Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Pamela Kurstin toca el theremín (la música intocable) – Charla TED2002

Pamela Kurstin toca el theremín (la música intocable) – Charla TED2002

Charla «Pamela Kurstin toca el theremín (la música intocable)» de TED2002 en español.

La virtuosa Pamelia Kurstin ejecuta y habla sobre su theremín, el instrumento electrónico no-sólo-para--ficción, que se ejecuta sin ser tocado. Las canciones incluyen «Las hojas muertas» («Autumn Leaves»), «Lush life» y de David Mash, «Listen, words are gone».

  • Autor/a de la charla: Pamelia Kurstin
  • Fecha de grabación: 2002-02-02
  • Fecha de publicación: 2008-02-13
  • Duración de «Pamela Kurstin toca el theremín (la música intocable)»: 1151 segundos

 

Traducción de «Pamela Kurstin toca el theremín (la música intocable)» en español.

(Música)
(Aplausos)
Calma, ahora vuelvo en mí.

Cuando toco en público lo primero que sucede es que la gente grita:

¿qué está haciendo?

Lo toco en espectáculos de rock, ya saben, en el escenario parada totalmente inmóvil, ya saben…

Preguntan «

¿qué está haciendo?

,

¿qué está haciendo?

» Ya saben.

Y luego, como que hago…

¡Vvvvoouuu! y después como…


(Risas)
Estoy segura que están tratando de imaginar cómo funciona.

Bueno, lo que hago es…

¡Oh! con la zurda controlo el tono.

Ven, cuanto más cerca de la antena, más aguda es la nota.

(Hace una escala) Puede hacerse muy baja.

Y con esta mano, controlo el volumen así que cuanto más alejo la mano derecha, más alto suena.

(Cambia el volumen) En resumen, usando ambas manos uno controla el tono y el volumen y como que se intenta crear la ilusión de tocar notas separadas cuando, en realidad, se produce un sonido continuo…

(Fanfarria …

Pitido)
(Risas)
A veces me sobresalto: me olvido de que lo tengo encendido me inclino a levantar algo y entonces, como que…

¡Oh! Ya saben.

Y es como un efecto sonoro gracioso que te sigue si no lo apagas.


(Risas)
Quizá sea mejor pasar a la próxima canción porque perdí completamente el rumbo.

Vamos a interpretar una canción de David Mash llamada «Listen, Words Are Gone» y quizá después de la canción pueda retomar el hilo.

(Música)
(Aplausos)
Estoy tratando de recordar alguna de las preguntas que me hacen con frecuencia.

Hay muchas.

Bueno, supongo que podría contarles un poco de la del theremín.

Fue inventado en los años ’20s.

El inventor es Léon Thérémin (también es músico además de inventor).

La idea del theremín se le ocurrió mientras trabajaba con unas radios de onda corta y detectó ese sonido en la señal…

(Pitido) y pensó:

¿qué tal si pudiera controlar ese sonido y transformarlo en instrumento?

Porque tiene tonos.

Y de algún modo, a fuerza de trabajo, llegó a construir el theremín que conocemos hoy.

Y muchas veces los niños de hoy se refieren al theremín haciendo juu-ooh-ooh-ooh, porque en los ’50s se usaba en las películas de ficción de terror ese sonido…

Guuu-uuuu
(Risas)
Es un sonido medio extraño.

A veces, si tomo demasiado café, el vibrato se me va de las manos.

Uno se vuelve muy sensible al cuerpo y sus funciones cuando está aquí atrás.

Tiene que quedarse bien inmóvil si quiere tener el máximo de control.

Me recuerda el equilibrio del que hablaba antes Michael Moschen porque cuesta mucho mantener el equilibrio atender a lo que uno toca, afinar bien y, al mismo tiempo, uno no quiere centrarse demasiado en afinar todo el tiempo; quiere estar sintiendo la música.

Además, uno trata de quedarse muy, muy, muy quieto porque pequeños movimientos con otras partes del cuerpo condicionan la entonación o, a veces, si uno está tocando una baja y respira, ya saben, sucederá…

(Pierde la entonación)
(Risas)
Si durante la siguiente canción me desmayo…
(Risas)
Pero definitivamente lo considero casi como…

como un instrumento de yoga porque te mantiene alerta de cada pequeña cosa que hace tu cuerpo o de lo que no quieres que haga mientras tocas, ya saben, movimientos repentinos.

Si voy al club a tocar algo la gente empieza: «Tómate algo, ¡nosotros invitamos!» Y es como que, bueno, « termino…», no quiero que suene así…

Además, refleja realmente tu estado de ánimo.

Si estás, ya saben, si estás…

Es como ser un cantante, sólo que en vez de salir de la garganta uno lo controla en el aire y no tiene en realidad un de referencia; uno siempre confía en el oído y hace ajustes constantemente.

Uno tiene que ajustarse siempre a lo que sucede y darse cuenta que saldrán notas improvisadas aquí y allá y escucharlas, ajustarlas y seguir adelante o, si no, uno se pone muy tenso y enloquece, como yo.

Creo que ahora voy a tocar otra canción.

Voy a tocar «Lush Life», una de mis canciones favoritas.

(Música)
(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/pamelia_kurstin_the_untouchable_music_of_the_theremin/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *