¿Por qué no recordamos nada de cuando éramos bebés?

 




 



¿Por qué no recordamos nada de cuando éramos bebés?

Alguna vez te has preguntado por qué no recordamos nada de cuando éramos bebés y muy pocas cosas de la infancia. La palabra infancia proviene del latín y significa “incapaz de hablar”

Bebe durmiendo

Por lo tanto el final de la infancia significa el comienzo del habla.

El lenguaje tiene mucha relación con la memoria a largo plazo porque, entre otras cosas, implica que las vías nerviosas de nuestro cerebro están listas para afrontar dificultades mayores. Por esto mismo la infancia estaría vinculada a una cierta incapacidad para recordar.




Aproximadamente hacia el primer año de vida los bebés empiezan a desarrollar su memoria corto plazo y son capaces de recordar ciertas cosas como donde hay algunos objetos o el camino a su habitación. Hasta los tres años aproximadamente nuestros recuerdos son como fotografías. Son imágenes estáticas y fragmentarias llenas de colorido y detalle pero sin ningún tipo de contexto. Esto se explica porque el cerebro del niño aún está creciendo y no tiene una red de conexiones nerviosas lo suficientemente desarrollada como para almacenar y organizar toda esta información y experiencias nuevas. Hacia los tres años de edad aproximadamente, a medida que el niño se habitúa a lenguaje, esta red neuronal va madurando y es capaz de mantener sus primeros recuerdos a largo plazo.




Esto que tambien te pueden interesar








Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*