Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Marian Bantjes: Belleza intrincada a propósito – Charla TED2010

Marian Bantjes: Belleza intrincada a propósito – Charla TED2010

Charla «Marian Bantjes: Belleza intrincada a propósito» de TED2010 en español.

En el diseño gráfico, Marian Bantjes dice que el reflejar individualidad en cualquier proyecto es una herejía. En este video, ella explica como ha desarrollado su carrera haciendo exactamente eso: combinando sus ilustraciones delicadas y de toque personal con vitrinas, tarjetas de San Valentín e incluso diagramas genéticos.

  • Autor/a de la charla: Marian Bantjes
  • Fecha de grabación: 2010-02-12
  • Fecha de publicación: 2010-06-22
  • Duración de «Marian Bantjes: Belleza intrincada a propósito»: 988 segundos

 

Traducción de «Marian Bantjes: Belleza intrincada a propósito» en español.

Voy a comenzar recitando un poema.

«Oh, querido dentista: Tus dedos de goma en mi boca…

tu voz tan suave y apagada…

bájate la máscara querido dentista, bájate la máscara».


(Risas)
Bueno, en esta presentación, voy a estar sometiendo el lado derecho de sus cerebros a un entrenamiento bastante estricto.

Van a ver un montón de imágenes no siempre relacionadas con lo que esté diciendo.

Así que necesito que dividan sus cerebros en dos mitades, dejen que las imágenes fluyan por un lado y escuchenme a mí por el otro.

Así que soy una de esas personas con una historia personal de transformación.

Hace 6 años luego de 20 años dentro del campo del diseño gráfico y la tipografía, cambié mi modo de trabajo y el de la mayoría de los diseñadores gráficos para darle a mi trabajo un enfoque más personal, con sólo la humilde pretensión de, simplemente, ganarme la vida haciendo lo que me gustaba.

Pero algo extraño sucedió.

Inesperadamente me volví famosa.

Mi trabajo actual parece repercutir en la gente en una forma que me ha tomado muy de sorpresa y que aún me hace preguntarme con frecuencia qué diablos está pasando.

Y poco a poco voy entendiendo que el atractivo de lo que hago tiene que ver con el porqué lo hago.

Actualmente me autodenomino artista gráfica.

Mientras mi trabajo como diseñadora gráfica consistía en seguir una estrategia, mi trabajo de ahora consiste en seguir a mi corazón y a mis intereses con la guía de mi ego para un trabajo que sea tan beneficioso para mí como para el cliente.

Ahora bien, esto es una herejía en el mundo del diseño.

Se supone que el ego no debe inmiscuirse en el diseño gráfico.

Pero me parece que en mi caso, sin excepción, cuanto más tomo el trabajo como algo propio, como algo personal, más exitoso es como algo convincente, interesante y sostenible.

De modo que estoy, en cierto modo, moviendome fuera de la corriente de los patrones del diseño.

Donde otros pudieran ver resultados cuantificables, yo tiendo a estar interesada en cualidades más etéreas cosas como,

¿producirá esto alegría?

¿reflejará un sentido de asombro?

¿provocará curiosidad?

Este es un diagrama científico, por cierto.

No tengo tiempo para explicarlo pero tiene que ver con el ADN y el ARN.

Así que tengo un enfoque particular e imaginativo del trabajo visual.

Las cosas que me interesan cuando estoy trabajando son la estructura visual, la sorpresa, y todo lo que requiera imaginarse cosas.

Por esta razón, me siento particularmente atraída por sistemas y patrones.

Les voy a un par de ejemplos de la forma en que funciona mi cerebro.

Esta es una pieza que hice para el periódico «The Guardian» del R.U.

Ellos tienen una revista llamada G2.

Y ésta es para su especial de acertijos de 2007.

Y es sorprendente.

Empecé creando una serie de celdas.

Y las diseñé específicamente para que contengan fragmentos de letras en sus figuras de manera que luego pueda unir esas piezas para crear letras y luego palabras dentro de los patrones abstractos.

Pero luego también tuve la oportunidad de darlas vuelta, de rotarlas, y combinarlas de diferentes maneras para crear, bien patrones regulares o patrones abstractos.

He aquí la palabra «puzzle» (rompecabezas) Y aquí está con un marco abstracto.

Y, como pueden ver, es extremadamente difícil de leer.

Pero todo lo que tengo que hacer es rellenar ciertas áreas de estos fragmentos de letras y puedo destacar esas palabras del patrón de fondo.

Pero quizás eso es demasiado obvio.

Así que puedo añadir algo de color en el fondo y añadir un poco más de color con las propias palabras.

Y de este modo, trabajando con el director de arte, puedo llevarlo justo al punto exacto que desconcierte a la audiencia, que puedan darse cuenta que hay algo para leer — pero que no les resulte imposible leerlo.

También me interesa trabajar con materiales inusuales y materiales comunes de formas inusuales.

Esto requiere encontrar la forma de sacar el máximo partido de las propiedades innatas de algo y también cómo someterlas a mi voluntad.

En última instancia mi meta es crear algo inesperado.

Pensando en esto, he trabajado con azúcar para Stefan Sagmeister, tres veces orador de TED.

Y este proyecto comenzó, básicamente, en la mesa de mi cocina.

Yo he comido cereal para el desayuno toda mi vida.

Y todo ese tiempo he estado derramando azúcar en la mesa y jugando, en cierta forma, con ella entre mis dedos.

Y, con el tiempo, he empleado esta técnica para crear una obra de arte.

Y luego la usé otra vez para crear seis piezas para el libro de Stefan «Things in My Life I’ve Learned So Far» (Cosas que he aprendido en mi vida hasta ahora) Y estas fueron creadas sin bocetos, a mano alzada, poniendo el azúcar sobre una superficie blanca manipulándola luego para obtener las palabras y los diseños.

Hace poco hice también algunos impresionantes bordes barrocos, con pasta común y corriente.

Y esto es para un capítulo que estoy haciendo en un libro.

El capítulo es sobre el honor.

Así que es un poquito inesperado pero, en cierto modo, se refiere al arte de macarrones que los niños hacen para sus padres, o lo hacen en la escuela y se los dan a los padres, que es en sí una forma del honor.

Esto es lo que se puede hacer con papel de aluminio casero.

Bueno, es lo que yo puedo hacer con papel de aluminio casero.


(Risas)
Estoy muy interesada en el asombro, en el diseño como ímpetu para indagar.

Decir que me da curiosidad es decir que cuestiono, que pregunto.

Y experimentar asombro es sentir admiración.

Por eso actualmente estoy trabajando en un libro que juega con ambas palabras (pregunta, asombro) mientras exploro algunas de mis propias ideas y preguntas en un despliegue visual más bien del tipo pavo real.

El mundo está de asombro.

Pero el mundo del diseño gráfico en su mayor parte, no lo está.

Así que estoy usando mis propios escritos como una suerte de campo de ensayo para un libro que tiene una interdependencia entre palabra e imagen, como una suerte de fuerza seductora.

Pienso que una de las cosas que las religiones entendieron bien fue usar la maravilla visual para transmitir un mensaje.

Creo que el matrimonio entre el arte y la información lamentablemente es muy poco utilizado en la literatura de adultos.

Y estoy perpleja en cuanto a por qué la riqueza visual no se usa con más frecuencia para realzar la riqueza intelectual.

Cuando miramos trabajos como este tendemos a asociarlo con la literatura infantil.

Hay una inferencia que supone que los gráficos ornamentales van en detrimento de la seriedad del contenido.

Pero espero realmente tener la oportunidad de cambiar esa percepción.

Este libro me está llevando mucho tiempo.

Pero ya casi termino.

Por alguna razón pensé que sería buena idea poner un intermedio en mi charla.

Y eso es todo…

sólo para darles y darme un momento para ponernos al día.


(Risas)
Así que hago estas tarjetas de San Valentín.

He estado enviando tarjetas de San Valentín en una escala bastante grande desde 2005.

Estas son mis tarjetas de San Valentín de 2005 y 2006.

Y empecé haciendo una imagen simple como esta y enviándosela a cada persona.

Pero en 2007 tuve la idea descabellada de dibujar a mano cada tarjeta para cada persona en mi lista de correo.

Reduje mi lista de correo a 150 personas.

Y le dibujé a cada persona una tarjeta personalizada y le puse su nombre la enumeré, la firmé y se la envié.

Créase o no, vi esto como una manera de ahorrar tiempo.

Estaba muy ocupada al comienzo de ese año y no sabía cuándo iba a encontrar tiempo para diseñar e imprimir las tarjetas.

Y pensé que podría hacerlo gradualmente mientras viajaba.

No se dio exactamente de esa manera.

La historia es un poco más larga pero logré terminarlas a tiempo y fueron muy bien recibidas.

Tuve un promedio de respuesta de casi un 100%.


(Risas)
Y los que no respondieron no volverán a recibir nada de mi parte otra vez.


(Risas)
El año pasado le di un enfoque más conceptual para las tarjetas.

Tuve esta idea de que la gente recibiera una especie de carta de amor misteriosa como una nota encontrada en el buzón.

Quería que fuera algo que no fuera dirigido a ellos o firmado por mí algo que les sembrara la duda, sobre qué diablos era esta cosa.

Y escribí específicamente cuatro páginas inconexas.

Había cuatro versiones distintas.

Y las escribí de manera que comenzaran a mitad de una frase, y que terminaran a mitad de otra.

Y son por un lado universales por eso evité nombres específicos o lugares pero por otro lado, son personales.

Quería que la gente realmente sintiera que habían recibido algo que podría haber sido una carta de amor para ellos.

Y les voy a leer una de ellas.

«Nunca se puede estar seguro de esto pero puedo asegurarte que este capricho del que eres tan consciente es intensamente entrañable.

Sólo acepta, por favor, que esta parte de ti se escapa con tu sonrisa, y los que la notamos estamos felices de captarla a la pasada.

El tiempo que contigo es como perseguir y atrapar pequeños pájaros, pero sin los arañazos ni el estiércol».


(Risas)
«Es decir, tus pensamientos revolotean y se precipitan, desconcertantemente esquivos a veces, pero si los atrapo y examino ¡Ah, qué maravilla! ¡Qué recompensa deliciosa! El tiempo no pasa contigo, sólo atesorar — atesorar los momentos, con la esperanza de guardarlos y, al mismo tiempo liberarlos

¿Imposible?

No lo creo.

Sé que esto te avergüenza.

Con seguridad puedo verte sonrojar.

Pero te lo tengo que decir porque a veces te escucho dudar y es tan abrumador pensar que puedes no saber realmente lo maravilloso que eres, cuan inspirador y encantador y en realidad, verdaderamente el más…»
(Risas)

(Aplausos)
El día de San Valentín se aproxima en un par de días.

Y éstas están llegando actualmente a buzones en todo el mundo.

Este año lo que en realidad tengo que decir, es una idea bastante brillante, cortar con láser, cortar con láser mis tarjetas utilizando tarjetas navideñas usadas.

Así que le pedí a mis amigos que me envíen sus tarjetas navideñas viejas.

E hice 500 de éstas.

Cada una de ellas es totalmente diferente.

Estoy muy, muy contenta con ellas.

No tengo mucho más que añadir.

Pero quedaron muy bonitas.

Le dedico un montón de tiempo a mi trabajo.

Y una de las cosas que he estado pensando recientemente es, qué es lo que vale la pena.

¿En qué es eso que vale la pena que dedique mi tiempo y mi vida de esta manera?

Trabajar en el mundo comercial es algo con lo que tengo que lidiar a veces.

Y, sí, a veces el dinero influye.

Pero, en última instancia, no lo veo como un objetivo encomiable.

Lo que hace que algo valga la pena para mí es la gente con la que trabajo las condiciones bajo las que trabajo y la audiencia a la que soy capaz de llegar.

Podría preguntar:

¿Para quién es?

¿Qué dice eso?

¿Y qué hace eso?

Saben, debo decirles que es realmente difícil para alguien como yo subir al escenario en esta conferencia con estas mentes increíblemente brillantes, que están pensando estas ideas y tecnologías realmente abarcadoras que cambian el mundo y las vidas.

Y es muy, muy común para los diseñadores y la gente de las artes visuales sentir que nosotros no contribuimos lo suficiente.

O peor, que todo lo que hacemos es contribuir al vertedero.

Aquí estoy yo mostrándoles algunos efectos visuales bonitos y hablando de estética.

Pero he llegado a creer que el trabajo visual verdaderamente imaginativo es extremadamente importante para la sociedad.

Del mismo modo en que me inspiro en los libros y revistas de todo tipo, en conversaciones que tengo, en películas, así también pienso cuando expongo mi trabajo visual en los medios, trabajos interesantes, inusuales, intrigantes, trabajos que quizá despierten ese sentido de inquietud en la mente, pienso que estoy fomentando la imaginación de la población.

Y uno nunca sabe quién va a tomar algo de eso y convertirlo en otra cosa.

Porque la inspiración es como la polinización cruzada.

Así que una obra mía puede inspirar a un dramaturgo a un novelista o a un científico y eso a su vez puede ser la semilla que inspire a un médico a un filántropo o a una niñera.

Y esto no es algo que uno pueda cuantificar, rastrear, o medir.

Y en la sociedad tendemos a subestimar las cosas que no podemos medir.

Pero creo realmente que una sociedad rica, que funcione a plenitud, necesita semillas de todas direcciones y de todas las disciplinas para mantener los engranajes de la inspiración y la imaginación fluyendo, circulando y creciendo.

Esa es la razón por la que hago lo que hago, por la que dedico tanto tiempo y esfuerzo y por la que trabajo en las esferas comerciales y públicas a diferencia de los círculos aislados y privados de las bellas artes.

Porque quiero que tanta gente como sea posible vea mi trabajo, lo observe, se atraiga hacia él, y puedan sacar algo de él.

Y realmente siento que vale la pena dedicar mi valioso y limitado tiempo en esta tierra de este modo.

Y les agradezco que me permitan mostrárselo.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/marian_bantjes_intricate_beauty_by_design/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *