Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Tom Shannon: el pintor y el péndulo – Charla TED in the Field

Tom Shannon: el pintor y el péndulo – Charla TED in the Field

Charla «Tom Shannon: el pintor y el péndulo» de TED in the Field en español.

TED visita a Tom Shannon en su estudio de Manhattan para una mirada íntima a su arte inspirado en la ciencia. Una conversación muy personal y reveladora con John Hockenberry nos muestra cómo las fuerzas naturales, y el comienzo de los temblores, interactúan en su vida y su arte.

  • Autor/a de la charla: Tom Shannon
  • Fecha de grabación: 2009-05-05
  • Fecha de publicación: 2010-02-05
  • Duración de «Tom Shannon: el pintor y el péndulo»: 801 segundos

 

Traducción de «Tom Shannon: el pintor y el péndulo» en español.

John Hockenberry: Es un placer estar aquí contigo, Tom Quisiera empezar con una pregunta que me viene inquietando desde que conocí tu obra.

En tu obra siempre hay como una cualidad híbrida de una fuerza natural que interactúa con una fuerza creativa.

¿Encuentran equilibrio alguna vez…

…según observas tu obra?

Tom Shannon: El tema que yo busco por lo general intenta contestar una pregunta.

Se me ocurrió una pregunta:

¿Cómo sería el cono que conecta el Sol y la Tierra…

…si pudiéramos conectar ambas esferas?

y, en proporción,

¿cuál sería el tamaño de las esferas, y su largo, y cómo sería su forma cónica en relación a la Tierra?

Y pues, me puse a hacer la escultura en bronce sólido.

Hice una que medía unos 10 metros.

El lado del Sol medía unos 10 cms de diámetro, y se abrió en forma cónica en unos 10 metros hasta llegar a de 1 mm en el lado de la Tierra.

Para mí esto fue fascinante, poder ver su aspecto si uno pudiera alejarse y verlo todo en un contexto mayor, como si fuera un astronauta, y pudiera ver estos dos elementos como si fueran objetos, porque están tan íntimamente ligados, que uno pierde su sentido sin el otro.

JH:

¿Hay cierto alivio…

…al jugar con estas fuerzas?

Y me pregunto, cuán grande es la sensación de descubrimiento cuando juegas con estas fuerzas.

TS: Sí, como con los objetos levitados magnéticamente como aquel de plata.

Ese fue resultado de cientos de experimentos magnéticos, tratando de la forma de hacer que algo flotara con una mínima conexión posible a la tierra.

Y logré conseguir que hubiera solamente una correa que lo pudiera contener.

JH:

¿Esto es electromagnético o son fuerzas estáticas?

TS: Son imanes permanentes, sí.

JH: Porque si quedáramos sin electricidad, habría un tremendo ruido.

TS: Así es.

Trae poca satisfacción el arte que se enchufa.

JH: Estoy de acuerdo.

TS: Las obras magnéticas son una combinación de gravedad y magnetismo, por lo tanto es una mezcla de estas fuerzas ambientales que influyen en todo.

El Sol tiene un campo tremendo que se extiende más allá de los planetas.

Y el campo magnético de la Tierra nos protege del Sol.

Por lo tanto, hay enormes estructuras invisibles formadas por el magnetismo en el Universo.

Pero con el péndulo puedo manifestar estas fuerzas invisibles que sostienen los imanes.

Mis esculturas son generalmente muy simples.

Trato de refinarlas hasta llegar a formas bien simples.

Pero las pinturas se tornan complejas, porque creo que el ámbito que las sostiene, hace como oleadas, y se interpenetran, y forman patrones de interferencia.

JH: Y no son deterministas.

Quiero decir, cuando empiezas no sabes necesariamente a dónde te diriges a pesar de poder calcular las fuerzas.

Por lo tanto, la evolución de esto…

por lo visto, éste no es tu primer péndulo.

TS: No.

(JH: No.) El primer péndulo lo hice a fines de los 70 y tenía un cono simple con una válvula debajo.

Lo puse en órbita, y tenía un solo color, y cuando llegaba al centro, se quedaba sin pintura, y tenía que entrar, no tenía ningún tipo de control sobre la válvula.

Enseguida me dije: necesito un mecanismo de control remoto.

Luego empecé a soñar con tener seis colores.

Yo lo pienso como si fuera ADN.

Estos colores, el rojo, azul, amarillo, los colores primarios y el blanco y el negro.

Y si los pones juntos en combinaciones diferentes tal como si fueras a imprimir, como se imprime el color en una revista, y los pones ciertas fuerzas, que los orbiten, o los pasas de un lado a otro, o dibujas con ellos, aparecen cosas maravillosas.

JH: Parece que está preparado para llevar.

TS: Sí, bueno vamos a poner un par de lienzos.

TS: Le pediré a mis hijos que pongan dos lienzos aquí.

Diré eso nomás…

Bueno estos son Jack, Nick y Louie.

JH: Gracias chicos.

TS: Pues aquí están los…

JH: Bueno, me quito del medio.

Voy a poner esto en órbita a ver si puedo pintar la punta de todos sus zapatos.


(Risas)
JH: Epa.

Eso es…

Oooo.

Lindo.

TS: Pues algo como esto.

Estoy haciendo esto como demostración, y es más festivo.

Pero, invariablemente, todo esto se puede usar.

Puedo utilizar esta pintura, siguiendo capa tras capa.

Y la guardo durante varias semanas.

Y la voy observando, y haré otra sesión con ella, y la llevaré a otro nivel, donde todo esto se transforma en el fondo, en su profundidad.

JH: Eso es fantástico.

Las válvulas debajo de estos tubos son como las de avión teledirigidas.

TS: Sí, son «servos» con levas que aprietan estos tubos de goma.

Y los pueden oprimir con gran fuerza y pararlos, o los puedes dejar abiertos.

Y todos los colores salen de un puerto central por debajo.

Siempre puedes cambiar colores, poner pintura de aluminio, o poner lo que quieras aquí dentro.

Podría ser salsa de tomate, o cualquier cosa que se pueda dispensar: arena, polvos, o lo que sea.

JH: Tantas fuerzas.

Tienes gravedad, tienes fuerza centrípeta, tienes dinámica de fluidos.

JH: Cada una de estas obras tan bonitas,

¿son imágenes de por sí…

…o son registros…

…de un evento físico…

…llamado péndulo y su acercamiento a la tela?

TS: Bueno, este cuadro fue…

quise hacer algo bien simple, una imagen icónica de dos ondulaciones que se interfieren.

La de la derecha fue hecha primero, y luego la de la izquierda por encima de la anterior.

Y dejé espacios para poder ver la que fue hecha antes Y, luego, cuando hice la segunda, pues, descompaginó la pieza; estas enormes líneas azules cortando por el centro, crearon tensión y solapamiento.

Hay líneas detrás de la línea a la derecha, y hay líneas detrás de la línea a la izquierda.

Por lo tanto, lo pone en dos planos diferentes.

De eso se trata, pequeños eventos, nada más, los eventos de la interpenetración de…

JH: Dos estrellas.

TS: Sí, dos cosas que ocurren, hay un patrón de interferencia, y luego ocurre una tercera cosa.

Surgen formas de la unión simple de dos eventos que ocurren.

Y eso me interesa muchísimo.

Como la incidencia de los patrones de Moiré.

Como ésta verde; ésta es una pintura que hice hace unos 10 años.

Pero tiene unos…

ves, en el tercio de arriba, estos patrones de Moiré y de interferencia que son como imágenes radiales.

Y eso es algo que, en pintura, nunca he visto.

Nunca he visto una representación de estos patrones de interferencia radial, tan omnipresentes y una parte tan importante de nuestras vidas.

JH:

¿Es ésa una parte concreta de la imagen…

…o es que mis ojos están creando ese patrón?

¿Será que el ojo completa ese patrón de interferencia?

TS: Lo es, la misma pintura lo hace real.

Esta verdaderamente manifestado allí.

Si yo tiro un círculo concéntrico, o una concéntrica, pues simplemente obedece y hace estas líneas parejas, que se van aproximando más y más, lo que describe el funcionamiento de la gravedad.

Hay algo muy gratificante en la exactitud de la ciencia que me gusta mucho.

Y me encantan las formas que veo en las observaciones científicas y en los aparatos, especialmente las formas astronómicas y la idea de su inmensidad, su escala, me es muy interesante.

Mi interés en estos años se ha vuelto más hacia la biología.

Algunas de estas pinturas, cuando las miras de muy cerca, tienen cosas extrañas que parecen ser caballos o aves o cocodrilos, o elefantes.

Hay muchas cosas que aparecen al mirar.

Es como cuando miramos las nubes.

A veces están abigarradas y muy nítidas.

Y luego hay formas que no sabemos qué son, pero son igualmente detalladas y complejas.

Creo que, en principio, esas formas son predictivas, ya que tienen la capacidad de crear formas parecidas a otras que ya conocemos de la biología, y también de crear formas que no conocemos.

Y quizá sean el tipo de formas que descubriremos de la superficie de Marte, donde seguramente hay lagos con peces nadando por debajo de su superficie.

JH: ¡Oh, esperemos que así sea! ¡Mi Dios, que sí! Ay, por favor, sí.

Oh, estoy allí.

Sabes, me parece que en esta etapa de tu vida, estás también personalmente en este estado de enfrentamiento con una cierta disonancia…

me imagino que es un tipo de fuerza electromagnética que de alguna manera gobierna el Parkinson y esta fuerza creativa que es tanto el artista que está en el momento actual como el abanico de tu vida entera.

¿Tiene esto algo que ver con tu trabajo?

TS: Pues resulta que este aparato es muy práctico porque no necesito habilidades motrices finas para hacerlo, sino que manejo esto con interruptores deslizantes.

Es más un proceso mental.

Lo miro y tomo decisiones.

Necesita más rojo, necesita más azul, necesita una forma diferente.

Entonces tomo decisiones creativas y las ejecuto de manera mucho más simple.

Es que…

tengo los síntomas.

Supongo que el Parkinson viene avanzando con los años.

En cierto momento empiezas a ver los síntomas.

En mi caso, la mano izquierda tiene un temblor notable y la pierna izquierda también.

Soy zurdo y, pues, dibujo.

Todas mis creaciones en realidad empiezan como dibujos pequeños, de los cuales tengo miles.

Y es mi manera de pensar.

Dibujo con un simple lápiz.

Al principio el Parkinson fue realmente molesto porque no podía hacer que el lápiz se quedara quieto.

JH: O sea que tú no eres el guardián de estas fuerzas.

No te ves como el dueño, el maestro de estas fuerzas.

Te ves como su sirviente.

TS: La Naturaleza, pues, es un obsequio de Dios.

Tiene tanto dentro de sí.

Y creo que la Naturaleza desea expresarse en el sentido de que somos Naturaleza.

Los humanos somos del Universo.

El está en nuestra mente, y nuestras mentes están en el Universo.

Y, básicamente, somos expresión del Universo.

Básicamente, como humanos, siendo, al fin y al cabo, parte del Universo, somos como portavoces u observadores de los componentes del Universo.

Y para poder tener comunicación con él, con un aparato que permite que estas fuerzas que están por todos lados actúen y nos muestren lo que pueden hacer, dándoles pigmento y pintura, tal como un artista, son un buen aliado.

Es un asistente de estudio fabuloso.

JH: Bueno, me encanta la idea de que dentro de esta idea de motricidad fina y control con las destrezas tradicionales que tienes con la mano, se genera una fuerza más elemental, y he aquí la belleza de todo esto.

Tom, muchísimas gracias.

Ha sido realmente fabuloso.

TS: Gracias, John.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/tom_shannon_john_hockenberry_the_painter_and_the_pendulum/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *