Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Mary Roach: 10 cosas que no sabías del orgasmo – Charla TED2009

Mary Roach: 10 cosas que no sabías del orgasmo – Charla TED2009

Charla «Mary Roach: 10 cosas que no sabías del orgasmo» de TED2009 en español.

La autora de «Bonk» (Follar) Mary Roach hurga dentro de la oscura investigación científica, alguna de hace varios siglos, para enunciar 10 sorprendentes afirmaciones acerca del clímax sexual, que recorren desde lo bizarro hasta la carcajada. (Esta charla es para adultos y se recomienda discreción a la audiencia.)

  • Autor/a de la charla: Mary Roach
  • Fecha de grabación: 2009-02-06
  • Fecha de publicación: 2009-05-20
  • Duración de «Mary Roach: 10 cosas que no sabías del orgasmo»: 1003 segundos

 

Traducción de «Mary Roach: 10 cosas que no sabías del orgasmo» en español.

Bien, les voy a mostrar un par de imágenes de un artículo muy divertido de la Revista de Ultrasonido de Medicina.

Me voy a aventurar en decir que es el artículo más divertido que se haya publicado en la Revista de Ultrasonido de Medicina.

El titulo es «Observaciones de masturbación en el útero»
(Risas)
Bien, a la izquierda pueden ver una mano, esa es la flecha grande; a la derecha ven el pene y la mano rondando y por aquí tenemos, en las palabras del radiólogo Israel Meisner: «La mano agarrando el pene en una forma que asemeja movimientos masturbatorios.» Tengan en mente que era un ultrasonido, así que pudieron ser imágenes en movimiento.

El orgasmo es un reflejo del sistema nervioso autónomo, es parte del sistema nervioso que trata con las cosas de las que no tenemos control consciente; como la digestión, el ritmo cardiaco, la excitación sexual.

Y el reflejo del orgasmo se puede disparar por una gama sorprendente amplia de estímulos.

Estimulación genital, bah.

Pero también Kinsey entrevistó una mujer que podía al orgasmo si alguien le acariciaba la ceja.

Personas con daños en la médula espinal como paraplejias, cuadriplegias, con frecuencia desarrollan áreas muy muy sensibles justo arriba del nivel de su herida, cual sea el lugar.

En la literatura hay cosas tales como orgasmo de la rodilla, yo creo que lo más curioso que me he encontrado fue un reporte del caso de una mujer que tenía un orgasmo cada vez que se cepilla los dientes.


(Risas)
Esto era algo en la compleja acción senso-motora de cepillar los dientes que disparaba el orgasmo.

Acudió al neurólogo que estaba fascinado; revisó si había algo en la pasta de dientes, pero no, sucedía con cualquier marca.

Le estimularon las encías con un para ver si eso provocaba algo, no, era únicamente el movimiento.

Lo que me sorprende es que ahora pensarían que a esta mujer le gustaría tener una excelente higiene bucal.


(Risas)
Tristemente — según dice el artículo —, «ella creía estar poseída por los demonios y cambió a enjuagues bucales para seguir su higiene bucal.» Es tan triste.


(Risas)
Cuando estuve trabajando en el libro entrevisté a una mujer que alcanzaba el orgasmo con imaginarlo; ella era parte de un estudio en la Universidad de Rutgers, Rutgers, les tiene que gustar.

Entonces la entrevisté en Oakland en un restaurante de sushi.

Le pregunté: «

¿Podrías hacerlo ahora?

» y me contestó: «Yeah, pero prefería terminar mi comida, si no te importa.»
(Risas)
Después tuvo la amabilidad de hacer una demostración en una banca afuera.

Fue extraordinario, le tomó un minuto.

Le pregunté: «

¿Haces esto todo el tiempo?

»
(Risas)
A lo que dijo: «No, honestamente cuando llego a casa seguido estoy cansada.»
(Risas)
Me dijo que la última vez que lo hizo fue en un tren de Disneylandia.


(Risas)
La sede principal del orgasmo a lo largo de la médula espinal es algo que llamamos la ruta de los nervios sacros, que está atrás aquí.

Si uno la provoca, si la estimula con un electrodo en el punto preciso, se provoca un orgasmo.

Es un hecho que se pueden provocar reflejos espinales en personas muertas; en cierto tipo de personas muertas, un cadáver con el corazón funcionando, esto es alguien con muerte cerebral, legalmente muerto, en definitiva de salida, pero que se mantiene vivo con un respirador tal que sus órganos estarán oxigenados para su transplante.

Ahora en una de estas personas con muerte cerebral si disparas en el punto correcto en ocasiones verán algo que es un reflejo llamado el reflejo de Lázaro.

Esto es, lo voy a demostrar lo mejor que pueda, no estando muerta, es como esto: tocas el punto y el chico o la chica muerta hace… como esto.

Es muy perturbador para las personas que trabajan en laboratorios patológicos.


(Risas)
Si se puede disparar el reflejo de Lázaro en una persona muerta

¿por qué no el reflejo del orgasmo?

Le hice esta pregunta a un experta en muerte cerebral, Stephanie Mann, quien fue lo suficientemente inocente como para contestar mis correos.


(Risas)
Pregunté: «

¿Entonces es concebible disparar un orgasmo en una persona muerta?

» Contesta: «Sí, si los nervios sacros se oxigenan, es concebiblemente posible.» Obviamente no sería muy divertido para la persona, pero sería un orgasmo…
(Risas)
no obstante.

De hecho sugerí a una investigadora en la Universidad de Alabama, que hace investigación sobre el orgasmo; le dije: «Sabes, deberías hacer un experimento, tú puedes conseguir cadáveres si trabajas en una universidad.» Le dije: «Deberías hacer esto.» Y me dijo: «Tú consigues la aprobación de la junta de revisión de temas humanos para esto.»
(Risas)
Según el autor de un manual matrimonial de los años 30, Theodoor Van de Velde, un olor ligero de semen se puede detectar en el aliento de una mujer una hora después de tener relaciones sexuales.

Theodore Van de Velde era algo como un conocedor de semen.


(Risas)
Este el tipo que escribió el libro «Matrimonio Ideal», saben, un tipo intensamente hetero.

Escribió en su libro «Matrimonio Ideal», que podía diferenciar entre el semen de un hombre joven, el cual decía tenia un aroma fresco vigorizante, con el semen de un hombre maduro, cuyo semen olía y cito: «Extraordinariamente como el de las flores de la castaña española, en ocasiones fresco y floral, y en otras un tanto en extremo acre.»
(Risas)
Bien.

En 1999 en el estado de Israel, un hombre empezó a tener hipo.

Este era uno de esos casos que no paraban, intentó todo lo que sus amigos le sugerían, nada parecía servirle.

Pasaron los días, en un cierto punto, el hombre todavía con hipo, tuvo sexo con su mujer.

He así que el hipo desapareció.

Le dijo a su doctor, quien publicó un reporte del caso en un revista médica canadiense bajo el titulo «Las relaciones sexuales como un tratamiento potencial para el hipo intratable.» Me encanta este artículo porque en cierto punto sugiere que los hipadores solitarios pueden intentar la masturbación.


(Risas)
Me encanta porque es como si hubiera todo un grupo demográfico de hipadores solitarios.


(Risas)
Casados, solteros, hipadores solitarios.

A principios del siglo veinte, un buen de ginecólogos creían que cuando una mujer tenía un orgasmo las contracciones servían para succionar el semen hacia el cuello del útero para mandarlo realmente rápido al óvulo; y por tanto aumentando la probabilidad de la concepción.

A este teoría se le llamó teoría de «pro succión».


(Risas)
Si volvemos a la época de Hipócrates, los médicos creían que el orgasmo en la mujer no sólo servía para la concepción, sino que era necesario.

Los doctores de entonces acostumbraban decirles a los hombres sobre la importancia de complacer a sus esposas.

El autor del manual del matrimonio y degustador de semen Theodore Van de Velde,
(Risas)
tiene una línea en su libro; me encanta este tipo, le saco mucho partido a Theodore Van de Velde, tiene una línea en su libro que se supone proviene de la monarquía de Habsburgo, en la que había una emperatriz María Teresa que tenía problemas para concebir.

Al parecer el médico de la corte real le dijo: «Soy de la opinión que la vulva de su más sagrada majestad tiene que ser excitada por cierto tiempo antes de la cópula.»
(Risas)
Al parecer, no lo sé, está registrado en algún lado.

Masters y Johnson: ahora vamos más hacia adelante a los 50s.

Masters y Johnson eran escépticos de la pro succión, lo cual también resulta divertido decirlo, no se la tragaban.

Decidieron, siendo Masters y Johnson, que tenían que al fondo del asunto.

Llevaron mujeres al laboratorio, creo que fueron cinco mujeres y las equiparon con cápsulas cervicales que contenían semen artificial y en el semen artificial había una sustancia radio opaca tal que se develaría en unos rayos X.

Estos eran los 50s.

Como sea, estas mujeres se sentaban en el dispositivo de rayos X y se masturbaban.

Masters y Johnson observaban si el semen era pro succionado y no encontraron evidencias de esta pro succión.

Se estarán preguntando: «

¿Cómo se hace semen artificial?

»
(Risas)
Tengo para ustedes, tengo dos respuestas.

Pueden usar agua y harina ó agua y fécula de maíz.

En realidad encontré tres distintas recetas en la literatura.


(Risas)
Mi favorita es una que dice, ya saben, tienes la lista de los ingredientes y luego en la receta dirá, por ejemplo, «Rinde dos docenas de pastelitos.» Ésta decía: «Rinde una eyaculación.»
(Risas)
Hay otra forma en que el orgasmo podría fomentar la fertilidad, ésta involucra a los hombres.

El esperma que se asienta en el cuerpo por una semana o más empieza a desarrollar anormalidades que lo hace menos efectivo para recorrer su largo camino hacia el óvulo.

El sexólogo británico Roy Levin ha especulado que quizá este es el porqué los hombres evolucionaron a ser entusiastas y frecuentes masturbadores.

Él dijo: «Si me sacudo seguido logro producir semen fresco.» Lo cual pienso es una interesante idea, teoría, entonces ahora ya tienen una excusa evolutiva.


(Risas)
OK.


(Risas)
Bien.

Existe evidencia considerable de la pro succión en el reino animal.

Los cerdos, por ejemplo.

En Dinamarca, el Comité Nacional Danés de Producción Porcina encontró que si se sexualmente se estimula a la cerda mientras se le insemina artificialmente se ve un incremento del 6% en la tasa de la camada que es el número de cochinillos producidos.

Entonces llegaron con este plan de cinco puntos para estimular a las cerdas.

Y tenían a los ganaderos, pósters puestos en las granjas y tenían un DVD.

Y yo tengo una copia de este DVD.


(Risas)
Esta es mi develación porque les voy a mostrar un clip.


(Risas)
Entonces, ah, bien.

Aquí vamos, la ra la a trabajar.

Todo se ve muy inocente, va a hacer cosas con sus manos que el cerdo hace con su hocico al no tener manos, OK.


(Risas)
Esto es, el cerdo tiene un repertorio de cortejo inusual.


(Risas)
Esto es para imitar el peso del cerdo.


(Risas)
Han de saber que en el cerdo el clítoris está dentro de vagina, así que esto debería excitarla, aquí vamos.


(Risas)
Y el resultado feliz.


(Aplausos)
Me encanta este video, hay un momento en el video hacia el inicio donde vemos un acercamiento de su mano con su anillo de casado como si dijera: «Todo en orden, es sólo su trabajo, de le gustan las mujeres.»
(Risas)
OK.

Cuando estuve en Dinamarca, a mi anfitriona llamada Anne Marie le pregunté: «

¿Por qué entonces no estimulan el clítoris de la cerda?

¿Por qué los ganaderos no lo hacen?

No es uno de los cinco pasos.» Me contesta, tengo que leer lo que dijo, porque me encanta: «Fue un gran obstáculo sólo lograr que los ganaderos tocaran debajo de la vulva, así que pensamos no mencionar el clítoris por ahora.»
(Risas)
Tímidos pero ambiciosos ganaderos, sin embargo, pueden comprar — de verdad — un vibrador para cerda, que cuelga del tubo alimentador de esperma y vibra.

Porque, como mencioné, el clítoris está dentro de la vagina.

Entonces posiblemente, bueno, es un poco más excitante de lo que se ve.

También le dije: «Estas cerdas, quiero decir, seguro lo han notado, no parecen estar en la ansias del éxtasis.» Me dijo: «No puedes hacer esa conclusión.» Porque los animales no registran el dolor o placer en sus caras, en la misma forma que nosotros.

Los cerdos tienden a ser, por ejemplo, más como los perros usan la parte superior de la cara, las orejas son más expresivas.

Por tanto no estamos del todo seguros de qué está pasando con el cerdo.

Los primates, por otro lado, usamos más la boca.

Esta es la cara de eyaculación de un macaco rabón.


(Risas)
Resulta interesante que esto se ha observado en macacos hembra, pero únicamente montando otra hembra.


(Risas)
En los 50s, Masters y Johnson decidieron, bueno, vamos a descifrar todo el ciclo de la sexual humana.

Desde la excitación y a lo largo del camino hasta el orgasmo en hombres y mujeres.

Todo lo que sucede en el cuerpo humano.

Bien, en las mujeres mucho de esto pasa en el interior, lo cual no detuvo a Masters y Johnson.

Desarrollaron una máquina de coito artificial, en esencia era un pene con cámara montado en un motor.

Se tiene un falo un falo de acrílico transparente con una cámara y una fuente de luz montado en un motor que se mueve de esta forma.

Y la mujer tendría sexo con esto.

Eso es lo que harían, bastante impresionante.

Tristemente el dispositivo fue desmantelado.

Esto me mata, no porque quisiera usarlo, sino porque me hubiera gustado verlo.


(Risas)
Un buen día Alfred Kinsey decidió calcular la distancia promedio que viaja el semen eyaculado.

Esto no era curiosidad ociosa, el Doctor Kinsey había escuchado y había una teoría rondando en la época, eran los 40s, que la fuerza con la que se arroja el semen hacia el cuello del útero era un de fertilidad.

Kinsey pensó que era una tontería, entonces se puso a trabajar.

Reunió en su laboratorio a 300 hombres, una cinta métrica y una cámara de video.


(Risas)
De hecho encontró que en tres cuartas partes de los hombres la cosa simplemente escurría.

No era un chorro o no era expulsado con gran fuerza.

No obstante, el poseedor del récord lo lanzó a una modesta distancia de 2.5 metros, que es muy impresionante.


(Risas)

(Aplausos)
Sí, exactamente.


(Risas)
Lamentablemente está en el anonimato, no se menciona su nombre.

En su escrito…

en su escrito del experimento en su libro, Kinsey escribió: «Se colocaron dos sábanas para proteger los tapetes orientales.»
(Risas)
La cual es mi segunda frase favorita de la obra entera de Alfred Kinsey.

Mi favorita es: «Migas de queso esparcidas frente a una pareja de ratas copulando distraerán a la hembra pero no al macho.»
(Risas)
Muchísimas gracias.


(Aplausos)
¡Gracias!

https://www.ted.com/talks/mary_roach_10_things_you_didn_t_know_about_orgasm/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *