Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Seth Berkley: HIV y gripe, la estrategia de la vacuna – Charla TED2010

Seth Berkley: HIV y gripe, la estrategia de la vacuna – Charla TED2010

Charla «Seth Berkley: HIV y gripe, la estrategia de la vacuna» de TED2010 en español.

Seth Berkley explica cómo los avances inteligentes en el diseño, producción y distribución de vacunas nos están acercando más que nunca a la eliminación de una serie de amenazas a nivel mundial, desde el SIDA hasta la malaria y las pandemias de gripe.

  • Autor/a de la charla: Seth Berkley
  • Fecha de grabación: 2010-02-05
  • Fecha de publicación: 2010-05-27
  • Duración de «Seth Berkley: HIV y gripe, la estrategia de la vacuna»: 1265 segundos

 

Traducción de «Seth Berkley: HIV y gripe, la estrategia de la vacuna» en español.

¿Les preocupa lo que les va a matar?

¿Una enfermedad cardíaca, cáncer un accidente de tránsito?

La mayoría de nosotros se preocupa por cosas que no podemos controlar como la guerra, el terrorismo, el terremoto trágico que acaba de ocurrir en Haití.

¿Pero qué es lo que realmente amenaza a la humanidad?

Hace unos años el profesor Vaclav Smil intentó calcular la probabilidad de desastres repentinos lo suficientemente grandes como para cambiar la historia.

Los llamó «discontinuidades fatales masivas», lo que significa que podrían causar la muerte de hasta 100 millones de personas en los próximos 50 años.

Estudió la probabilidad de una nueva guerra mundial, de una erupción volcánica masiva incluso del impacto de un asteroide contra la Tierra.

Pero situó la probabilidad de uno de tales eventos sobre todas los demás y cercana a un 100%: la posibilidad de una epidemia grave de gripe.

Ahora bien, se podría pensar que la gripe es sólo un resfriado muy fuerte.

Pero puede ser una sentencia de muerte.

Cada año mueren 36.000 personas en EE.UU.

de gripe estacional.

En el mundo en desarrollo la información es más incompleta pero el número de víctimas es casi seguro, mayor.

Ya saben, el problema es que si este virus muta en ocasiones de manera espectacular esencialmente, es un virus nuevo.

Y entonces tenemos una pandemia.

En 1918 apareció un nuevo virus que mató a entre 50 y 100 millones de personas.

Se extendió como reguero de pólvora.

Y algunos murieron pocas horas después de desarrollar los síntomas.

¿Estamos más seguros hoy?

Bueno, parece que hemos evitado la pandemia mortal de este año que la mayoría temíamos, pero esta amenaza podría reaparecer en cualquier momento.

La buena noticia es que estamos en un momento en el que la convergencia de ciencia, tecnología y globalización está creando una posibilidad sin precedentes, la posibilidad de hacer historia mediante la prevención de enfermedades infecciosas que siguen representando una quinta parte de todas las muertes e incontable desdicha en la Tierra.

Podemos hacerlo.

Ya estamos evitando millones de muertes con las vacunas existentes.

Y si llevamos éstas a más personas seguramente podemos salvar más vidas.

Pero con nuevas o mejores vacunas contra la malaria, la tuberculosis, el VIH, la neumonía, la diarrea o la gripe podríamos terminar con el sufrimiento que ha estado presente en la Tierra desde el principio de los tiempos.

Así que estoy aquí para anunciarles con bombo y platillo las vacunas.

Pero primero tengo que explicar por qué son importantes.

Porque las vacunas, el poder que tienen, es realmente como un susurro.

Si funcionan, pueden hacer historia, pero después de un rato apenas se las oye.

Ahora bien, algunos somos lo suficientemente mayores como para tener una pequeña cicatriz circular en nuestros brazos de una inoculación que recibimos de niños.

¿Pero cuándo fue la última vez que se preocuparon ustedes por la viruela?

, una enfermedad que mató a 500 millones de personas el siglo pasado y ya no está con nosotros.

O la polio,

¿cuántos recuerdan el pulmón de acero o pulmotor?

Ya no vemos escenas como esta gracias a las vacunas.

Ahora, ya saben, es interesante porque hay unas 30 enfermedades que hoy pueden tratarse con vacunas pero todavía estamos amenazados por cosas como el VIH y la gripe.

¿Por qué?

Bueno, esta es la cruel realidad.

Hasta hace poco no hemos necesitado saber exactamente cómo funcionaban las vacunas.

Sabíamos que funcionaban mediante el método tradicional de prueba y error.

Uno tomaba un patógeno, lo modificaba, se lo inyectaba a una persona o animal y se veía lo que pasaba.

Esto funcionaba bien para la mayoría de los patógenos, bastante bien para bichos astutos como la gripe pero no funciona en absoluto para el VIH para el que los humanos carecemos de natural.

Así que vamos a estudiar cómo funcionan las vacunas.

Básicamente crean una batería de armas para el sistema inmunológico que uno puede desplegar cuando sea necesario.

Cuando uno tiene una infección viral, lo que sucede normalmente es que al cuerpo le lleva días o semanas defenderse a pleno rendimiento, y eso podría ser demasiado tarde.

Cuando uno está preinmunizado lo que sucede es que uno tiene fuerzas en el cuerpo preentrenadas para reconocer y derrotar a enemigos específicos.

Así es como funcionan realmente las vacunas.

Ahora, echemos un vistazo a un video que estamos estrenando en TED por primera vez de cómo podría funcionar una vacuna eficaz contra el VIH.

(Música) Narradora: una vacuna entrena al cuerpo por anticipado sobre cómo reconocer y neutralizar a un invasor específico.

Una vez que el VIH atraviesa las barreras mucosas del cuerpo infecta a células inmunes para replicarse.

El invasor llama la atención de las tropas de vanguardia del sistema inmune.

Las células dendríticas o los macrófagos capturan el virus y muestran partes de él.

Las células de memoria generadas por la vacuna del VIH se activan cuando se enteran por las tropas de vanguardia de que el VIH está presente.

Estas células de memoria despliegan inmediatamente las armas exactas necesarias.

Las células de memoria B se convierten en células plasmáticas, que producen oleadas sucesivas de anticuerpos específicos que se adhieren al VIH para evitar que infecte las células mientras que escuadrones de células asesinas T buscan y destruyen células ya infectadas por el VIH.

El virus es derrotado.

Sin una vacuna, estas respuestas habrían llevado más de una semana.

Para ese entonces, la batalla contra el VIH ya se habría perdido.

Seth Berkley: un video estupendo,

¿no?

Los anticuerpos que acaban de ver en acción en el vídeo son los que hacen funcionar la mayoría de las vacunas.

Así que la pregunta real es entonces:

¿Cómo podemos asegurarnos de que el cuerpo produzca exactamente los anticuerpos que necesitamos para protegernos de la gripe y el VIH?

El desafío principal respecto a ambos virus es que siempre están cambiando.

Así que echemos un vistazo a los virus de la gripe.

En esta visualización del virus de la gripe estos picos de diferentes colores son lo que éste utiliza para infectarnos.

Y, además, son lo que los anticuerpos utilizan como un asidero esencialmente para agarrar y neutralizar el virus.

Cuando estos mutan, cambian de forma y los anticuerpos ya no saben lo que están viendo.

Por esta razón, cada año, uno puede pescar una cepa ligeramente diferente de la gripe.

Es por eso que en la primavera tenemos que hacer conjeturas sobre qué tres cepas van a prevalecer al año siguiente, las ponemos en una sola vacuna y, deprisa y corriendo, hacemos que se produzcan para que estén listas para el otoño.

Y lo que es peor, la gripe más común, la gripe A, también infecta a los animales que viven cerca de las personas, y puede recombinarse en esos animales en particular.

Además, las aves acuáticas silvestres son portadoras de todas las cepas conocidas de la influenza.

Por lo tanto nos encontramos en esta situación.

En 2003 tuvimos un virus H5N1 que pasó de las aves a las personas en algunos casos aislados con una tasa de mortalidad aparente del 70%.

Por suerte, ese virus en particular, aunque fue muy aterrador en su momento, no se transmitió con facilidad de unas personas a otras.

La amenaza de este año del H1N1 era en realidad una mezcla humano-aviar-porcina que surgió en México.

Se transmitió fácilmente pero, por suerte, fue bastante leve.

Por eso, en cierto sentido, nuestra suerte está durando pero, ya saben, las aves silvestres podrían sobrevolar en cualquier momento.

Ahora echemos un vistazo al VIH.

Por muy variable que sea la gripe, el VIH hace que la gripe parezca el Peñón de Gibraltar.

El virus que causa el SIDA es el patógeno más taimado con el que los científicos se han enfrentado jamás.

Muta con furia.

Cuenta con trampas para evadir el sistema inmune.

Ataca a las mismas células que están tratando de contra él.

Y rápidamente se esconde en el genoma.

En esta diapositiva se ve la variación genética de la gripe en comparación con la del VIH, un objetivo mucho más salvaje.

En el video de hace un momento veíamos flotas de nuevos virus que se lanzaban desde células infectadas.

Ahora piensen que en una persona recién infectada hay millones de estos barcos y cada uno es ligeramente diferente.

Encontrar un arma que reconozca a todos y los hunda hace que el trabajo sea mucho más difícil.

Ahora bien, en los 27 años pasados desde que se identificó el VIH como la causa del SIDA, hemos desarrollado más fármacos para tratar el VIH que todos los demás virus juntos.

Estos medicamentos no son la cura, pero representan un gran triunfo de la ciencia, porque eliminan la pena de muerte automática a partir de un diagnóstico de VIH, al menos para los que pueden acceder a ellos.

El esfuerzo de la vacuna, sin embargo, es muy diferente.

Las grandes empresas se retiraban de él porque pensaban que la ciencia era muy difícil y las vacunas se veían como un mal negocio.

Muchos pensaron que era imposible hacer una vacuna contra el SIDA, pero hoy, las pruebas muestran que no es así.

En septiembre se obtuvieron resultados sorprendentes y emocionantes en un ensayo clínico realizado en Tailandia.

Por primera vez, vimos una vacuna contra el SIDA que, si bien modestamente, funcionaba en las personas.

Y esa vacuna, en particular, se hizo hace casi una década.

Nuevos conceptos y pruebas tempranas ofrecen resultados incluso más prometedores en el mejor de nuestros modelos animales.

Pero en hace pocos meses los investigadores han aislado también varios nuevos anticuerpos ampliamente neutralizantes («broadly neutralizing antibodies» o bnAbs) a partir de la sangre de una persona infectada con VIH.

Ahora,

¿qué significa esto?

Ya hemos visto que el VIH es muy variable, que un anticuerpo ampliamente neutralizante se adhiere y desactiva variaciones múltiples del virus.

Y que si se toman estos bnAb y se ponen en el mejor de nuestros modelos en monos proporcionan una protección completa contra la infección.

Además, estos investigadores encontraron un nuevo sitio de fijación en el VIH al que pueden agarrarse los anticuerpos.

Y la característica que convierte este punto en algo muy especial es que cambia muy poco a medida que el virus muta.

Es como si por muchas veces que el virus se cambiara de ropa siguiera dejándose siempre los mismos calcetines, y ahora nuestro trabajo consiste en asegurarnos de conseguir que el cuerpo odie realmente esos calcetines.

Así que lo que tenemos es una situación.

Los resultados tailandeses nos dicen que podemos hacer una vacuna contra el SIDA.

Y los resultados con anticuerpos nos dicen cómo podría hacerse.

Esta estrategia, trabajar hacia atrás, a partir de un anticuerpo para crear un candidato a vacuna nunca se había hecho antes en la investigación de vacunas.

Se llama retrovacunología y sus consecuencias se extienden mucho más allá del VIH.

Piénsenlo de esta manera.

Hemos identificado estos nuevos anticuerpos y sabemos que se adhieren a muchas, muchas variaciones de este virus.

Sabemos que tienen que adherirse a una parte específica así que si podemos imaginarnos la estructura precisa de esa parte y presentarla en forma de vacuna, lo que esperamos es poder empujar al sistema inmunológico a que produzca los anticuerpos correspondientes.

Y eso crearía una vacuna universal para el VIH.

Ahora bien, suena más fácil de lo que es porque la estructura en realidad se parece más a este diagrama de anticuerpos azul amarrado a su sitio de fijación amarillo.

Y como pueden imaginar, es mucho más difícil trabajar con estas estructuras tridimensionales.

Y si Uds., amigos, tienen ideas para ayudarnos a resolver esto, sepan que nos encantaría oírlas.

Pero, ya saben, la investigación relacionada con el VIH ha ayudado realmente a la innovación para otras enfermedades.

Así, por ejemplo, una empresa de biotecnología ha encontrado anticuerpos ampliamente neutralizantes para la influenza, así como una nueva diana para los anticuerpos en el virus de la influenza.

Actualmente están haciendo un cóctel, un cóctel de anticuerpos que puede usarse para tratar casos graves, abrumadores, de la gripe.

Ahora, a largo plazo, lo que pueden hacer es usar estas herramientas en retrovacunología para hacer una vacuna antigripal preventiva.

Ahora bien, la retrovacunología es sólo una técnica en el ámbito del denominado diseño de vacunas racional.

Permítanme mostrarles otro ejemplo.

Hablamos antes de los picos H y M en la superficie del virus de la influenza.

Observen estas otras protuberancias de menor tamaño.

En su mayoría permanecen ocultas para el sistema inmune.

Pero resulta que estos puntos no cambian mucho cuando el virus muta.

Si se pudieran inutilizar con anticuerpos específicos, se podrían inutilizar todas las versiones de la gripe.

Hasta el momento, las pruebas en animales indican que tal vacuna podría prevenir la enfermedad grave, aunque se podría contraer un caso leve.

Así que si esto funciona con humanos, estamos hablando de una vacuna antigripal universal, una que no haya que cambiar cada año y que elimine la amenaza de muerte.

En ese caso sí que podríamos ver la gripe sólo como un resfriado fuerte.

Claro, la mejor vacuna imaginable sólo es valiosa en la medida en que podamos hacer que llegue a todo el mundo que la necesite.

Así que para hacer eso, tenemos que combinar diseño de vacunas inteligente con métodos de producción inteligentes y, por supuesto, con métodos de administración inteligentes.

Así que quiero que se retrotraigan a unos meses atrás.

En junio, la Organización Mundial de la Salud declaró la primer pandemia mundial de gripe en 41 años.

El gobierno de EE.UU.

prometió 150 millones de dosis de vacunas para antes del 15 de octubre para el pico de gripe.

Se prometieron vacunas para los países en desarrollo.

Se gastaron cientos de millones de dólares en acelerar la fabricación de vacunas.

¿Y qué pasó?

Bueno, primero descubrimos cómo hacer vacunas antigripales, cómo producirlas, a principios de los años 40.

Era un proceso lento y complejo que dependía de los huevos de gallina, millones de huevos de gallina vivos.

Los virus sólo crecen en cosas vivas y resultó que, para la gripe, los huevos de gallina funcionaban muy bien.

Para la mayoría de las cepas se podía conseguir una o dos dosis de vacuna por huevo.

Por suerte para nosotros vivimos en una era de espectaculares avances biomédicos.

Así que hoy día, obtenemos nuestras vacunas de…

…huevos de gallina.


(Risas)
cientos de millones de huevos de gallina.

Ya saben, casi nada ha cambiado.

Bueno, el sistema es fiable.

Pero el problema es que uno nunca sabe lo bien que va a crecer una cepa.

La cepa de la gripe porcina de este año creció muy poco en la producción temprana básicamente 0,6 dosis por huevo.

Y he aquí un pensamiento alarmante.

¿Qué pasaría si pasase otra vez ese pájaro silvestre?

Podríamos ver una cepa aviar que infectaría a las aves de corral y entonces no tendríamos huevos para nuestras vacunas.

Por lo tanto, Dan [Barber], si quieres miles de millones de pellets de pollo para tu granja de peces, sé donde conseguirlos.

Así que, actualmente, el mundo puede producir unos 350 millones de dosis de vacuna antigripal para las tres cepas.

Y podemos incrementar eso a 1.200 millones de dosis si queremos centrarnos en una sola variante como la gripe porcina.

Pero eso suponiendo que nuestras fábricas trabajen a pleno rendimiento porque, en 2004, el suministro de EE.UU.

se redujo a la mitad por la contaminación en una sola planta.

Y el proceso aún lleva más de medio año.

Así que,

¿estamos mejor preparados de lo que estábamos en 1918?

Bueno, con las nuevas tecnologías emergentes ahora espero que podamos decir definitivamente «Sí».

Imaginen si pudiéramos producir suficientes vacunas para todos en el mundo entero por menos de la mitad de lo que estamos gastando actualmente en Estados Unidos.

Con una gama de nuevas tecnologías, podríamos.

Aquí va un ejemplo: una empresa con la que estoy trabajando ha descubierto una parte específica de la gripe H [poco claro] capaz de despertar el sistema inmune.

Si se corta y se anexa a la cola de una bacteria diferente que crea una respuesta inmunológica rotunda, se habrá creado un antigripal muy potente.

Esta vacuna es tan pequeña que se puede cultivar en una bacteria común, la E.

coli.

Como saben, las bacterias se reproducen rápidamente.

Es como hacer yogurt.

Y así podríamos producir suficientes vacunas contra la gripe de origen porcino para el mundo entero en unas cuantas fábricas, en pocas semanas, sin huevos y por una pequeña parte del costo de los métodos actuales.


(Aplausos)
Aquí tienen una comparación de varias de estas tecnologías de nuevas vacunas.

Y, al margen del incremento radical en la producción y del gran ahorro de costos, por ejemplo, el método con E.

coli que acabo de mencionar, miren el tiempo ahorrado…

esto serían vidas salvadas.

En el mundo en desarrollo, en su mayoría al margen de la respuesta actual, ven el potencial de estas tecnologías alternativas y están dejando atrás a Occidente.

India, México y otros ya están produciendo vacunas experimentales contra la gripe y podrían ser el primer lugar donde veamos utilizar estas vacunas.

Dado que estas tecnologías son tan eficientes y relativamente baratas miles de millones de personas pueden tener acceso a vacunas que salvan vidas si podemos encontrar la manera de administrarlas.

Ahora piensen adónde nos lleva eso.

Nuevas enfermedades infecciosas aparecen o reaparecen cada pocos años.

Un día, quizá pronto, tendremos un virus que nos va a amenazar a todos.

¿Seremos lo suficientemente rápidos en reaccionar antes de que mueran millones de personas?

Por suerte, la gripe de este año fue relativamente leve.

Digo «por suerte», en parte porque prácticamente no se vacunó a nadie en el mundo en desarrollo.

Así que si tenemos la visión política y financiera para mantener nuestras inversiones, vamos a dominar estas herramientas de vacunología y otras nuevas.

Y con estas herramientas podemos producir suficientes vacunas para todo el mundo a bajo costo y asegurar vidas sanas y productivas.

La gripe ya no debe matar a medio millón de personas al año.

El SIDA ya no tiene que matar a 2 millones al año.

Los pobres y los vulnerables ya no tienen que verse amenazados por enfermedades infecciosas o, de hecho, nadie.

En vez de tener la «discontinuidad masiva fatal» de la vida, de Vaclav Smil, podemos asegurar la continuidad de la vida.

Lo que el mundo necesita actualmente son estas nuevas vacunas, y podemos hacer que esto se logre.

Muchas gracias.


(Aplausos)
Chris Anderson: gracias.


(Aplausos)
Gracias.

Entonces, la ciencia está cambiando.

En tu opinión, Seth —quiero decir, debes soñar con esto—

¿cuál es el tipo de escala temporal en…, vamos a empezar con el VIH, para obtener una vacuna revolucionaria y que ésta esté disponible para su uso?

SB: Este cambio revolucionario puede darse en cualquier momento porque el problema que hoy tenemos, como hemos demostrado, es que ya podemos obtener una vacuna que funcione en humanos, sencillamente necesitamos una mejor.

Y con estos tipos de anticuerpos, sabemos que los seres humanos pueden producirlos.

Por lo tanto, si podemos encontrar la manera de hacerlo, entonces tenemos la vacuna.

Y lo interesante es que ya hay algunos indicios de que estamos comenzando a resolver ese problema.

Así que el reto va a toda velocidad.

CA: Instintivamente,

¿crees que probablemente va a tardar por lo menos otros cinco años?

SB: Sabes, todo el mundo dice que será en diez años, pero han dicho diez años cada diez años.

Así que detesto poner una línea de tiempo a la innovación científica, pero las inversiones realizadas están ya reportando beneficios.

CA: Y

¿sucede lo mismo con la vacuna antigripal universal?

¿Pasa algo por el estilo?

SB: Creo que la gripe es diferente.

Creo que lo que ocurrió con la gripe es que tenemos un montón, sólo he mostrado algunas de ellas, un montón de tecnologías geniales y útiles que ya están listas.

Parecen estupendas.

El problema es que hemos invertido en tecnologías tradicionales porque era con lo que estábamos cómodos.

También pueden usarse adyuvantes, que son sustancias químicas que se mezclan.

Y eso es lo que se está haciendo Europa, y así podríamos diluir nuestro suministro de [vacunas contra la] gripe y aumentar su disponibilidad pero, volviendo a lo que dijo Michael Specter, la gente antivacunación no quiere que eso suceda.

CA:

¿Y la malaria está aún más atrás?

SB: No, para la malaria, hay un candidato que en realidad demostró eficacia en un ensayo anterior y actualmente se encuentra en la fase tres de los ensayos.

Probablemente no se trata de la vacuna perfecta, pero se está avanzando.

CA: Seth, la mayoría de nosotros trabaja cada mes en cosas que, ya sabes, producen algo, tenemos ese tipo de gratificación.

Tu has estado trabajando como un burro en esto durante más de una década, y quiero rendiros homenaje a ti y a tus colegas por lo que hacéis.

El mundo necesita gente como vosotros.

Gracias.

SB: Gracias.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/seth_berkley_hiv_and_flu_the_vaccine_strategy/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *