Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Bertrand Piccard y su aventura solar – Charla TEDGlobal 2009

Bertrand Piccard y su aventura solar – Charla TEDGlobal 2009

Charla «Bertrand Piccard y su aventura solar» de TEDGlobal 2009 en español.

En el amanecer de una nueva década el aventurero Bertrand Piccard nos ofrece un reto: la motivación en algo que parece imposible. Él comparte aquí sus propios planes para hacer lo que muchos dicen que no se puede: dar la vuelta al mundo, sin escalas, en un avión propulsado con energía solar.

  • Autor/a de la charla: Bertrand Piccard
  • Fecha de grabación: 2009-07-24
  • Fecha de publicación: 2010-01-01
  • Duración de «Bertrand Piccard y su aventura solar»: 1066 segundos

 

Traducción de «Bertrand Piccard y su aventura solar» en español.

Bien, aprendí mucho sobre globos aerostáticos en especial al final de estos vuelos por todo el mundo que hicimos con Brian Jones.

Cuando tomé esta fotografía la ventana estaba congelada por el rocío nocturno.

Y del otro lado había un sol naciente.

Vean que del otro lado del hielo está lo desconocido uno tiene algo que no es obvio algo nunca visto por aquellos que no se atreven a pasar por el hielo.

Hay tanta gente que prefiere sufrir en el hielo conocido por no aventurarse a atravesar el hielo para ver qué hay del otro lado.

Pienso que ese es uno de los problemas principales de nuestra sociedad.

Aprendemos, quizá no la célebre audiencia de TED, pero sí muchos otros aprenden que lo desconocido, las dudas, los signos de pregunta son peligrosos.

Y tenemos que resistirnos al cambio.

Tenemos que mantener todo bajo control.

Bueno, lo desconocido es parte de la vida.

Y en ese sentido volar en globo es una metáfora hermosa.

Porque en el globo, como en la vida, vamos muy bien en direcciones imprevistas.

Queremos ir en una dirección pero los vientos nos empujan en otra dirección, como la vida, Y mientras batallamos en forma horizontal contra la vida, contra los vientos, contra lo que nos va sucediendo la vida es una pesadilla.

¿Cómo dirigir un globo?

Entendiendo que la atmósfera está compuesta por varias capas de viento distintas que van en direcciones diferentes.

Y así entendemos que si queremos cambiar la trayectoria en la vida, o en globo, tenemos que cambiar la altitud.

Cambiar la altitud en la vida significa elevarse a otro nivel espiritual, psicológico, y filosófico.

¿Cómo hacemos eso?

En los globos, o en la vida,

¿Cómo cambiamos la altitud?

¿Cómo pasamos de la metáfora a algo más práctico que podamos en verdad usar cada día?

Bien, en un globo es fácil porque hay lastre.

Y al dejar caer el lastre por la borda subimos.

Arena, agua, el equipo que ya no necesitamos.

Y pienso que en la vida debería ser exactamente igual.

Ya saben, cuando la gente habla del espíritu pionero muy a menudo cree que los pioneros son aquellos que tienen ideas nuevas.

No es verdad.

Los pioneros no son los que tienen ideas nuevas porque es muy fácil tener ideas nuevas.

Con sólo cerrar los ojos un minuto todos tenemos un montón de ideas nuevas.

No, el pionero es aquel que se permite arrojar por la borda un montón de lastre.

Hábitos, certezas, convicciones, signos de exclamación, paradigmas, dogmas.

Y cuando somos capaces de hacerlo

¿qué sucede?

La vida ya no es una sola línea en una dirección en una dimensión.

No.

La vida va a estar hecha de todas las líneas posibles que van en todas las direcciones posibles en las tres dimensiones.

Y el espíritu pionero estará cada vez que nos permitamos explorar este eje vertical.

Claro que no solamente como la atmósfera en el globo sino en la vida misma.

Explorar este eje vertical, que significa explorar todas las maneras distintas de hacer las diferentes maneras de comportarse y de pensar antes de la que va en la dirección deseada.

Esto es muy práctico.

Puede darse en política.

En la espiritualidad.

En el medio ambiente, en las finanzas, en la educación de los hijos.

Creo profundamente que la vida es una aventura mucho más grande si conseguimos hacer política sin trincheras entre izquierda y derecha.

Porque desecharemos estos dogmas políticos.

Creo profundamente que podemos proteger mucho mejor el medio ambiente si eliminamos, si tiramos por la borda el fundamentalismo que algunos ecologistas han mostrado en el pasado.

Y que podemos apuntar a una espiritualidad más elevada si nos deshacemos de los dogmas religiosos.

Arrojar por la borda, como lastre, para cambiar la dirección.

Bien, estas son cosas que creo desde hace mucho tiempo.

Pero tuve que dar la vuelta al mundo en globo para que me inviten a contarlo.


(Risas)

(Aplausos)
Está claro que no es fácil saber qué lastre dejar caer ni qué altitud tomar.

A veces necesitamos amigos, familiares o un psiquiatra.

Bien, en los globos es el meteorólogo el que calcula la dirección de cada capa de viento en qué altitud, para ayudar a quien dirige el globo.

Pero a veces es muy paradójico.

Cuando estaba dando la vuelta al mundo con Brian Jones el meteorólogo nos pidió un día volar bastante bajo, y muy despacio.

Y al calcular pensamos que nunca íbamos a dar la vuelta al mundo a esa velocidad.

Así que desobedecimos.

Volamos mucho más alto, al doble de la velocidad.

Yo estaba tan orgulloso de haber encontrado esa corriente que llamé al meteorólogo y le dije: «Hombre,

¿no crees que somos buenos pilotos?

» «Volamos al doble de la velocidad que predijiste».

Y él me dijo: «No lo hagan.

Bajen inmediatamente» «para desacelerar».

Y yo empecé a discutir: «No voy a hacer eso» «No tenemos tanto combustible para volar tan lento».

Y él me respondió: «Sí, pero con la baja presión que tienen a la izquierda» «si vuelan demasiado rápido, en un par de horas» virarán a izquierda y terminarán en el Norte
(Risas)
Y luego me preguntó (y esto es algo que nunca olvidaré en mi vida) me preguntó: «Uds.

son buenos pilotos» «

¿Qué quieren en realidad: ir muy rápido» «en la dirección equivocada o lento en la correcta?

»
(Risas)

(Aplausos)
Por eso se necesitan meteorólogos.

Por eso se necesita gente con visión de largo plazo.

Y eso es justamente lo que falla en las visiones políticas de hoy en los gobiernos políticos.

Estamos consumiendo, como oyen, demasiada energía sin comprender que semejante modo de vida no sostenible no durará mucho.

Así que bajamos.

Desaceleramos y pasamos momentos de temor porque no teníamos idea de cómo con tan poco combustible como teníamos en el globo podríamos viajar 45 mil kilómetros.

Pero estábamos exentos de dudas, de tener miedo.

En verdad ahí es donde comenzó realmente la aventura.

Cuando sobrevolábamos el Sahara e India fueron buenas vacaciones.

Podíamos aterrizar en cualquier momento y regresar a casa en avión.

En el medio del Pacífico, sin buenos vientos uno no puede amerizar no hay vuelta atrás.

Eso es la crisis.

En ese momento uno tiene que apagar el piloto automático de pensar.

En ese momento uno tiene que motivar el potencial interno y la creatividad.

En ese momento uno arroja todo el lastre todas las certezas para adaptarse a la nueva situación.

Y, de verdad, cambiamos totalmente el plan de vuelo.

Cambiamos radicalmente la estrategia.

Y después de 20 días aterrizamos con éxito en Egipto.

Pero si les muestro esta fotografía no es para decirles lo felíz que estábamos.

Es para mostrarles cuánto combustible quedaba en los últimos tanques.

Despegamos con 3,7 toneladas de propano líquido.

Aterrizamos con 40 kilos.

Al ver eso me prometí algo.

Prometí que la próxima vez que diera la vuelta al mundo no sería con combustible sería libre de energías fósiles para ser seguro para olvidarnos del medidor de combustible.

No tenía idea de si era posible.

Sólo pensé que era un sueño que quería realizar.

Y cuando la cápsula de mi globo ingresó oficialmente al Museo del Aire y el Espacio de Washington junto al avión de Charles Lindbergh al Apolo 11, al Flyer de los hermanos Wright al avión de Chuck Yeager entonces tuve un pensamiento.

Pensé que el siglo 20 fue brillante.

Permitió realizar todas esas cosas.

Pero que ya no será posible en el futuro.

Consume demasiada energía.

Costará demasiado.

Estará prohibido porque todos tendremos que ahorrar los recursos naturales dentro de pocas décadas.

Entonces,

¿cómo perpetuar este espíritu pionero con algo que no dependa de la energía fósil?

Y así fue que el proyecto Impulso Solar empezó, en verdad, a gestarse en mi mente.

Y pienso que también es una buena metáfora del siglo 21.

El espíritu pionero debería continuar, pero en otro nivel.

No para conquistar el o el espacio ya no, tiene que hacerse pero para mejorar la calidad de vida.

¿Cómo hacer para atravesar el hielo de la certeza para hacer de lo más increíble algo posible?

Algo que hoy es totalmente imposible…

eliminar nuestra dependencia de la energía fósil.

Si uno le dice a la gente que quiere ser independiente de la energía fósil del mundo la gente se le reirá, salvo aquí, donde invitan a hablar a gente loca.


(Risas)
Así, la idea es que si volamos por el mundo en un avión a energía solar, que no usa combustible, nadie podrá decir en el futuro que es algo imposible para autos, sistemas de calefacción, computadoras, etc., etc.

Bueno, los aviones a energía solar no son nuevos.

Han volado en el pasado, pero sin capacidad de ahorro, sin baterías.

Lo que significa que han demostrado los límites de las energías renovables más que el potencial de éstas.

Si queremos mostrar el potencial tenemos que volar día y noche.

Eso implica cargar las baterías durante el vuelo para pasar la noche con las baterías y volar al día siguiente de nuevo.

Eso ya se ha hecho por control remoto en modelos pequeños de aviones no tripulados.

Pero todavía son una anécdota porque el público no se identifica con eso.

Pienso que se necesita un piloto en el avión que pueda hablar en las universidades que pueda hablar a estudiantes y a políticos durante el vuelo que haga de eso una aventura humanizada.

Para eso, desafortunadamente, cuatro metros de envergadura no son suficientes.

Se necesita 64 metros de envergadura 64 mts de envergadura para llevar al piloto, las baterías, volar lento con eficiencia aerodinámica

¿Y eso por qué?

Porque el combustible no es fácil de reemplazar.

Eso es seguro.

Y con 200 metros cuadrados de energía solar en el avión podemos producir la misma energía que 200 lamparitas.

Eso equivale a un árbol de Navidad, un gran árbol.

Entonces la pregunta es cómo llevar un piloto alrededor del mundo con un avión que usa la misma energía que un árbol de Navidad.

La gente dirá que es imposible y por eso mismo es que queremos hacerlo.

Lanzamos el proyecto con mi colega Andre Borschberg hace seis años.

Ahora tenemos 70 personas en el equipo trabajando en eso.

Hemos pasado por las etapas de simulación, diseño, computación y preparado la construcción del primer prototipo.

Eso lo logramos luego de dos años de trabajo.

Cabina, hélice, motor.

Aquí está el fuselaje, es muy liviano.

No fue diseñado por un artista pero podría serlo.

50 kilos pesa todo el fuselaje.

Un par de kilos más para los largueros del ala.

Esta es la estructura completa del avión.

Hace un mes lo hicimos público.

No se imaginan lo que es para un equipo que ha trabajado seis años en esto mostrar que no se trata sólo de un sueño o una visión sino que es un avión real.

Un avión real que finalmente podríamos presentar.

¿Cuál es el objetivo ahora?

El objetivo es despegar, a fines de este año para la primera prueba y el año que viene, en primavera o verano, despegar con nuestra propia energía sin ayuda adicional, sin remolque, subir a 9 mil metros de altitud al tiempo que cargamos las baterías encendemos los motores y al llegar a la altura máxima llegamos al comienzo de la noche.

A partir de entonces habrá un solo objetivo, sólo uno, llegar al próximo amanecer antes de que se acaben las baterías.


(Risas)
Y este es exactamente el símbolo de nuestro mundo si nuestro avión es muy pesado si el piloto derrocha energía nunca pasaremos la noche.

Y en nuestro mundo si seguimos derrochando derrochando nuestros recursos energéticos si continuamos contruyendo cosas que consumen tanta energía que la mayoría de las empresas quiebran, está claro que entregaremos el a la próxima generación con grandes problemas.

Así, vean que este avión es más bien un símbolo.

No creo que transporte 200 personas en los años venideros.

Pero cuando Lindbergh cruzó el Atlántico la carga útil era suficiente sólo para una persona y algo de combustible.

Y 20 años después había 200 personas en todos los aviones que cruzaban el Atlántico.

Entonces tenemos que empezar y mostrar el ejemplo.

Un poco como en esta foto de aquí.

Esta es una pintura de Magritte de un museo holandés que me gusta mucho.

Es una pipa y dice: «Esta no es una pipa».

Esto no es un avión.

Es un símbolo de lo que podemos lograr cuando creemos en lo imposible cuando tenemos un equipo cuando tenemos espíritu pionero y, en especial, cuando entendemos que todas las certezas que tenemos deberían ser lanzadas por la borda.

Lo que más me complace es que al principio pensaba que tendríamos que volar alrededor del mundo sin combustible para que se comprendiera nuestro mensaje.

Y cada vez más nos invitan de todo el mundo, a Andre y a mí, a hablar del proyecto, de lo que simboliza, nos invitan políticos, a foros de energía, para mostrar que ya no es totalmente tonto pensar en eliminar la dependencia de las energías fósiles.

Así, mediante dicursos como este de hoy, en entrevistas, en reuniones, nuestro objetivo es sumar la mayor cantidad de gente al equipo.

El éxito no vendrá de «sólo», entre comillas, dar la vuelta al mundo en un avión a energía solar.

No, el éxito vendrá si hay suficiente gente motivada para hacer lo mismo en su vida cotidiana ahorrar energía, pasar a las renovables.

Y esto es posible.

Ya saben, con las tecnologías actuales podemos ahorrar del 30% al 50% de la energía de un país de Europa y podemos solucionar la mitad del resto con energía renovable.

Deja el 25% o 30% para petróleo, gas, carbón, energía nuclear, etc.

Esto es aceptable.

Por eso toda la gente que cree en este tipo de espíritu es bienvenida en ese equipo.

Sólo tienen que ir a solarimpulse.com y suscribirse para saber qué estamos haciendo.

Pero más que eso, para recibir consejos, comentarios, para correr la voz de que si es posible en el aire por supuesto que lo es en tierra.

Y cada vez que avizoremos hielo en el futuro tenemos que saber que la vida será genial y el éxito será rotundo si nos atrevemos a vencer el miedo al hielo para sortear el obstáculo para superar el problema, para ver qué hay del otro lado.

Ya ven, eso es lo que estamos haciendo de nuestro lado.

Todos tienen su objetivo, sus sueños, sus visiones.

La pregunta que les dejo ahora es:

¿cuál es el lastre del que les gustaría desprenderse?

¿A qué altitud…

…les gustaría volar en sus vidas…

…para alcanzar el éxito que desean tener…

…para llegar al punto que les pertenece en verdad…

…dado el potencial que tienen…

…el que pueden alcanzar?

Porque la energía más renovable que tenemos es nuestro propio potencial, nuestra propia pasión.

Entonces, persigamos el objetivo, les deseo una excelente aventura en los vientos del futuro.

Gracias.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/bertrand_piccard_my_solar_powered_adventure/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *