Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Loretta Napoleoni: La intrincada economía del terrorismo – Charla TEDGlobal 2009

Loretta Napoleoni: La intrincada economía del terrorismo – Charla TEDGlobal 2009

Charla «Loretta Napoleoni: La intrincada economía del terrorismo» de TEDGlobal 2009 en español.

Loretta Napoleoni detalla su oportunidad de conversar con las Brigadas Rojas italianas — experiencia que despertó su interés en el terrorismo. Expone una mirada al complejo sistema económico de las organizaciones terroristas, revelando así una sorprendente conexión entre el lavado de dinero y la Ley Patriótica de los Estados Unidos.

  • Autor/a de la charla: Loretta Napoleoni
  • Fecha de grabación: 2009-07-15
  • Fecha de publicación: 2009-12-14
  • Duración de «Loretta Napoleoni: La intrincada economía del terrorismo»: 944 segundos

 

Traducción de «Loretta Napoleoni: La intrincada economía del terrorismo» en español.

Voy a demostrarles cómo el terrorismo forma parte de nuestra vida diaria.

Hace 15 años recibí la llamada de un amigo.

En ese entonces él protegía los derechos de prisioneros políticos detenidos en cárceles italianas.

Me preguntó si deseaba entrevistar a las Brigadas Rojas.

Como muchos de ustedes recordarán, las Brigadas Rojas era una organización terrorista que estuvo muy presente en Italia desde la década de los 60 hasta mitad de los 80.

Parte de la estrategia de las Brigadas Rojas consistía en no hablar con nadie, ni siquiera con sus abogados.

Cuando eran llevados a juicio, permanecían en silencio, saludando ocasionalmente a familiares y amigos.

En 1993 declararon el fin de su lucha armada, y crearon una lista de personas, con quienes hablarían y contarían su historia.

Yo fui una de esas personas.

Cuando le pregunté a mi amigo por qué las Brigadas Rojas querían hablar conmigo, me dijo que las mujeres pertenecientes a la organización habían apoyado mi nombre.

Una persona en particular lo había sugerido.

Era una amiga de mi infancia.

Ella se había unido a las Brigada Rojas y llegó a ser líder de la organización.

Naturalmente, yo no estaba al tanto hasta el día en que la arrestaron.

De hecho, lo leí en el periódico.

Cuando recibí la llamada hacía poco tiempo que yo había a luz, había logrado exitosamente la compra de la con la que estaba trabajando, y lo último que deseaba era regresar a mi país y pasear por las cárceles de máxima seguridad.

Pero es precisamente lo que hice porque quería saber la razón por la cual mi mejor amiga se había convertido en una terrorista, y por qué nunca intentó reclutarme.


(Risas)

(Aplausos)
Entonces, eso es precisamente lo que hice.

Obtuve la respuesta rápidamente.

Mi perfil psicológico no encajaba con el de un terrorista.

El comité central de las Brigadas Rojas me había considerado demasiado firme y muy aferrada a mis opiniones como para ser una buena terrorista.

Mi amiga, por el contrario, era una buena terrorista porque era muy buena siguiendo órdenes.

También aceptaba la violencia.

Ella creía que la única forma de desbloquear lo que en ese entonces se denominaba una democracia bloqueada, Italia, un país gobernado 35 años por el mismo partido, era la lucha armada.

Al mismo tiempo, mientras entrevistaba a las Brigadas Rojas, descubrí que su existencia no estaba regida por la política o la ideología, sino que estaba regida por la economía.

Estaban constanemente sin dinero.

Constantemente buscaban dinero.

Contrario a lo que muchas personas creen, el terrorismo es un negocio muy caro.

Les daré un ejemplo.

En los años 70, la facturación de las Brigadas Rojas anualmente era de siete millones de dólares.

En la actualidad, esta cifra estaría entre 100 y 150 millones, aproximadamente.

Se darán cuenta de que, viviendo clandestinamente, no es fácil producir esta cantidad de dinero.

Esto explica por qué, durante mis entrevistas con las Brigadas Rojas, y más adelante, con otras organizaciones armadas, incluyendo a miembros del grupo al-Zarqawi del Medio Oriente, todos fueron extremadamente reacios a hablar sobre ideología o política.

No tenían ni idea de esos temas.

Los líderes de las organizaciones terroristas son quienes deciden la visión política, y generalmente, son entre cinco y siete personas.

El resto de los miembros lo único que hacen, día tras día, es buscar dinero.

Por ejemplo, en una ocasión entrevisté a un miembro a tiempo parcial de las Brigadas Rojas.

Un psiquiatra que amaba navegar.

Era un navegante entusiasta y tenía un hermoso bote.

Me contó que la mejor etapa de su vida fue cuando era miembro de las Brigadas Rojas y debía navegar, todos los veranos, ida y vuelta al Líbano, donde recogía armas soviéticas de la OLP y las transportaba hasta Cerdeña, a donde iban otras organizaciones armadas de Europa y se llevaban su parte de las armas.

Éste era un servicio por el cual las Brigadas Rojas recibían un pago, que se destinaba a financiar la organización.

Como soy una econonomista con experiencia y pienso en términos económicos, de repente pensé: tal vez hay algo aquí.

Tal vez hay una conexión, una conexión comercial entre estas organizaciones.

Pero fue cuando entrevisté a Mario Moretti, el líder de las Brigadas Rojas, el hombre que secuestró y asesinó a Aldo Moro, ex-primer ministro italiano, cuando finalmente entendí que el terrorismo es un negocio.

Estaba almorzando con él en una cárcel de alta seguridad en Italia.

Y, mientras comíamos, tuve la clara sensación de que había regresado a Londres, y almorzaba con un colega banquero o un economista.

Este tipo pensaba igual que yo.

Así que decidí que quería investigar el sistema económico del terrorismo.

Naturalmente, nadie estaba dispuesto a financiar mi investigación.

De hecho, creo que muchas personas pensaron que estaba un poco loca.

Ya saben, esa mujer que se pasea por las fundaciones, pidiendo dinero, pensando sobre el sistema económico del terrorismo.

Finalmente, tomé una decisión que, en retrospectiva, cambió mi vida.

Vendí mi empresa, y financié mi investigación yo misma.

Y lo que descubrí fue esta realidad paralela, otro sistema económico internacional, que funciona paralelamente al nuestro y que fue creado por organizaciones armadas al acabar la Segunda Guerra Mundial.

Lo que es más sorprendente es que estos sistemas han seguido paso a paso la evolución de nuestro sistema, de nuestro capitalismo occidental.

Y existen tres etapas principales.

La primera es el terrorismo de Estado.

La segunda es la privatización del terrorismo.

Y la tercera es, por supuesto, la globalización del terrorismo.

Entonces, el terrorismo de Estado, característico de la Guerra Fría.

Fue el momento en que dos superpoderes libraban una guerra a través de sus aliados, en la periferia de sus esferas de influencia, financiando por completo organizaciones armadas.

Se utilizaba una mezcla de actividades legales e ilegales.

Así que la conexión entre crimen y terror se estableció muy temprano.

He aquí el ejemplo más claro, los Contras en Nicaragua, creados por la CIA, financiados legalmente por el congreso de los EE.UU., financiados ilegalmente por la administración de Reagan a través de operaciones encubiertas, por ejemplo, el escándalo Irán-Contra.

Luego, a finales de los 70 y comienzos de los 80, algunos grupos lograron satisfactoriamente la privatización del terrorismo.

Obtuvieron la independencia de sus financistas, y comenzaron a financiarse por su cuenta.

Aquí tambien observamos una mezcla de actividades legales e ilegales.

Arafat obtenía un porcentaje del tráfico de hachís del Valle de Bekáa, que se encuentra entre el Líbano y Siria.

El IRA, al controlar el sistema de transporte privado en Irlanda del Norte, hizo exactamente lo mismo.

Así que cada vez que alguien se subía a un taxi en Belfast de hecho, estaba financiando al IRA sin saberlo.

Pero el gran cambio sucedió, por supuesto, con la globalización y la desregulación, cuando las organizaciones armadas pudieron conectarse entre sí, incluso financieramente.

Pero sobre todo, comenzaron seriamente a negociar con el mundo del crimen organizado.

Juntos blanqueaban dinero de sus negocios sucios por el mismo canal.

Es en ese momento que observamos el nacimiento de la organización armada transnacional Al Qaeda.

Esta es una organización capaz de recaudar dinero más allá de las fronteras.

También es capaz de realizar ataques en más de un país.

Ahora bien, lo que la desregulación también causó fue la reaparición de la economía subterránea.

¿Qué es la economía subterránea?

Es una fuerza que constantemente merodea en el trasfondo de la historia.

Reaparece en tiempos de grandes transformaciones, como la globalización.

Es en estos tiempos cuando la política pierde el control sobre la economía, y la economía se vuelve una fuerza subterránea que trabaja en nuestra contra.

Esto ha sucedido en otros momentos de la historia.

Sucedió con la caída del Imperio romano.

Sucedió con la Revolución Industrial.

Y ha sucedido nuevamente, con la caída del muro de Berlín.

He calculado cuán grande era este sistema económico internacional del crimen, terror, y economía ilegal, antes del 11-S.

Y es la cifra de 1.5 billones de dólares No mil millones, si no billones.

Esta cifra es aproximadamente el doble del PBI del Reino Unido, será más, considerando a dónde se dirige este país.


(Risas)
Ahora bien, hasta 11-S la mayor parte de este dinero ingresó en la economía de Estados Unidos debido a que la mayor parte del dinero estaba denominado en dólares americanos y el blanqueo de dinero se desarrollaba dentro de los Estados Unidos.

La puerta de ingreso de casi todo este dinero era a través de empresas ubicadas en paraísos fiscales.

Entonces, esta era una inyección vital de dinero efectivo a la economía estadounidense.

Cuando observé los números de la liquidez de Estados Unidos, que es la cantidad total de dólares que la Federal imprime anualmente con el fin de satisfacer el incremento de la demanda de dólares, la cual refleja el crecimiento de la economía.

Así que, cuando observé esos números, noté que desde finales de los años 60 un número creciente de estos dólares abandonaba los Estados Unidos para nunca regresar.

Este era el dinero extraído en valijas o contenedores, en efectivo, por supuesto.

Era dinero extraído por criminales y blanqueadores de dinero.

Era dinero que financiaba el crecimiento de la economía terrorista, criminal e ilegal.

Entonces,

¿ven cuál es la relación?

Estados Unidos es en realidad un país que es la moneda de del mundo.

¿Qué significa?

Significa que posee un privilegio que otros países no tienen.

Puede obtener préstamos respaldados por el total de dólares en circulación en el mundo.

Este privilegio se conoce como señoreaje.

Ningún otro país puede hacerlo.

El resto de los países, el Reino Unido, por ejemplo solo puede obtener préstamos respaldados por el dinero que circula dentro de sus fronteras.

Entonces, esto es lo que implica la relación entre el mundo del crimen, del terrorismo y la economía ilegal, y nuestra economía.

Los Estados Unidos en los años 90 obtenía prestamos respaldados por el crecimiento del terrorismo y la economía ilegal y criminal.

Así estamos de cercanos con este mundo.

Después del 11-S, esta situación cambió debido a que George Bush lanzó la guerra contra el terrorismo.

Parte de esta guerra contra el terrorismo fue la introducción de la Ley Patriótica.

Como muchos de ustedes saben, la Ley Patriótica es una ley que reduce considerablemente las libertades de los estadounidenses con el fin de protegerles contra el terrorismo.

Pero hay una sección de dicha ley que se refiere específicamente a las finanzas.

Se trata, de hecho, de una legislación en contra del lavado de dinero.

Lo que la Ley Patriótica hizo fue prohibirle a los bancos estadounidenses y los bancos extranjeros registrados en EE.UU.

negociar con empresas ubicadas en paraísos fiscales.

Cerró la puerta entre el lavado de dinero en dólares y la economía estadounidense.

También le otorgó a las autoridades ficales estadounidenses el derecho de monitorear cualquier transacción realizada en dólares en cualquier parte del mundo.

Se podrán imaginar la reacción del sistema bancario y financiero internacional.

Todos los banqueros les dijeron a sus clientes, «Salgan del dólar e inviertan en otro lugar».

El Euro era una moneda recién nacida, una gran oportunidad para los negocios y las inversiones, y eso fue lo que la gente hizo.

Nadie desea que las autoridades fiscales de Estados Unidos analicen su relación, monitoreen su relación con sus clientes.

Por supuesto, lo mismo ocurrió en el mundo del crimen y el terrorismo.

La gente simplemente movió sus actividades de lavado de dinero fuera de los Estados Unidos hacia Europa.

¿Por qué sucedió esto?

Esto sucedió porque la Ley Patriótica es una ley unilateral.

Sólo se introdujo dentro de los Estados Unidos y sólo para el dólar estadounidense.

En Europa no se introdujo ninguna legislación similar.

Es por eso que, en sólo seis meses Europa se convirtió en el epicentro de las actividades de lavado de dinero del mundo.

Son así de increíbles las relaciones entre el mundo del crimen, el mundo del terrorismo, y nuestra propia vida.

Entonces,

¿por qué les conté esta historia?

Les conté esta historia porque ustedes deben comprender que existe un mundo que va más allá de los titulares de los periódicos, incluyendo las relaciones personales entre ustedes, sus amigos y sus familiares.

Deben cuestionar todo lo que se les dice, incluso lo que acabo de decirles hoy.


(Risas)
Ésta es la única forma que tienen para dar un paso dentro del lado oscuro y observarlo.

Y créanme, será escalofriante.

Será aterrador, pero les iluminará.

Y, sobre todo, no será aburrido.


(Risas)

(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/loretta_napoleoni_the_intricate_economics_of_terrorism/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *