Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Aparna Rao: Arte de tecnología de punta (con sentido del humor) – Charla TEDGlobal 2011

Aparna Rao: Arte de tecnología de punta (con sentido del humor) – Charla TEDGlobal 2011

Charla «Aparna Rao: Arte de tecnología de punta (con sentido del humor)» de TEDGlobal 2011 en español.

La artista y conferenciante de TED Aparna Rao reinventa lo familiar de manera sorprendente y muchas veces con humor. Junto a su colaborador Soren Pors, Rao crea artefactos artísticos con tecnología de punta –una máquina de escribir que envía mensajes electrónicos, una cámara que nos rastrea en una habitación solo para hacernos invisibles en la pantalla– y le da un giro lúdico a objetos e interacciones comunes.

  • Autor/a de la charla: Aparna Rao
  • Fecha de grabación: 2011-07-14
  • Fecha de publicación: 2011-11-08
  • Duración de «Aparna Rao: Arte de tecnología de punta (con sentido del humor)»: 470 segundos

 

Traducción de «Aparna Rao: Arte de tecnología de punta (con sentido del humor)» en español.

Hola.

Hoy voy a hablarles brevemente de 8 de mis proyectos, llevados a cabo en colaboración con el artista danés Soren Pors.

Nos hacemos llamar Pors y Rao, y vivimos y trabajamos en La India.

Me gustaría comenzar con el primer objeto, que llamé «El teléfono tío».

Está inspirado en el hábito peculiar de mi tío de pedirme constantemente que haga cosas por él, casi como si yo fuese una extensión de su cuerpo: prender las luces, traerle un vaso de agua o un paquete de cigarrillos.

Y a medida yo iba creciendo, esto solo empeoraba.

Y empecé a pensar que se trataba de una especie de control.

Por supuesto, no podía decir nada al respecto, porque el tío es una figura de autoridad respetada en la familia india.

Y lo que más me fastidiaba y me desconcertaba era cómo utilizaba el teléfono fijo.

Tomaba el teléfono y esperaba que yo marcara los números por él.

Entonces en respuesta y como un regalo para mi tío, le hice «El teléfono tío».

Es tan largo que se necesitan 2 personas para operarlo.

Se usa de la misma forma que mi tío usa un teléfono que es para una persona.

Pero el problema es que, cuando dejé mi hogar para ir a la universidad, empecé a extrañar sus órdenes, así que le hice una máquina de escribir dorada con la cual él pudiese dar órdenes a sobrinos y sobrinas alrededor del mundo en forma de e-mails.

Entonces, debía poner un pedazo de papel en el carro de la máquina, escribir su correo u orden y extraer el papel.

Este aparato enviaba automáticamente la carta al destinatario deseado en forma de correo electrónico.

Como ven, incluimos todo tipo de electrónica que comprendiese todas las funciones mecánicas y las convirtiese en acciones digitales.

Así mi tío solo tenía que usar una interfaz mecánica.

Y por supuesto, el aparato debía ser magnífico y con cierto sentido de ritualidad, de la forma que a él le gusta.

La siguiente pieza es un aparato sensible al sonido que afectuosamente llamamos «Pigmeo».

Quisimos trabajar con la idea de estar rodeados de una tribu de criaturas tímidas, afables y sensibles.

Y funciona por medio de estos paneles, que tenemos en el muro, y detrás de ellos, tenemos estas criaturitas que se esconden.

Y en cuanto hay silencio, entran sigilosamente.

Y si hay aún más silencio, ellos asoman la cabeza.

Ante el menor ruido, vuelven a esconderse.

Colocamos estos paneles en 3 muros de una habitación.

Había más de 500 de estos pigmeos escondidos detrás de los paneles.

Y así es como funciona.

Este es un vídeo prototipo.

Cuando hay silencio, se asoman de detrás de los paneles.

Y oyen del mismo modo que los humanos o criaturas reales.

Luego de un tiempo, se vuelven inmunes a los ruidos que los asustan.

No reaccionan al ruido de fondo.

En breve, van a oír el ruido de un tren y ellos no reaccionarán.

(Ruido) Pero reaccionan a ruidos en primer plano.

Lo oirán en un segundo.

(Silbido) Trabajamos muy duro para hacerlos parecer lo más vivos posible.

Cada pigmeo tiene comportamiento, psique, cambios de estado de ánimo, personalidad, etc.

propios.

Este es un prototipo prematuro.

Por supuesto, mejoró muchísimo después.

Hicimos que reaccionaran a las personas, pero descubrimos que las personas jugaban casi como niños con ellos.

Este aparato de vídeo se llama «La persona que falta».

Teníamos mucha curiosidad por jugar con la noción de invisibilidad.

¿Cómo sería posible experimentar la sensación de invisibilidad?

Así que trabajamos con una compañía que se especializa en vigilancia con cámaras y les pedimos que desarrollaran un programa con que usase una cámara que pudiese observar personas en una habitación, rastrearlas y sustituir una persona por el fondo, volviéndola como invisibles.

Así que solo voy a mostrarles un prototipo inicial.

A la derecha pueden ver a mi colega Soren, que de hecho está en ese espacio.

Y a la izquierda, verán el vídeo procesado en el que la cámara lo hizo invisible.

Soren entra en la habitación.

¡Zas!, se vuelve invisible.

Y pueden ver que la cámara está rastreándolo y borrándolo.

Es un vídeo preliminar, así que no hemos editado superposiciones ni nada de eso, pero refinamos eso poco después y lo implementamos en una sala con una cámara que apuntaba a ese espacio, con un monitor en cada pared.

Y a medida que la gente entraba a la sala, se verían en el monitor, con una pequeña diferencia: una persona era constantemente invisible dondequiera que se moviesen en la sala.

Y este proyecto se llama «La sombra del sol».

Era casi como una de papel, como el recorte del dibujo de un niño de una mancha de aceite o un sol.

Y mirado de frente este objeto parecía muy fuerte y robusto.

pero de los costados, parecía casi débil.

Entonces, la gente entraría en la habitación y casi lo ignoraría, pensando que es una especie de basura tirada en el suelo.

Pero en cuanto pasaran al lado, empezaría a trepar la de forma espasmódica, luego se cansaría y se desplomaría cada vez.


(Risas)
Y este proyecto es una caricatura de un hombrecito de cabeza.

Su cabeza es tan pesada, llena de pensamientos, que parecen haberse hundido en su sombrero y su cuerpo crece desde el sombrero casi como una planta.

Y lo que hace es moverse alrededor como sobre su cabeza en un movimiento impredecible y extremadamente lento.

Y está como atrapado en ese círculo.

Porque si ese círculo no estuviese allí, y el piso fuese aún más liso, empezaría a deambular por todo el lugar.

No tiene cables.

Así que solo les enseñaré un ejemplo: cuando las personas entran en la sala, se activa un objeto y luego, muy lentamente, después de unos minutos sube trabajosamente, luego toma impulso y parece que está a punto de caerse.

Y este es un importante porque queríamos infundirle al observador el instinto de casi ir y ayudar, o salvar al sujeto.

Pero realmente no lo necesita ya que, nuevamente, se las arregla para levantarse solo.

Y esta pieza realmente fue un desafío tecnológico para y trabajamos muy duro, como en casi todas las piezas, durante años para lograr la mecánica justa, el equilibrio y la dinámica.

Y fue muy importante para establecer el exacto en el que se caería porque si lo hacíamos de una forma en la que se diera vuelta, se podía romper, y si no caía lo suficiente, no infundiría ese fatalismo o esa sensación de querer acercarse y ayudarlo.

Voy a mostrarles un vídeo corto donde estamos haciendo una prueba, mucho más rápida.

Ese es mi colega.

Lo ha soltado.

Ahora se está poniendo nervioso, así que se acerca a atajarlo.

Pero no necesita hacerlo porque se las arregla para levantarse por sí mismo.

Esta es una pieza que nos tenía muy intrigados por trabajar con la estética del pelaje incrustado con miles de pequeñas fibras ópticas de diferentes tamaños que titilan como el cielo nocturno.

Y es a del cielo nocturno.

Lo envolvimos en esta estructura de forma de mancha, que parece un osito de peluche, que pendía del techo.

Y la idea era contrastar algo frío, distante y abstracto como el universo con la forma familiar de un osito de peluche que es reconfortante e íntimo.

Y la idea era que en algún uno dejase de verlo con la forma de un osito y lo percibiese casi como un agujero en el espacio, y como si estuviésemos contemplando un cielo nocturno brillante.

Y esta es la última pieza, que actualmente está en construcción, y se llama el «El que llena el espacio» Imaginen un cubito de este tamaño frente a nosotros, en medio de una sala, y que tratara de intimidarnos a medida que nos aproximamos convirtiéndose en un cubo que tiene el doble de su altura y 4 veces su volumen.

Y así este objeto está constantemente expandiéndose y contrayéndose creando una dinámica con la gente que se mueve a su alrededor, casi como si quisiese guardar un secreto entre sus bordes o algo así.

Así que trabajamos con mucha tecnología, aunque no necesariamente nos gusta la tecnología, porque nos da mucho trabajo en la labor a lo largo de los años.

Pero la usamos porque nos interesa la forma en la que puede ayudarnos a expresar las emociones y los patrones de conducta de estas criaturas que creamos.

Y una vez que se nos ocurre una criatura es casi como el proceso de creación, es descubrir la forma en que esta criatura quiere realmente existir y qué forma quiere adoptar y de qué manera quiere moverse.

Gracias.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/aparna_rao_high_tech_art_with_a_sense_of_humor/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *