Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Jamais Cascio describe algunas herramientas para construir un mundo mejor – Charla TED2006

Jamais Cascio describe algunas herramientas para construir un mundo mejor – Charla TED2006

Charla «Jamais Cascio describe algunas herramientas para construir un mundo mejor» de TED2006 en español.

Todos queremos hacer algo por un mundo mejor, ¿pero cómo lograrlo? Jamais Cascio explora algunas herramientas y técnicas que pueden marcar la diferencia. Esta es una plática fascinante que posiblemente te inspirará a actuar.

  • Autor/a de la charla: Jamais Cascio
  • Fecha de grabación: 2006-02-02
  • Fecha de publicación: 2009-01-21
  • Duración de «Jamais Cascio describe algunas herramientas para construir un mundo mejor»: 975 segundos

 

Traducción de «Jamais Cascio describe algunas herramientas para construir un mundo mejor» en español.

El futuro que llegaremos a crear puede ser uno del que estemos orgullosos.

Pienso en esto todos los días, literalmente ese es mi trabajo.

Soy cofundador y columnista de Worldchanging.com Alex Steffen y yo fundamos Worldchanging.com a finales del 2003 y desde entonces, junto con nuestro creciente equipo mundial de colaboradores hemos documentado la variedad de soluciones, continuamente en expansión, que ya existen y que están a punto de existir.

En poco más de dos años hemos escrito acerca de 4.000 artículos —modelos replicables, herramientas tecnológicas, ideas emergentes— que señalan una ruta hacia un futuro más sostenible, más equitativo y más deseable.

Nuestro énfasis en las soluciones es realmente deliberado.

Hay miles de sitios que consultar, en línea o no, cuando lo que queremos encontrar son las últimas noticias sobre la rapidez con la que nos estamos acercando al desastre.

queremos darles a las personas una de qué pueden hacer al respecto.

Nos enfocamos primordialmente en el medio ambiente del planeta, pero también enfrentamos problemas de desarrollo a nivel global, conflictos internacionales, el uso responsable de las nuevas tecnologías, incluso el auge de la llamada Segunda Superpotencia [opinión pública mundial] y mucho, mucho más.

El ámbito de las soluciones que discutimos es realmente amplio, pero eso también refleja la gama de desafíos que debemos enfrentar y los tipos de innovaciones que nos permitirán hacerlo.

Una muestra rápida solo puede ser superficial, pero para darles una de lo que abarcamos: herramientas para la atención rápida de desastres, tales como este refugio inflable de concreto; usos innovadores de las biociencias, como unas flores que cambian de color en presencia de minas terrestres; diseños ultraeficientes de casas y oficinas; generación de energía distribuida usando energía solar, energía eólica, energía oceánica, otras fuentes limpias de energía; vehículos ultraeficientes del futuro; vehículos ultraeficientes que ya están disponibles; y mejor diseño urbano, para que, en primer lugar, no sea necesario conducir demasiado; enfoques biomiméticos del diseño, para aprovechar las eficiencias de los modelos naturales tanto en vehículos como edificios; proyectos de computación distribuida que nos ayudarán a modelar el futuro del clima.

También algunos de los temas de los que hemos hablado esta semana en TED son cosas que en el pasado hemos trabajado en Worldchanging: el diseño «de la cuna a la cuna», el programa Fab Labs de MIT, las consecuencias de la longevidad extrema, el proyecto «Una laptop por niño», incluso Gapminder.

Como alguien nacido a mediados de los sesenta, parte de la Generación X y acercándome demasiado rápido a mi cuadragésimo cumpleaños, estoy inclinado naturalmente hacia el pesimismo.

Pero trabajar en Worldchanging me ha convencido, para mi sorpresa, de que hallar respuestas exitosas a los problemas del mundo es posible, a pesar de todo.

Es más, me he dado cuenta de que concentrarse sólo en los resultados negativos puede realmente cegarnos a las diversas posibilidades de éxito.

Como ha señalado la científica social noruega Evelin Lindner, «El pesimismo es un lujo de los buenos tiempos…

En tiempos difíciles, el pesimismo es una sentencia de muerte autoinducida.» La verdad es que podemos construir un mundo mejor, y que podemos hacerlo ahora mismo.

Tenemos las herramientas, vimos una muestra hace un momento, y estamos ideando nuevas constantemente.

Tenemos el conocimiento, y nuestra comprensión del planeta mejora día con día.

Pero lo más importante es que tenemos el motivo: vivimos en un mundo que debemos reparar, y nadie va hacerlo por nosotros.

Muchas de las soluciones que mis colegas y yo buscamos y redactamos a diario, tienen algunos aspectos importantes en común: transparencia, colaboración, el deseo de experimentar, y aprecio por la ciencia o, mejor dicho, ¡la ciencia!
(Risas)
La mayoría de los modelos, las herramientas y las ideas en Worldchanging incluyen combinaciones de estas características, así que quiero darles algunos ejemplos concretos de cómo estos principios se combinan en formas capaces de cambiar el mundo.

Podemos observar estos valores de cambio en la aparición de herramientas para hacer visible lo invisible; es decir, para hacer palpables condiciones del mundo que nos rodea que de otra forma serían en gran parte imperceptibles.

Sabemos que las personas a menudo cambian su comportamiento cuando pueden ver y entender el impacto de sus acciones.

Un pequeño ejemplo: muchos de hemos experimentado el cambio en los hábitos de manejo derivado de contar con información en tiempo real del kilometraje, que muestre con exactitud cómo los hábitos de manejo afectan la eficiencia del vehículo.

En los últimos años hemos visto un crecimiento en innovaciones para medir y mostrar aspectos del mundo que pueden ser muy grandes, o muy intangibles, o demasiado complejos para captarlos fácilmente.

Tecnologías simples, como aparatos montados en pared que indican cuánta energía está consumiendo el hogar, y cuál será el de apagar algunas luces — pueden de hecho tener un impacto positivo directo en tu huella de energía.

Las herramientas comunitarias tales como los mensajes de texto, que pueden decirnos cuándo está alto el índice de polen, o si los niveles de esmog estan aumentando o si está ocurriendo un desastre natural, pueden darnos la información necesaria para actuar de manera oportuna.

Las imágenes ricas en datos, tales como mapas de contribuciones a las campañas o mapas de la desaparición de los casquetes glaciares, nos permiten entender mejor el contexto y el flujo de los procesos que nos afectan a todos.

Podemos ver valores de cambio mundial en proyectos de investigación que buscan soluciones a los problemas médicos mundiales a través del libre acceso a la información y la acción colaborativa.

Algunas personas acentúan los riesgos de los «peligros posibilitados por el conocimiento», pero estoy convencido de que los beneficios que traen las «soluciones posibilitadas por el conocimiento» son mucho mas importantes.

Por ejemplo, las publicaciones de acceso libre, como la «Public Library of Science», ponen las investigaciones científicas de vanguardia gratuitamente a disposición de todas las personas del mundo.

De hecho, un número creciente de editores científicos está adoptando este modelo.

El año pasado cientos de investigadores voluntarios en biología y química de todo el mundo trabajaron juntos para secuenciar el genoma del parásito responsable de algunas de las peores enfermedades del mundo en desarrollo: la enfermedad del sueño africana, la leishmaniasis y la enfermedad de Chagas Actualmente la información del genoma se puede encontrar en bancos de datos genéticos de acceso libre alrededor del mundo.

Esto es una ventaja enorme para los investigadores que están tratando de desarrollar tratamientos.

Pero mi ejemplo favorito es la respuesta global a la epidemia de SARS en 2003-2004, que se basó en el acceso mundial a la secuencia completa del gen del virus del SARS.

El Consejo de Investigación Nacional de los Estados Unidos en su informe de seguimiento del brote, citó específicamente esta disponibilidad de la secuencia como una razón clave de que el tratamiento para el SARS se pudiera desarrollar tan rápidamente.

También podemos hallar valores capaces de cambiar el mundo en algo tan modesto como un teléfono celular.

Probablemente podría contar con los dedos el número de personas presentes que no usan teléfono móvil.

¿Dónde está Aubrey? Yo sé que él no los usa.


(Risas)
Para muchos de nosotros, los celulares se han convertido prácticamente en una extensión de mismos, y estamos apenas comenzando a presenciar los cambios sociales que los teléfonos móviles pueden provocar.

Quizá ya conocen algunos de los aspectos principales: durante el año pasado se vendieron a nivel global más celulares con cámara que cualquier otro tipo de cámara, y un número cada vez mayor de personas vive su vida mediada por los lentes, y en la red — y a veces hasta terminan en los libros de historia.

En los países en desarrollo, los teléfonos móviles se han convertido en motores económicos.

Un estudio del año pasado mostró una correlación directa entre el crecimiento en el uso de teléfonos móviles y aumentos en el PIB en toda África.

En Kenia, los minutos de telefonía móvil incluso se han convertido en una moneda alternativa.

Tampoco podemos pasar por alto los aspectos políticos de los teléfonos móviles, de los enjambres de mensajes de texto que ayudaron a derribar al gobierno en Corea, al proyecto «Blairwatch» en el Reino Unido, y vigilar a los políticos que intentan evadir a la prensa.


(Risas)
Y las cosas van a alocarse todavía más.

Las redes ubicuas y siempre conectadas, el audio y el video de alta calidad, incluso dispositivos diseñados para vestirse en lugar de ser llevados en los bolsillos, transformarán nuestras formas de vida en dimensiones que realmente pocos visualizan.

No es una exageración decir que los teléfonos móviles podrían estar entre las tecnologías más importantes del mundo.

Y en este contexto de rápida evolución, es posible imaginar un mundo en el cual los teléfonos móviles se convertirían en mucho más que un medio para la interacción social.

Siempre he admirado el proyecto Witness [Testigo], Peter Gabriel nos contó algunos detalles adicionales el miércoles, en una presentación sumamente conmovedora.

Ahora estoy increíblemente feliz al enterarme de la noticia de que Witness abrirá un sitio web que le permitirá a los usuarios de cámaras digitales y telefónicas enviar sus grabaciones a través de internet, en vez de tener que llevar personalmente la videocinta.

Esto no solo añade una vía nueva y potencialmente mas segura para documentar los abusos, sino que abre el programa a la creciente generación digital global.

Ahora, imaginen un modelo similar para redes ambientalistas: un portal web que recopile grabaciones y evidencias de lo que está pasando en el planeta: y que ponga las noticias y los datos al alcance de gente de todo tipo, desde activistas e investigadores hasta empresarios y figuras políticas.

Esto resaltaría los cambios que se están dando, pero lo más importante es que les daría una voz a las personas dispuestas a trabajar para crear un mundo nuevo, un mundo mejor.

Les daría a los ciudadanos comunes la oportunidad de desempeñar un papel en la protección del planeta.

En esencia, el proyecto sería un «Testigo del Planeta».

Quiero dejar claro que aquí estoy usando el nombre «Testigo del Planeta» como parte del escenario, simplemente como una abreviación de lo que este proyecto imaginario podría aspirar a ser, y no para apropiarme del maravilloso trabajo de la organizacion «Witness» [Testigo].

También podríamos llamarlo «Proyecto de Transparencia Ambiental», «Multitudes Inteligentes al servicio de la Seguridad Natural» — pero es mucho más fácil decir «Testigo del Planeta».

Y muchas de las personas que participarían en Testigo del Planeta se concentrarían en problemas ecológicos, provocados o no por los seres humanos, especialmente crímenes ambientales y fuentes considerables de emisiones y gases de efecto invernadero.

Esto es comprensible e importante.

Necesitamos un mejor registro de lo que está pasando en el planeta si es que queremos llegar a tener la oportunidad de reparar el daño.

Pero el proyecto Testigo del Planeta no tiene por qué limitarse a los problemas.

Siguiendo la mejor tradición de Worldchanging, también podría servir de vitrina para buenas ideas y proyectos y esfuerzos exitosos y que marcan diferencias y merecen mucha más visibilidad.

Testigo del Planeta nos mostraría dos mundos: el mundo que estamos dejando atrás, y el mundo que estamos construyendo para las generaciones futuras.

Para mí, lo que hace que este escenario sea especialmente llamativo, es que podríamos hacerlo hoy mismo.

Los componentes clave ya están ampliamente disponibles.

Los teléfonos con cámara serían fundamentales para el proyecto.

Y para muchos de son lo que más se acerca a herramientas de información siempre encendidas y ampliamente disponibles.

Podemos olvidar traer con nuestras cámaras digitales dondequiera que vayamos, pero muy pocos olvidamos nuestros teléfonos.

Podríamos incluso imaginar una versión de este escenario en la cual la gente construyera sus propios teléfonos.

A lo largo del año pasado, los entusiastas del hardware de código abierto idearon muchos modelos utilizables de teléfonos móviles basados en Linux, y el Teléfono Tierra podría derivarse de este proyecto.

Al otro lado de la red, habría un servidor al que la gente enviaría fotos y mensajes, accesibles a través de la red, combinando así un servicio para compartir fotografias, plataformas de redes sociales y un sistema de filtrado colaborativo.

Los fanáticos de la web 2.0 entre ustedes saben de lo que estoy hablando, pero para quienes les pareció que la úlltima oración la dije en un idioma lunático, lo que quiero decir es simplemente esto: La parte en línea del proyecto Testigo del Planeta sería creada por los usuarios, trabajando juntos y abiertamente.

Eso es suficiente para empezar a formular la crónica urgente de lo que le está pasando a nuestro planeta; pero podríamos hacer más.

El sitio Testigo del Planeta también podría servir como centro de recopilación de todo tipo de información acerca de las condiciones de todo el planeta recolectada por sensores ambientales incorporados en los teléfonos celulares.

Estos dispositivos todavía no están disponibles como accesorios para celulares, pero estudiantes e ingenieros alrededor del mundo ya han incorporado sensores atmosféricos a bicicletas y computadores de mano así como robots baratos en las espaldas de las palomas — este es de hecho un proyecto que actualmente se desarrolla en la UC en Irvine.

Usa sensores montados en pájaros como una manera de medir la contaminación en el aire.

No es tan difícil imaginar hacer lo mismo con los teléfonos que portan las personas.

La idea de conectar un sensor a los teléfonos no es nueva: los fabricantes de teléfonos ya ofrecen teléfonos que detectan si tienes mal aliento, o te avisan de una posible sobreexposición al sol.

En un ámbito más serio, la firma sueca Uppsala Biomedical fabrica un accesorio para celulares capaz de procesar exámenes de drogas en sitio, subir la información y mostrar los resultados.

Incluso el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore se ha involucrado en el asunto, al diseñar un prototipo de teléfono que incluye sensores de radiación para buscar bombas sucias.

Existe una gran variedad de dispositivos pequeños y baratos en el mercado, y es fácil imaginar que alguien ensamblará un teléfono capaz de medir la temperatura, los niveles de CO2 o metano, la presencia de algunas biotoxinas — y potencialmente, en algunos años, incluso el virus de la gripe aviar, H5N1.

Pueden ver cómo algún sistema de este tipo de hecho podría encajar muy bien con el proyecto de Larry Brilliant, InSTEED.

Además, todos estos datos podrían ser etiquetados con información geográfica y mezclarse con mapas en línea para facilitar la visualización y el análisis.

Vale la pena destacar esto en particular.

El impacto de los mapas en línea de acceso libre, en el último par de años, ha sido simplemente fenomenal.

Desarrolladores de todo del mundo han ideado una increíble variedad de formas para colocar capas de información útil en los mapas, desde rutas de autobuses y estadísticas criminales hasta el avance mundial de la gripe aviar.

Testigo del Planeta llevaría esto más allá, ligando lo que ustedes ven con lo que otras miles o millones de personas ven alrededor del mundo.

Es muy emocionante pensar en lo que podríamos lograr si algo como esto llegase a existir.

Tendríamos un conocimiento muchísimo mejor de lo que está ocurriendo ambientalmente en nuestro planeta de lo que es posible recopilar únicamente con satélites y un puñado de redes de sensores estatales.

Sería un enfoque colaborativo y ascendente de la concientización acerca del ambiente y de su protección, capaz de responder a las nuevas preocupaciones como una multitud inteligente; y si necesitáramos mayor densidad de sensores, solo requeriríamos que más personas participaran.

Y lo más importante: no podemos pasar por alto lo importantes que son los teléfonos móviles para la juventud mundial.

Este es un sistema que podría poner a la siguiente generación a la vanguardia de la recopilación de información ambiental.

Y mientras trabajamos para encontrar las maneras de mitigar los peores efectos de nuestra interferencia en el clima, toda la información cuenta, por más pequeña que sea.

Un sistema como Testigo del Planeta sería una herramienta para que todos participáramos en el mejoramiento de nuestros conocimientos y, además, en el mejoramiento de nuestro planeta.

Como sugerí al principio, hay miles y miles de buenas ideas dando vueltas por ahí, así que, ¿por qué invertí la mayor parte de mi tiempo contándoles acerca de algo que no existe? Porque así es como podría lucir el mañana: una colaboración global de abajo arriba, facilitada por la tecnología, para manejar la mayor crisis que ha debido enfrentar nuestra civilización.

Podemos salvar el planeta, pero no cada uno por su cuenta, nos necesitamos unos a otros.

Nadie va a arreglar el mundo por nosotros, pero si trabajamos juntos, usando tanto las innovaciones tecnológicas como las comunidades humanas, posiblemente seríamos capaces de arreglarlo mismos.

Tenemos al alcance de la mano una gran abundancia de modelos convincentes, herramientas poderosas e ideas innovadoras capaces de marcar una importante diferencia en el futuro de nuestro planeta.

No tenemos que esperar por una solución mágica que pueda salvarnos; ya contamos con un arsenal de soluciones que esperan ser usadas.

Existe una asombrosa variedad de maravillas, en disciplinas muy diversas, y todas nos dicen lo mismo: el éxito puede ser nuestro si estamos dispuestos a intentarlo.

Como decimos en Worldchanging: Otro mundo no solo es posible, sino que ya está aquí.

Solo hace falta que abramos los ojos.

Muchas gracias.

https://www.ted.com/talks/jamais_cascio_tools_for_a_better_world/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *