Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Diana Cohen: verdades crudas sobre la contaminación con plástico – Charla Mission Blue Voyage

Diana Cohen: verdades crudas sobre la contaminación con plástico – Charla Mission Blue Voyage

Charla «Diana Cohen: verdades crudas sobre la contaminación con plástico» de Mission Blue Voyage en español.

La artista Diana Cohen comparte algunas verdades crudas sobre la contaminación provocada por el plástico en el océano y en nuestras vidas, así como algunas reflexiones sobre cómo liberarnos del remolino de plástico.

  • Autor/a de la charla: Dianna Cohen
  • Fecha de grabación: 2010-04-16
  • Fecha de publicación: 2010-10-20
  • Duración de «Diana Cohen: verdades crudas sobre la contaminación con plástico»: 318 segundos

 

Traducción de «Diana Cohen: verdades crudas sobre la contaminación con plástico» en español.

Soy una artista visual, y co-fundadora de Plastic Pollution Coalition (Coalición de la Contaminación Plástica) He trabajado con bolsas de plástico, cortándolas y cosiéndolas como materia de mis obras de arte, durante los últimos 20 años.

Las transformo en objetos de dos y tres dimensiones, y en esculturas e instalaciones.

Al trabajar con plástico, después de los primeros 8 años, algunas obras comenzaron a agrietarse y a reducirse a pequeños pedazos de plástico.

Y pensé: «Genial.

Es efímero, como nosotros».

Al documentarme un poco más sobre plásticos me di cuenta que, en realidad, era algo malo.

Es malo que el plástico se descomponga en pedazos pequeños porque siempre sigue siendo plástico.

Y estamos encontrando que en gran parte termina en el entorno marino.

Luego, en los últimos años, me enteré de la basura del remolino del Pacífico.

Y mi reacción inicial, creo que es la primera reacción de mucha gente cuando se entera de eso, fue: «¡Dios mío! Tenemos que ir ahí y limpiar esa cosa».

De hecho, elaboré una propuesta para salir con un buque de carga y dos barcos de pesca fuera de servicio, una grúa, una trituradora, y una máquina de moldeo en frío.

Y mi intención era ir al remolino de basura, crear conciencia del problema, y comenzar a recoger el plástico, triturarlo y, con los trocitos, moldear ladrillos en frío que pudieran ser utilizados como materiales de construcción de comunidades subdesarrolladas.

Empecé a hablar con gente que ya había estado en el remolino de basura estudiando el problema del plástico en el entorno marino, y, al hacerlo, me di cuenta que esa limpieza sería una pequeña gota en el océano respecto de la cantidad que se genera diariamente en todo el mundo y que tenía que dar un paso atrás y mirar el panorama general.

Y el panorama general es que tenemos que encontrar la manera de cerrar el grifo.

Tenemos que cortar el chorro del plástico de sólo un uso, que ingresa al medio todos los días a escala mundial.

Así, al considerar esto, también me di cuenta que estaba muy enojada.

No me preocupaba sólo el plástico, que ustedes están tratando de imaginar en medio del Océano Pacífico, del que me he enterado que hay ahora 11 posibles remolinos de plástico en los cinco grandes océanos del mundo.

No es sólo el remolino del Pacífico lo que me preocupa, sino el remolino de plástico del supermercado.

Si voy al supermercado, todo los alimentos son envasados en plástico.

Todas las bebidas son envasadas en plástico, incluso en las tiendas naturistas.

También me preocupa el plástico del refrigerador me preocupa el plástico y las toxinas que emanan del él e ingresan a nuestros cuerpos.

Así que volví con un grupo de personas interesadas en esta cuestión y creamos la Coalición de la Contaminación Plástica.

Estamos trabajando en muchas iniciativas, y algunas son muy básicas.

Una es que del 80% al 90% de lo que encontramos en el océano, de los desechos marinos que estamos encontrando en el océano, es plástico; entonces ¿por qué no lo llamamos por su nombre? Es contaminación con plástico.

Reciclaje.

Todo el mundo termina su libro de sostenibilidad y ecología con la idea de reciclaje.

Uno pone algo en un cesto de basura y ya puede olvidarse de eso.

¿Qué pasa con eso en realidad? En Estados Unidos menos del 7% del plástico es reciclado.

Y si lo analizamos de cerca, en cuando se trata de botellas de plástico, mucho es reciclado con baja calidad o incinerado, o enviado a China.

Se recicla con baja calidad en cosas más chicas; mientras que una botella de vidrio puede ser otra botella de vidrio, o usarse otra vez, una botella de plástico nunca puede volver a ser otra botella.

Este es un gran problema para nosotros.

Otra cosa que observamos y por eso le pedimos a la gente que reflexione es en agregar una cuarta R al principio de las tres R: Reducir, Reusar, Reciclar y es Rechazar.

Siempre que se pueda, «rechazar» el descarte de plástico de un solo uso.

Existen alternativas.

Algunas son de la vieja escuela.

Yo misma junto estos contenedores «cool» de Pyrex y los uso en lugar de los de Glad y Tupperware para almacenar alimentos.

Y sé que me estoy haciendo un favor y también a mi familia.

Es muy fácil llevar una botella de acero inoxidable, o una de vidrio, si uno está de viaje y olvidó llevar la de acero inoxidable y llenarla con agua, o agua de filtro, en lugar de comprar agua en botellas de plástico.

Supongo que lo que quiero decir a los presentes, y sé que ustedes saben mucho de este tema, es que este es un gran problema en los océanos, pero es un problema que hemos creado como consumidores y podemos resolverlo.

Podemos resolverlo creando conciencia sobre el tema y enseñándole a la gente a elegir alternativas.

Así, de ser posible, elegir alternativas a los plásticos descartables.

Podemos parar…

detener esta marea en nuestros océanos, y, al hacerlo, salvar nuestros océanos, salvar nuestro planeta, salvarnos a nosotros mismos.

Gracias.

https://www.ted.com/talks/dianna_cohen_tough_truths_about_plastic_pollution/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *