Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Patrick Chappatte: El poder de las caricaturas – Charla TEDGlobal 2010

Patrick Chappatte: El poder de las caricaturas – Charla TEDGlobal 2010

Charla «Patrick Chappatte: El poder de las caricaturas» de TEDGlobal 2010 en español.

En una serie de ingeniosos chistes, Patrick Chappatte argumenta de manera conmovedora a favor del poder de la humilde caricatura. Sus proyectos en el Líbano, África Occidental y Gaza muestran cómo, en las manos correctas, el lápiz puede iluminar asuntos serios y juntar a las personas menos probables.

  • Autor/a de la charla: Patrick Chappatte
  • Fecha de grabación: 2010-07-15
  • Fecha de publicación: 2010-10-21
  • Duración de «Patrick Chappatte: El poder de las caricaturas»: 752 segundos

 

Traducción de «Patrick Chappatte: El poder de las caricaturas» en español.

Pues sí, soy un caricaturista de periódicos caricaturista político.

No sé si han oído de ello –

¿periódicos?

Es un tipo de con base de papel.


(Risas)
Es más ligero que un iPod.

Es un poco más barato.

¿Saben lo que se dice?

Dicen que los medios impresos están muriendo.

¿Quién dice esto?

Bueno, los medios.

Pero esto no es noticia,

¿cierto?

Ya han leído ustedes acerca de ello.


(Risas)
Damas y caballeros, el mundo se ha hecho más pequeño.

Yo sé que es un cliché, pero vean, vean qué pequeño, qué chiquito se ha hecho.

Y ustedes conocen la razón, por supuesto.

Esto es debido a la tecnología.

Sí.


(Risas)

¿Hay algunos diseñadores de computadoras en la sala?

Sí bueno, ustedes están haciendo mi vida miserable, porque los track pads solían ser redondos, de forma agradablemente redonda.

Eso crea una buena caricatura.

Pero

¿qué vas a hacer con un track pad plano, esas cosas cuadradas?

No hay nada que pueda yo hacer como caricaturista.

Bueno, yo sé que el mundo ahora es plano.

Eso es cierto.

Y el Internet ha alcanzado cada rincón del mundo, los lugares más pobres, más remotos.

Cada aldea en África tiene ahora un cibercafé.


(Risas)
No vayan a pedir un Frapuccino ahí.

Así que estamos conectando la división digital.

El Tercer Mundo está conectado.

Estamos conectados.

¿Y qué pasa después?

Bueno, te llega correo.

Sí.

Bueno, el Internet nos ha investido de poder.

te ha investido de poder a ti, me ha investido de poder a mí, y ha investido de poder a algunos otros tipos también.


(Risas)
Ustedes saben, estas dos últimas caricaturas, Las hice en vivo durante un congreso en Hanoi.

Y no están acostumbrados a eso en el Vietnam comunista 2.0.


(Risas)
Así es que estaba yo caricaturizando en vivo sobre una pantalla ancha — era toda una sensación — y entonces este tipo se me acercó.

Me estaba tomando fotos a mí y a mis bocetos.

y pensé, «Esto es genial, un aficionado vietnamita.» Y al verlo llegar al día siguiente, Pensé, «Guau, ése es realmente un amante de las caricaturas.» Al tercer día, finalmente entendí, el tipo de hecho estaba trabajando.

Así que ahora, debe haber cien fotografías mías sonriendo con mis bocetos en los archivos de la policía vietnamita.


(Risas)
No, pero es cierto: el Internet ha cambiado al mundo.

Ha sacudido a la industria de la música.

Ha cambiado la manera en que consumimos música.

Para aquéllos entre ustedes en edad suficiente para recordarlo, solíamos tener que ir a la tienda a robarla.


(Risas)
Y ha cambiado la manera en que tu futuro empleador leerá tu solicitud.

Así es que ten cuidado con esa cuenta de Facebook.

Te lo dijo tu mamá, ten cuidado.

Y la tecnología nos ha liberado.

Esto es WiFi gratuito.

pero sí, lo ha hecho.

Nos ha liberado del escritorio de la oficina.

Ésta es tu vida.

Disfrútala.


(Risas)
En resumen, la tecnología, el Internet, han cambiado nuestro estilo de vida.

Un gurú tecnológico, como este hombre — que una revista alemana llamó el filósofo del siglo 21 — están dando forma a la manera en que hacemos las cosas.

Están dando forma a la manera en que consumimos.

Están dando forma a nuestros mismos deseos.


(Risas)
(Aplauso) No les va a gustar.

Y la tecnología ha cambiado incluso nuestra relación con Dios.


(Risas)
Ahora…

no debería meterme en esto.

Caricaturas de religión y de política, como ustedes probablemente han escuchado, hacen una pareja difícil, desde día en 2005, cuando un montón de caricaturistas en Dinamarca dibujaron caricaturas que tuvieron repercusiones alrededor de todo el mundo, manifestaciones, fatwa.

Provocaron violencia.

La gente murió en la violencia.

Esto fue tan repugnante.

La gente murió debido a las caricaturas.

Quiero decir — tenía la sensación en tiempo de que las caricaturas habían sido usadas por ambos bandos, de hecho.

Fueron usadas primero por un periódico danés, que quería dar su punto de vista sobre el Islam.

Un caricaturista danés me dijo que él era uno de los 24 a quien asignaron la tarea de dibujar al profeta.

12 de ellos se rehusaron.

¿Sabían ustedes?

Él me dijo, «Nadie tiene que decirme lo que debo dibujar.

Así no es como funciona.» Y entonces, por supuesto, fueron usadas por extremistas y políticos del otro lado.

Ellos querían despertar controversia.

Ya se saben la historia.

Sabemos que las caricaturas pueden ser usadas como armas.

La Historia nos lo dice, han sido usadas por los nazis para atacar a los judíos.

Y aquí estamos ahora.

En las Naciones Unidas, la mitad del mundo está presionando para penalizar la ofensa a la religión — la llaman la difamación de la religión — mientras que la otra mitad del mundo está contestando la lucha en defensa de la libertad de expresión.

¿Así que el choque entre civilizaciones está aquí, y las caricaturas están en medio de todo ello?

Esto me puso a pensar.

Ahora ustedes me ven pensando en la mesa de mi cocina.

Y ya que están ustedes en mi cocina, les presento a mi esposa.


(Risas)
En 2006, unos meses más tarde, fui a Costa de Marfil — África Occidental.

Ahora, hablando de un lugar dividido.

El país estaba partido en dos.

Tenías una rebelión en el norte, el gobierno en el sur — la capital, Abiyán — y en medio, el ejército francés.

Esto se parece a una hamburguesa gigante.

No quisieras ser el jamón en el centro.

Yo estaba ahí para reportar esa historia en caricaturas.

He estado haciendo esto durante los últimos 15 años.

Es mi trabajo extra, si así lo quieren.

Así es que como ven, el estilo es diferente.

Esto es más serio quizás que las caricaturas editoriales.

Fui a lugares como Gaza durante la guerra en 2009.

Así es que esto es realmente periodismo en caricaturas.

Escucharán hablar de esto más y más cada vez.

Éste es el futuro del periodismo, me parece.

Y por supuesto, fui a ver a los rebeldes en el norte.

Ésos eran unos pobres tipos luchando por sus derechos.

Una parte del conflicto era de corte étnico como es frecuente en África.

Y fui a ver a los Dozo.

Los Dozo, ellos son los cazadores tradicionales del África Occidental.

La gente les teme.

Ellos ayudan mucho a la rebelión.

Se cree que tienen poderes mágicos.

Pueden desaparecer y escapar de las balas.

Fui a ver a un jefe Dozo.

Me habló de sus poderes mágicos.

Dijo, «Puedo cortarte la cabeza de inmediato y revivirte de regreso.» Le dije, «Bueno, a lo mejor no tenemos tiempo para esto ahora mismo.»
(Risas)
«En otra ocasión.» Así que de regreso en Abiyán, tuve la oportunidad de dirigir un taller con caricaturistas locales ahí, y pensé, sí, en un contexto como éste, las caricaturas pueden realmente ser usadas como armas contra el otro bando.

Quiero decir, la prensa en Costa de Marfil estaba dividida amargamente.

Era comparada con los medios en Ruanda antes del genocidio.

Así que imagínense.

¿Y qué puede hacer un caricaturista?

A veces los editores les decían a sus caricaturistas que dibujaran lo que ellos querían ver, y el tipo tiene que alimentar a su familia,

¿cierto?

Así es que la idea era muy simple.

Juntamos a caricaturistas de todas partes en Costa de Marfil.

Los alejamos de sus periódicos por tres días.

Y yo les pedí que hicieran un proyecto en conjunto, haciendo frente a problemas que afectan a su país en caricaturas, sí, en caricaturas.

Mostrar el poder positivo de las caricaturas.

Es una gran herramienta de comunicación para mal o para bien.

Y las caricaturas pueden cruzar fronteras, como ustedes han visto.

Y el humor es una buena forma, yo creo, de abordar asuntos serios.

Y estoy muy orgulloso de lo que hicieron.

Quiero decir, ellos no estuvieron de acuerdo entre sí — ésa no era la intención.

Y yo no les pedí que hicieran caricaturas agradables.

El primer día, incluso se gritaban unos a otros.

Pero acabaron sacando un libro, que comprende desde 13 años atrás de crisis política en Costa de Marfil.

Así es que la idea estaba ahí.

Y he estado haciendo proyectos como éste, en 2009 en el Líbano, este año, en Kenia, en enero.

En el Líbano no fue un libro.

La idea era tener — el mismo principio, un país dividido — tomar caricaturistas de todos los bandos y permitir que hagan algo juntos.

Así que en el Líbano, involucramos a los editores de los periódicos, y logramos que ellos publicaran a ocho caricaturistas de todos los bandos juntos en la misma página, abordando el asunto que afecta al Líbano, como la religión en la política y en la vida diaria.

Y funcionó.

Por tres días, casi todos los periódicos de Beirut publicaron a todos esos caricaturistas juntos — antigobierno, pro gobierno, cristianos, musulmanes, por supuesto, angloparlantes, en fin, los que te imagines.

Así es que fue un gran proyecto.

Y entonces, en Kenia, lo que hicimos fue abordar el asunto de la etnicidad, que es un veneno en mucho lugares del África.

E hicimos video clips.

Pueden verlos si entran a Youtube/KenyaTunes.

Así que, predicar la libertad de expresión es fácil aquí, pero como ustedes han visto en contextos de represión o división, de nuevo,

¿qué puede hacer un caricaturista?

Tiene que conservar su trabajo.

Bueno, yo creo que en cualquier contexto en cualquier parte, siempre tiene la opción por lo menos de no hacer una caricatura que alimente el odio.

Y ése es el mensaje que trato de comunicarles a ellos.

Yo creo que todos tenemos siempre la elección al final de no hacer lo malo.

Pero necesitamos apoyar estas voces [incomprensible], críticas, responsables en África, en el Líbano, en su periódico local, en la tienda Apple.

Hoy, las compañías de tecnología son los editores más grandes del mundo.

Ellos deciden lo que es demasiado ofensivo o demasiado provocativo para tu vista.

Así es que realmente, no es acerca de la libertad de los caricaturistas; es acerca de las libertades de ustedes.

Y para los dictadores alrededor de todo el mundo, las buenas noticias son cuando los caricaturistas, periodistas y activistas se callan.

Gracias.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/patrick_chappatte_the_power_of_cartoons/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *