Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Tom Wujec muestra el astrolabio del siglo trece. – Charla TEDGlobal 2009

Tom Wujec muestra el astrolabio del siglo trece. – Charla TEDGlobal 2009

Charla «Tom Wujec muestra el astrolabio del siglo trece.» de TEDGlobal 2009 en español.

En vez de mostrar otra nueva tecnología, Tom Wujec retrocede hasta uno de nuestros primeros pero más ingeniosos dispositivos — el astrolabio. Con miles de usos, desde dar la hora hasta modelar el cielo nocturno, esta vieja tecnología nos recuerda que lo antiguo puede ser brillante como lo completamente nuevo.

  • Autor/a de la charla: Tom Wujec
  • Fecha de grabación: 2009-07-23
  • Fecha de publicación: 2009-11-20
  • Duración de «Tom Wujec muestra el astrolabio del siglo trece.»: 565 segundos

 

Traducción de «Tom Wujec muestra el astrolabio del siglo trece.» en español.

A medida que la tecnología progresa y avanza, muchos suponemos que estos adelantos nos hacen más inteligentes, más listos o más conectados al mundo.

Y lo que yo quisiera plantear es que ese no es necesariamente el caso, porque progreso es simplemente una forma de decir cambio, y con el cambio se gana algo, pero también se pierde algo.

Y para realmente este punto, lo que quiero hacer es mostrarles cómo la tecnología ha lidiado con una pregunta muy simple, muy común y cotidiana.

Y esa pregunta es ésta:

¿Qué hora es?

¿Qué hora es?

Si le dan un vistazo a su iPhone, es fácil decir la hora.

Pero quisiera preguntarles,

¿cómo dirían la hora si no tuvieran un iPhone?

¿Cómo dirían la hora, digamos, hace 600 años?

¿Cómo lo harían?

Bien, la manera en que lo harían es usando un dispositivo denominado astrolabio.

El astrolabio es relativamente desconocido en la actualidad, pero en aquel entonces, en el siglo trece, el aparato del momento.

Fue la primera computadora popular del mundo.

Y un dispositivo que, de hecho, es un modelo del firmamento.

Las diferentes partes del astrolabio, en esta clase particular: la red, que se corresponde con las posiciones de las estrellas, la placa, que se corresponde con un sistema de coordenadas, y la matriz que tiene unas escalas y agrupa todas las piezas.

Si uno un niño culto, sabía no sólo cómo usar el astrolabio, sino que sabía hacer uno.

Y esto lo sabemos porque el primer tratado del astrolabio, el primer manual técnico en la lengua inglesa, fue escrito por Geoffrey Chaucer.

Sí, ese Geoffrey Chaucer, en 1391, para su pequeño Lewis, su hijo de 11 años.

Y en este libro, el pequeño Lewis reconocería la gran idea.

Y la idea central que hace que esta computadora funcione es esto que se llama la proyección estereográfica.

Y el concepto, básicamente es cómo se representa una imagen tridimensional del cielo nocturno que nos rodea sobre una superficie plana, bidimensional, portátil.

La idea, de hecho, es relativamente simple.

Imaginen que la Tierra está en el centro del Universo, y a su alrededor está el cielo proyectado sobre una esfera.

Cada punto en la superficie de la esfera se mapea, mediante el poste de abajo, sobre una superficie plana, donde es luego registrado.

De modo que la Estrella Polar se corresponde con el centro del dispositivo.

La eclíptica, que es el recorrido del Sol, la Luna y los planetas, corresponde a un círculo descentrado.

Las estrellas brillantes corresponden a pequeñas dagas en la red.

Y la altitud corresponde al sistema de la placa.

Ahora, lo realmente genial del astrolabio no es solamente la proyección.

Lo realmente genial es que reúne dos sistemas de coordenadas de manera que encajan perfectamente.

Están las posiciones del Sol, la Luna y los planetas, en la red móvil.

y luego sus posiciones en el cielo, como se ven desde una latitud específica, en la placa de atrás.

¿De acuerdo?

Entonces,

¿cómo usarían este dispositivo?

Bueno, permítanme primero retroceder por un momento.

Este es un astrolabio.

Bastante impresionante,

¿verdad?

Este astrolabio lo tenemos en calidad de préstamo de la Escuela de — del Museo de Historia de Oxford.

Y pueden ver los diferentes componentes.

Esta es la matriz, las escalas en la parte de atrás.

Esta es la red.

De acuerdo.

¿Ven eso?

Esa es la parte móvil del cielo.

Y en la parte de atrás pueden ver un patrón de telaraña.

Y ese patrón de telaraña corresponde a las coordenadas locales en el cielo.

Ésta es una regla, y en el reverso hay algunos otros dispositivos, herramientas de medición, y escalas, para poder hacer algunos cálculos.

¿De acuerdo?

Saben, yo siempre he querido tener uno de éstos.

De hecho, para mi tesis, construí uno de éstos de papel.

Y esta, esta es una réplica de un dispositivo del siglo 15.

Y probablemente vale lo mismo que tres computadoras Macbook Pros.

Pero uno auténtico costaría tanto como mi casa, y la casa de al lado, y de hecho todas las casas en la cuadra, en ambos lados de la calle, quizá añadiendo una escuela, y — qué sé yo, una iglesia.

Son increíblemente costosos.

Pero déjenme mostrarles cómo operar este dispositivo.

Así que vamos al primer paso.

Lo primero que hacen es seleccionar una estrella en el cielo nocturno, si están diciendo la hora en la noche.

Esta noche, si está despejado, podrán ver el Triángulo de Verano.

Y hay una estrella brillante llamada Deneb.

Así que seleccionemos a Deneb.

Lo segundo, miden la altitud de Deneb.

Así que, paso dos, sostengo el dispositivo en alto, y luego diviso allí su altitud de modo que la veo claramente ahora.

Y luego mido su altitud.

Y son unos 26 grados.

Uds.

no pueden verlo desde allí.

El tercer paso es identificar la estrella en la parte frontal del dispositivo.

Deneb está allí, lo puedo notar.

Paso cuatro es que entonces muevo la red, muevo el cielo, de modo que la altitud de la estrella coincida con la escala en la parte de atrás.

De acuerdo, así que cuando eso ocurre todo queda alineado.

Tengo aquí un modelo del cielo que se corresponde con el cielo verdadero,

¿De acuerdo?

Es, en cierto modo, como sostener un modelo del universo en mis manos.

Y luego, finalmente, tomo una regla, y muevo la regla hacia una línea de fecha la cual me dice entonces la hora aquí.

Bien.

De modo que así es como se usa el dispositivo.


(Risas)
Ya sé lo que están pensando.

Eso es mucho trabajo,

¿verdad?

Muchísimo trabajo para poder decir la hora.

Mientras echas un vistazo a tu iPod para revisar la hora.

Pero hay una diferencia entre las dos, porque con tu iPod puedes decir — o con tu iPhone, puedes decir exactamente qué hora es, con precisión.

La manera en que el pequeño Lewis diría la hora sería mediante una foto del cielo.

Él sabría donde encajarían las cosas en el cielo.

Él no solo sabría qué hora era, también sabría por dónde saldría el Sol, y cómo se movería a través del cielo.

Sabría a qué hora saldría el sol, y a qué hora se pondría.

Y él sabría eso esencialmente para todo objeto celeste en el firmamento.

En computación gráfica y en diseño de interfaces para usuarios de computadoras, hay un término denominado prestaciones («affordances»).

Las prestaciones son las cualidades de un objeto que nos permiten ejecutar una acción con él.

Y lo que hace el astrolabio es, nos permite, nos posibilita actuar, para conectarnos con el cielo nocturno, para elevar la mirada hacia el cielo nocturno y estar mucho más…

para ver juntos lo visible y lo invisible.

Así que ese es solo un uso que es increíble.

Hay probablemente unos 350, 400 usos.

De hecho, hay un libro de texto que lista más de mil usos de esta primera computadora.

En la parte de atrás hay escalas y mediciones para la navegación terrestre.

Puedes hacer mediciones con él.

La ciudad de Bagdad fue medida con esto.

Puede utilizarse para hacer cálculos de ecuaciones matemáticas de todos los diferentes tipos.

Y tomaría un curso universitario completo ilustrarlo.

Los astrolabios tienen una historia maravillosa.

Tienen más de 2.000 años de edad.

El concepto de la proyección estereográfica se originó en el 330 a.C.

Y los astrolabios se presentan en muy variados tamaños, formas y figuras.

Los hay portátitles.

Los hay de grandes dimensiones.

Y pienso que lo común para todos los astrolabios es que son hermosas obras de arte.

Hay una cualidad de artesanía y de precisión que es simplemente asombrosa y admirable.

Los astrolabios, como toda tecnología, evolucionan con el tiempo.

Las primeras redes, por ejemplo, eran muy simples y primitivas.

Y las redes de edad avanzada se volvieron emblemas culturales.

Éste es uno de Oxford.

Y éste me parece en verdad extraordinario porque el patrón de la red es completamente simétrico, y representa con precisión un cielo completamente asimétrico, o seleccionado al azar.

¿No es estupendo?

Es sencillamente fascinante.

Entonces,

¿tendría el pequeño Lewis un astrolabio?

Quizá no uno hecho de metal.

Él tendría uno hecho de madera, o de papel.

Y la gran mayoría de estas primeras computadoras fueron dispositivos portátiles que podías mantener guardado en tu bolsillo.

¿Qué inspira el astrolabio?

Bueno, pienso que lo primero es que nos recuerda cómo de ingeniosa la gente, cómo fueron nuestros antepasados, hace tantos y tantos años.

Es un aparato increíble.

Toda tecnología avanza.

Toda tecnología se transforma y es desplazada por otras.

Y lo que ganamos con una nueva tecnología es, por supuesto, precisión y exactitud.

Pero creo que lo que perdemos es una precisa — una percepción palpable del cielo, un sentido de contexto.

Conocer el cielo, conocer tu relación con el cielo es el corazón de la verdadera respuesta a cómo saber qué hora es.

De modo que…

pienso que los astrolabios son dispositivos admirables.

Y entonces,

¿qué se puede aprender de estos dispositivos?

Bien, ante todo, que hay un conocimiento sutil de que nos podemos conectar con el mundo.

Y los astrolabios nos devuelven a esta percepción sutil de cómo las cosas encajan todas entre sí, y también de cómo nosotros nos conectamos con el mundo.

Muchas gracias.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/tom_wujec_learn_to_use_the_13th_century_astrolabe/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *