Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Damon Horowitz: Filosofía en prisión – Charla TED2011

Damon Horowitz: Filosofía en prisión – Charla TED2011

Charla «Damon Horowitz: Filosofía en prisión» de TED2011 en español.

Damon Horowitz enseña filosofía a través del proyecto «Universidad en prisión», impartiendo clases de nivel universitario a los reclusos de la prisión estatal de San Quentin. En esta impactante breve charla, cuenta la historia de un encuentro con el bien y el que pronto se vuelve personal.

  • Autor/a de la charla: Damon Horowitz
  • Fecha de grabación: 2011-03-04
  • Fecha de publicación: 2011-11-28
  • Duración de «Damon Horowitz: Filosofía en prisión»: 230 segundos

 

Traducción de «Damon Horowitz: Filosofía en prisión» en español.

Les presento a Tony.

Es mi estudiante.

Tiene más o menos mi edad.

y está en la prisión estatal de San Quentin.

Cuando Tony tenía 16 años, un día, un momento, «Era la pistola de mamá.

sólo muéstrala, asusta al tipo.

Es un vándalo.

El tomó dinero; nosotros tomaremos su dinero.

Eso le enseñará.

Luego en el último minuto, pienso.

«No puedo hacerlo.

Está mal».

Mi compañero dice: «Vamos, hagámoslo».

Yo digo: «Está bien hagámoslo».

Y esas tres palabras, Tony las recordaría.

porque lo siguiente que sabe, es que escucha pop.

Y ahí está el vándalo en el suelo, en un charco de sangre.

Y esto es homicidio.

25 años a prisión, con suerte, libertad condicional a los 50.

y Tony no se siente con mucha suerte.

Así que al conocernos en mi clase de filosofía en prisión y digo, «En esta clase, discutiremos las bases de la ética,» Tony me interrumpe.

«¿Me enseñará sobre el bien y el mal? Yo sé lo que está mal.

Yo he hecho mal.

Me lo dicen todos los días, en cada cara que veo, cada pared que miro, veo que he hecho mal.

si alguna vez salgo de acá, siempre habrá una marca en mi nombre.

soy convicto; estoy como «malo».

¿Qué me va a decir sobre el bien y el mal?» Así que le digo a Tony, «Lo siento, pero es peor de lo que piensas.

¿Crees que conoces el bien y el mal? Entonces, ¿me puedes decir que está mal? No, no me des sólo un ejemplo.

quiero saber sobre el en sí, la idea del mal.

¿Cuál es esa idea? ¿Qué hace que algo sea malo? ¿Cómo sabemos lo que está mal? Tal vez tú y yo no estamos de acuerdo.

Tal vez uno piensa erróneamente acerca del mal.

Tal vez tú, tal vez yo, pero no estamos aquí para intercambiar opiniones; cada uno tiene su opinión.

Estamos aquí por el conocimiento.

Nuestro enemigo es la irreflexión.

Esto es filosofía.

Y algo cambia para Tony.

«Podría estar equivocado.

Estoy cansado de equivocarme.

quiero saber que está mal.

quiero saber lo que sé».

Lo que Tony ve en ese momento es el proyecto de filosofía, el proyecto que comienza con preguntarse, lo que Kant llamó «admiración y sobrecogimiento en el cielo estrellado arriba y la ley moral que contiene».

¿Qué podemos criaturas como nosotros saber de esas cosas? Es el proyecto que siempre nos devuelve a la condición de existencia, lo que Heidegger llamó «lo que siempre está ahí».

Es el proyecto de cuestionarnos lo que creemos y por qué lo creemos, lo que Sócrates llamó «la vida examinada».

Sócrates, un hombre suficientemente sabio para saber que no sabía nada.

Sócrates murió en prisión, su filosofía sigue intacta.

Así que Tony empieza a hacer su tarea.

Aprende sus cómos y porqués, sus causas y correlaciones, su lógica, sus falacias.

Resulta que, Tony tiene la vena filosófica.

Su cuerpo está en prisión, pero su mente está libre.

Tony aprende sobre lo ontológicamente promiscuo, lo epistemológicamente ansioso, lo éticamente dudoso, lo metafísicamente ridículo.

Acerca de Platón, Descartes, Nietzsche y Joel Clinton.

Así que al entregarme su trabajo final, en el que argumenta que el imperativo categórico es tal vez muy intransigente para lidiar con el conflicto que nos afecta cada día y me reta para que le diga si por consiguiente estamos condenados a fallar moralmente, Y yo le digo, «No lo sé.

Pensémoslo».

Porque en ese momento, el nombre de Tony ya no está marcado; estamos sólo los dos aquí de pie.

no es el y el convicto, sólo dos mentes preparadas para filosofar.

Y yo le digo a Tony, «Hagámoslo».

Gracias.

Aplausos.

https://www.ted.com/talks/damon_horowitz_philosophy_in_prison/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *