Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Ser joven y tener impacto – Charla TEDxTeen

Ser joven y tener impacto – Charla TEDxTeen

Charla «Ser joven y tener impacto» de TEDxTeen en español.

A sus 18 años, el trabajo de Natalie Warne con el movimiento de Niños Invisibles la convirtió en una heroína para los activistas jóvenes. Ella usa su historia para recordarnos que nadie es demasiado joven para cambiar el mundo.

  • Autor/a de la charla: Natalie Warne
  • Fecha de grabación: 2011-04-02
  • Fecha de publicación: 2011-11-20
  • Duración de «Ser joven y tener impacto»: 769 segundos

 

Traducción de «Ser joven y tener impacto» en español.

Mi madre es una fuerte mujer negra que crio a sus hijos para que tuvieran su mismo sentido de fuerza y orgullo.

Su espíritu se resume en una sola pared de nuestro pequeño apartamento en el sur de Chicago.

Dos cuadros colgados orgullosamente: uno es una foto de tamaño mayor que el natural, de mis hermanos y yo.

El otro es de mi madre cuando tenía 12 años, mirando a los ojos al Dr.

Martin Luther King Jr.

Cuando era pequeña solía empinarme a mirar esa foto, cerraba bien los ojos y me imaginaba que era yo mirando a quien revolucionó el movimiento de derechos civiles, organizó la marcha en Washington y transformó toda una generación con sus palabras, «Tengo un sueño».

Y logré conocerlo.

Bueno, no.

Obviamente nunca conocí al Dr.

King, pero sí a un señor llamado Dr.

Vincent Harding.

Él trabajó con el Dr.

King desde el primer día y hasta le escribió algunos de sus discursos más representativos.

Este fue un momento muy importante para mí de niña, porque por primera vez me di cuenta de que no era solo el Dr.

King quien lideraba esa revolución, sino que estaba rodeado por un gran movimiento con algunos anónimos extraordinarios.

Anónimos extraordinarios son personas que trabajan generosa y vigorosamente por sus creencias.

Gente que está motivada por sus convicciones, no por reconocimientos.

Tardé un buen tiempo en darme cuenta de la de ese momento, hasta que crecí.

Como ya dije, crecí en Chicago.

En una zona pobre y ruda, pero de niña eso no me importaba, porque literalmente, tengo la familia más increíble del mundo.

Dos cosas con las que tuve que luchar cuando crecía, fueron, primero, que mi padre ha estado enfermo toda mi vida.

Sufre de Parkinson y de pancreatitis, lo cual fue muy duro para mí, como niña; ver a mi héroe con tanto dolor.

El otro asunto era yo misma.

Podría decirse que tenía una crisis de identidad.

Cambiamos de casa 4 veces mientras estaba en la secundaria; en el primer año estuve en una escuela extremadamente racista.

Los chicos eran muy crueles.

Nos dejaban cartas en el casillero, llenas de odio, con cosas terribles, y como soy biracial, me decían, «No puedes ser ambas cosas.

Tienes que escoger: negra o blanca».

Al final yo me sentía mal de ser ambas cosas.

Más tarde, de pronto en el último año, por el 2008, ser mixto, ser racialmente ambiguo, se puso de moda.

Era como: «Oye Natalie, está bien.

Ahora nos gustas.

Ahora eres linda».

Pero no me importaba.

Ya estaba cansada de preocuparme de lo que los demás pensaran y simplemente lo que quería era apurarme de cualquier manera, ir a clase, en la escuela que fuera, y graduarme.

Solo hasta que tuve 17, cuando vi una película llamada «Invisible Children» [Niños invisibles], me sucedió algo.

Niños soldados.

A niños de la misma edad de mis sobrinos, reclutados a la fuerza, les daban un AK47 y los obligaban a matar, no solo a cualquiera, sino frecuentemente debían matar a sus propios padres, a sus propios hermanos.

Un ejército rebelde que cometía asesinatos en masa sin ninguna razón, ni política ni religiosa solo porque sí.

25 años.

25 años lleva este conflicto.

Yo tengo 20 años, de tal manera que este conflicto es 5 años mayor que yo.

Un hombre, con una voz carismática, lo inició todo.

Su nombre es Joseph Kony.

Cuando vi esa película, me sucedió algo.

Algo empezó a revolverse en mi interior y no podía saber qué era.

No sabía si era rabia, o lástima, o si me sentía culpable por ser la primera vez que sabía de una guerra de 25 años.

No podía ponerle nombre.

Todo lo que sabía era que sentía un impulso y empezaba a hacerme preguntas:

¿Qué puedo hacer?

¿Qué puede hacer alguien de 17 años?

Tenían que darme algo.

Y me dieron algo.

Los fundadores y los productores de «Invisible Children», me indicaron que había un proyecto de ley que si yo pudiera hacer aprobar, podrían suceder dos cosas: La primera era que capturaran a Joseph Kony y a los comandantes de su ejército rebelde.

Y la segunda, que se asignaran fondos para recuperar esas regiones que habían sido devastadas por 25 años de guerra.

Y yo dije: «Lista.

Aquí estoy.

Juro que haré todo lo que pueda para que eso suceda».

Así, con otros 95 idealistas, de entre 18 y 20 años, nos montamos en un avión para San Diego, a alistarnos a «Invisible Children».

Aplacé mi ingreso a la universidad.

No nos pagaban nada.

Me pueden llamar loca o irresponsable, mis padres lo hicieron, pero para nosotros, irresponsable habría sido no ir.

Todos sentíamos esa necesidad y habríamos hecho lo que fuera, para que aprobaran esa ley.

Nos dieron nuestra primera tarea: Teníamos que planificar un evento llamado «Rescate de los niños soldados de Joseph Kony», en el que los participantes, en cien ciudades de todo el mundo, salieran en manifestación hasta que algún personaje importante se presentara y se comprometiera con esos niños soldados.

En ese momento, esa ciudad se consideraba «rescatada».

Se trataba de que no abandonáramos las ciudades hasta rescatarlas.

A mí me asignaron Chicago y otras nueve ciudades.

Yo les dije a mis jefes: «Si queremos algún personaje grande,

¿por qué no ir por la ‘abeja reina’?

,

¿por qué no ir por Oprah Winfrey?

«.

Pensaron que yo estaba siendo muy idealista.

Pero, en verdad, tratábamos de pensar en grande.

Si se trataba de hacer algo imposible,

¿por qué no aspirar a lo verdaderamente imposible?

Teníamos entre enero y abril para hacerlo.

Este es el número de horas que necesitaba para la logística; desde obtener los permisos, movilizar a los participantes hasta encontrar los puntos de encuentro.

Este es el número de veces que me rechazaron los agentes de personajes o las secretarias de políticos.

Este es el dinero que gasté personalmente en Red Bull o Coca Cola de dieta para conservarme despierta durante el movimiento.


(Risas)
Si quieren pueden juzgarme.

Esta es la cuenta del hospital por la infección de riñones que me gané por el exceso de consumo de cafeína, por el evento.

Estas fueron algunas de las ridiculeces que ensayamos para sacar adelante este evento.

Al fin, llegó el 21 de abril y comenzó el evento.

100 ciudades en todo el mundo; estaban hermosas.

Seis días después, todas las ciudades habían sido rescatadas, menos una: Chicago.

Estábamos allá esperando.

Empezó a llegar gente de todo el mundo, de todo el país, como refuerzos para unir sus voces a las nuestras.

Finalmente, el 1 de mayo, nos congregamos del estudio de Oprah.

Y logramos su atención.

Esta es parte de una filmación llamada «Juntos somos libres», en la que se documentaron el evento de rescate y mi esfuerzo por conseguir a Oprah.

(Video) Oprah Winfrey: Primero, cuando llegué esta mañana a la oficina encontré una gigantesca…

cuando llegaron,

¿estaba ahí este grupo?

«.

Audiencia: «Sí».

OW: Llevaban pancartas pidiendo que hablara con ellos por solo 5 minutos.

Con gusto lo hice.

Están con el movimiento llamado ‘Invisible Children’.

Les dije a los del grupo de afuera, que les daría un minuto para exponer su caso».

Hombre: «Muchas gracias, Oprah, por aceptarnos.

Básicamente, los que estamos aquí hemos visto la historia de 30 000 niños secuestrados a la fuerza por un líder rebelde llamado Joseph Kony.

Están ahí afuera en solidaridad.

Han estado ahí durante 6 días.

Comenzaron 100 000 personas, en todo el mundo.

Ahora quedan solo 500, pero firmes, para que eleves el perfil de su causa y así se dé fin a la más larga guerra actual en África, y se rescaten esos niños convertidos en soldados en África Oriental».

Hombre: «Oprah: Permíteme añadir que esta chica, Natalie, tiene 18 años.

Ha estado como interna con nosotros este año.

Ella dijo: ‘Mi meta es traer a Oprah’.

Ella logró movilizar a 2000 personas el sábado, pero llovió.

Ella se mantuvo bajo la lluvia con 50 personas.

Cuando se supo que estaba ahí, centenares comenzaron a llegar.

Aquí hay gente de México, de Australia.

Natalie tiene 18 años.

No pienses que eres muy joven.

Puedes cambiar el mundo cualquier día.

Hay que empezar ahora, hoy mismo».

(Vivas) Hombre: «

¿Valió la pena?

«.

Público: «¡Sííí!».

«¡Natalie!, ¡Natalie!, ¡Natalie!».

(Música) «¡Juntos somos libres!, ¡Juntos somos libres!».


(Aplausos)
Uds.

pensarán que este fue el momento cumbre de mi vida, que me volvió extraordinaria.

Y sí, fue un momento maravilloso.

Es decir, me puso en la cima del mundo.

Diez millones de personas ven el programa de Oprah Winfrey.

Pero recapacitando, no fue así.

No me malinterpreten.

Como dije, fue un gran momento.

Me permitió tener un perfil extraordinario en Facebook, por una semana.

Pero yo ya era extraordinaria.

Y no estaba sola.

Pueden verlo; aunque con mi historia se hizo esta película, yo solo era una de cien voluntarios que tuvimos que trabajar bien duro para lograrlo.

Ahí estoy yo, alzada.

La persona que me sostiene en sus espaldas es mi mejor amigo.

Su nombre es Johannes Oberman, con quien trabajamos juntos desde el primer día en Chicago, muchas horas interminables, muchas noches sin descanso.

La chica a la derecha se llama Bethany Bylsma.

Ella tuvo que organizar Nueva York y Boston, verdaderamente los mejores eventos de todos.

La de la izquierda es Colleen.

Colleen se fue a México y se quedó allá tres meses, para organizar cinco eventos allá, pero tuvo que salir la víspera de los eventos por causa de la gripa porcina.

Además, ahí estuvo esta familia.

No alcanzaron a llegar al rescate, no pudieron ir, pero nos mandaron cien cajas de pizza, que nos entregaron en la esquina de Michigan con Randolph, donde estábamos haciendo la protesta en silencio, Como pueden ver, fue la gente como ellos, haciendo cada uno lo que podía, al mismo tiempo, con una misma idea, sin importarles quién podía estar mirando, los que hicieron esto posible.

No éramos nosotros consiguiendo a Oprah.

Porque cuando bajé de esas espaldas, la guerra no había terminado.

Se trataba del proyecto de ley.

Lo de Oprah era solo un hito en el camino hacia la ley.

La ley era el objetivo.

La ley era nuestro centro de mira que teníamos claro desde el primer día.

Era lo que nos ayudaría a terminar la guerra más larga de África, lo que había congregado a cien mil personas para hacer ese rescate por todo el mundo.

Y se logró.

Diez días después del programa de Oprah, el proyecto se presentó al Congreso.

Un año después, se aprobó, unánimemente, con 267 votos en el Congreso.

Y luego, una semana más tarde, el presidente Obama, con su firma, convirtió el proyecto en ley.


(Aplausos)
Pero ninguno de nosotros, los voluntarios, estábamos presentes.

No logramos llegar allá a ese momento.

Pero los fundadores sí estuvieron.

Son los que aparecen atrás, sonrientes.

Fue ese preciso momento lo que hizo que valiera la pena.

Es lo que hizo que cien mil anónimos extraordinarios, trabajaran duro para lograrlo.

Ya lo sabemos, los momentos con Oprah, prueban que puede lograrse lo supuestamente imposible.

Es lo que nos inspira, nos infunde confianza.

Pero ese momento no es un movimiento.

Ni siquiera muchos de esos momentos conjugados pueden generar un movimiento.

Lo que desencadena un movimiento son los anónimos extraordinarios que lo respaldan.

En mi caso, lo que me impulsó a trabajar en el rescate fue la imagen de aquellos niños soldados.

Se me volvió algo personal.

En cierto momento tuve la oportunidad de ir a África y conocer a estas increíbles personas.

Tengo amigos que han vivido en medio de ese conflicto toda su vida y se me volvió algo personal.

Pero no se necesita esto para motivarnos.

Uno puede querer ser el próximo Shepard Fairey, o la próxima J.K.

Rowling, o el próximo quien sea.

No importa.

Pero cualquiera que sea lo que quieras, debes perseguirlo con todo lo que tengas.

No en busca de fama y fortuna, sino solo porque eso es en lo que crees.

Porque eso es lo que te mueve.

Ese es el baile que te mueve.

Eso es lo que ha de definir nuestra generación; cuando comenzamos a perseguir y a luchar por algo que queremos y por lo que nos movemos.

En secundaria yo me preocupaba demasiado por lo que la gente pensaba de mí.

Eso es lo extraordinario de esta reunión.

Muchos de Uds.

son jóvenes.

Encuentren lo que los inspira, lo que quieren, y simplemente persíganlo.

Ya saben; luchen por ello.

Porque eso es lo que va a cambiar este mundo y lo que nos identifica.

Sin importar lo que piense la gente, mis momentos con Oprah, mi presencia aquí en TED, eso no es lo que me identifica.

Porque si Uds.

me siguen a mi casa en Los Angeles, me verán sirviendo mesas y cuidando bebés, para las cuentas mientras persigo mi sueño de hacerme directora de cine.

En lo pequeño, lo anónimo, lo monótono, en cada acto cotidiano, tengo que recordarme que debo ser extraordinaria.

Y créanme, cuando se cierra la puerta y se apagan las cámaras, es difícil.

Pero hay algo que quiero que lleven a casa, algo que puedo decir, no solo a Uds., sino a mí misma: las acciones que nos hacen extraordinarios, no son los momentos con Oprah.

Gracias.

https://www.ted.com/talks/natalie_warne_being_young_and_making_an_impact/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *