Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Spencer Wells construye un árbol genealógico para toda la humanidad. – Charla TEDGlobal 2007

Spencer Wells construye un árbol genealógico para toda la humanidad. – Charla TEDGlobal 2007

Charla «Spencer Wells construye un árbol genealógico para toda la humanidad.» de TEDGlobal 2007 en español.

Todos los humanos compartimos algunas partes de ADN, heredados de nuestros ancestros Africanos. El Genetista Spencer Wells nos habla sobre cómo su Proyecto Genográfico usará estas partes compartidas de ADN para descubrir cómo es que, ante toda nuestra diversidad, estamos realmente conectados.

  • Autor/a de la charla: Spencer Wells
  • Fecha de grabación: 2007-06-06
  • Fecha de publicación: 2008-08-18
  • Duración de «Spencer Wells construye un árbol genealógico para toda la humanidad.»: 1253 segundos

 

Traducción de «Spencer Wells construye un árbol genealógico para toda la humanidad.» en español.

Jambo, bonjour, zdraveite, trayo: estos son algunos de los lenguajes en los que he hablado un poco durante las últimas seis semanas.

Ya que estuve en 17 paises, creo que estoy al final de este loco recorrido que he estado haciendo, revisando varios aspectos del proyecto que estoy haciendo, y que mas adelante les contaré un poquito.

Y visitando algunos lugares bastante increíbles.

Lugares como Mongolia, Camboya, Nueva Guinea, Sudáfrica, dos veces Tanzania; Estuve aquí hace un mes.

Y la oportunidad de hacer una gira del mundo como esta es completamente maravilloso, por muchas razones.

Ves cosas increíbles.

Y logras hacer estas comparaciones puntuales entre personas del mundo.

Y lo que realmente te llevas de eso, lo que a primera vista te llevas de esto, no es que todos somos iguales, aunque les contaré sobre eso, sino cuan diferentes somos.

Hay tanta diversidad del mundo.

6.000 lenguas diferentes, habladas por 6.500 millones de personas, todos de diferentes colores, formas, tamaños.

Al caminar por las calles de cualquier gran ciudad, viajas de tal forma, y quedas asombrado por la diversidad en la especie humana.

¿Cómo explicamos esa diversidad? Bueno, de eso les hablaré hoy, sobre cómo estamos usando las herramientas de la genética, en particular de la genética de poblaciones, para contarnos cómo generamos esta diversidad y cuánto tiempo tomó.

Ahora, el problema de la diversidad humana, como todas las grandes preguntas científicas, cómo explicar algo así, se puede dividir en subpreguntas.

Y se pueden resolver esas pequeñas subpreguntas La primera es una pregunta sobre los orígenes.

¿Realmente compartimos todos un origen común? Y asumiendo que lo tenemos, todos, creo, en este cuarto, diríamos —¿cuándo fue eso? ¿Cuándo nos originamos como especie? ¿Cuánto tiempo hemos estado divergiendo unos de otros? Y la segunda pregunta está relacionada, pero es ligeramente diferente.

Si surgimos de una fuente común, ¿cómo es que logramos ocupar todos los rincones del planeta, y en el proceso generamos toda esta diversidad? Las diferentes formas de vida, las diferentes apariencias, las diferentes lenguas del mundo.

Bueno, la pregunta de los orígenes, como tantas otras preguntas en biología, parece haber sido contestada por Darwin hace más de un siglo.

En «El Descendientes del Hombre», escribió: «En cada gran región del mundo los mamíferos vivientes están cercanamente emparentados con las especies extintas de la misma región.

Es por ello probable que África fue habitada por simios extintos, cercanamente relacionado al gorila y chimpancé.

Y dado que estas dos especies son ahora las especies mas cercanas al hombre, es de cierta forma más probable que nuestros primeros progenitores vivieran en el continente Africano, más que en ninguna otra parte.» Así que ya terminamos, nos podemos ir a casa, se acabó la pregunta del origen.

Bueno, no del todo.

Porque Darwin estaba hablando sobre nuestros ancestros distantes, nuestros ancestros comunes con los simios.

Y es bastante claro que los simios se originaron en el continente Africano.

De acuerdo a los registros fósiles, aparecieron de hace 23 millones de años.

En ese entonces, África estaba, de hecho, desconectada de las otras masas terrestres, debido a los caprichos de las placas tectónicas, flotando cerca del Océano Índico.

tropezó con Eurasia de hace 16 millones de años, y entonces tuvimos el primer éxodo Africano, como lo llamamos.

Los simios que salieron en ese entonces, terminaron en el Sureste Asiático, se convirtieron en los gibones y orangutanes.

Y aquellos que se quedaron en África evolucionaron en los gorilas, chimpancés y nosotros.

Entonces sí, si estás hablando sobre nuestro ancestro común con los simios está muy claro al ver los registros fósiles, que comenzamos aquí.

Pero en realidad, esa no es la pregunta que estoy haciendo.

Estoy preguntando sobre nuestros ancestros humanos, seres que reconoceríamos como «nosotros» si estuvieran sentados en este cuarto.

Si estuvieran viendo sobre tus hombros, no brincarían así.

¿Qué hay de nuestra ascendencia humana? Porque si retrocedemos lo suficiente, compartimos un ancestro común con todas las criaturas vivas en la tierra.

El ADN nos une a todos, así que compartimos un ancestro con las barracudas, bacterias y hongos, si retrocedemos lo suficiente, más de mil millones de años.

Sin embargo, lo que estamos preguntando, es sobre el ancestro humano.

¿Cómo estudiamos eso? Bueno, históricamente se ha estudiado usando la ciencia de la paleoantropología, excavando cosas del suelo, y basándonos principalmente en la morfología, la manera en que las cosas toman su forma, frecuentemente la forma del cráneo, diciendo, «Esto se ve un poco más como nosotros que aquello, así que debe ser mi ancestro.

Este debe ser de quien desciendo directamente.» Argumentaré que el campo de la paleoantropología, nos da muchas posibilidades fascinantes sobre nuestros orígenes, pero no nos da las probabilidades que realmente queremos como científicos.

¿Qué quiero decir con eso? Están viendo un gran ejemplo aquí.

Estas son tres especies extintas de homínidos, potenciales ancestros humanos.

Todos fueron excavados al oeste de aquí, en Olduvai Gorge, por la familia Leakey.

Y todos datan de mas o menos el mismo tiempo.

De izquierda a derecha tenemos Homo erectus, Homo habilis, y Australopithecus— ahora llamado Paranthropus boisei, el australopitecino robusto.

Tres especies extintas, en el mismo lugar, en el mismo tiempo.

Eso significa que los tres juntos no pueden ser mi ancestro directo.

¿Con cuál de estos tipos estoy realmente relacionado? La posibilidad es un mejor ancestro, pero no son las probabilidades que realmente estamos buscando Bueno, un enfoque distinto ha sido el mirar la morfología humana usando los únicos datos que hasta hace muy poco se tenían a mano — otra vez, principalmente la forma del cráneo.

La primera persona en hacer esto sistemáticamente fue Linneo, Carl von Linne, un botánico Sueco quien en el siglo XVIII se dio a la tarea de categorizar cada organismo viviente del planeta.

¿Crees que tienes un trabajo difícil? Y él hizo un muy buen trabajo.

Categorizó de 12.000 especies en su «Systema Naturae».

De hecho él acuñó el término «Homo sapiens» – que significa «hombre sabio» en Latín.

Pero al ver la diversidad humana del mundo, dijo, bueno, ya saben, parece que venimos en discretas sub-especies, o categorías.

Y habló sobre Africanos y Americanos y Asiáticos y Europeos, y una categoría claramente racista que llamó monstrosus, la cual incluía básicamente a todas las personas que a él no le gustaban, inclusive tipos imaginarios como elfos.

Es fácil descartar esto como ideas, quizás bien-intencionadas, pero que no dejan de ser ingorantes, de un científico del siglo XVIII trabajando en la era pre-Darwiniana.

Excepto, si hubiesen tomado antropología física tan recientemente como hace 20 o 30 años, en muchos casos habrían aprendido básicamente la misma clasificación de la humanidad.

Las razas humanas que de acuerdo con los antropólogos físicos de hace 30 o 40 años -Carlton Coon es el mejor ejemplo- han estado divergiendo unas de otras — esto fue en la era post-Darwiniana— por más de un millón de años desde los tiempos del Homo erectus.

¿Pero basados en qué datos? Muy poco.

Muy poco.

Morfología y muchas suposiciones.

Bueno, de lo que les hablaré hoy, lo que les voy a decir ahora, es un nuevo enfoque a este problema.

En vez de salir y adivinar nuestra ascendencia, excavando cosas del suelo, posibles ancestros, y basándome en la morfología, la cual aún no comprendemos completamente.

No sabemos las causas genéticas subyacentes de esta variación morfológica.

Lo que necesitamos hacer es cambiar completamente el enfoque del problema.

Porque, en realidad, lo que estamos preguntando es un problema genealógico.

O una pregunta genealógica.

Lo que intentamos hacer es construir un árbol genealógico para todas las personas que hoy están vivas.

Y como cualquier genealogista les diría — cualquiera tiene un miembro de la familia, o quizás tú, ¿han intentado construir un árbol familiar, determinar el origen en el tiempo? Comienzas en el presente, con relaciones de las que estás seguro.

Tú y tus hermanos, tienen padres en común.

Tú y tus primos, comparten abuelos comunes.

Gradualmente rastrean más y más en el pasado, agregando estas relaciones cada vez más distantes.

Pero eventualmetne, sin importar qué tan bueno seas en escarbar los registros de la iglesia, y todo eso, llegas a lo que los genealogistas llaman un muro de ladrillos.

Un punto desde el cual no puedes saber más de tus ancestros, y entras en este oscuro y misterioso terreno que llamamos historia, a través del cual sentimos nuestro camino con susurros, como orientación.

¿Quiénes fueron estas personas que vinieron antes? No tenemos registros escritos.

Bueno, de hecho sí los tenemos.

Escrito en nuestro ADN, en nuestro código genético.

Tenemos un documento histórico que nos lleva a través del tiempo hasta los primerísimos días de nuestra especie.

Y eso es lo que estudiamos.

Ahora, rápido repaso sobre el ADN.

Sospecho que no todos en la audiencia son genetistas.

Es molécula linear muy larga, una versión codificada de cómo hacer una copia tuya.

Es la copia del plano para hacerte.

Está compuesto por cuatro subunidades llamadas: A, C, G, y T.

Y es la secuencia de estas subunidades lo que define ese plano.

¿Cuan largo es? Bueno, son miles de millones de estas subunidades de longitud.

Un genoma haploide.

De hecho tenemos dos copias de todos nuestros cromosomas.

Un genoma haploide tiene alrededor de 3.2 mil millones de nucleótidos de longitud.

Y todo esto, si los unes, son más de seis mil millones de nucleótidos de longitud.

Si tomas todo el ADN de una célula en tu cuerpo y lo estiras de punta a punta, mide alrededor de dos metros.

Si tomas el ADN de todas las células de tu cuerpo y lo estiras de punta a punta, llegaría hasta la Luna, te llevaría y traería miles de veces, es mucha información.

Y entonces, cuando copias esta molécula de ADN para pasarla, es un trabajo bastante difícil.

Imaginate el libro más grande del que puedas pensar, «La guerra y la paz».

Ahora multiplícalo por 100.

E imagina copiar todo eso a mano.

Y que lo haces hasta muy tarde en la noche, y eres muy, muy cuidadoso, y estás tomando café y prestando atención, pero de vez en cuando, cuando lo estás copiando a mano, cometes un pequeño error, un cambio de letra.

Sustituyes una I por una E, o una C por una T.

Lo mismo ocurre con nuestro ADN mientras pasa a través de generaciones.

No ocurre muy seguido.

Tenemos un mecanismo de prueba de lectura incluído.

Pero cuando ocurren y estos cambios se transmiten a las siguientes generaciones, se vuelven marcadores de descendencia.

Si compartes un marcador con alguien, significa que comparten un ancestro en algún punto del pasado.

La persona que tuvo ese cambio en su ADN por primera vez.

Y es al ver el patrón de variación genética, el patrón de estos marcadores en las personas de todo el mundo, y evaluando la edad relativa cuando ocurrieron a través de la historia, es que somos capaces de construir un árbol genealógico para todos los que estamos vivos hoy.

Estas son dos piezas de ADN que usamos ampliamente en nuestro trabajo.

ADN Mitocondrial, que traza la línea materna de descendencia.

Obtuviste tu ADNmt de tu madre, y tu madre de su madre.

Y así hasta la primera mujer.

El cromosoma Y, la pieza de ADN que hace que los hombres sean hombres, traza una línea paterna de descendencia.

Todos en este cuarto, todos en el mundo, pertenecen a un linaje de algún punto de estos árboles.

Ahora, aun cuando estas seán versiones simplificadas de los árboles reales siguen siendo complicados, así que simplifiquémoslos.

Los damos vuelta, los combinamos para que parezcan un árbol con la raíz abajo y las ramas creciendo hacia arriba.

¿Cuál es el mensaje para llevar a casa? Bueno, lo primero que uno nota es que los linajes más profundos en nuestros árboles genealógicos están fundados en África, entre Africanos.

Eso significa que los Africanos han estado acumulando esta diversidad mutacional por más tiempo.

Y lo que eso significa es que somos originarios de África.

Está escrito en nuestro ADN.

Cada pieza de ADN que vemos tiene más diversidad dentro de África que fuera de África.

Y en algún punto del pasado, un sub-grupo de Africanos abandonaron el continente Africano para ir a poblar el resto del mundo.

Ahora, ¿qué tan recientemente compartimos esos ancestros? ¿Fue hace millones de años, como lo sospecharíamos al observar esta increíble variación alrededor del mundo? No, el ADN nos cuenta una historia que es muy clara.

Entre los últimos 200.000 años, todos nosotros compartimos un ancestro, una única persona, La Eva Mitocondrial en Africa —seguramente habrán escuchado hablar de ella- Una mujer Africana que originó toda la diversidad mitocondrial que hoy existe en el mundo.

Pero lo que es más sorprendente, es que si observan el lado del cromosoma Y, el lado masculino de la historia, el cromosoma Y, Adam, vivió hace apenas 60.000 años.

Eso son sólo unas 2.000 generaciones humanas.

En el sentido evolutivo es solo un abrir y cerrar de ojos.

Eso nos indica que en ese entonces seguíamos viviendo en África.

Fue un hombre Africano quien dio origen a toda la diversidad del cromosoma Y alrededor del mundo.

Fue sólo durante los últimos 60.000 años que hemos comenzado a generar esta increíble diversidad que vemos alrededor del mundo.

Una historia increíble.

Efectivamente, somos todos parte de una extendida familia Africana.

Ahora, eso parece muy reciente.

¿Por qué no salimos antes? Por qué el homo erectus no evolucionó en una especie distinta, o mejor dicho sub-especies, razas humanas alrededor del mundo? ¿Por qué fue que que salimos de África tan recientemente? Bueno, esa es una gran pregunta.

Estos ¿Por qués?, particularmente en genética y el estudio de la historia en general, son siempre las grandes preguntas.

Aquellas que son difíciles de responder.

Y entonces, cuando todo lo demás falla, hay que hablar del clima.

¿Qué pasaba con el clima mundial hace alrededor de 60.000 años? Bueno, estábamos atravesando la peor parte de la última era del hielo.

La última era del hielo comenzó aproximadamente hace 120.000 años.

Tuvo sus altibajos, pero realmente comenzó a acelerar alrededor de hace 70.000 años.

Hay mucha evidencia de los núcleos sedimentarios y los tipos de polen, isótopos de oxígeno y más.

Llegamos al último máximo glacial alrededor de hace 16.000 años, pero básicamente, desde hace 70.000 años en adelante, las cosas se estaban poniendo muy duras.

Se estaba volviendo muy frío.

El hemisferio norte tenía enormes capas de hielo creciendo.

las ciudades de Nueva York, Chicago, Seattle, todas estaban bajo una capa de hielo.

La mayor parte de Bretaña, toda Escandinavia, cubiertas por capas muy gruesas de hielo.

Ahora, África es el continente más tropical del planeta, un 85% de su territorio está entre los trópicos de Cáncer y Capricornio.

Y no hay muchos glaciares ahí, excepto en las altas montañas de aquí, en el Este Africano.

Entonces, ¿qué estaba ocurriendo aquí? No estábamos cubiertos de hielo en África.

Al contrario, África se estaba secando en ese entonces.

Este es un mapa paleoclimático de cómo se veía África entre hace 60.000 y 70.000 años, reconstruido de todas estas piezas de evidencia que mencioné antes.

La razón de esto es que el hielo succiona la humedad de la atmósfera.

Si piensan en la Antártica, es técnicamente un desierto, tiene muy poca precipitación Así que el mundo entero se estaba secando.

Los niveles del mar estaban bajando.

Y África se estaba convirtiendo en un desierto.

El Sahara era mucho más grande de lo que es ahora.

Y el hábitat humano estaba reducido a sólo unas pequeñas regiones comparado con lo que tenemos hoy.

La evidencia de los datos genéticos es que la población humana en ese tiempo, hace más o menos 70.000 años, llegó a menos de 2.000 individuos.

Casi nos extinguimos.

Pendíamos de un hilo.

Y entonces algo ocurrió.

Una gran enseñanza de esto.

Miren algunas herramientas de piedra.

Las de la izquierda son de África, de hace alrededor un millón de años.

Las de la derecha fueron hechas por los Neandertals, nuestros primos lejanos, no nuestros ancestros directos, viviendo en Europa.

y datan de hace unos 50.000 o 60.000 años.

Ahora, a riesgo de ofender a algún paleoantropólogo o antropólogo físico de la audiencia, básicamente no hay mucho cambios entre estos dos grupos de herramientas de piedra.

Las de la izquierda son bastante similares a las de la derecha.

Estamos en un período de una larga parálisis cultural que va desde hace un millón de años hasta hace unos 60.000 a 70.000 años.

Los estilos de herramientas no cambian tanto.

La evidencia es que el estilo de vida humano no cambió mucho durante ese período.

Pero luego, hace 50, 60, 70 mil años, en algún lugar de aquella región, Todo se convulsionó: Aparece el arte.

Las herramientas de piedra se empiezan a tallar con mas precisión.

La evidencia es que los humanos comenzaron a especializarse en la caza de presas específicas, en determinadas épocas del año.

El tamaño de la población comenzó a expandirse.

Probablemente, de acuerdo con lo que muchos lingüistas creen, alrededor de ese tiempo aparecen los lenguajes modernos completos, lenguajes sintéticos sujeto, verbo, objeto, que usamos para expresar ideas complejas, tal como lo hago ahora.

Nos volvimos mucho más sociales.

Las redes sociales se expandieron.

Estos cambios en el comportamiento nos permitió sobrevivir a aquellas difíciles condiciones en África, y nos permitieron empezar a expandirnos alrededor del mundo.

Hemos estado hablando en esta conferencia sobre historias Africanas de éxito.

Bueno, ¿quieren la mayor historia Africana éxitosa? Veansen al espejo.

Ustedes lo son.

La razón por la que están vivos hoy en día es por aquellos cambios en nuestros cerebros que ocurrieron en África, probablemente en la región donde estamos sentados ahora mismo, alrededor de hace 60.000, 70.000 años, permitiéndonos, no sólo sobrevivir en África, sino expandirnos fuera de África.

Una temprana migración a lo largo de la costa sur de Asia, abandonando África alrededor de hace 60.000 años, llegando a Australia rápidamente hace 50.000 años.

Poco después una migración hacia Medio Oriente.

Estos habrían sido cazadores de la savana.

Así que aquellos de ustedes que irán a uno de los recorridos después de la conferencia, podrán ver cómo es una savana de verdad.

Y es básicamente un aprovisionador de carnes.

Las personas que se habrían especializado en matar animales, cazandolos en esas savanas-aprovisionadoras-de-carne, moviéndose al norte, siguiendo las praderas hacia el Medio hace alrededor de 45.000 años, durante una de las extrañas fases húmedas en el Sahara.

Migrando hacia el oriente, siguiendo las praderas, porque a eso se adaptaron a vivir.

Y cuando llegaron al Asia Central, llegaron a lo que era una súper carretera en la estepa.

Una super carretera de praderas.

Las praderas en ese tiempo, durante la última era glacial, iba básicamente desde Alemania hasta Korea, y el continente entero estaba disponible para ellos, entraron a Europa alrededor de hace 35.000 años.

y finalmente, un pequeño grupo migró al norte a través del peor clima imaginable, Siberia, dentro del Círculo Ártico, durante la última era de hielo, la temperatura estaba a -56ºC, -62ºC, incluso quizás 73ºC bajo cero, migraron hacia las américas, llegando finalmente a la última frontera.

Una historia increíble, y ocurrió primero en África.

Los cambios que nos permitieron hacer eso, la evolución de este cerebro altamente adaptable que todos llevamos con nosotros, permitiéndonos crear originales culturas.

Permitiéndonos desarrollar la diversidad que vemos en un viaje alrededor del mundo como el que he estado haciendo.

Ahora, la historia que les acabo de contar es literalmente un recorrido alrededor del mundo de cómo poblamos el planeta, la gran travesía paleolítica de nuestra especie.

Y esa es la historia que relaté hace un par de años en mi libro, «El Viaje del Hombre», y en un filme que hicimos con el mismo título.

Y mientras estábamos terminando ese filme -co-producido por National Geographic- Comencé a hablarle a la gente de NG sobre este trabajo.

Y se entusiasmaron mucho.

Les gustó el filme, y dijeron, «Sabes que vemos esto como si fuera la siguiente ola en el estudio del origen humano, de donde todos venimos.

Usando las herramientas del ADN para cartografiar las migraciones alrededor del mundo.

El estudio de los orígenes humanos está en nuestro ADN.

y queremos llevarlo al siguiente nivel.

¿Qué quieres hacer a continuación?» La cual es la gran pregunta que el National Geographic te puede hacer Y les dije, bueno, saben, lo que he bocetado aquí es sólo eso.

Es un simple boceto de cómo migramos alrededor del planeta.

Y está basado en unas cuantas miles de personas a las que muestreamos, un puñado de poblaciones alrededor del mundo, estudiamos unos cuantos marcadores genéticos, y hay muchos vacios en este mapa.

Apenas hemos conectado los puntos.

Lo que necesitamos hacer es incrementar el tamaño de la muestra al menos en un orden de magnitud o más.

Cientos de miles de muestras de ADN de personas de todo el mundo.

Y ese fue el origen del proyecto Genográfico.

El proyecto se lanzó en Abril de 2005.

Tiene tres componentes principales.

Obviamente la ciencia es una parte importante.

El estudio de campo que hemos hecho alrededor del mundo con personas autóctonas.

Personas que han vivido en el mismo lugar por un largo período de tiempo.

Mantienen una conexión con el lugar donde viven que gran parte del resto de nosotros hemos perdido.

Si mis ancestros vienen de todo el Norte de Europa.

Y yo vivo en la costa Este de Norte América cuando no estoy viajando.

¿De dónde soy autóctono? En realidad de ninguna parte.

Mis genes están todos revueltos Pero hay personas que mantienen ese enlace con sus ancestros que nos permite contextualizar los resultados de ADN.

Ese es el foco del estudio de campo, de los centros que hemos establecido alrededor del mundo.

10 de ellos, con los mejores genetistas de poblaciones.

Pero además, queremos abrir este estudio a cualquier persona alrededor del mundo.

¿Con que frecuencia llegas a participar en un gran proyecto científico? El proyecto del Genoma Humano, o la misión Mars Rover.

En este caso, la realidad es que puedes hacerlo.

Puedes ir a nuestro sitio Web, Nationalgeographic.com/genographic/lan/es Ordenar un equipo y testear tu propio ADN.

Y pueden enviar esos resultados a la base de datos, y contarnos un poco sobre tu pasado genealógico, teniendo los datos analizados como parte del esfuerzo científico.

Ahora, esta es una empresa totalmente sin fines de lucro, así que el dinero que recaudamos, después de cubrir los costos de hacer las pruebas y los componentes del equipo, se reinvierte en el proyecto.

La mayor parte va a algo que llamamos «Legacy Fund», el Fondo del Legado.

Es una entidad caritativa, básicamente una entidad aportadora de becas que les da dinero a los grupos indígenas alrededor del mundo para proyectos educativos y culturales propuestos por ellos.

Ellos aplican a este fondo para hacer varios proyectos, y les mostraré un par de ejemplos.

¿Cómo nos está yendo en el proyecto? Hemos obtenido alrededor de 25,000 muestras recolectadas de gente autóctono de alrededor del mundo.

Lo más sorprendente ha sido el interés por parte del público.

210.000 personas han comprado estos equipos desde que lanzamos el sitio hace dos años, hemos recaudado 5 millones de dólares, la mayor parte de estos, al menos la mitad, va al «Legacy Fund».

Hemos entregado las primeras becas de Legado de unos 500.000 dólares.

Proyectos alrededor del mundo, documentando poesía oral en Sierra Leona, preservando los patrones de tejido tradicional en Gaza, revitalización del lenguaje en Tajikistán, etc, etc.

Así que el proyecto va muy, muy bien, Y les pido que visiten el sitio web y vean este espacio.

Muchas gracias.

(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/spencer_wells_a_family_tree_for_humanity/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *