Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Tyrone Hayes y Penelope Jagessar Chaffer: ¿El bebé intoxicado? – Charla TEDWomen 2010

Tyrone Hayes y Penelope Jagessar Chaffer: ¿El bebé intoxicado? – Charla TEDWomen 2010

Charla «Tyrone Hayes y Penelope Jagessar Chaffer: ¿El bebé intoxicado?» de TEDWomen 2010 en español.

La Penelope Jagessar Chaffer tenía curiosidad por saber sobre los productos químicos a los que estaba expuesta durante su embarazo. ¿Podrían afectar a su hijo por nacer? Así que le pidió información al investigador Tyrone Hayes sobre algo que había estudiado con cuidado: atrazina, un herbicida utilizado en cultivos de maíz. (Hayes, experto en anfibios, es un crítico de la atrazina que tiene un efecto preocupante en el desarrollo de las ranas). En en TEDWomen, los dos, Hayes y Chaffer, nos relatan su historia.

  • Autor/a de la charla: Tyrone Hayes
  • Fecha de grabación: 2010-12-02
  • Fecha de publicación: 2012-02-13
  • Duración de «Tyrone Hayes y Penelope Jagessar Chaffer: ¿El bebé intoxicado?»: 1068 segundos

 

Traducción de «Tyrone Hayes y Penelope Jagessar Chaffer: ¿El bebé intoxicado?» en español.

Penelope Jagessar Chaffer: Estaba por preguntar si hay un médico en la sala.

No, era una broma.

Es interesante.

Sucedió hace seis años cuando estaba esperando a mi primer hijo descubrí que el conservante usado con más frecuencia en productos para bebés simula al estrógeno cuando se incorpora al cuerpo humano.

Es muy fácil hacer que un compuesto químico se introduzca en el cuerpo a través de la piel.

Se han encontrado estos conservantes en tumores cancerosos de seno.

Así empezó este recorrido para hacer la película «Toxic Baby» (El bebé intoxicado).

No toma mucho tiempo descubrir algunas estadísticas asombrosas sobre esto.

En primer lugar, cada uno de nosotros tiene entre 30 y 50.000 productos químicos en el cuerpo que no tenían nuestros abuelos.

Muchos de estos productos tienen que ver con muchísimos casos de enfermedades infantiles crónicas que se dan en las naciones industrializadas.

Veamos algunas estadísticas.

Por ejemplo, en el Reino Unido, los casos de leucemia infantil han aumentado en un 20 %, en una generación.

Un crecimiento similar aparece en el cáncer infantil en EEUU.

En Canadá, ahora 1 de cada 10 niños es asmático.

Un aumento de 4 veces.

Lo mismo sucede en todo el mundo.

En EEUU, probablemente las más sorprendentes cifras están en un aumento del 600 % en autismo, desórdenes relacionados con esto y otras dificultades de aprendizaje.

Nuevamente, se ve esa tendencia en Europa y Norteamérica.

En Europa, en ciertos lugares, se ve un aumento de 4 veces en ciertos defectos genitales de nacimiento.

Es interesante que uno de esos defectos ha crecido 200 % en los EEUU.

Un crecimiento enorme de enfermedades crónicas infantiles que incluyen afecciones como obesidad, diabetes juvenil y pubertad prematura.

Es interesante ver que cuando estaba buscando a alguien con quien dialogar sobre estos temas frente a una audiencia, descubrí que probablemente una de las personas más sobresalientes en el mundo capacitada para hablar de tóxicos en bebés es un experto en ranas.


(Risas)
Tyrone Hayes: Fue también una sorpresa para mí que llegara a hablar de pesticidas y de salud pública Porque, en verdad, nunca me había imaginado poder ser útil en esos casos.


(Risas)
Ranas.

En verdad, el interés en todo este asunto de los pesticidas también me llegó por sorpresa cuando me llamaron de la mayor empresa química del mundo y me pidieron que evaluara el efecto de la atrazina en los anfibios, o sea, a mis ranas.

Resulta que este es el producto de más ventas de la mayor empresa química del mundo.

Es el contaminante número uno del agua subterránea, de beber y de lluvia.

En el 2003, según mis estudios, fue prohibida en la Unión Europa, pero ese mismo año, la EPA de Estados Unidos volvió a registrar el producto.

Nos pareció muy sorprendente descubrir que cuando las ranas estaban expuestas a muy bajos niveles de atrazina (1 parte entre 10.000 millones), resultaban animales que se veían así.

Éstas son gónadas extraídas de un animal que tenía dos testículos, dos ovarios, otros testículos más grandes y más ovarios, lo cual no es normal…


(Risas)
ni siquiera en los anfibios.

En algunos casos, en otras especies como la rana leopardo norteamericana, se encontraron machos expuestos a la atrazina, con huevos en los testículos.

Aquí se pueden ver estos grandes huevos con yema asomándose a la superficie de los testículos de este ejemplar macho.

Mi esposa me dice, y con seguridad Penelope concuerda, que no hay dolor mayor que el de dar a luz, lo cual nunca sufriré, se los puedo asegurar, pero supongo que una docena de huevos de gallina en mis testículos podría ser uno de los peores dolores.


(Risas)
En estudios recientes publicados, se ha demostrado que de estos animales, cuando se exponen a atrazina, algunos machos se vuelven completamente hembras.

Estos son dos hermanos machos en plena relación.

Y no es solo que estos machos genéticos se acoplen con otros machos, sino que están en capacidad de poner huevos a pesar de ser genéticamente machos.

Lo que propusimos, y para lo que conseguimos apoyo, Es sobre lo que hace la atrazina que causa un desequilibrio hormonal desastroso.

Normalmente los testículos producen testosterona, la hormona masculina.

Pero lo la atrazina hace que se active una enzima, digamos que la fabrica, la aromatasa, la cual convierte la testosterona en estrógeno.

Como resultado, los machos expuestos pierden su testosterona, son castrados químicamente, enseguida se afeminan porque resultan produciendo la hormona femenina.

Esto es lo que me trajo a asuntos con humanos.

Porque resulta que el tipo de cáncer más frecuente en las mujeres, el cáncer de seno, se regula por el estrógeno y la enzima aromatasa.

Así, cuando alguien desarrolla una célula cancerosa en el seno la aromatasa convierte los andrógenos en estrógenos, y esos estrógenos producen, o promueven el crecimiento del cáncer que se convierte en tumor y se extiende.

La aromatasa es tan crítica en el cáncer de seno que uno de los últimos tratamientos para ello es con un químico llamado letrozol, que bloquea la aromatasa y el estrógeno, para que las células transformadas no crezcan convertidas en tumor.

Naturalmente, llama la atención que todavía estemos usando unas 40.000 toneladas de atrazina, el contaminante número uno del agua para beber, que da resultados negativos: se transforma en aromatasa, aumenta el estrógeno, promueve tumores en ratas y está asociado con tumores en humanos, cáncer de seno.

Lo más interesante es que la misma empresa que nos vende 40.000 toneladas de atrazina, causante del cáncer de seno, ahora nos vende el antídoto; exactamente la misma compañía.

Me parece muy curioso que en vez de tratar la enfermedad previniendo la exposición a los productos que la promueven, simplemente respondemos trayendo más químicos al ambiente.

PJC: Y hablando de estrógeno, otro de los compuestos a que Tyrone alude en la película es uno llamado bisfenol A, BPA, que se ha visto en las noticias recientemente.

Es un plastificante, un compuesto que se encuentra en el policarbonato, del que hacen los biberones para bebés.

Lo interesante del BPA es que es un estrógeno tan fuerte que alguna vez se consideró usarlo como estrógeno sintético en terapia hormonal.

Y hay muchísimos estudios que demuestran que el BPA se filtra de los biberones a la leche, y por tanto les llega a los bebés.

Así que estamos administrando a nuestros bebés, a los recién nacidos, a los pequeñitos, estrógeno sintético.

Hace unas dos semanas la Unión Europea aprobó una ley prohibiendo el uso de BPA en biberones y en jarros para bebés.

Para los que entre ustedes no son padres, los jarros para bebés son esas tazas plásticas que los niños usan cuando dejan el biberón.

Dos semanas antes, el Senado de los Estados Unidos se había negado a siquiera la prohibición del BPA en biberones y jarros para bebés.

Como pueden ver, queda la responsabilidad en los padres que tienen que vigilar, regular y controlar esto en su día a día; esto es realmente preocupante.

(Video) PJC: Se ha demostrado que muchos biberones de plástico dejan filtrar bisfenol A.

Esto prueba cómo, algunas veces, depende solo del cuidado de los padres interponerse entre los compuestos químicos y nuestros niños.

El caso de los biberones demuestra que podemos prevenir contactos innecesarios.

Pero si los padres no tenemos cuidado, estaremos dejando que nuestros niños se defiendan solos.

TH: Lo que dice Penelope aquí es totalmente cierto.

Algunos de Uds.

no saben que estamos en medio de la sexta extinción masiva.

Los científicos están de acuerdo.

Estamos perdiendo especies en la Tierra más rápido que la desaparición de los dinosaurios y las mayores pérdidas están en los anfibios.

El 80 % de los anfibios están amenazados y en franca disminución.

Al igual que muchos investigadores, creo que los pesticidas son parte importante de este descenso.

Los anfibios son buenos indicadores y son más sensibles, en parte porque no tienen protección ante los contaminantes en el agua; sus huevos no tienen cáscara, ni membrana, ni placenta.

Uno de nuestros mayores inventos –de nosotros los mamíferos– fue la placenta.

Recordemos que originalmente éramos acuáticos.

Pero resulta que esta antigua estructura que nos distingue de otros animales, la placenta, no puede evolucionar con suficiente rapidez ya que estamos generando nuevos productos químicos más rápido que nunca.

Hay evidencia en estudios con ratas, con el mismo producto, de que el desequilibrio hormonal producido por la atrazina genera abortos.

Porque la salud en el embarazo depende de las hormonas.

Cuando las ratas no abortan la atrazina les causa enfermedad de próstata a sus crías, así que desde recién nacidos vienen con esta enfermedad propia de hombres mayores.

Cuando no abortan, la atrazina produce defectos en el desarrollo mamario en las hijas que han estado expuestas a esta sustancia en el útero, de tal forma que sus mamas no se desarrollan correctamente.

Como resultado, cuando estas ratas crecen, sus crías sufren retardos de crecimiento y desarrollo porque no pueden producir suficiente leche para alimentarlas.

Ese cachorro que se ve abajo está afectado porque su abuela estuvo expuesta a la atrazina.

Debido a que la vida de esta sustancia abarca, varias generaciones, años, decenas de años, eso significa que ahora mismo estamos afectando la salud de los nietos de nuestros nietos por las cosas que hoy estamos poniendo en el ambiente.

Esto no es solo filosofía; ya se sabe muy bien que los productos químicos como dietilestilbestrol y estrógeno, PCBs y DDT, atraviesan la placenta y efectivamente determinan la posibilidad de desarrollar cáncer de mama, y diabetes, en el bebé desde el vientre materno.

Además de esto, otro invento nuestro original, de nosotros los mamíferos, es la función de alimentar a las crías después de nacidas.

Ya sabemos que los productos químicos como DDT, DES y atrazina pueden pasarse a la leche igualmente afectando a los bebés aun después de nacidos.

PJC: Así, como dice Tyrone, la placenta es un órgano antiguo.

Pienso

¿cómo puedo demostrarlo?

¿Cómo se hace para probarlo?

Es interesante que, haciendo una película como ésta, para visualizar un hecho científico, no haya una buena forma de hacerlo.

Aquí tengo que darme una pequeña licencia artística.

(Video) (Timbres) Hombre mayor: Control de placenta.

¿Qué es eso?

¿Cómo?

(Ronquidos) (Bocina) Puffuffuff,

¿qué?

Ácido perfluorooctanoico.

Caray.

Nunca lo había oído.

PJV: En yo tampoco, hasta que comenzamos a rodar esta película.

Y cuando me di cuenta de que los productos químicos pueden atravesar la placenta y llegarle al hijo por nacer, me puse a pensar,

¿qué me diría mi feto?

¿Qué nos pueden decir los bebés por nacer cuando están expuestos, como sucede cotidianamente, día tras día?

(Música) (Video) Bebé: Hoy, recibí algo de octilfenol, algo de almizcle artificial y también bisfenol A.

Ayúdenme.

PJC: Es una idea impactante, saber que nosotras las mujeres, estamos a la vanguardia de esto.

Es asunto nuestro porque acumulamos estos compuestos toda la vida y luego se los pasamos a nuestros bebés por nacer.

En efecto, estamos contaminando a nuestros hijos.

Me encontré esto hace un año cuando supe que estaba embarazada y el primer examen mostraba que mi bebé tenía un defecto congénito relacionado con el contacto con productos estrogénicos en el vientre.

En el segundo examen no se encontraron latidos del corazón.

Así, la muerte de mi hijo, de mi bebé, me puso en resonancia con lo que estaba tratando de hacer en la película.

En ocasiones se da esta situación extraña en que el comunicador se hace parte de la historia, aunque esa no fuera la intención original.

Cuando Tyrone habla del feto atrapado en un ambiente contaminado, siento que este es mi ambiente contaminado.

Que este es mi bebé intoxicado.

Esto es algo profundo y triste a la vez, pero también sorprendente porque muchos no lo sabemos.

TH: Algo que me entusiasma y me parece muy adecuado aquí en TED Women es algo que creo que se resumió muy bien anoche en la comida cuando alguien dijo: «Diríjase a ese hombre en la mesa y dígale: ”Contamos con tu respaldo cuando comience la revolución”.

La verdad, señoras, es que desde hace tiempo Uds.

tienen el apoyo en este asunto, que comenzó con «Silent Spring» (Primavera silenciosa) de Rachel Carson, «Our Stolen Future» (Nuestro futuro robado) de Theo Colborn, y los libros de Sandra Steingraber, «Living Downstream» (Viviendo río abajo) y «Having Faith» (Tener fe).

Posiblemente es la conexión con la siguiente generación, con mi esposa y mi linda hija aquí, hace 13 años, posiblemente esta conexión hace que las mujeres se vuelvan activistas en esto.

A los hombres aquí, quiero decirles que no son solo las mujeres y los pequeños quienes están en riesgo.

Los testículos de las ranas expuestas a la atrazina están llenos de huecos y espacios, debido al desequilibrio hormonal, en lugar de generar esperma, como en este caso, los tubos testiculares quedan vacíos y la fertilidad desciende hasta en 50%.

No solo sucede con anfibios, como en mi trabajo, sino también con peces de Europa, con un grupo de reptiles en Sudamérica que presenta huecos en los testículos y ausencia de esperma, y con ratas, también con ausencia de esperma en los tubos testiculares.

Obviamente, no se hacen experimentos con humanos, pero simplemente por coincidencia, mi colega demostró que los hombres con bajos registros de esperma y semen de mala calidad tienen más altos niveles de atrazina en la orina.

Son los hombres que viven en comunidades agrícolas.

Quienes trabajan en cultivos tienen niveles más altos de atrazina.

Y los que efectivamente la aplican la tienen en mayor nivel en la orina, hasta 24.000 veces superior a lo que conocemos como nivel activo.

Naturalmente la mayoría, 90 %, son mexicanos o mexicanoestadounidenses.

Y no solo están expuestos a la atrazina.

También tienen contacto con otros productos como cloropicrina que originalmente se usaba como gas nervioso.

La esperanza de vida de muchos de estos trabajadores es apenas de 50 años.

No debe sorprendernos, pero lo que sucede en la vida animal es una señal de peligro para todos, como nos lo advierten Rachel Carson y otros.

Es bastante obvio lo que se ve en esta foto del lago Nabugabo; el agua de desechos agrícolas de estos cultivos que va a estos recipientes es, en esa población, la única fuente de agua para cocinar y para el baño.

Si les digo a los hombres de esa aldea que las ranas tienen las defensas inmunes bajas y que tienen huevos en los testículos, la conexión entre el problema ambiental y la salud pública queda bien clara.

Nadie tomaría agua que se sabe que tiene este efecto en la vida animal que la habita.

El problema está en mi pueblo, Oakland, y en la mayoría de nuestras ciudades, porque no vemos la conexión.

Abrimos el grifo, sale agua, suponemos que es segura y creemos que somos dueños de nuestro ambiente, en lugar de ser parte de él.

PJC: No es difícil concluir que en este es un problema ambiental.

Sigo pensando todo el tiempo en esto.

Sabemos bastante sobre el calentamiento global y el cambio climático y sin embargo no tenemos claro lo que he llamado ambientalismo interno.

Conocemos lo que estamos echando fuera, tenemos algún sentido de las consecuencias, pero ignoramos lo que sucede cuando colocamos, o nos colocan, ciertas sustancias en el cuerpo.

Tengo la idea, y este es mi mensaje apremiante aquí, que nosotras las mujeres tenemos que movilizarnos y actuar como comunicadoras.

Como somos quienes llevamos la responsabilidad de gestar, engendrar hijos y somos quienes manejamos las compras del hogar, tenemos que tomar la iniciativa para transmitir el mensaje de Tyrone y otros investigadores a todo el mundo.

Quiero exhortar a que, cuando pensemos en asuntos ambientales, recordemos que no se trata solo de glaciales y de casquetes de hielo, sino, también, de nuestros hijos.

Gracias.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/tyrone_hayes_penelope_jagessar_chaffer_the_toxic_baby/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *