Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Emmanuel Jal: La música de un niño de la guerra – Charla TEDGlobal 2009

Emmanuel Jal: La música de un niño de la guerra – Charla TEDGlobal 2009

Charla «Emmanuel Jal: La música de un niño de la guerra» de TEDGlobal 2009 en español.

Durante cinco años, el joven Emmanuel Jal peleó como niño soldado en Sudán. Rescatado por una trabajadora voluntaria, se ha convertido en una estrella de hip-hop internacional y en un activista a favor de de los niños en zonas de guerra. Con palabras y con letras de canciones, narra la historia de su asombrosa vida.

  • Autor/a de la charla: Emmanuel Jal
  • Fecha de grabación: 2009-07-23
  • Fecha de publicación: 2009-08-07
  • Duración de «Emmanuel Jal: La música de un niño de la guerra»: 1083 segundos

 

Traducción de «Emmanuel Jal: La música de un niño de la guerra» en español.

Sólo diré que mi nombre es Emmanuel Jal y vengo desde muy lejos.

He venido contando una historia muy dolorosa para mí.

Ha sido para mí una jornada difícil, viajar por el mundo, contando mi historia en forma de libro.

Y también contándola como ahora.

Y también, la forma más fácil fue cuando lo hacía en forma de música, así que me he autodenominado niño de la guerra.

Hago esto por una anciana de mi aldea ahora, quien ha perdido a sus hijos, no hay diario que cubra su dolor y lo que ella quiere cambiar de esta sociedad.

Hago esto por un joven que quiere provocar un cambio y no tiene forma de proyectar su voz porque no sabe escribir.

O no hay Internet, Facebook, MySpace, YouTube, para que ellos se expresen.

Algo que también me mantiene divulgando esta historia, estas dolorosas historias, son los sueños que tengo.

A veces es como si las voces de los muertos que he visto me dijeran: «No te rindas.

Continúa.» Porque a veces quiero parar y no hacerlo, porque no sabía en lo que me metía.

Nací en una época de lo más difícil, cuando mi país estaba en guerra.

Vi a mi aldea incendiarse, ese mundo que significaba tanto para mí, lo vi desaparecer frente a mis ojos.

Vi a mi tía ser violada cuando yo sólo tenía cinco años, la guerra reclamó a mi madre, mis hermanos y hermanas fueron dispersados.

Y hasta ahora, mi padre y yo dejamos filas y yo aún tengo problemas con ellos.

Viendo cada día a personas muriendo, a mi madre llorando, es como si hubiera sido criado en la violencia.

Y eso me hizo autodenominarme niño de la guerra.

Y no sólo eso, cuando tenía ocho años, me volví un niño soldado.

No sabía para qué era la guerra.

Pero sabía una cosa una imagen que vi que se me grabó en la mente.

Cuando fui al campo de entrenamiento dije, «Quiero matar a tantos musulmanes y a tantos árabes como sea posible.» El entrenamiento no era fácil, pero eso era lo que me impulsaba porque quería vengar a mi familia quería vengar a mi aldea.

Por suerte, ahora las cosas han cambiado, porque he llegado a descubrir la verdad: Lo que nos estaba matando no eran los musulmanes, no eran los árabes.

Era alguien sentado en alguna parte manipulando al sistema, y utilizando a la religión para conseguir lo que quería de nosotros.

El petróleo, los diamantes, el oro y la tierra.

Darme cuenta de la verdad me dio la posibilidad de elegir:

¿Debía seguir odiando, o perdonar?

Y yo acerté a perdonar.

Ahora canto música con los musulmanes, bailo con ellos.

Incluso tengo una película llamada «Niño de la guerra» financiada por musulmanes.

Así que ese dolor se ha extinguido.

Pero mi historia es tremenda.

Así que ahora lo haré de otra manera.

Una más fácil para mí.

Voy a darles un poema llamado «Forzado a pecar», de mi álbum «Niño de la guerra».

Hablo de mi historia, una travesía que hice cuando fui tentado a comerme a mi amigo porque no teníamos comida y éramos como 400.

Y sólo 16 personas sobrevivieron a ese viaje.

Espero escuchen esto.

Mis sueños son como un tormento.

Y cada momento, voces en mi cabeza, de amigos asesinados.

Amigos como Lual quién murió a mi lado, de hambre.

En la jungla ardiente, y en la llanura desierta.

Yo era el siguiente, pero Jesús escuchó mi llanto al ser tentado a la carne podrida de mi compañero.

Me dio consuelo.

Solíamos asaltar aldeas, robando gallinas, cabras y ovejas.

Lo que fuera que pudiéramos comer.

Sabía era grosero, pero hacía falta alimento.

Y por eso era forzado a pecar, forzado a pecar para ganarme la vida.

Forzado a pecar para ganarme la vida.

A veces para ganar tienes que perder.

Nunca rendirse, nunca ceder.

Salgo de casa a los siete años.

Un año después, vivo con una AK-47 a mi costado.

Duermo con un ojo abierto.

Corro, me agacho, me hago el muerto y me escondo.

He visto a mi gente morir como moscas.

Pero nunca a un enemigo muerto, al menos uno que yo haya matado.

Pero aunque me pregunto, aún así no me hundo.

Armas ladran como el rayo y el trueno.

Como niño tan joven y tierno, palabras que no puedo olvidar recuerdo.

Vi al sargento la mano alzando, no retirada, no rendición.

Cargo la bandera del trauma, niño de guerra, niño sin mamá, aún peleando en la saga.

Pero haciendo esta nueva guerra no estoy solo en este drama.

No sentarse o detenerse, mientras llego a la punta totalmente entregado como un policía patriota.

Estoy en la lucha, día y noche.

Alguna vez hago mal para poder arreglar las cosas.

Es como vivir en un sueño.

Por vez primera me siento un ser humano.

¡Ah! Los niños de Darfur.

Sus vientres vacíos en la tele y son ustedes por quienes voy peleando.

Dejo mi hogar.

Ni siquiera sé el día que regresaré.

Mi país está destrozado por la guerra la música que oía eran bombas y armas.

Tantas personas mueren que ni siquiera lloro, le pregunto a Dios para que aquí estoy, y por qué es pobre mi pueblo, y por qué, por qué cuando otros niños aprendían a leer y a escribir yo estaba aprendiendo a pelear.

Comí caracoles, conejos, buitres, serpientes y todo lo que vivía estaba dispuesto a comer.

Sé que es una vergüenza

¿pero la culpa de quién era?

Esa es mi historia en forma de lección.


(Aplausos)
Gracias.


(Aplausos)
Lo que me da energías y me hace seguir adelante es la música que hago.

Nunca vi a nadie para contarle mi historia para que me aconsejaran o para hacer terapia.

Así que la música ha sido la terapia para mí.

Ha sido donde de verdad he visto al cielo, donde puedo ser feliz, donde puedo ser niño otra vez, bailando, con la música.

Sé una cosa sobre la música: Es lo único que tiene poder para entrar a tus células, a tu mente, a tu corazón, influir tu alma y tu espíritu, e incluso puede influenciar cómo vives sin que te des cuenta.

La música es lo único que puede hacer que quieras salirte de la cama y ponerte en marcha, aunque no quieras hacerlo.

Así que el poder que la música tiene lo comparo normalmente con el poder del amor cuando el amor no te deja ver nada.

O sea, si te enamoras de un sapo, eso es todo.

Un testimonio de cómo descubrí que la música es poderosa es de cuando era todavía un soldado, en aquel entonces.

Yo odiaba a la gente del norte, pero no sabía por qué no odiaba a su música.

Hacíamos fiestas y bailábamos con su música.

Y lo que me conmocionó fue que un día, un músico árabe vino a entretener a los soldados Y casi me rompo una pierna bailando su música.

Pero tenía esta duda.

Así que ahora que hago música sé cual es el poder de la música.

Bueno,

¿qué pasa aquí?

He recorrido un viaje doloroso.

Hoy es el día número 233 en que sólo ceno.

No desayuno, no almuerzo.

Y he hecho una campaña llamada Perder Para Ganar.

En la cual pierdo para poder ganar la batalla que ahora lucho.

Así que mi desayuno y mi almuerzo los dono a una organización de beneficencia que fundé porque quiero construir una escuela en Sudán.

Y hago esto también porque es algo normal en mi hogar, la gente come una vez al día.

Y yo que estoy en occidente, escojo no hacerlo.

Así que ahora en mi aldea, los niños ahí escuchan normalmente a la BBC, o cualquier estación, y están esperando para saber el día que Emmanuel desayunará, lo que significa que consiguió el dinero para construir nuestra escuela.

Así que hice un compromiso.

Dije: «No voy a desayunar.» Creí que era tan famoso que juntaría el dinero en un mes.

Pero he sido humillado.


(Risas)
Me ha llevado 232 días.

Y dije: «No me detendré hasta que lo consigamos».

Y así se ha hecho en Facebook, en MySpace, las personas dan tres dólares.

La cantidad más baja que hemos recibido fueron 20 centavos.

Alguien donó 20 centavos por Internet.

No sé como le hicieron.


(Risas)
Pero eso me emocionó.

La importancia que tiene para mí la educación es que es algo por lo que estoy dispuesto a morir.

Estoy dispuesto a morir por esto.

Porque sé cuánto puede ayudar a mi gente.

La educación te ilumina la mente, te da tantas posibilidades, y eres capaz de sobrevivir.

Hemos sido mutilados como nación.

Por tantos años hemos dependido de asistencia.

Ven a familias de 20 años, de 30 años en campos de refugiados.

Sólo tienen la comida que les cae del cielo, de las Naciones Unidas.

Y así esas personas, están matando a toda una generación si sólo les brindan ayuda.

Si alguien quiere ayudarnos esto es lo que necesitamos: Dennos herramientas, den herramientas a los campesinos, hay lluvia, África es fértil, pueden hacer crecer cultivos.


(Aplausos)
Inviertan en educación.

Educación de tal forma que tengamos una institución fuerte que pueda crear una revolución que cambie todo.

Porque tenemos a todos esos viejos que crean guerras en África.

Ellos morirán pronto.

Pero si ustedes invierten en educación entonces podremos cambiar África.

Eso es lo que pido.


(Aplausos)
Así que para lograr eso, he creado una carta constitutiva llamada Gua Africa, en la que mandamos a los niños a la escuela, y ahora tenemos la Universidad Kassala.

Tenemos como 40 niños, antiguos niños soldados mezclados con cualquiera a quien queramos apoyar.

Y dije: «Voy a llevar esto a la práctica».

Y con las personas que están siguiéndome y ayudándome a hacer cosas, eso es lo que quiero hacer para cambiar, para marcar una diferencia en el mundo.

Bueno, mi tiempo se acaba, así que quiero cantar una canción.

Pero les pido que se pongan de pie para que conmemoremos la vida de una voluntaria británica llamada Emma McCune que hizo posible que yo esté aquí.

Voy a cantar esta canción, sólo para inspirarlos con la forma en que esta marcó la diferencia.

Llegó a mi país y vio la importancia de la educación.

Dijo que la única forma de ayudar a Sudán era invirtiendo en las mujeres, educándolas, educando a los niños, para que ellos pudieran llegar y crear una revolución en esta compleja sociedad.

Así que incluso terminó casándose con un del SPLA.

Y rescató a más de 150 niños-soldado.

Uno de ellos resulté ser yo.

Así que en este momento quiero pedirles conmemorar a Emma conmigo.

¿Están listos para conmemorar a Emma?

Audiencia: ¡Sí! Emmanuel Jal: De acuerdo.

♫ Esto es para Emma McCune ♫ ♫ ángel que al rescate llegó una tarde ♫ ♫ Estoy aquí porque me rescataste a mí ♫ ♫ estoy orgulloso de traer tu herencia aquí.

♫ ♫ Gracias.

Bendita seas.

R-I-P ♫ ♫

¿Qué sería de mí?

¡De mí! ♫ ♫

¿Si Emma nunca me hubiera rescatado a mí?

¿Qué sería de mí?

♫ ♫

¿Qué sería de mí?

¡De mí! ♫ ♫ Otro refugiado hambriento.

♫ ♫

¿Qué sería de mí?

♫ ♫

¿Qué sería de mí?

¡De mí! ♫ ♫

¿Si Emma nunca me hubiera rescatado a mí?

¡Yeah! ♫ ♫ ¡Yeah! ¡Yeah! ♫ ♫ Habrías visto mi cara en la tele ♫ ♫ con el inflado vientre ♫ ♫ con moscas en mis ojos, cabeza enorme para mi cuerpo ♫ ♫ sólo otro niñito hambriento ♫ ♫ corriendo por África, nacido para ser salvaje.

♫ ♫ Alaben a Dios, alaben al Todopoderoso ♫ ♫ por enviar un ángel a rescatarme ♫ ♫ tengo una razón para estar en esta Tierra ♫ ♫ porque sé mejor que muchos lo que vale una vida.

♫ ♫ Ahora que tengo una oportunidad de no ceder terreno ♫ ♫ correré sobre montañas a pasos agigantados ♫ ♫ no soy un ángel pero espero pronto ser uno ♫ ♫ y si lo soy, quiero ser como Emma McCune.

♫ ♫

¿Qué sería de mí?

¡De mí! ♫ ♫

¿Si Emma nunca me hubiera rescatado a mí?

♫ ♫

¿Qué sería de mí?

♫ ♫

¿Qué sería de mí?

¡De mí! ♫ ♫ Otro refugiado hambriento.

♫ ♫

¿Qué sería de mí?

♫ ♫

¿Qué sería de mí?

¡De mí! ♫ ♫

¿Si Emma nunca me hubiera rescatado a mí?

♫ ♫ ¡Yeah! ¡Yeah! ¡Yeah! ¡Yeah! ♫ ♫ Quizás por el hambre hubiera muerto ♫ ♫ o por alguna otra horrible enfermedad ♫ ♫ hubiera crecido sin ninguna educación ♫ ♫ sólo sería otro refugiado.

♫ ♫ Estoy aquí porque a alguien le importó ♫ ♫ estoy aquí porque alguien se atrevió ♫ ♫se que existen muchas Emmas por ahí ♫ ♫ que quieren e intentan salvar la vida de un niño.

♫ ♫

¿Qué sería de mí?

¡De mí! ♫ ♫

¿Si Emma nunca me hubiera rescatado a mí?

♫ ♫

¿Qué sería de mí?

♫ ♫

¿Qué sería de mí?

♫ ♫ Otro refugiado hambriento.

♫ ♫ Recuerdo la época cuando era pequeño ♫ ♫ cuando no podía leer ni escribir para nada ♫ ♫ ahora que soy adulto, conseguí mi educación.

♫ ♫ El cielo es el límite y nada puede detenerme ♫ ♫ cómo recé para que este día llegara ♫ ♫ y rezo para que el mundo encuentre sabiduría ♫ ♫ para darle al pobre en necesidad un poco de ayuda ♫ ♫ en lugar de aumentar su oposición.

¡Yeah! ♫ ♫ Sentarse a esperar a que los políticos lo arreglen ♫ ♫ eso no va a pasar ♫ ♫ Están todos sentados en sus nalgas ♫ ♫ destapando champaña, viviendo a costa de las masas.

♫ ♫ Vengo de ser un niño refugiado-soldado ♫ ♫ pero aún tengo mi dignidad ♫ ♫ y debo decirlo de nuevo ♫ ♫ si Emma nunca me hubiera rescatado ♫ ♫ sería un cadáver en la llanura africana.

♫ Si hay alguien aquí atrás, den amor, todos un gran grito por Emma.

¡Yeah! Ahora me voy a poner loco.

¿Qué sería de mí?

♫ ♫

¿Si Emma nunca me hubiera rescatado a mí?

♫ ♫

¿Qué sería de mí?

♫ ♫ Otro refugiado hambriento.

♫ ♫

¿Qué sería de mí?

♫ ♫

¿Si Emma nunca me hubiera rescatado a mí?

♫ ♫ ¡Yeah! ¡Yeah! ♫ ♫ Yeah, quizás hubiera muerto de hambre ♫ ♫ o por alguna otra horrible enfermedad ♫ ♫ hubiera crecido sin ninguna educación ♫ ♫ sólo sería otro refugiado.


(Aplausos)
Gracias.


(Aplausos)
Salven la vida de un niño.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/emmanuel_jal_the_music_of_a_war_child/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *