El sistema solar



EL SOL y los ocho planetas que orbitan alrededor del mismo forman el Sistema Solar.

Los ocho planetas, que son atraídos por el Sol debido a la gravedad, son Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

El Sol tiene mucha más masa que cualquier otro planeta.Posiciones planetarias

Aquí se muestran los planetas en la correcta secuencia en relación al Sol.

 

El sistema solar
El sistema solar

 

El nacimiento del sistema solar

EL SISTEMA SOLAR se formó hace unos 5.000 millones de años como una nube de gas compuesta de partículas de polvo y hielo.

Cuando la gravedad empezó a comprimir esta nube, había nacido el Sol.

Los restos que dejó éste al formarse, se fusionaron para formar los planetas.

Los científicos estiman que si el Sol continúa despidiendo energía al actual ritmo, el Sistema Solar tiene una vida de al menos otros 5.000 millones de años.

A medida que se formaban los planetas se movían hacia las rutas orbitales que siguen actualmente.

 

EL SOL

EL SOL es una estrella de secuencia principal de 5.000 millones de años de vida.

Es una esfera compuesta principalmente por gases de hidrógeno y helio y con un diámetro de 1,4 millones de km.

El núcleo del Sol está rodeado de cuatro capas diferentes: la zona de radiación, la zona de convicción, la fotosfera y la cromosfera.

En el núcleo, donde las temperaturas ascienden a 15 millones de grados centígrados, las reacciones nucleares convierten la masa en radiación electromagnética, una forma de energía.

La radiación tarda dos millones de años en viajar desde el núcleo del Sol a la fotosfera, irradiándose hacia el espacio en forma de luz, rayos infrarrojos (calor), rayos ultravioletas y otras formas.

 

Los planetas interiores

Los planetas interiores, Mercurio, Venus, la Tierra y Marte, orbitan en trayectorias situadas entre el Sol y el cinturón de asteroides.




Estos planetas tienen diámetros que oscilan entre los 4.879 km de Mercurio y los 12.756 km de la Tierra.

Se cree que se formaron aproximadamente en la misma época, hace unos 4.600 millones de años.

Los cuatro tienen densidades similares y están formados por capas de roca sólida y fundida, dispuestas en torno a un denso núcleo metálico.

A pesar de que se encuentran partículas de gas cerca de la superficie, Venus y la Tierra son los dos únicos que tienen una atmósfera reconocible.

 

Los planetas exteriores

Los planetas exteriores, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, tienen órbitas que distan del Sol entre 778,33 millones de km y 5,901 millones de km, y están situados fuera del cinturón de asteroides.

Con la excepción de Plutón, estos planetas son mayores que los interiores aunque tienen una densidad menor.

Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno están formados por capas de gases de hidrógeno metálico, helio y metano que rodean el núcleo rocoso.

Hace tiempo que Plutón dejo de considerarse un planeta, pero tiene un denso núcleo rocoso rodeado de capas de agua y hielo de metano.

 

El cinturón de asteroides

El cinturón de asteroides está situado entre las órbitas de los planetas Marte y Júpiter.

Los asteroides son masas de roca o metal, restos de la formación del Sistema Solar.

Varían en tamaño, desde 933 km a unos pocos centímetros de diámetro. Ocasionalmente algunos fragmentos de asteroides no se desintegran al atravesar la atmósfera terrestre y llegan a la superficie: se llaman meteoritos.

El cinturón de asteroides está formado por miles de millones de pequeños cuerpos rocosos, lo que forma una enorme banda centrada en el Sol.

 

LOS COMETAS

LOS COMETAS son restos de masas de hielo y polvo de la formación del Sistema Solar.

La mayoría de ellos se encuentran dentro de una vasta región del espacio por encima del límite exterior del Sistema Solar. Sin embargo, algunos cometas recorren órbitas que les sitúan una o más veces cerca del Sol.

A medida que se acercan a este astro, el calor solar derrite el hielo y crea surtidores de polvo y gas que vemos en el cielo nocturno en forma de colas de cometas.

Se cree que la mayoría de los pequeños meteoroides (trozos de materia en el espacio interplanetario) son fragmentos de cometas.

Al atravesar la atmósfera terrestre estos meteoros o estrellas fugaces se incendian y dejan ver una estela de luz.

La cola de un cometa puede medir miles de kilómetros y crece a medida que se aproxima al Sol.

 

 











Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*