Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Virgina Postrel habla sobre el glamour – Charla TED2004

Virgina Postrel habla sobre el glamour – Charla TED2004

Charla «Virgina Postrel habla sobre el glamour» de TED2004 en español.

En una oportuna charla, Virgina Postrel, crítica cultural, reflexiona sobre el verdadero significado y el uso impactante del glamour, al que define como cualquier imagen premeditada y cuidadosamente pulida diseñada para impresionar y persuadir.

  • Autor/a de la charla: Virginia Postrel
  • Fecha de grabación: 2004-02-02
  • Fecha de publicación: 2008-10-16
  • Duración de «Virgina Postrel habla sobre el glamour»: 975 segundos

 

Traducción de «Virgina Postrel habla sobre el glamour» en español.

Tal vez se pregunten por qué llevo lentes de sol, y es porque voy a hablar sobre el glamur.

Todos creemos saber qué es el glamur.

Aquí lo tenemos.

Estrellas de cine glamurosas, como Marlene Dietrich.

También tiene su versión masculina.

Muy glamuroso.

No solo sabe disparar, conducir…

sino que bebe vino, de hecho tiene un poco de vino ahí…

y por supuesto, siempre viste de esmoquin.

Pero pienso que el glamur tiene un significado mucho más amplio y es el de las estrellas de cine y los personajes de ficción aunque también surge en otras formas.

¿Una revista? Desde luego no en ésta.

Es la revista menos glamurosa del kiosco, es toda sobre consejos de sexo.

Los consejos de sexo no son glamurosos.

Y Drew Barrymore, aun con su maravilloso encanto, tampoco es glamurosa.

También hay un glamur industrial.

Esta es una foto de Margaret Bourke -White…

una de las tantas que hizo.

Fotografías fantásticas y glamurosas de fábricas de acero, de papel y de todo tipo de zonas industriales glamurosas.

Y está el glamur mítico, el del empresario de garaje.

El garaje de Hewlett-Packard.

Sabemos que cualquiera que empieza un negocio en un garaje termina fundando Hewlett-Packard.

Hay glamur en la física.

Qué podría ser más glamuroso que entender el universo entero, la gran unificación…

por cierto, que si eres Brian Greene, mejor.

Posee otro tipo de glamur.

Y tenemos, por supuesto, este glamur.

Es muy, muy glamuroso…

el glamur del espacio exterior.

No el glamur estilo extraterrestre sino la versión bonita y nítida de principio de los años 60.

Entonces, ¿qué queremos decir con glamur? Bueno, si quieren saber el significado de glamur, lo que pueden hacer es buscarlo en el diccionario.

Y es incluso mejor si buscan en un diccionario muy antiguo, como en este caso, un diccionario de 1913.

A lo largo de los siglos, la palabra «glamur» ha tenido significados y usos distintos a los que tiene hoy en día.

Tenías un glamour.

No era glamur como cualidad…

irradiabas glamur.

El glamur era literalmente un hechizo mágico.

No metafóricamente hablando, como hacemos hoy, sino literalmente un hechizo asociado con brujas y gitanos y hasta cierto punto, la magia celta.

Y a través de los años, alrededor de finales del siglo XX, comenzó a transformarse en esta otra forma de engaño…

cualquier falso interés en, o en asociación con, un objeto mediante el cual parece engañosamente magnificado o glorificado.

Sin embargo, el glamur es una ilusión.

El glamur es un hechizo mágico.

Hay algo peligroso en el glamur.

A lo largo de la historia, cuando las brujas hechizaban a alguien no era en favor de su interés personal, sino para que actuara en su contra.

Bueno por supuesto, en el siglo XX, el glamur alcanzó este significado diferente asociado con Hollywood.

Hedy Lamarr.

Hedy Lamarr dijo: «Cualquiera puede parecer glamuroso, lo único que hay que hacer es sentarse y parecer estúpido».

De hecho, con todo el debido respeto a Hedy…

sobre la que hablaremos más adelante, es mucho más que eso.

Se han realizado una gran cantidad de avances técnicos promovidos por este glamur hollywoodiense.

Había profesionales en maquillaje, en retoque, en iluminación.

Pueden ir al museo de historia de Hollywood, en Hollywood y ver los salones especiales de Max Factor que pintó de diferentes colores, según el cutis de la estrella que fuese a maquillar.

Para tener este retrato sumamente estilizado de algo que no era completamente de este mundo…

el retrato de una estrella.

Y de hecho, vemos fotos de estrellas de aspecto glamuroso continuamente, las llaman falso color.

El glamur es una forma de falsificación, pero una falsificación con una concreta.

Puede ser para iluminar a la estrella, para vender una película.

Y requiere mucha técnica No es…

el glamur no es algo…

no te despiertas por la mañana glamuroso, da igual quién seas.

Incluso Nicole Kidman no se levanta por la mañana glamurosa.

Hay un proceso de idealización, glorificación y dramatización, y no solamente en el caso de las personas.

El glamur no tiene que ser necesariamente personas.

La fotografía arquitectónica…

Julius Schulman, que ha hablado acerca de la transfiguración, hizo esta fabulosa y famosa fotografía de la casa Kauffman.

La fotografía arquitectónica es extraordinariamente glamurosa.

Te coloca en ese mundo tan, tan especial.

El arte de las tiras cómicas de Alex Ross, que parece ser extraordinariamente realista, puesto que parte de su estilo es ofrecer una especie de realismo.

Salvo que la luz no es así en el mundo real.

Si un grupo de personas se coloca en fila, los que están atrás parecen más pequeños que los que están delante.

Pero no en el mundo del glamur.

De lo que trata el glamour…

tomé esto de una sinópsis en el índice de la revista New York, que nos decía que el glamur ha regresado…

el glamur tiene que ver con trascender el día a día.

Y creo que eso se acerca a lo que es la esencia que integra todas las clases de glamur.

Un retrato de santa Apolonia hecho en 1543 por Filippino Lippi.

No tengo idea de quién es ella, pero es la equivalente a la supermodelo del siglo XV.

Es un retrato muy glamuroso.

¿Por qué es glamuroso? Es glamuroso, primero, porque ella es bella, pero eso no te hace ser glamurosa, eso sólo te hace ser bella.

Es refinada, es misteriosa e inspiradora, y esas son las cualidades principales del glamur.

No se le ven los ojos, miran hacia abajo.

No esquivan la mirada exactamente, sino que hay que imaginarse su mundo.

Invita a observar este mundo al que pertenece, en el puede estar completamente en paz, mientras sostiene la que la tortura hasta la muerte.

«La pasión de Cristo» de Mel Gibson…

no es glamurosa.

Esto es glamur.

Es la «Pietà» de Miguel Ángel, en la que María tiene la misma edad de Jesús y ambos se encuentran en un estado feliz y placentero.

El glamur nos invita a vivir en otro mundo.

Tiene que ser misterioso y un poco distante a la vez.

Por eso frecuentemenente en estas tomas glamurosas, la persona no mira al público.

Por eso los lentes de sol son glamurosos, pero no parecen tan fuera de nuestro alcance que nos impidan identificarnos.

De alguna manera, tiene que ser parecido a nosotros.

Como yo digo, en el arte religioso Dios no es glamuroso.

Dios no puede ser glamuroso porque Dios es omnipotente, omnisciente…

está fuera de nuestro alcance.

Aun así, se ve en el arte religioso que los santos o la virgen María a menudo se retratan, no siempre, en formas glamurosas.

Como dije antes, el glamur no tiene que ver con personas sino que tiene que tener esa cualidad inspiradora.

¿Qué pasa con Superman? Aparte del estilo de Alex Ross, que tiene mucho glamur, un aspecto de Superman es que te hace creer que un hombre puede volar.

Y el glamur es todo aquello que te eleva más allá de este mundo hasta un lugar idealizado, perfecto.

Esta es una de las razones por las que los medios de transporte se prestan tanto al glamur.

Cuanta menos experiencia se tenga de ellos, mas glamurosos resultan ser .

Pueden hacer que una foto de un automóvil parezca glamurosa, pero no pueden hacer del tráfico una imagen glamurosa.

Pueden hacer de una avión una imagen glamurosa, pero no del interior.

El concepto es que le va a llevar a algún lugar, y la historia no es acerca del individuo sentado delante de usted en el avión, que tiene ese pequeño mocoso o que tose mucho.

La historia es acerca del lugar al que usted va, o pensar acerca del lugar al que usted va.

Esa sensación de ser llevado a algún lugar es una de las razones por las que tenemos el estilismo glamuroso.

Esta forma de racionalizar el estilismo no es glamuroso porque lo asociamos con las películas de esa época, sino porque, en su raciocinio, nos saca de la cotidianidad.

Igualmente…

los arcos son muy glamurosos.

Los arcos con vitrales…

son aún más glamurosos.

Las escaleras cuyo giro se aleja de campo son muy glamurosas.

Encuentro muy glamurosa la foto de esta escalera en particular porque desde mi punto de vista captura la esencia de la vida académica y contemplativa, bueno, tal vez porque estudié en Princeton.

Las líneas del horizonte son muy glamurosas, las calles de las ciudades…

no son muy glamurosas.

Cuando de verdad llegas a esa ciudad tiene su realidad.

El horizonte, el camino abierto, es muy, muy glamuroso.

Hay pocas cosas más glamorusas que el horizonte excepto posiblemente, algo como, muchos horizontes y por supuesto, aquí no se siente el frío o el calor…

solo se ven las posibilidades.

Para lograr tener glamur hace falta esa cualidad del Renacimiento llamada sprezzatura, término acuñado por Castiglione en su libro «The Book Of the Courtier».

Después de unos siglos, existe una versión no muy glamurosa de lo que significa hoy en día.

La sprezzatura es el arte que disimula el arte.

Hace que las cosas se vean fáciles.

No piensas que Nicole Kidman tiene dificultades con ese vestido, ella se ve completamente natural.

Recuerdo haber leído, al acabar la películas de Lara Croft, cómo Angelina se iba a casa cubierta de moretones.

Por supuesto lo cubrían con maquillaje, porque Lara Croft hizo las mismas escenas peligrosas pero no le salen moretones porque tiene sprezatura.

Disimular todo arte, aparentar que todo se hace o se dice sin el mayor esfuerzo.

Es uno de los aspectos más críticos del glamour…

el glamur tiene que ver con corregir.

¿Cómo creas esa sensación de trascendencia, esa sensación de evocar un mundo perfecto? La sensación de que la vida podría ser mejor, podría unirme a ella…

Podría ser perfecta, podria unirme a este mundo perfecto.

No les contamos los detalles desagradables.

Jeff Bezoz me la prestó muy amablemente el año pasado, Debajo del escritorio de Jeff.

Esta es la realidad de los PC, las lámparas, y los aparatos electrónicos de cualquier clase son así.

Pero si miran un catálogo…

especialmente un catálogo de cosas modernas y bellas para su hogar…

se ven así.

No hay cables.

La próxima vez que reciban estos catálogos en el correo…

imagínense dónde ocultan los cables.

Pero siempre existe la ilusión de que si compra esta lámpara, vivirá en un mundo sin cables.

Y lo mismo ocurre si compras este portátil, o este PC…

e incluso en la era sin cables, no se puede vivir en un mundo sin cables.

Hay que tener misterio y hay que tener gracia.

Y aqui está ella…

Grace.

Pienso que ésta es la foto más glamurosa de todas, y en parte es porque en «La ventana indiscreta» la pregunta es, ¿es demasiado glamurosa para vivir en este mundo? La repuesta es, no, por supuesto es tan solo una película.

Hedy Lamarr de nuevo.

Como ven, esa forma de cubrir la cabeza resulta muy glamurosa porque, igual que los lentes de sol, oculta y revela al mismo tiempo.

Lo translúcido es glamuroso…

por eso todas estas personas llevan perlas.

por eso la cristalería es glamurosa…

el glamour es translúcido, no es transparente, no es opaco.

Nos invita a su mundo, no nos ofrece una imagen clara de lo que es.

Crep que Grace Kelly es la persona más glamurosa, puede que una escalera en espiral con una vidriera sea la toma interior más glamurosa porque un escalera en espiral es increíblemente glamurosa.

Da ese sentimiento de ascensión y alejamiento, y aun así, nunca piensas en que podría tropezar, sobre todo cuando estás bajando.

Por supuesto los bloques de vidrio dan esa sensación de translúcido.

Bueno, esta sección se suponia era de puro placer, pero el glamur en parte tiene que ver con el significado.

Todos los individuos y todas las culturas tienen ideales que no se pueden llevar a cabo en la realidad.

Existen contradicciones, defienden principios que no se pueden comparar el uno con el otro, y sin embargo estos ideales le dan sentido y próposito a nuestras vidas como culturas y como individuos.

La forma en que nos enfretamos a ello es desplazándolas…

colocándolas en un mundo dorado, un mundo imaginado, una época de héroes, el mundo que ha de venir.

Y en la vida de un individuo , a menudo la asociamos con un objeto.

La casa con la cerca blanca, la casa perfecta.

La cocina perfecta…

no hay facturas encima de la mesa de la cocina perfecta.

Si compras los electrodomésticos en Viking Range, es así como lucirá tu cocina.

El amor perfecto simbolizado en la collar perfecto, el anillo de diamantes perfecto.

La salida perfecta en tu automóvil perfecto.

Esta es una compañia de diseño interior que se llama Utopía.

La oficina perfecta.

De nuevo, sin cables, veradaderamente mi oficina no es como esta.

Me explico, no hay papeles en el escritorio.

Deseamos este mundo dorado.

Algunas personas se hacen lo suficientemente ricas, y si tienen ideas en plan sentido doméstico, pueden alcanzar su mundo perfecto.

Dean Koontz construyó esta maravilla de teatro en casa…

y no creo que sea casualidad…

en estilo Art Deco.

Simboliza el sentimiento de estar en casa y a salvo.

No siempre es algo bueno, porque ¿cuál es su mundo perfecto? ¿Cuál es su ideal, y también, qué ha corregido? ¿Es algo importante? Es decir, «Matrix» es una película que va de glamur.

Podria hacer una charla completa acerca de «Matrix» y el glamur pero fue criticada por presentar la como glamurosa.

Observen esos lentes de sol y esas largas chaquetas, y por supuesto, pueden caminar por las paredes y hacer todo tipo de cosas, son cosas imposibles en el mundo real.

Otra foto de Margaret Bourke-White.

Es de la Unión Soviética.

Atractiva.

Me explico, ven lo felices y lo atractivas que son las personas.

Nos encaminamos hacia una Utopía.

No soy fan de PETA, pero pienso que es un anuncio grandioso.

Porque lo que hacen es lo que dicen, tu abrigo no es tan glamuroso, lo que has corregido es importante.

En realidad, lo que es incluso más importante que recordar lo que has corregido, es pensar: ¿son buenos los ideales? Porque el glamur puede llegar a ser totalitario y engañoso.

No se trata de hacer de limpiar la casa algo glamuroso.

Esto es de «El triunfo de la voluntad» una edición brillante para cortar cosas.

Un toma glamurosa.

El Nazismo tiene mucho que ver con el glamur.

Fue una ideología muy estética.

Tuvo mucho que ver con limpiar Alemania, Occidente y el mundo, y deshacerse de todo lo que no fuera glamuroso.

Así que el glamur puede ser peligroso, Considero que el glamur tiene su encanto y valor genuino.

No estoy en contra del glamur.

Pero me sorprenden un poco esas cosas que se corrigen en los cables de la vida.

Y existe tanto una forma de evitar el peligro del glamur como otra para ampliar tu apreciación del mismo.

Y es aceptar el consejo de Isaac Mizrahi y hacer frente a la manipulación de todo, y casi admitir que la manipulación es algo que disfrutamos, pero también disfrutamos cómo sucede.

Hedy Lamarr.

A pesar de tener muchísimo glamur, inventó la tecnología del espectro ensanchado.

O sea, que tiene incluso más glamur si sabes no era nada estúpida, aun cuando pensara que podría parecerlo.

David Hockney habla acerca de cómo la apreciación de esta, considero, pintura muy glamurosa, se ensalza si piensan, en el hecho de que tardó dos semanas en pintar esa mancha, que ocurrió en tan solo una fracción de segundo.

Hay un libro en la librería…

se llama » Symphony in steel», es acerca de las cosas que no se ven del Centro Disney.

Tiene su fascinación.

No necesariamente es glamuroso, pero descubrir el glamur tiene su atractivo.

Existe un libro llamado «Crowns» fotos glamurosas de mujeres negras con sus sombreros de iglesia.

Y hay una cita de una de estas mujeres y habla de: «Cuando era pequeña, admiraba las mujeres con sombreros hermosos.

Parecían muñecas preciosas, como si hubieran salido de una revista.

Pero también sabía cuánto habían trabajado toda la semana.

A veces debajo de esos sombreros había mucha alegría y mucha tristeza».

Y, la verdad, llegas a apreciar más el glamur cuando te das cuenta de lo que hizo falta para crearlo.

Gracias.

https://www.ted.com/talks/virginia_postrel_on_glamour/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *