Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Peter Haas: el desastre de ingeniería en Haití – Charla TED Senior Fellows at TEDGlobal 2010

Peter Haas: el desastre de ingeniería en Haití – Charla TED Senior Fellows at TEDGlobal 2010

Charla «Peter Haas: el desastre de ingeniería en Haití» de TED Senior Fellows at TEDGlobal 2010 en español.

«Lo de Haití no fue un desastre natural» dice Peter Haas, TED Fellow. «Fue un desastre de ingeniería». A medida que el país se reconstruye luego del terremoto letal de enero, las malas prácticas de construcción del pasado, ¿están creando otra bomba de tiempo? El grupo de Haas, AIDG, está ayudando a los constructores de Haití a aprender prácticas modernas de construcción e ingeniería para construir un país fuerte, ladrillo por ladrillo.

  • Autor/a de la charla: Peter Haas
  • Fecha de grabación: 2010-07-13
  • Fecha de publicación: 2010-10-13
  • Duración de «Peter Haas: el desastre de ingeniería en Haití»: 510 segundos

 

Traducción de «Peter Haas: el desastre de ingeniería en Haití» en español.

Me enteré del terremoto de Haití a través de Skype.

Mi esposa me envió un mensaje: «¡Terremoto!» y luego desapareció durante 25 minutos.

Fueron 25 minutos de terror el que sintieron miles de personas en EE.UU.

Yo tenía miedo de un tsunami.

Lo que no me di cuenta era que había un terror mayor en Haití: el desplome de los edificios.

Todos hemos visto fotos de edificios derrumbados en Haití.

Estas son fotos que tomó mi esposa un par de días después del sismo mientras yo iba camino al país por República Dominicana.

Este es el Palacio Nacional, el equivalente de la Casa Blanca.

Este es el supermercado más del Caribe en el momento de mayor venta.

Este es un colegio de enfermería.

Hay 300 enfermeras estudiando.

Al lado, el Hospital General intacto en gran parte.

Este es el Ministerio de Economía y Finanzas.

Todos hemos escuchado de la tremenda pérdida de vidas humanas en el terremoto de Haití.

Pero no lo suficiente sobre la causa de esa pérdida.

No hemos oído de las causas de la falla edilicia.

Después de todo, fueron los edificios, no el terremoto, lo que mató a 220.000 personas, lo que hirió a 330.000, lo que desplazó a 1,3 millones de personas, lo que dejó sin comida, agua y suministros a una nación entera.

Este es el mayor desastre de área metropolitana en décadas.

Y no fue un desastre natural.

Fue un desastre de ingeniería.

AIDG ha trabajado en Haití desde 2007, brindando apoyo en ingeniería y negocios a las pequeñas empresas.

Después del sismo comenzamos a llevar ingenieros en terremotos para averiguar las causas de los derrumbes para examinar lo que estaba a salvo y lo que no.

Trabajando con la MINUSTAH, la misión de la ONU en Haití, con el Ministerio de Obras Públicas, con distintas ONG’s, inspeccionamos más de 1.500 edificios.

Inspeccionamos escuelas y residencias privadas.

Inspeccionamos centros médicos y almacenes de alimentos.

Inspeccionamos edificios gubernamentales.

Este es el Ministerio de Justicia.

Detrás de esa puerta está el Archivo Nacional de la Magistratura.

El compañero de la puerta, Andre Filitrault, es director del Centro para la Investigación Interdisciplinaria en Ingeniería Sísmica de la Universidad de Buffalo; estaba examinando para ver si era seguro recuperar los archivos.

André me contó luego de ver estas fallas edilicias una y otra vez de la misma manera que aquí no hay nada nuevo.

No hay nada que no sepamos.

Las fallas estructurales eran las mismas: paredes y losas no encolumnadas apropiadamente; esa del techo cuelga del edificio; estructuras voladizas, o estructuras asimétricas, que se sacudieron violentamente y cayeron; malos materiales de construcción; el hormigón no era suficiente; la compresión de los bloques no era suficiente; barras de refuerzo lisas; barras de refuerzo expuestas a la intemperie y oxidadas.

Ahora bien, hay solución para estos problemas.

Sabemos construir correctamente.

Prueba de esto es lo sucedido en Chile apenas un mes después cuando un sismo de magnitud 8,8 afectó a Chile.

Eso es 500 veces la potencia de 7,0 que afectó a Puerto Príncipe; 500 veces la potencia, no obstante, produjo menos de mil víctimas.

Ajustado a la densidad de población, eso es menos del 1% del impacto del sismo haitiano.

¿Cuál fue la diferencia entre Chile y Haití? Normas anti-sísmicas y mampostería confinada en la que el edificio actúa como un todo; paredes, columnas, techos y losas amarrados para apoyarse mutuamente, en vez de quebrarse en partes separadas y caer.

Si miran este edificio de Chile está partido al medio pero no se redujo a escombros.

Los chilenos han construido con mampostería confinada durante décadas.

En este momento, AIDG está trabajando con KPFF Ingenieros Consultores, Arquitectura para la Humanidad, para capacitar más en mampostería confinada en Haití.

Este es Daniel Xantus.

Es albañil, un trabajador de la construcción, no un capataz, que recibió una capacitación.

En su último empleo él estaba trabajando con su jefe y comenzaron a construir mal las columnas.

Llevó a un lado a su jefe y le mostró los materiales de mampostería confinada.

Le mostró: «No tenemos por qué hacerlo mal.

No nos va a costar más hacerlo bien».

Y reconstruyeron el edificio.

Pusieron bien las barras de refuerzo.

Construyeron bien las columnas.

Y ese edificio será seguro.

Y cada edificio que construyan en adelante será seguro.

La seguridad de estos edificios no va a implicar política; va a requerir una llegada a los albañiles en el terreno y ayudarles a aprender técnicas adecuadas.

Ahora hay muchos grupos haciendo esto.

Y el compañero del chaleco, Craig Toten, ha propuesto documentar el trabajo de los grupos que están haciendo esto.

Mediante Haití Rewired, Build Change, Arquitectura para la Humanidad, AIDG, existe la posibilidad de llegar a 30.000 ó 40.000 albañiles en todo el país y crear un movimiento de buenas construcciones.

Si se tiene llegada a la gente en el terreno de esta manera colaborativa es muy asequible.

De los miles de millones gastados en la reconstrucción, se puede capacitar a los albañiles por unos dólares en cada casa y terminarán construyendo así toda la vida.

En definitiva, hay dos maneras de reconstruir Haití: la manera de arriba es como se ha hecho durante décadas.

La manera de arriba es un edificio mal construido que va a fracasar.

La manera de abajo es la construcción con mampostería confinada, donde las paredes están amarradas entre sí, el edificio es simétrico, y hará frente a un terremoto.

En los casos de desastre hay una oportunidad de construir mejores casas para la siguiente generación, para que cuando venga el próximo terremoto sea un desastre pero no una tragedia.

(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/peter_haas_when_bad_engineering_makes_a_natural_disaster_even_worse/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *