Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Liza Donnelly: dibujando humor para el cambio – Charla TEDWomen 2010

Liza Donnelly: dibujando humor para el cambio – Charla TEDWomen 2010

Charla «Liza Donnelly: dibujando humor para el cambio» de TEDWomen 2010 en español.

La caricaturista de la revista New Yorker, Liza Donnelly, comparte un portafolio de sus sabias y graciosas caricaturas sobrea la vida moderna y habla de cómo el humor puede empoderar a las mujeres para cambiar las reglas.

  • Autor/a de la charla: Liza Donnelly
  • Fecha de grabación: 2010-12-07
  • Fecha de publicación: 2011-01-26
  • Duración de «Liza Donnelly: dibujando humor para el cambio»: 402 segundos

 

Traducción de «Liza Donnelly: dibujando humor para el cambio» en español.


(Risas)
Tenía miedo a la feminidad.

No que ahora no tenga, pero he aprendido a fingir.

He aprendido a ser flexible.

De hecho, he desarrollado algunas herramientas interesantes para ayudarme a lidiar con este miedo.

Permítanme explicarles.

En los años 50 y 60, cuando estaba creciendo, se suponía que las niñas eran amables y consideradas y bonitas y gentiles y suaves.

Y se suponía que encajábamos en roles que eran poco claros.

Realmente no estaba claro qué se suponía que debíamos ser.


(Risas)
Había muchos ejemplos a nuestro alrededor.

Teníamos a nuestras madres, tías, primas, hermanas y, desde luego, los medios siempre presentes, bombardeándonos con imágenes y palabras, diciéndonos cómo ser.

Bueno, mi madre era dferente.

Era ama de casa, pero ella y yo no salíamos a hacer cosas de chicas juntas.

Y no me compraba conjuntos rosas.

En cambio, sabía lo que yo necesitaba y me compró un de caricaturas.

Y yo lo devoré.

Dibujé y dibujé y que sabía que el humor era aceptable en mi familia, podía dibujar, hacer lo que quería hacer, y no tener que acutar, no tenía que hablar.

Era muy tímida…

y aun así podía obtener aprobación.

Me lancé como caricaturista.

Ahora, cuando eres joven no siempre sabes…

Sabemos que hay reglas allá afuera, pero no siempre sabemos…

No las cumplimos correctamente, a pesar de ser estampadas al nacer con esas cosas, y se nos dice cuál es el más importante del mundo.

Se nos dice qué figura debemos tener.


(Risas)
Se nos dice qué vestir…


(Risas)
y cómo arreglarnos el pelo…


(Risas)
y cómo comportarnos.

Ahora, las reglas de las que hablo son constantemente controladas por la cultura.

Se nos corrige.

Y las principales policías son mujeres, porque somos las portadoras de la tradición.

Y la pasamos de generación en generación.

No únicamente tenemos siempre esta vaga idea de que se espera algo de nosotras.

Sino que encima todas esas reglas cambian continuamente.


(Risas)
No sabemos qué está pasando la mitad del tiempo, así que nos pone en una situación delicada.


(Risas)
Ahora, si no te gustan esas reglas, y a muchas de nosotras no nos gustan…

Yo sé que no me gustaban y todavía no me gustan, a pesar de que las sigo la mitad del tiempo, sin ser consciente de que las estoy siguiendo,

¿qué mejor manera de cambiarlas que con humor?

El humor se basa en las tradiciones de una sociedad.

Toma lo que sabemos y lo tuerce.

Toma los códigos de conducta y los códigos de vestir y los convierte en lo inesperado, y eso es lo que provoca la risa.

Ahora,

¿qué pasa si juntas mujeres y humor?

Pienso que obtienes cambio.

Porque las mujeres están al principio y conocemos las tradiciones tan bien, que podemos traer una voz diferente a la mesa.

Ahora, comencé a dibujar envuelta en mucho caos.

Crecí no lejos de aquí, en Washington D.

C., el movimiento de Derechos Civiles, los asesinatos, el juicio de Watergate y entonces el movimiento feminista.

Y creo que dibujaba tratando de entender qué pasaba.

Mi familia también estaba en caos en ese entonces.

Y dibujé para tratar de mantener unida a mi familia…


(Risas)
Ttrataba de unir a mi familia con risa.

No funcionó.

Mis padres se divorciaron y a mi hermana la arrestaron.

Pero encontré mi lugar.

Descubrí que no tenía que usar tacones, que no tenía que vestirme de rosa, y podía sentir que encajaba.

Cuando fui un poco mayor, en mis 20, me di cuenta de que había muchas mujeres dibujantes.

Y pensé: «Quizá pueda romper el pequeño techo de cristal».

Y así lo hice; me convertí en dibujante.

Y entonces pensé, a los 40 comencé a pensar: «Bueno,

¿por qué no hago yo algo?

Siempré amé la caricatura política, así que

¿por qué no hacer algo con el contenido de mis caricaturas para hacer pensar a la gente sobre las estúpidas reglas que seguimos y también para hacerlas reír?

«.

Bien, mi perspectiva es particularmente…


(Risas)
Mi perspectiva es particularmente estadounidense.

No puedo evitarlo, vivo aquí.

Aun cuando he viajado mucho, todavía pienso como una mujer estadounidense.

Pero creo que las reglas de las que hablo son universales, desde luego que cada cultura tiene diferentes códigos de conducta y vestido y tradiciones, y cada mujer tiene que lidiar con esas mismas cosas que hacemos aquí en EE.

UU.

Por consiguiente, tenemos que…

Las mujeres, porque están al inicio, conocemos la tradición, tenemos asombrosas antenas.

Bien, mi último trabajo ha sido colaborar con caricaturistas internacionales, de lo cual disfruto mucho.

Y me ha aportado una mayor comprensión del poder de la caricatura para llegar a la verdad, para exponer esas cuestiones rápida y sucintamente.

Y no sólo eso: pueden llegar al lector no sólo a través del intelecto, también a través del corazón.

Mi trabajo también me ha permitido colaborar con mujeres caricaturistas de todo el mundo: países como Arabia Saudita, Irán, Turquía, Argentina, Francia…

y nos hemos sentado juntas y reído y hablado y compartido nuestras dificultades.

Y esas mujeres están trabajando duro para hacer escuchar sus voces en circunstancias muy difíciles.

Pero me siento bendecida por poder trabajar con ellas.

Y hablamos de cómo las mujeres tienen tan fuertes percepciones debido a nuestra débil posición y a nuestro rol como guardianas de la tradición, pero también tenemos el gran potencial para ser los agentes del cambio.

Y pienso, realmente creo, que podemos cambiar esto, risa a risa.

Gracias.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/liza_donnelly_drawing_on_humor_for_change/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *