ARTE BIZANTINO



Introducción al ARTE BIZANTINO

El arte bizantino tuvo su centro de difusión en Bizancio, más exactamente en la ciudad de Constantinopla, y se desarrolló a partir del siglo IV como producto de la confluencia de las culturas de Asia Menor y Siria, con elementos alejandrinos.

Las bases del imperio eran tres: la política, la economía y la religión.

No es de extrañar, por lo tanto, que el arte tuviera un papel preponderante como difusor didáctico de la fe y como medio de representar la grandeza del emperador, que gobernaba, según el dogma, en nombre de Dios.

Con el fin de mantener la unidad entre los diversos pueblos que vivieron en Bizancio, Constantino oficializó el cristianismo, cuidando de destacar aspectos como los rituales e imágenes de otros grupos religiosos.

Esto explica por qué los iconos de Jesús y María vinieron de Siria, Irak y Egipto, al igual que la música y las canciones. También se construyeron centros de culto, iglesias y bautizos, adoptando la forma de las basílicas, el salón de audiencias del rey (basileo), con el mercado de las ciudades griegas.

El apogeo cultural de Bizancio tuvo lugar bajo el reinado de Justiniano (526-565 d.C.).

Uno de los edificios más representativos de la arquitectura bizantina pertenece a esa época: la Iglesia de Santa Sofía.

Al período iconoclasta, en el que se destruyeron y prohibieron las imágenes (726-843 d.C.), siguió una época de esplendor y resurgimiento cultural en la que el arte bizantino se trasladó a Occidente, extendiéndose a países o ciudades que comercial o políticamente permanecieron en contacto con Bizancio: Aquisgrán, Venecia y los países eslavos, entre otros.

Arte Bizantino
Arte Bizantino

LA PINTURA BIZANTINA

La pintura bizantina está representada por tres tipos de elementos estrictamente diferenciados en su función y forma: iconos, miniaturas y frescos.

Todas tenían un carácter eminentemente religioso, y aunque predominaban las formas decorativas preciosas, a esta disciplina no le faltaba el profundo misticismo común a todo el arte bizantino.

Los iconos eran pinturas portátiles originadas en la pintura de caballete del arte griego, cuyos motivos se limitaban a la Virgen María, sola o con el Niño Jesús, o al Retrato de Jesús.

Las miniaturas eran pinturas utilizadas en ilustraciones o iluminaciones de libros y, al igual que los iconos, tuvieron su apogeo a partir del siglo IX.

Su temática estaba limitada por el texto del libro, generalmente de contenido religioso o científico.

Los frescos tuvieron su mayor esplendor en Bizancio, cuando, a partir del siglo XV, por problemas de costes, suplantaron al mosaico.

La pintura ganó así en expresividad y naturalismo, acentuando su función narrativa, pero renunciando a parte de su simbolismo.

 

Solo o combinado con la pintura y con más preponderancia que ella, al menos entre los siglos VI y VII, la técnica figurativa más utilizada fue el mosaico.

Sus orígenes se remontan a Grecia, pero fue en Bizancio donde el mosaico se utilizó por primera vez para decorar paredes y bóvedas y no sólo suelos.

Al principio, los motivos fueron tomados de la vida cotidiana de la corte, pero más tarde se adoptó toda la iconografía cristiana y el mosaico se convirtió en el elemento decorativo exclusivo de los lugares de culto (iglesias, bautisterios).

 




Tanto la pintura como los mosaicos fueron seguidos por los mismos cánones de dibujo: espacios ideales en fondos dorados, figuras estilizadas decoradas con coronas de piedras preciosas para representar a Cristo, María, los santos y los mártires, y paisajes más inclinados hacia lo abstracto, donde un árbol simbolizaba un bosque, una piedra, una montaña, una ola, un río.

La Iglesia se convirtió así en el modelo terrenal del paraíso prometido. El hombre el canon, la medida y la imagen de Dios.

Se establecieron formalmente estos principios básicos de representación: primero se buscaba el contorno de la figura, luego las formas del cuerpo, la ropa y los accesorios, y finalmente el rostro.

La variedad representativa más interesante fue alrededor de la figura de María.

Había tipos definidos de simbología BIZANTINA. Por ejemplo, con la mano derecha en el pecho y el Niño Jesús a la izquierda, Hodigitria (el director); acompañado del monograma de Cristo era Nikopeia (el vencedor) y amamantando al Niño Jesús, Galaktotrophusa (el cuidador).

 

 

ESCULTURA BIZANTINA

La escultura bizantina no se separaba del modelo naturalista de Grecia, y aunque la Iglesia no estaba muy de acuerdo con la representación estatuaria, la disciplina artística en la que mejor se desarrollaba el culto a la imagen del emperador.

También eran de gran los relieves, en los que los soberanos inmortalizaban la historia de sus victorias.

De las pocas piezas conservadas se deduce que, a pesar de su aspecto clásico, la representación ideal superó a la real, dando preferencia a la postura frontal, más solemne.

No menos importante fue la escultura de marfil.

Las piezas más comunes eran los llamados dípticos consulares, de incomparable calidad y maestría, que, por vía de comunicación, los funcionarios enviaban a otros altos dignatarios para informar de su nombramiento.

Este modelo se adaptó más tarde al culto religioso en forma de un pequeño altar portátil.

En cuanto a la orfebrería, proliferaron los trabajos en oro y plata con incrustaciones de piedras preciosas. Sin embargo, pocos especímenes han llegado a nuestros días.

 

ARQUITECTURA  BIZANTINA

Una vez establecido en Nova Roma (Constantinopla), Constantino (270-337 E.C.) comenzó la renovación arquitectónica de la ciudad, erigiendo teatros, balnearios, palacios y sobre todo iglesias, ya que necesario, una vez que el cristianismo se había hecho oficial, imprimir su carácter público definitivo en los edificios abiertos al culto.

Las primeras iglesias siguieron el modelo de las salas de la basílica griega (casa real): una galería o nártex, a veces flanqueada por torres, daba acceso a la nave principal, separada por filas de columnas de una o dos naves laterales.

 

En el lado oeste, el transepto, o nave principal, se comunicaba con el ábside.

El techo estaba hecho de mampostería y madera. Gráficamente hablando, las primeras basílicas eran como un templo griego orientado hacia adentro.

El simbolismo de estas iglesias no podría ser más preciso: el espacio central alargado el camino que el feligrés recorría hasta la consubstanciación, simbolizada en el ábside.

Este modelo fue reemplazado más tarde por plantas centralizadas circulares, como los panteones romanos y las plantas octogonales.

Las iglesias más importantes del reinado de Justiniano (526-565) llegaron hasta nuestros días: Santa Sofía, Santa Irene y São Sérgio y Baco. Fue en esta época cuando comenzó la construcción de las iglesias de planta de cruz griega, cubiertas con cúpulas en forma de péndulo, logrando así cerrar espacios cuadrados con techos de base circular.

Este sistema, que parece haber sido utilizado en Jordania en siglos anteriores e incluso en la antigua Roma, se convirtió en el símbolo del poder bizantino.

La arquitectura de Bizancio se extendió rápidamente por toda Europa Occidental, pero se adaptó a la economía y a las posibilidades de cada ciudad.

No hay que olvidar que Santa Sofía fue construida sin la preocupación por el gasto, algo que los otros gobernantes no siempre podían permitirse.

San Vital y San Apollinio Nuevo, en Ravena, la capilla del palacio de Aquisgrán, San Marcos en Venecia, y el monasterio de Rila en Bulgaria, son las iglesias que mejor representaron y reinterpretaron el espíritu de la arquitectura bizantina.











Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*




Léxico y significado de: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .