Cabeza del dios Apolo, en el templo de Zeus, en Olimpia.





Cabeza del dios Apolo, en el templo de Zeus, en Olimpia.

Cabeza del dios Apolo, en el templo de Zeus, en Olimpia. El rostro revela calma y voluntad y es un magnífico ejemplo del arte griego que alcanzó su plenitud en el siglo V a. de J.C., llamado justamente “El siglo de Pericles”.







Cabeza del dios Apolo, en el templo de Zeus, en Olimpia. El rostro revela calma y voluntad y es un magnífico ejemplo del arte griego que alcanzó su plenitud en el siglo V a. de J.C., llamado justamente “El siglo de Pericles”.




















Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*