto.

Y los riesgos se mantienen altos durante la década.

Y se mantienen altos sin importar las innovaciones políticas.

¿Una elección produce un gobierno responsable y legítimo?

Lo que una elección produce es un ganador y un perdedor.

Y el perdedor no se reconcilia.

La realidad es que tenemos que revertir la secuencia.

La política no es primero; sino realmente lo último.

La política se hace más fácil a medida que progresa la década si se construye sobre una base de seguridad y desarrollo económico.

La reconstrucción de la prosperidad.

¿Por qué se hace más fácil la política?

¿Y por qué es tan difícil inicialmente?

Porque después de años de estancamiento y declive, la mentalidad política considera que se trata de un juego de suma cero.

Si la realidad es el estancamiento, yo sólo puedo subir, si tu bajas.

Y eso no produce una política productiva.

Así que la mentalidad debe cambiar de suma cero a suma positiva antes de poder tener una política productiva.

Sólo se puede conseguir el positivo, ese cambio de mentalidad, si la realidad es que la prosperidad está siendo construida.

Y para construir la prosperidad, necesitamos que haya seguridad.

Eso es lo que consigues cuando te enfrentas a la realidad.

Pero el objetivo de enfrentarse a la realidad es cambiar esa realidad.

Así que ahora permítanme sugerir dos enfoques complementarios para cambiar la realidad de las situaciones.

El primero es reconocer la interdependencia de tres actores clave, que son actores diferentes, y por el momento están descoordinados.

El primer actor es el consejo de seguridad.

El consejo de seguridad típicamente tiene la responsabilidad de proveer las tropas de paz que construyen la seguridad.

Y eso debe reconocerse, primero que nada, que las tropas de paz funcionan.

Es un enfoque rentable.

Sí aumenta la seguridad.

Pero debe hacerse a largo plazo.

Debe ser una propuesta de una década, en vez de sólo un par de años.

Ese es un actor, el consejo de seguridad.

El segundo actor, un elenco de gente distinto, son los donantes.

Los donantes proveen ayuda post-conflicto.

En el pasado, típicamente, los donantes se han interesado en el primer par de años, y luego se aburrieron.

Siguieron adelante y se mudaron a alguna otra situación.

La recuperación económica post-conflicto es un proceso lento.

No hay procesos rápidos en la economía excepto el declive.

Eso sí se puede hacer bastante rápido.


(Risas)
Así que los donantes deben permanecer con esta situación al menos durante una década.

Y entonces el tercer actor clave es el gobierno post-conflicto.

Y hay dos cosas fundamentales que debe hacer.

Una es que debe hacer una reforma económica, no alborotarse por la constitución política, debe reformar la política económica.

¿Por qué?

Porque durante el conflicto la política económica típicamente se deteriora.

Los gobiernos se aprovechan de las oportunidades de corto plazo.

Y hacia el final del conflicto, se manifiestan las consecuencias.

Así que el legado del conflicto es una política económica muy mala.

Entonces hay una agenda de reforma y una agenda de inclusión.

La agenda de inclusión no proviene de las elecciones.

Las elecciones producen un perdedor, que luego es excluido.

Así que la agenda de inclusión significa, genuinamente unir a todos bajo un mismo techo.

Esos son los tres actores.

Y son interdependientes a largo plazo.

Si el consejo de seguridad no se compromete a dar seguridad durante el curso de una década, no se consigue la tranquilidad, que es lo que produce la inversión privada.

Si no se obtiene la reforma política y la ayuda, no se obtiene la recuperación económica, que es la verdadera estrategia de salida para las tropas de paz.

Así que deberíamos reconocer esa interdependencia, mediante compromisos formales y mutuos.

Las Naciones Unidas de hecho tiene un lenguaje para estos compromisos mutuos, para el reconocimiento de compromisos mutuos.

Se llama el lenguaje del «compact».

Así que necesitamos un «compact» post-conflicto.

Naciones Unidas incluso tiene una agencia que podría intermediar en estos «compacts».

Se llama la Comisión de Consolidación de la Paz.

Sería ideal tener un juego estándar de normas en el cual, cuando se presente una situación post-conflicto, haya una previsión respecto de estos compromisos mutuos de las tres partes.

Entonces ésa es la primera idea.

Reconocer la interdependencia.

Y ahora permítanme pasar al segundo acercamiento, que es complementario.

Y es enfocarse en unos pocos objetivos críticos.

La situación post-conflicto típica es un zoológico de diferentes actores con diferentes prioridades.

Y, desafortunadamente, si navegas en base a las necesidades, obtienes una agenda muy difusa.

Porque en estas situaciones, las necesidades están en todas partes.

Pero la capacidad para implementar el cambio es muy limitada.

Así que tenemos que ser disciplinados y enfocarnos en las cuestiones que son críticas.

Y quiero sugerir que en la situación post-conflicto típica tres cosas son críticas.

Una es el empleo.

Otra es el mejoramiento de los servicios básicos, especialmente la salud, que es un desastre durante los conflictos.

Así que es empleo, salud y un gobierno limpio.

Esas son las tres prioridades críticas.

Voy a hablar un poco sobre cada una de ellas.

Empleo.

¿Cuál sería un acercamiento distintivo a la generación de empleo en situaciones post-conflicto?

¿Y por qué es tan importante el empleo?

¿Empleo para quién?

Especialmente empleo para hombres jóvenes.

En situaciones post-conflicto, la razón por la que generalmente se recae en el conflicto, no es porque se molesten las mujeres de la tercera edad.

Es porque los hombres jóvenes se molestan.

¿Y por qué se molestan?

Porque no tienen nada que hacer.

Así que necesitamos un proceso de generación de empleos, para el común de los jóvenes, que sea rápido.

Ahora, eso es difícil.

Los gobiernos en situaciones post-conflicto comúnmente responden inflando el servicio civil.

Esa no es una buena idea.

No es sostenible.

De hecho, estás contruyendo un pasivo a largo plazo si inflas el servicio civil.

Pero conseguir que el sector privado se expanda también es difícil.

Porque cualquier actividad abierta al comercio internacional no va a ser competitiva en una situación post-conflicto.

Estos no son entornos donde se puede construir manufactura de exportación.

Hay un sector no expuesto al comercio internacional, que puede generar muchos empleos, y que es, de todas formas, un sector sensible de expandirse, post-conflicto.

Y ese es el sector construcción.

El sector construcción tiene un rol vital, obviamente, en la reconstrucción.

Pero típicamente ese sector se atrofia durante el conflicto.

Durante el conflicto la gente destruye.

No se realizan construcciones, así que el sector se paraliza.

Y luego cuando tratas de expandirlo, porque se ha paralizado, encuentras muchos cuellos de botella.

Básicamente, los precios se disparan y los políticos corruptos luego se aprovechan de las rentas del sector.

Pero no se genera ningún empleo.

Así que la prioridad política es romper los cuellos de botella en la expansión del sector construcción.

¿Cuáles podrían ser los cuellos de botella?

Sólo piensa en lo que debes hacer exitosamente para construir una estructura, utilizando mucha mano de obra.

Primero necesitas acceso a la tierra.

Generalmente el sistema legal no funciona así que ni siquiera puedes tener acceso a la tierra.

Segundo, necesitas destrezas, las destrezas mundanas del sector construcción.

En situaciones post-conflicto no sólo necesitamos doctores sin fronteras, necesitamos albañiles sin fronteras, para reconstruir las destrezas.

Necesitamos empresas.

Las empresas se han ido.

Así que necesitamos estimular el crecimiento de empresas locales.

Si lo hacemos, no sólo obtenemos empleos, sino también mejoras en la infraestructura pública, la restauración de la infraestructura pública.

Permítanme pasar del empleo al segundo objetivo, que es mejorar los servicios sociales básicos.

A la fecha, ha habido una especie de esquizofrenia en la comunidad de donantes, con respecto a cómo construir servicios básicos en sectores post-conflicto.

Por una parte se aparenta y se dice estar de acuerdo con la idea de reconstruir un Estado efectivo a la imagen de Escandinavia en los años 1950s.

Desarrollemos ministerios de esto, aquello y lo otro, que presten estos servicios.

Y es esquizofrénico porque en sus corazones los donantes saben que ésa no es una agenda realista.

Entonces lo que también hacen es evitarlo totalmente.

Sólo financian ONGs.

Ninguno de estos enfoques es sensato.

Lo que yo sugeriría es lo que denomino Autoridades de Servicio Independientes.

Es dividir las funciones de un ministerio monopólico en tres.

La función de planificación y la función de políticas se quedan con el Ministerio.

Para la prestación de los servicios en el campo se debe usar lo que sea que funcione, iglesias, ONGs, comunidades locales.

Lo que funcione.

Y entre ambas, debe haber una agencia pública, la Autoridad de Servicio Independiente que canaliza el dinero público, y especialmente el dinero de los donantes a los proveedores comerciales.

Así que las ONGs se hacen parte de un sistema de gobierno público, en vez de ser independientes de él.

Una ventaja es que se puede asignar dinero de manera coherente.

Otra es, que se puede hacer responsables a las ONGs.

Se puede medir comparativamente la competencia.

Así que deben competir entre ellas por los recursos.

Las buenas ONGs, como Oxfam, se entusiasman con esta idea.

Quieren tener la disciplina y la responsabilidad.

Así que esa es una forma de mejorar los servicios básicos.

Y debido a que el gobierno lo financiaría, estaría co-patrocinando estos servicios.

Así que no serían prestados gracias al gobierno de los Estados Unidos y alguna ONG.

Serían co-patrocinados siendo realizados por el propio gobierno post-conflicto, en el país.

Entonces tenemos empleo, servicios básicos y, finalmente, un gobierno limpio.

«Limpio» significa monitorear su dinero.

El típico gobierno post-conflicto está tan corto de dinero que necesita nuestro dinero para apenas sobrevivir en un sistema de soporte vital.

No se pueden realizar las funciones básicas del Estado a menos que se coloque dinero en el presupuesto principal de estos países.

Pero si colocamos dinero en el presupuesto principal, sabemos que no son sistemas presupuestarios con integridad que garanticen que el dinero será bien gastado.

Y si lo único que hacemos es dar dinero y cerrar los ojos no es sólo que el dinero se desperdicia, ése es el menor de los problemas, sino que el dinero es capturado.

Es capturado por los corruptos que se encuentran en el corazón mismo del problema político.

Así que inadvertidamente le damos poder a la gente que es el problema.

Entonces, construir un gobierno limpio significa, sí, proveer de dinero al presupuesto.

Pero también, someterlo al escrutinio.

Que significa contar con mucha asistencia técnica que monitoree el dinero.

Paddy Ashdown, el alto representante para Bosnia ante las Naciones Unidas, en su libro sobre su experiencia, decía «Me dí cuenta de que lo que necesitaba eran contadores sin fronteras, para monitorear ese dinero».

Así que, permítanme recapitular, éste es el paquete.

¿Cuál es el objetivo?

Si seguimos esto,

¿qué esperamos lograr?

Que luego de diez años, el enfoque en el sector construcción haya producido empleos y, por lo tanto, seguridad.

Porque los jóvenes tendrían empleos.

Y se habría reconstruido la infraestructura.

Así que ese es el enfoque en el sector construcción.

El enfoque en la prestación de los servicios básicos a través de estas autoridades de servicio independientes habría rescatado los servicios básicos de sus niveles catastróficos.

Y habría brindado a la gente común la sensación de que el gobierno estaba haciendo algo útil.

El énfasis en el gobierno limpio gradualmente habría extirpado a los políticos corruptos, porque no habrían incentivos económicos para entrar al juego de la política.

Así que, gradualmente, la selección, la composición de los políticos, cambiaría de los corruptos a los honestos.

¿Dónde nos dejaría eso?

Gradualmente cambiaría de una política de saqueo a una política de esperanza.

Gracias.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/paul_collier_new_rules_for_rebuilding_a_broken_nation/

 


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *