Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Siegfried Woldhek muestra cómo encontró el verdadero rostro de Leonardo – Charla TED2008

Siegfried Woldhek muestra cómo encontró el verdadero rostro de Leonardo – Charla TED2008

Charla «Siegfried Woldhek muestra cómo encontró el verdadero rostro de Leonardo» de TED2008 en español.

La Mona Lisa es uno de los rostros más famosos del planeta ¿pero reconocerían una imagen de Leonard da Vinci? El ilustrador Siegfried Woldhek utiliza técnicas de análisis de imagen minuciosas para encontrar lo que él cree que es el verdadero rostro de Leonardo.

  • Autor/a de la charla: Siegfried Woldhek
  • de grabación: 2008-02-29
  • de publicación: 2008-04-01
  • Duración de «Siegfried Woldhek muestra cómo encontró el verdadero rostro de Leonardo»: 264 segundos

 

Traducción de «Siegfried Woldhek muestra cómo encontró el verdadero rostro de Leonardo» en español.

Buenos días.

Miremos por un instante a uno de los más grandes íconos de todos, Leonardo da Vinci.

Todos estamos familiarizados con su fantástico trabajo, sus dibujos, sus pinturas, sus inventos, sus escritos.

Pero no conocemos su rostro.

Miles de libros se han escrito acerca de él, pero sigue vigente la controversia acerca de cómo se veía.

Incluso este bien conocido retrato no es aceptado por muchos historiadores del arte.

¿Qué opinan?

¿Es esta la cara de Leonardo da Vinci o no?

Vamos a descubrirlo.

Leonardo fue un hombre que dibujaba todo a su alrededor.

Dibujaba personas, anatomía, plantas, animales, paisajes, edificios, agua, de todo.

¿Pero no caras?

Me cuesta trabajo creer que no.

Sus contemporáneos dibujaban rostros, como los que ven aquí.

De frente o de tres cuartos.

Así que seguramente un dibujante apasionado como Leonardo debió hecho autoretratos de vez de cuando Entonces tratemos de encontrarlos.

Pienso que si hacemos un recorrido de todo su trabajo y buscamos autoretratos, encontraremos su rostro mirándonos.

Así fue que miré en todos sus dibujos, más de 700, y busqué los retratos de hombres.

Que son cerca de 120 y los ven aquí.

¿Cuáles de estos pueden ser autoretratos?

Bueno, para ello se deben hacer justo como los vimos, de frente o de tres cuartos.

Así que podemos eliminar todos los perfiles.

También debe tener suficiente detalle.

Así que podemos eliminar aquellos que sean vagos o muy estilizados.

Además sabemos de sus contemporáneos que Leonardo era muy bien parecido, un hombre bello.

Entonces podemos eliminar los feos o los caricaturescos.


(Risas)
Y veamos qué pasa, nos quedan únicamente tres candidatos que cumplen los criterios.

Y son estos.

En efecto, el hombre viejo está aquí, como el famoso dibujo a lápiz del Homo Vitruvius y por último el último retrato de un hombre que pintó Leonardo, «El Músico».

de profundizar con estos rostros, debo explicar el porqué tengo de hablar sobre ellos.

He hecho más de 1100 retratos yo mismo para periódicos por el curso de 300…30 años, perdón, 30 años únicamente.


(Risas)
Y son 1100 y muy pocos artistas han dibujado tantas caras.

Así que sé un poco sobre y analizar caras.

Bien, ahora veamos estos tres retratos.

Y agárrense de sus asientos, porque si nos adentramos a estos rostros, observen que tiene la misma frente amplia, cejas horizontales, la nariz larga, los labios curvos y un bien desarrollado pequeño mentón No podía creer lo que mis ojos veían la primera vez.

No hay razón por la que estos retratos se deban parecer.

Todo lo que hicimos fue buscar retratos que tuvieran las características de un autorretrato, y miren, son muy similares.

Ahora

¿fueron hechos en el orden correcto?

El hombre joven debe venir primero Y como ven aquí en los años en que fueron creados en efecto este es el caso.

Fueron realizados en el orden correcto.

¿Qué edad tenía Leonardo en ese entonces?

¿Concuerda?

Sí concuerda.

Tenía 33, 38 y 63 años cuando fueron realizados.

Por tanto tenemos tres pinturas que potencialmente son de la misma persona de la misma edad que tenía Leonardo en ese tiempo.

¿Pero cómo sabemos que es él y no alguien más?

Bien, necesitamos una referencia Y aquí tenemos la única pintura de Leonardo que es ampliamente aceptada.

Es la estatua hecha por Verocchio, de David, para la que Leonardo posó cuando joven a los 15.

Y si ahora comparamos el rostro de la estatua con el del músico, vemos que otra vez tienen las mismas características.

La estatua es la referencia y conecta la identidad de Leonardo con estos tres rostros.

Damas y caballeros, esta historia todavía no ha sido publicada.

Valga decir que ustedes aquí en TED son los primeros en verla y escucharla El ícono de íconos finalmente tiene un rostro.

Aquí esta él: Leonardo da Vinci.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/siegfried_woldhek_the_search_for_the_true_face_of_leonardo/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *