Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Natalie Jeremijenko: El arte del cambio mental ecológico – Charla Business Innovation Factory

Natalie Jeremijenko: El arte del cambio mental ecológico – Charla Business Innovation Factory

Charla «Natalie Jeremijenko: El arte del cambio mental ecológico» de Business Innovation Factory en español.

El inusual laboratorio de Natalie Jeremijenko le pone arte al trabajo, y se ocupa de los problemas medioambentales combinando el conocimiento de la ingeniería, con arte público y un grupo de voluntarios. Estos experimentos en la vida real incluyen: llevar a pasear renacuajos, textear peces, plantar jardines para hidrantes y más.

  • Autor/a de la charla: Natalie Jeremijenko
  • Fecha de grabación: 2009-10-09
  • Fecha de publicación: 2010-10-14
  • Duración de «Natalie Jeremijenko: El arte del cambio mental ecológico»: 1190 segundos

 

Traducción de «Natalie Jeremijenko: El arte del cambio mental ecológico» en español.

Me enteré de esta especie de poco original y común idea de que las nuevas tecnologías son una oportunidad para la transformación social.

Que es lo que me motivó entonces, y todavía hoy, es la creencia me motiva ahora.

Quería contarles lo que he estado haciendo desde entonces — pero sigue siendo la misma canción — y presentarles mi laboratorio y mi trabajo actual, que es la Clínica de Salud Medioambiental que llevo en la NYU (Universidad de York).

Lo que es — es un giro en la salud.

Porque, realmente, lo que intento hacer ahora es redefinir lo que se considera salud.

Es una clínica como cualquier otra en cualquier otra universidad, excepto que la gente viene a la clínica con preocupaciones de salud medioambiental, y se van con recetas de cosas que ellos pueden hacer para mejorar la salud medioambiental, a diferencia de a la clínica con preocupaciones médicas y salir con recetas para fármacos.

Hay una cita que ayuda, de Hipócrates del juramento hipocrático que dice, «La mayor parte del alma está fuera del cuerpo, tratar lo interno requiere tratar lo externo.» Pero esto sugiere la cuestión a la que estoy intentando llegar aquí, que nosotros tenemos una oportunidad para redefinir qué es salud.

Porque esta idea de que la salud es interna, y atomizada e individual y farmacéutica es en gran parte un error.

Y usaría este estudio, un reciente estudio de Philip Landrigan, para impulsar una visión diferente de la salud, en el cual fue a la mayoría de los pediatras de Manhattan y del área de York y documentó en qué usaban sus horas de pacientes.

El 80 a 90 por ciento de su tiempo se repartía en cinco cosas.

Número uno era asma, número dos era retrasos en el desarrollo, número tres era el crecimiento en 400 veces de cánceres raros en la niñez entre los últimos ocho a 10,15 años.

Número cuatro y cinco era obesidad infantil y cuestiones relacionadas con la diabetes.

Así que de todos esos — ¿qué es común a todos esos? El medio ambiente está implicado, radicalmente implicado, sí.

Esto no es los gérmenes que los médicos fueron formados para tratar; esta es una definición diferente de salud, salud que tiene una gran ventaja porque es externa, es compartida, podemos hacer algo al respecto, a diferencia de la interna, genéticamente predeterminada, o individualizada.

La gente que viene a la clínica son llamados, no pacientes, sino impacientes, porque son demasiado impacientes para esperar cambios legislativos que se ocupen de temas de salud locales y medioambientales.

Y los conozco en la universidad, también tengo algunas mesas informativas que instalé en varios sitios que proporcionan una inmersión en algunos de los retos medioambientales a enfrentar.

Me gusta este de una informativa belga, en la que nos reunimos en una rotonda, precisamente porque las rotondas representaban el movimiento social sin cabeza que informa mucho sobre la transformación social, a diferencia del control descendente de la luz roja del semáforo en las intersecciones.

En este caso, por supuesto, la rotonda con esas micro-decisiones tomadas in situ por gente a la que no se le dice qué hacer.

Pero, por supuesto, permite un mayor rendimiento, accidentes, y un modelo interesante de movimiento social.

Algunas de las cosas que los protocolos de monitorización han desarrollado: éste es el protocolo del renacuajo burócrata, o manteniendo etiquetas, si prefieren.

Lo que son es un agregado de renacuajos que son bautizados con el nombre de algún burócrata local cuyas decisiones afectan la calidad de tu agua.

Así que un impaciente preocupado por la calidad del agua cria a un renacuajo burócrata en una muestra del agua sobre la que están interesados.

Y les damos algunas cosas para que hagan esto, para ayudarlos a hacer dispositivos para animales de compañía mientras están con su blog o con su email.

Este es un paseador de renacuajos para sacar a pasear a tu renacuajo a la noche.

Y la cosa interesante que sucede — porque estamos usando renacuajos, claro, porque tienen biosentidos mucho más exquisitos que nosotros, muchas miles de veces más sensibles que algunos de nuestros sentidos para sentir, respondiendo de una manera biológicamente sensible, a toda esa clase de contaminantes industriales que llamamos disruptores endócrinos o emuladores hormonales.

Pero al llevar a tu renacuajo de paseo por la noche — hay algunas fotos — tus vecinos seguramente dirán: «¿Qué estás haciendo?» Y entonces tienes que presentarles a tu renacuajo y a quien le dió el nombre.

Tienes que explicar lo que haces y cómo los sucesos en el desarrollo del renacuajo son, claro, muy observables y que usan las mismas hormonas mediadas por T3 que nosotros.

Y así, la próxima vez que tu vecino te ve dirá, «¿Cómo anda ese renacuajo?» Y puedes dejarlo interactuar en la red social con tu renacuajo, porque la Clínica de Salud Medioambiental tiene una red social online para, no sólo los impacientes, humanos, sino también para no-humanos, networking para humanos y no-humanos.

Y por supuesto, estos disruptores endócrinos son cosas implicadas en la epidemia de cáncer de mama, la epidemia de obesidad, la caída en 2.5 años de la edad promedio del de la pubertad en niñas y otras cosas relacionadas.

La culminación de esto es, si has criado exitosamente a tu renacuajo, observando la conducta y los sucesos en el desarrollo, que irás y le presentarás tu renacuajo a su tocayo y hablarán de la evidencia que has encontrado.

Otro protocolo rápido — y voy a ir con estos rápido, sólo como para darles ejemplos concretos de qué hacemos aquí – es, en vez de pedirte muestras de orina, te pediré una muestra de ratón.

Alguien aquí afortunado de contarnos, que conviva con un ratón — una asociación doméstica con ratones? Muy afortunado.

Los ratones, por supuesto, son el perfecto organismo modelo.

Son aún mejores modelos de salud medioambiental, porque no sólo tienen la misma biología mamífera, sino que comparten tambien tu dieta, en gran medida.

Comparten tus estresores ambientales, los niveles de amianto y de plomo, todo a lo que tú estás expuesto.

Y están geográficamente más limitados que tú, porque no sabemos su has estado expuesto persistentemente a contaminantes orgánicos en tu casa o en tu ocupación o cuando eras niño.

Los ratones son una muy buena representación.

Así que comienza con construir una mejor trampa, claro.

Esta es una de ellas.

Soportar los estresores ambientales es complicado.

¿Hay alguien aquí que tome antidepresivos?
(Risas)
Un montón de gente en Manhattan toma.

Y estamos testeando si los ratones también se autoadministrarían ISRS (Inhibidores de la recaptación de serotonina).

Así que esto era Prozac, esto era Zoloft, esto era una gelatina negra y esto era un relajante muscular, todos ellos eran la medicación que el impaciente estaba tomando.

Así que, creen ustedes que los ratones se autoadministraron antidepresivos? Cuál es el — (Audiencia: Seguro.

Sí) Cómo sabían? Sí, lo hicieron.

Esto era vodka y solución, gin y solución.

A este hombre también le gustaba el agua corriente y el relajante muscular.

Cuál es nuestra observación? Vodka, gin — (Audiencia: [incierta]) Sí, sí.

Conocen a sus ratones muy bien.

Sí, tomaron.

Así que tomaron tanto vodka como el agua que tomaron, lo cual es interesante.

Luego, claro, va al aparato de entrampado.

Hay un viejo celular ahí — un buen uso para viejos celulares — que llama a la clínica, vamos y nos llevamos al ratón.

Tomamos una muestra de sangre y hacemos el estudio de la sangre y el pelo del ratón.

Y quiero remarcar la gran ventaja de considerar a la salud de esta forma externa.

Pero tenemos muy pocos productos para recetar de esta manera.

Es muy distinto al modelo médico.

Cualquier cosa que hagas para mejorar la calidad del agua o del aire, o para entenderlo o para cambiarlo, los beneficios son disfrutados por todos aquellos con los que compartes la calidad de tu agua y de tu aire.

Y ese efecto de agregación, ese efecto de la acción colectiva, es verdaderamente algo que podemos usar en nuestro beneficio.

Quiero mostrarles un producto que se receta en la clínica llamado «No Estacione».

Esta es una receta para mejorar la calidad del agua.

Muchos impacientes están muy preocupados con la calidad del agua y del aire.

Lo que hacemos es tomar un hidrante, un espacio «no estacionar» asociado al hidrante, y recetamos la remoción del asfalto para crear un micro paisaje de ingeniería, para crear una oportunidad de infiltración.

Porque, muchos de ustedes sabrán, esta es la carga más grande de contaminación que tenemos en el puerto de New York, New Jersey ahora.

Ya no son los fuentes puntuales, no más los grandes contaminadores, ni tampoco las GEs, sino la masiva red de calles, esas superficies impermeables, que acumulan toda esa neurotoxina de cadmio que provinene de las pastillas de frenos o los residuos oleosos de los hidrocarburos en cada tormenta e infraestructura medieval se lava y va hacia el sistema esturario.

Eso no hace mucho bien.

Hay pocas oportunidades de interceptar a esos contaminantes antes de que entren en el puerto, y son propiciadas por impacientes en varias calles de maneras muy interesantes.

Quiero mencionar que es un especie de regla general, que hay dos o tres hidrantes en cada cuadra.

Creando estos micro espacios de ingeniería para infiltrarlos, no obstaculizamos su utilización como estacionamiento par vehículos de emergencia, porque, por supuesto, un camión de bomberos puede aparcar ahí.

Aplastan una plantas.

No es gran problema, se regenerarán.

Pero si hiciéramos esto en cada uno — en cada hidrante podríamos redefinir la emergencia.

Ese 99 porciento del tiempo que un camnión de bomberos no está aparcado ahí, está infiltrando contaminantes.

Está también incrementanto el equilibrio de CO2, captando algunos de los contaminantes volátiles.

Y todos sumados, estas pequeñas intercepciones podrían infiltrar toda la contaminación callejera que ahora decanta en nuestro sistema estuario, hasta una lluvia de 18 milímetros, hasta una tormenta de 100 años.

Así que éstas son pequeñas acciones que pueden sumar a un efecto significativo para mejorar la salud ambiental local.

Este es uno de los más ambiciosos.

Los que la crisis climática nos ha revelado es una crisis secundaria, más subrepticia y más generalizada, que es la crisis de agencia, que es: qué hacer.

De alguna manera, lechuga local, cambiar un foco, conducir a la velocidad permitida, cambiar tus neumáticos regularmente, no parece ser suficiente frente a la crisis climática.

Y este es un interesante ejemplo que sucedió — recordarán estos: refugios antiatómicos.

Cuál es el refugio antiatómico para la crisis climática? Esto fue una movilización civil.

Iglesias, grupos escolares, hospitales, residentes particulares — cada uno construyó uno de estos en cuestión de meses.

Y todavía están allí como íconos de la respuesta civil de cara a una amenzaza colectiva incierta y compartida.

Un refugio antiatómico para la crisis climática diría, se parece a algo así, o así, lo que es una instalación de agricultura intensiva urbana que está pendiente de estar en mi laboratorio en la NYU.

Lo que hace es una idea muy simple: tomar — el 80 a 90 porciento del CO2 producido en Manhattan está relacionado con los edificios — tomamos, tal como un invernadero comercial, tomamos el CO2 del edificio — aire enriquecido con CO2 — lo hacemos a pasar a través de la instalación de agricultura urbana, y luego devolvemos aire enriquecido con oxígeno.

No se puede construir mucho en un techo, no están diseñados para eso.

Así que tiene patas, para focalizar todo el peso en la mampostería y en las columnas.

Se construye como un «galpón de construcción colectiva», usando software de código abierto.

Este es el prototipo a escala que estaba funcionando en España.

Así es como debería haber sido, crucemos los dedos, si la NYU acepta.

Y lo que quiero mostrarles es — éste es uno de los componentes del mismo, que estuvimos testeando — que es una chimenea solar — tenemos 17 de ellas puestas por todo NY ahora — que pasivamente sube el aire hacia arriba.

Entienden lo que es una chimenea solar.

El aire caliente sube.

Pones un poco de plástico negro en un lado de un edificio, se calentará, y tendrás una corriente de aire pasiva.

Los que hacemos es, a decir verdad, poner un filtro HVAC stándard en la cima de eso.

Que remueve como el 95 porciento del carbón negro, esa cosa que, junto con el ozono.

es responsable por casi la mitad de los efectos del calentamiento global., porque cambia, se asienta en la nieve, cambia los reflectores, cambia las propiedades de transmisión de la atmósfera.

El cabrón negro es ese hollín que si no se aloja en tus hermosos y rosados pulmones, y está asociado con…

No es nada bueno, y es una forma de combustión ineficiente, no de la combustión misma.

Cuando lo hacemos pasar por nuestra chimenea, removemos algo del 95 porciento de eso.

Y luego lo intercambiamos con los estudiantes y re-lanzamos ese carbón negro.

Y hacemos lápices cuya langitud mide el hollín que extrajimos del aire.

Este es uno de los que tenemos ahora.

Aquí están quienes los hacen y que son ávidos usuarios de lápices.

Okey, así que quiero mostrarles sólo dos interfaces más, porque creo que uno de nuestros más grandes desafíos es re-imaginar nuestra relación con los sistemas naturales, no sólo a través de este modelo de cambio personalizado de la salud, sino a través de animales con los que convivimos.

No estamos solos, los animales se están integrando.

De hecho, la migración urbana ahora describe el movimiento de animales otrora conocidos como salvajes hacia centros urbanos.

Ya saben, un coyote en Central Park, una ballena en el Canal Gowanus, alce en Westchester County.

Está ocurriendo en todo el mundo desarrollado, probablemente por pérdida de hábitat, pero también porque nuestras ciudades son un poquito más vivibles de lo que eran.

Y cada espacio verde que creamos es una invitación a los no-humanos para convivir con nosotros.

Pero como que no hemos tenido la imaginación sobre cómo poder hacer esto bien o de forma interesante.

Y quiero mostrarles algunas de las interfaces tecnológicas que han sido desarrolladas bajo el nombre de OOZ — que es «zoo» al revés y sin jaulas — para tratar de reformar esa relación.

Esto es tecnología de comunicación para pájaros.

Yo me veo así.

Cuando un pájaro aterriza en él, disparan un archivo de sonido.

Esta es en el Whitney Museum, en donde hay 6 de elllos, cada uno tiene un argumento diferente en sí, un archivo de sonido diferente.

Han dicho cosas como ésta.

(silbido) Voz grabada: Esto es lo que debes hacer.

Ve y compra unas de esas barras de cereal saludables, esas que llamas comida para aves, y tráela aquí y desparrámala.

He aquí una buena persona.

Natalie Jeremijenko: Okay.


(Risas)
Así que había varios de éstos.

Los pájaros podían saltar de uno a otro.

Son tus simples palomas urbanas.

Y un test anterior cuyo argumento evocaba comportamiento cooperativo de la gente de abajo — alrededor de cien a uno dijo que éste era el argumento que tenía el mejor efecto en nosotros.

Voz grabada: Tick, tick, tick.

Ese es el sonido de mutaciones genéticas de la gripe aviar convirtiéndose en una gripe humana mortal.

Sabes qué es lo que detiene esto? Sub-poblaciones de aves sanas, incrementando la biodiversidad en general.

Es de tu conveniencia que yo esté sano, feliz, bien alimentado.

Por lo tanto, podrías compartir algunos de tus recursos nutricionales en vez de monopolizarlos.

Esto es, comparte tu almuerzo.


(Risas)
NJ: Funcionó, y es cierto.

El último proyecto que quisiera mostrarles es una interface para peces que recién ha sido lanzada — es, en verdad, lanzada oficialmente la próxima semana — con un servicio maravilloso de la Liga de Arquitectura.

Quizás ustedes siquiera sepan que necesitan comunicarse con los peces, pero existe ahora un dispositivo para que puedan hacerlo.

Es algo así: boyas que flotan en el agua, proyectan 1 metro hacia arriba, 1 metro hacia abajo.

Cuando un pez nada por debajo, una luz se enciende.

Así es como se ve.

Así que hay otra función encendida aquí.

Esta luz de arriba es — perdón si los estoy mareando — esta luz es en verdad un monitor de calidad del agua que cambia de rojo, cuando el oxígeno disuelto es bajo, a un azul/verde, cuando el oxígeno disuelto es alto.

Y luego, puedes también «textear» al pez.

Entonces, hay tarjetas ahí debajo que te darán datos de contacto.

Y te responden el texto.

Cuando las boyas reciben tu sms, te guiñan 2 veces para decir: recibimos tu mensaje.

Pero quizás el más popular ha sido que pusimos otra cadena de éstos en el Río Bronx, donde el primer castor — loco como es — de haberse mudado y construido un hogar en New York en 250 años, vive.

Así que, noticias de un castor.

Puedes suscribirte a las noticias de él.

Puedes hablarle.

Y lo que me gusta pensar es que esta es una interface que reescribe cómo interactuamos con sistemas naturales, específicamente al cambiar quién tiene información, dónde la tienen, quién puede darle sentido a esa información, y qué podemos hacer con ella.

En este caso, en vez de tirar goma de mascar, o Doritos o lo que sea tengas en el bolsillo al los peces — Hay un espacio de agua en Islandia con el que estuve trabajando que está en el medio de la ciudad, y la mayor cantidad de contaminantes en él no es la contaminación callejera, es en realidad pan blanco de gente que alimenta a los peces y a las aves.

En vez de hacer eso, desarrollamos unos palitos para peces con los que puedes alimentar a los peces Son deliciosos.

Son deliciosos inter-especies, digo, deliciosos para humanos y no-humanos.

Pero también contienen un agente químico.

Son nutricionalmente apropiados, no como los Doritos.

Y entonces cada vez ese deseo de interactuar con los animales, que es al tan presente como el cartel: «No alimente a los animales».

Y hay unos 3 de ellos en cada parque en New York.

Y en el parque nacional de Yellowstone, hay más carteles: «no alimente a los animales» que animales a los que desees alimentar.

Pero en esa acción, esa interacción, al reescribir esto, transformándolo en una oportunidad de ofrecer alimento que es nutricionalmente apropiado, que puede aumentar las fuentes nutricionales que nosotros mismos diezmamos al aumentar la población de peces y al agregar agentes químicos, los cuales, como cualquier químico que usamos medicinalmente, se une a los metales pesados acumulados y a los PCBs que hay en los peces viviendo en este hábitat particular y les permite diferirlos y expulsarlos como una sal inocua donde es complejizada por un reactivo, efectivamente quitándolo de la biodisponibilidad.

Pero quiría decir que la interacción, reescribir esa interacción, en acción colectiva, acción colectiva reparadora, muy distinta a la forma que está siendo usada del otro lado del Río Hudson, donde estamos dragando los PCBs — luego de 30 años de lucha legislativa y legal, las GE están pagando por el dragado del sitio de Superfund más grande en el mundo — lo estamos dragando, y probablemente será embarcado a Pennsylvania o al país del Tercer Mundo más cercano, donde continuará siendo lodo tóxico.

El cambio del lugar no es la forma de tratar los problemas ambientales.

Y ese es el típico paradigma bajo el que hemos operado.

Al tomar la oportunidad que las nuevas tecnologías, nuevas tecnologías interactivas, nos presentan para reescribir nuestras interacciones, para escribirlas, no ya como interacciones aisladas, individualizadas, sino como acciones colectivas conjuntas que pueden sumar a algo, podemos realmente comenzar a solucionar algunos de nuestros desafíos ambientateles más importantes.

Gracias.

(Applausos)

https://www.ted.com/talks/natalie_jeremijenko_the_art_of_the_eco_mindshift/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *