Arte Renacentista



INTRODUCCIÓN al arte Renacentista

Renacimiento es el nombre que se le da al período comprendido entre los siglos XV y XVI. Basado en el concepto de que el hombre es la medida de todas las cosas, significó un retorno a las formas y proporciones de la antigüedad greco-romana.

Este movimiento artístico comenzó a manifestarse en Italia, más precisamente en Florencia, una ciudad que para entonces ya se había convertido en un estado independiente y en uno de los centros comerciales más importantes del mundo.

En pocos años, el Renacimiento se extendió a las demás ciudades italianas (período conocido como el quattrocento), para extenderse poco a poco, a finales del siglo XV, al resto del continente europeo, en el llamado cinquecento, o Renacimiento clásico.

Las bases de este movimiento fueron proporcionadas por una corriente filosófica reinante, el humanismo, que descartó a los escolásticos medievales, hasta entonces reinantes, y propuso un retorno a las virtudes de la antigüedad.

Platón, Aristóteles, Virgilio, Séneca y otros autores greco-romanos comenzaron a ser traducidos y se extendieron rápidamente. De esta manera, el espíritu de la antigua filosofía clásica no tarda en inundar las cortes de la nueva aristocracia burguesa.

El caballero del Renacimiento debe ser versado en todas las disciplinas artísticas y científicas, como recomienda uno de los libros fundamentales de la época, El cortesano de Baldassare Castiglione.

Imbuidas de este espíritu, las familias ricas no dudaron en atraer a su mundo a artistas de gran renombre, a los que dieron su apoyo, convirtiéndose, después de todo, en sus mecenas. Músicos, poetas, filósofos, escultores, pintores, orfebres y arquitectos salieron del anonimato impuesto por el período medieval y vieron crecer su nombre y fama junto con el de sus clientes.

En el norte de Europa, el pensamiento humanista ya había dado sus primeros pasos significativos.

Fue gracias al reformador Lutero y a las universidades, a través del estudio de las ciencias exactas y la filosofía, que se difundieron las ideas de sus pares italianos. A finales del siglo XV, llegaron noticias de España sobre el descubrimiento de un nuevo continente, América, un hecho que cambiaría la faz del mundo para siempre.

De esta manera, el hombre se distanció definitivamente del período medieval para entrar decididamente en la modernidad.

 

Arte Renacentista 
Arte Renacentista

 

LA PINTURA RENACENTISTA

Hasta el advenimiento del Renacimiento, sólo se podían transponer dos dimensiones en el tablero o la pared: longitud y anchura. Era imposible capturar en el avión la profundidad, la luz o el volumen.

Por eso la perspectiva, tanto aquí como en la arquitectura, se convierte en un elemento de importancia fundamental. Gracias a ello, los pintores del Renacimiento son capaces de crear lo que hasta entonces era inconcebible: espacios reales en una superficie plana.

Las figuras, dispuestas en una composición estrictamente simétrica, la variación de los colores fríos y cálidos y el manejo de la luz permiten crear distancias y volúmenes que parecen copiados de la realidad.

La reproducción de la figura humana, la expresión de sus emociones y el movimiento ocupan un lugar igualmente predominante. Los temas a representar siguen siendo de carácter estrictamente religioso, aunque ahora, con la inclusión de un nuevo elemento…

… la burguesía, que quería ser protagonista en la historia del cristianismo.

No es sorprendente, por lo tanto, que la gente sea retratada junto con sus familias en una escena del nacimiento de Cristo, o arrodillada al pie de la cruz, junto a María Magdalena y la Virgen María. Incluso los representantes de la Iglesia se rinden a esta curiosa costumbre. Muy diferentes en espíritu, aunque no menos valiosos, son los resultados obtenidos en paralelo en los países del norte.




Los maestros de Flandes, dejando de lado las medidas y la geometría y utilizando el cuarto oscuro, también son capaces de crear espacios reales en el plano, aunque sin la precisión de los italianos.

Se hace hincapié en la pintura (son los primeros en utilizar el óleo) y en la reproducción de lo natural de los rostros, los paisajes, la fauna y la flora, con un cuidado y una precisión asombrosos, dando como resultado lo que se ha llamado la Ventana a la Realidad.

 

ESCULTURA RENACENTISTA

En la escultura renacentista, el estudio de las proporciones antiguas y la inclusión de la perspectiva geométrica juegan un papel decisivo. Las figuras, hasta entonces relegadas al plano de los meros elementos decorativos de la arquitectura, van adquiriendo gradualmente una total independencia.

Ya separados de la pared, se colocan en un nicho, para finalmente mostrarse libres, apoyados en una base que permite su observación desde todos los ángulos posibles.

El estudio de las posturas corporales da como resultado esculturas que se sostienen sobre sus propias piernas, en un equilibrio perfecto, gracias a la posición del compás (ambas abiertas) o del contrapunto (una pierna delante y la otra ligeramente atrás).

Las túnicas se reducen a la mínima expresión, y sus pliegues sólo sirven para acentuar el dinamismo, revelando una figura humana de músculos ligeramente torneados y proporciones perfectas.

Otro género dentro de la escultura que también acaba beneficiándose de la aplicación del conocimiento de la perspectiva es el bajorrelieve (escultura en el plano).

Utilizando una técnica llamada schiacciato, Donatello posiciona sus figuras a distancias precisas, de tal manera que parecen venir de un espacio interno a la superficie, proporcionando una ilusión de distancia, algo sin precedentes hasta entonces.

De esta manera, mientras se independiza totalmente de la arquitectura, la escultura adquiere importancia y tamaño.

Reflejan esto las primeras estatuas ecuestres que dominan las plazas italianas y los grandiosos monumentos funerarios que coronan las iglesias.

Por primera vez en la historia, sin necesidad de recurrir a excusas que justifiquen su encargo y ejecución, el arte adquiere proporciones sagradas.

 

ARQUITECTURA RENACENTISTA

Los arquitectos del Renacimiento lograron, mediante la medición y el estudio de los antiguos templos y ruinas, así como mediante la aplicación de la perspectiva, llegar a la conclusión de que una obra arquitectónica completamente diferente de lo que se había visto hasta entonces no era más que pura geometría euclidiana.

El módulo de construcción utilizado fue el cuadrado, que aplicado al plano y al espacio dio a los nuevos edificios unas proporciones totalmente armónicas.

Los órdenes griegos de columnas sustituyeron a los interminables pilares medievales y se impusieron en el levantamiento de los muros y en el soporte de las bóvedas y cúpulas.

Hay tres de los órdenes más utilizados: el dórico, el jónico y el corintio, originados en el clasicismo griego. La aplicación de estas órdenes no es arbitraria.

Representan las tan deseadas proporciones humanas: la base es el pie, la columna, el cuerpo, y el capitel, la cabeza.

Las primeras iglesias del Renacimiento mantienen la forma de la cruz latina, lo que resulta en un espacio visiblemente más largo que ancho.

Sin embargo, para los teóricos de la época, la forma ideal está representada por el plano centralizado, o la cruz griega, más frecuente en las iglesias del Renacimiento clásico.

Las obras de la arquitectura impía, los palacios privados o comunales, también se construyeron en base a la plaza.

Vistos desde el exterior, estos palacios se presentan como cubos sólidos, de tendencia horizontal y con no más de tres pisos, articulados tanto externa como internamente por columnas y pilares.

Un patio central, cuadrangular, tiene la función de llevar la luz a las ventanas internas. La pared exterior suele recibir un tratamiento rústico, siendo el cojín más ligero en los pisos superiores

El orden de las columnas varía de una planta a otra y suele ser el siguiente: en la planta baja, el orden toscano, una variante de la arquitectura romana; en la planta principal, el jónico, y en la parte superior, el corintio.

La división entre un nivel y otro está hecha por diferentes marcos y una cornisa que se extiende a lo largo del suelo de cada piso, justo debajo de las ventanas. Suelen tener forma rectangular y están coronadas por un arco o un triángulo.











Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*