Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Aditi Shankardass: Una segunda opinión sobre trastornos de aprendizaje – Charla TEDIndia 2009

Aditi Shankardass: Una segunda opinión sobre trastornos de aprendizaje – Charla TEDIndia 2009

Charla «Aditi Shankardass: Una segunda opinión sobre trastornos de aprendizaje» de TEDIndia 2009 en español.

Los trastornos de desarrollo en la infancia son típicamente diagnosticados por medio de la observación de la conducta, pero Aditi Shankardass sabía que deberíamos observar directamente en los cerebros de los niños. Ella explica cómo el notable dispositivo EEG de su laboratorio ha revelado diagnósticos equívocos y transformado las vidas de estos niños.

  • Autor/a de la charla: Aditi Shankardass
  • Fecha de grabación: 2009-11-11
  • Fecha de publicación: 2010-06-24
  • Duración de «Aditi Shankardass: Una segunda opinión sobre trastornos de aprendizaje»: 541 segundos

 

Traducción de «Aditi Shankardass: Una segunda opinión sobre trastornos de aprendizaje» en español.

Cuando tenía 10 años de edad, un primo mío me llevó a visitar su escuela de medicina.

Y como regalo especial me llevó al laboratorio de patología y tomó un cerebro humano real de un frasco y lo puso en mis manos.

Y ahí estaba yo, el asiento de la conciencia humana, el centro de poder del cuerpo humano, puesto en mis manos.

Y ese día supe que cuando creciera, me iba a convertir en doctora del cerebro, o científica, uno u otro.

Años después, cuando finalmente crecí, mi sueño se hizo realidad.

Y fue mientras estaba haciendo mi doctorado sobre las causas neurológicas de en niños que me encontré con un hecho asombroso que me gustaría compartir con todos ustedes el día de hoy.

Se estima que uno de cada 6 niños, esto es uno de cada seis niños, padece algún trastorno de desarrollo.

Éste es un trastorno que retrasa el desarrollo mental del niño y causa discapacidades mentales permanentes.

Lo que significa que todos y cada uno de ustedes conocen por lo menos a un niño que padece un trastorno de desarrollo.

Pero aquí viene lo que realmente me dejó perpleja.

A pesar del hecho de que todos y cada uno de estos trastornos se originan en el cerebro, la mayoría de éstos son diagnosticados únicamente sobre la base de la conducta observable.

Pero diagnosticar un trastorno cerebral sin de hecho ver el cerebro es equivalente a tratar a un paciente con un problema cardiaco basándose en los síntomas físicos, sin siquiera hacerle un ECG o una radiografía de tórax para ver el corazón.

Me parecía tan intuitivo.

Para diagnosticar y tratar un trastorno mental con precisión, sería observar directamente en el cerebro.

Al observar solamente la conducta se puede perder una pieza vital del rompecabezas y proporcionar una incompleta, o hasta equívoca, imagen de los problemas del niño.

Sin embargo, a pesar de todos los avances en tecnología médica, el diagnóstico de trastornos del cerebro en uno de cada seis niños aún permanecía sumamente limitado.

Y entonces me topé con un equipo en la Universidad de Harvard que había tomado una de estas tecnologías médicas avanzadas y finalmente la había aplicado, en lugar de a la investigación del cerebro, al diagnóstico de trastornos cerebrales en niños.

Su innovadora tecnología registra la EEG o la actividad eléctrica del cerebro en tiempo real, permitiéndonos observar el cerebro mientras realiza varias funciones para entonces detectar hasta la más sutil anomalía en cualquiera de estas funciones, visión, atención, lenguaje, audición.

Un programa llamado Cartografía de Actividad Eléctrica del Cerebro triangula entonces la fuente de esa anomalía en el cerebro.

Y otro programa llamado Cartografía de Probabilidad Estadística realiza entonces cálculos matemáticos para determinar si cualquiera de estas anomalías es clínicamente significativa, permitiéndonos proporcionar un mucho más preciso diagnóstico neurológico de los síntomas del niño.

Y entonces me convertí en la jefa de neurofisiología del brazo clínico de este equipo.

Y finalmente podemos esta tecnología para ayudar de hecho a niños con problemas cerebrales.

Y me alegra decir que estoy en el proceso de establecer esta tecnología aquí en la India.

Quisiera contarles a ustedes acerca de un niño de este tipo, cuya también fue cubierta por la cadena de noticias ABC.

Justin Senigar, de siete años de edad llegó a nuestra clínica con un diagnóstico de autismo muy severo.

Como muchos niños autistas su mente estaba encerrada dentro de su cuerpo.

Había momentos en que de hecho su mente se ausentaba por algunos segundos a la vez.

Y los doctores le dijeron a sus padres que nunca podría comunicarse o interactuar socialmente, y que probablemente nunca tendría mucho lenguaje.

Cuando utilizamos esta innovadora tecnología EEG para ver efectivamente el cerebro de Justin, los resultados fueron asombrosos.

Resultó que Justin casi no era ciertamente autista.

Estaba padeciendo de convulsiones cerebrales que eran imposibles de observar a simple vista, pero que de hecho le estaban causando síntomas que imitaban a los del autismo.

Después de que Justin recibió medicamento anticonvulsivo, el cambio en él fue impresionante.

Dentro de un periodo de 60 días, su vocabulario pasó de dos o tres palabras a 300 palabras.

Y su interacción comunicativa y social mejoró tan dramáticamente, que lo inscribieron en la escuela regular e incluso se convirtió en un supercampeón de karate.

Las investigaciones muestran que el 50 por ciento de los niños, casi 50 por ciento de los niños diagnosticados con autismo en realidad sufren de convulsiones cerebrales ocultas.

Éstas son las caras de los niños que yo he examinado con historias exactamente como las de Justin.

Todos estos niños llegaron a nuestra clínica con un diagnóstico de autismo, trastorno de déficit de atención, retraso mental, problemas de lenguaje.

En su lugar, nuestros escáners EEG revelaron problemas muy específicos ocultos dentro de sus cerebros que no podrían haber sido detectados mediante valoraciones conductuales.

Así es que estos escáners EEG nos permitieron proporcionar a estos niños un diagnóstico neurológico mucho más preciso y un tratamiento mucho más dirigido.

Por demasiado tiempo ya, niños con trastornos de desarrollo han sufrido por diagnósticos equivocados mientras que sus problemas reales no han sido detectados y han permanecido para empeorar.

Y por demasiado tiempo ya, estos niños y sus padres han padecido frustración y desesperación indebida.

Pero estamos ahora en una era de neurociencia, en la que finalmente podemos ver directamente la función del cerebro en tiempo real sin riesgos y sin efectos colaterales, de manera no invasiva, y encontrar la verdadera fuente de tantas incapacidades infantiles.

Así es que si pudiera inspirar apenas a una fracción de ustedes en el público para que compartan este enfoque de diagnóstico con aunque sea un padre cuyo hijo esté padeciendo un trastorno de desarrollo, entonces quizás un enigma más en un cerebro más será resuelto.

Una mente más será desbloqueada.

Y un niño más que ha sido diagnosticado equívocamente, o incluso no diagnosticado por el sistema, reconocerá finalmente su potencial real mientras todavía haya tiempo para que su cerebro se recupere.

Y todo esto, simplemente, por medio de la observación de las ondas cerebrales del niño.

Gracias.

(Aplauso)

https://www.ted.com/talks/aditi_shankardass_a_second_opinion_on_developmental_disorders/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *