Historia de la fotografía: del daguerrotipo al iPhone



Recorrido por la Historia de la fotografía. Para muchas personas de hoy en día, sacar una foto es tan fácil como sacar un smartphone. Sin embargo, esa foto digital es el resultado de décadas de experimentación y desarrollo, desde las primeras incursiones en cámaras profesionales voluminosas y difíciles de usar hasta las Polaroids de foto instantánea.

Desde la aparición  y la eventual comercialización de la fotografía a lo largo del siglo XIX, las cámaras han redefinido continuamente la concepción del público sobre cómo se pueden capturar y compartir las imágenes y la historia.

Contemplando desde las primeras cámaras del siglo XIX hasta los actuales teléfonos móviles y aplicaciones de redes sociales, este artículo explora cómo las camaras fotográficas  han dado forma a la conciencia y la cultura  desde finales del siglo XIX.

Historia de la fotografía
Historia de la fotografía

Los inicios de la Fotografía

Las primeras cámaras eran engorrosas, costosas y a menudo requerían un conocimiento especializado de los dispositivos y de los productos químicos en desarrollo para utilizarlos correctamente.

Los primeros procesos de revelado de películas, como los tipos de hojalata y los daguerrotipos, dependían de interacciones químicas potencialmente peligrosas que se manejaban mejor en un entorno controlado.

Para las imágenes de daguerrotipos, populares entre 1840 y 1860, el fotógrafo ponía una lámina de cobre, recubierta de plata y expuesta al vapor de yodo, en la cámara. Una vez que la lámina fue expuesta a la luz durante la toma de la foto, el fotógrafo utilizó un vapor de mercurio para sacar la imagen, y luego la fijó con sal.

Debido a que el proceso de filmación utilizaba productos químicos altamente tóxicos y a menudo peligrosos, las fotografías fueron tomadas casi exclusivamente por profesionales hasta el siglo XX. La mayoría de los estudios permanentes de fotografía estaban situados en las grandes ciudades, pero los fotógrafos con clientes de fuera de la ciudad transportaban su equipo fuera de los límites de la ciudad en carros tirados por caballos.

Este equipo era más que una simple cámara, que a menudo era una gran caja de acordeón con una lente en un extremo, además de las placas de vidrio o cobre utilizadas para tomar la imagen. Los fotógrafos tenían que traer consigo el cuarto oscuro y los químicos de revelado también.

Las primeras cámaras también tenían una velocidad de obturación muy lenta, lo que significaba que el obturador permanecía abierto exponiendo la placa a la luz durante un período de tiempo más largo.

Aunque las primeras imágenes del daguerrotipo requerían una exposición de unos veinte minutos, a principios de la década de 1840 se había reducido a unos veinte segundos. Aún así, los sujetos de la fotografía necesitaban permanecer completamente quietos durante largos períodos de tiempo para que la imagen saliera nítida y no borrosa por su movimiento.

A veces los niños que se retorcían eran puestos en restricciones durante la sesión de fotos. Esta necesidad de quietud hacía que posar para una foto fuera un asunto serio, por lo que la práctica de sonreír para la cámara no se convirtió en algo habitual hasta el decenio de 1920, cuando los avances tecnológicos en la producción de cámaras permitieron acortar los tiempos de exposición.

 

Entendiendo la cámara de fotos

A pesar de las complejidades del desarrollo de la imagen, la fotografía se hizo popular muy rápidamente, debido en parte a su menor costo en comparación con el de los retratos formales pintados o esculpidos de la época. Sin embargo, contratar a un experto con el equipo adecuado seguía siendo un proceso costoso, lo que significa que quienes podían permitirse servicios de fotografía normalmente sólo lo hacían para ocasiones especiales, como bodas y compromisos.

También se solían tomar fotografías para crear recuerdos conmemorativos de los jóvenes antes de que se fueran a la guerra.

Durante la época victoriana, de mediados a finales del siglo XIX, la fotografía también se empleó para capturar imágenes de los fallecidos recientemente. Esta práctica, conocida como memento mori, era una forma de que los afligidos conmemoraran a sus seres queridos, y a menudo servía como el único recuerdo visual de un miembro perdido de la familia.

En particular, los lactantes y los niños eran con mayor frecuencia objeto de fotografía post-mortem, ya que las tasas de mortalidad infantil eran altas durante el desarrollo y el auge de la fotografía temprana.

La mayoría de los sujetos se colocaban en posiciones sentadas, como si estuvieran vivos, aunque rara vez los sujetos se fotografiaban en ataúdes. Los niños solían posar con los miembros supervivientes de su familia (a veces en el único retrato de toda la familia junta) o con juguetes y flores.

A veces, los daguerrotipos se editaban con un tono rosado, añadiendo color a las mejillas de los sujetos.

A medida que se hacía posible producir múltiples copias de una imagen, las imágenes post-mortem se enviaban comúnmente como recuerdos a los miembros de la familia extendida.

 

 

Una nueva industria de la fotografía

La cámara moderna se desarrolló a lo largo del tiempo gracias a la invención e innovación de varios experimentadores. Joseph Niépce, aunque a menudo llamado el abuelo de la fotografía moderna por sus desarrollos de cámaras oscuras a base de luz, fue uno de los muchos pioneros en este campo.

A lo largo del siglo XIX, otros innovadores hicieron contribuciones significativas, como Louis Daguerre (del daguerrotipo) y Thomas Wedgwood, que desarrollaron el concepto de la captura de imágenes con productos químicos sensibles a la luz. William Henry Fox Talbot desarrolló procesos para hacer permanentes esas fotografías, utilizando cloruro de plata y yoduro de plata sensibles a la luz.

Los hermanos Auguste y Louis Lumière experimentaron con el proceso de fotografía en color, y patentaron la placa de color como parte de su proceso “Autochrome Lumiere”.

Junto con su trabajo en fotografía, los hermanos Lumière también fueron pioneros en la cinematografía.

A mediados de la década de 1860, el campo de la fotografía se comercializó rápidamente, con papeles recubiertos químicamente y lentes especiales disponibles para la compra pública.

Las tarjetas estereográficas (visibles a través de un par de gafas, similares al moderno juguete View-Master) se hicieron muy populares. Se estimaba que casi todas las casas victorianas de clase media y alta tenían un estereoscopio y una colección de tarjetas, que ofrecían vistas de todo el mundo.

Un retrato de la Reina Victoria de Inglaterra, ella misma una entusiasta de la fotografía, era una imagen estereográfica muy popular. Pronto, el aprecio por fotógrafos específicos y su trabajo aumentó, así como la demanda de copias más asequibles de sus imágenes.

 

Las primeras camaras fotográficas individuales.

Debido a varios avances en la producción de cámaras, la fotografía pronto comenzó a pasar de ser un campo dominado por los profesionales a un pasatiempo de aficionados.

La invención de una placa de gelatina seca en 1871, por ejemplo, ayudó a los fotógrafos a crear imágenes de calidad con mayor rapidez y facilidad que nunca. Eliminó la necesidad de un trípode y una postura estricta, permitiendo una fotografía más sincera.

Aunque Eastman Kodak Company no era la única empresa que producía cámaras a finales del siglo XIX, encabezó muchas de las innovaciones cruciales que condujeron a la fotografía moderna. Kodak hizo su debut como consumidor con la cámara de caja fácil de usar en 1888, usando el eslogan publicitario “tú presionas el botón – nosotros hacemos el resto”.

La cámara tenía un lente de enfoque fijo y una velocidad de obturación, lo que la hacía fácil de usar.

A esto le siguió al año siguiente el rollo de película, que se introdujo como una alternativa a las voluminosas placas fotográficas. El procesamiento fotográfico también se estandarizó.

La Kodak Box Camera fue incluso precargada con un centenar de fotos de película. Una vez hechas las exposiciones, los usuarios enviaban la cámara al fabricante para ser procesada y recargada.

En 1902, la Máquina Reveladora Kodak, que eliminó la necesidad de un cuarto oscuro formal, llegó al mercado.

Esta máquina permitió a los fotógrafos revelar sus fotos en casa, haciendo que la cámara estuviera lista para todos.

 

La popularización de la Fotografía

Introducido en 1900, el Kodak Box Brownie se jactaba de un uso simple y sencillo a un precio asequible.

El primer modelo fue una cámara de caja de cartón con una simple lente que imprimía en un rollo de película.

La cámara tenía un precio de sólo un dólar, lo que significaba que muchos americanos podían comprarla en la locura de la fotografía.

Mientras que los anuncios de cámaras anteriores sólo se habían impreso en revistas profesionales y de aficionados, los anuncios de las cámaras Brownie se publicaron en revistas populares junto con un concurso anual de publicidad que animaba tanto a aficionados como a profesionales a participar.




A lo largo de los primeros años y hasta mediados del siglo XX, Kodak incluso involucró a los niños a través de regalos y otros trucos (incluyendo el estreno de una línea de cámaras Brownie comercializadas en Boy Scouts), asegurándose de que los jóvenes se convirtieran en algunos de los usuarios más fervientes de la cámara.

En el primer año, Kodak vendió más de 150.000 Brownies. Continuarían ofreciendo nuevas e innovadoras versiones durante las siguientes décadas.

Cuando Kodak celebró su 50 aniversario en 1930, el amor americano por la cámara ya estaba en pleno apogeo.

La popularidad de la pequeña y sencilla caja que daba a la gente común el poder de grabar sus vidas a través de imágenes significaba que la historia ya no era sólo textual, sino también pictórica.

 

 

La fotografía instantánea

A principios del siglo XX, la industria de la cámara ya comercializaba la fotografía como un pasatiempo accesible a todos los americanos.

La cámara “apuntar y hacer clic” había sido por mucho tiempo la pieza central de la plataforma tecnológica de Kodak, pero no fue hasta la introducción de la Cámara Brownie que la fotografía personal despegó.
La calidad de la imagen dejaba mucho que desear, pero la Cámara Brownie permitió a los americanos desarrollar sus propias historias pictóricas, sin importar su experiencia previa en fotografía. Las familias ya no necesitaban contratar fotógrafos profesionales para retratos formales.

El precio de la Brownie significaba que podían comprar sus propias cámaras y tomar las imágenes ellos mismos. Todo lo que antes era imposible de capturar, ahora se podía grabar y compartir.
Este salto en la accesibilidad tecnológica llevó a un nuevo tipo de imágenes fotográficas, conocidas como “instantáneas”.

En lugar de confiar en técnicas profesionales, este nuevo tipo de fotografía de imagen amateur se centró en tomar fotos rápidas y espontáneas que capturaban la vida cotidiana. Los eventos tradicionales como las vacaciones y las graduaciones, así como los cándidos momentos familiares, eran temas habituales de las instantáneas.

Kodak construyó la marca alrededor de las actividades diarias documentadas por la instantánea, acuñando la frase “momento Kodak”.

Estas fotos desordenadas, pero memorables, alteraron la forma en que los individuos entendían y se comunicaban con las imágenes y establecieron el tono de cómo percibimos las fotografías hoy en día.

 

 

La era de las polaroid

El inventor y fundador de la Polaroid Corporation, Edwin H. Land, desarrolló la primera cámara instantánea como un hobby durante la Segunda Guerra Mundial. Después de la guerra, el crecimiento de la economía americana hizo posible el florecimiento de nuevas industrias. Una de estas industrias fue la fotografía instantánea.

La fotografía Polaroid se centró en minimizar el tiempo entre la toma de la fotografía y la visualización de la imagen. Sin embargo, la primera cámara Polaroid, que debutó en 1948, todavía dependía del fotógrafo para cronometrar el revelado de la película, sacar la impresión para reventar una vaina de químicos de revelado, y despegar la película superior. Estas primeras impresiones de película fueron en tono sepia, seguidas por impresiones en blanco y negro en 1950.

La empresa Polaroid publicó un anuncio en una revista para su película en blanco y negro antes de que estuviera disponible, y sus empleados trabajaron rápidamente para satisfacer la demanda del público.

A medida que la tecnología de las cámaras instantáneas avanzaba, se hizo posible que las impresiones se revelaran en un minuto ante los ojos del usuario (a menudo, la gente agitaba las Polaroids en el aire para fomentar un desarrollo más rápido de la imagen).

Después de las populares impresiones en blanco y negro, vinieron las impresiones en color sin revelado en 1963, y las impresiones en color sin revelado en 1972. En 1977, el apogeo de su popularidad, la Polaroid ocupaba dos tercios del mercado de cámaras instantáneas, a pesar de la competencia de Kodak.

Alrededor de 1979, las ventas de cámaras instantáneas comenzaron a disminuir, ya que las videocámaras y las cámaras de 35 milímetros se hicieron más pequeñas y baratas. En última instancia, las innovaciones de Polaroid en materia de fotografía instantánea crearon un deseo público que llevaría a su propia desaparición a manos de una fotografía aún más instantánea de medio formato.

 

Gratificación de la fotografía instantanea.

La invención de la fotografía instantánea, popularizada por la cámara Polaroid, marcó un nuevo y excitante cambio en la industria de la fotografía. La gente podía tomar fotos por impulso y luego momentos después tener una foto revelada. A diferencia de otros tipos de película, las impresiones Polaroid no producían un negativo y (antes del desarrollo de los escáneres digitales) no podían ser reproducidas. Más bien, eran sólo imágenes “del momento”.
Los anuncios de Polaroid de mediados del siglo XX asombraron a los compradores con la promesa de que podrían “tomar y mostrar fotos de la fiesta mientras la diversión continúa”. También enfatizaron el uso de sus cámaras en entornos sociales, con anuncios que decían: “Eres la vida de la fiesta con una cámara Polaroid Land”.

En 1976, el editor jefe del British Journal of Photography, Geoffrey Crawley, observó que la toma de fotos instantáneas había transformado la toma de fotografías en una actividad comunitaria que podía disfrutarse entre grupos de amigos. La escritora Peggy Sealfon también señaló que las cámaras instantáneas podían ser usadas como rompehielos, y “motivar a la gente a hacer cosas inesperadas, sólo para ver el registro inmediato de su comportamiento”.

Las imágenes de visión inmediata de Polaroid fueron la introducción del mundo al concepto de imágenes instantáneas y un precursor de la fotografía digital. A pesar del auge de las fotos digitales, las impresiones de Polaroid siguen disfrutando de un estatus de culto mundial como estéticamente distintivas debido a sus icónicos bordes blancos y su particular tamaño.

 

La Fotografía digital

La omnipresencia de los teléfonos con cámara digital en el siglo XXI ha desdibujado las líneas entre la creación de imágenes y la comunicación. Los rápidos avances tecnológicos que permiten almacenar más imágenes de alta calidad en pequeños dispositivos han hecho posible que la gente lleve archivos fotográficos masivos directamente en sus teléfonos inteligentes y los comparta a través de los medios sociales.

Antes de la revolución de la fotografía digital, las fotografías se tomaban con más moderación.

Los acontecimientos importantes, como las fiestas de cumpleaños, las ceremonias de graduación y las reuniones familiares, tenían más probabilidades de ser fotografiados que los temas ordinarios del día a día. Sin embargo, con el uso generalizado de los teléfonos con cámara, todo, desde lo más significativo hasta el minuto, puede ser documentado en tiempo real y luego compartido con el mundo entero.

 

La era del “Selfie”

Las cámaras digitales han transformado completamente las percepciones modernas de compartir imágenes. Antes de la era digital, la gente tendía a ser más selectiva con las imágenes que capturaban, debido a los costos de la película, el procesamiento y la impresión.

Ahora que las cámaras digitales casi han eliminado la película de la ecuación, sin embargo, ninguna imagen está fuera de los límites. Los individuos con cámaras digitales o teléfonos inteligentes pueden capturar momentos sagrados, momentos tontos, y todo lo demás. Los lentes de frente de los teléfonos con cámara, que permiten a los fotógrafos tomar autorretratos fácilmente, han dado lugar a la acuñación de una nueva palabra, “auto-retrato”.

Votada como Palabra del Año 2013 por los Diccionarios de Oxford, una “auto-fotografía” se define como cualquier “fotografía que uno se ha tomado a sí mismo, típicamente una tomada con un teléfono inteligente o una cámara web y compartida a través de los medios sociales”.

Los medios sociales juegan un gran papel en la forma en que se comparten las imágenes digitales. Con sitios web como Facebook, Tumblr y Flickr, y aplicaciones como Instagram y Snapchat, las fotografías digitales se han convertido en tremendamente populares.

 

El cambio en el negocio de la fotografía

La sustitución masiva de las cámaras de cine por las digitales no sólo ha cambiado la forma en que la gente toma y ve las fotos, sino también la profesión fotográfica en su conjunto.

La popularidad de las cámaras digitales ha llevado a un fuerte declive en el procesamiento y producción de películas. Las tiendas de cámaras, las compañías de películas y los laboratorios fotográficos se están volviendo obsoletos rápidamente.

Compañías como Polaroid han cerrado sus plantas de películas, y muchos fabricantes ya no hacen cámaras de película para el público en general. La naturaleza digital del intercambio de archivos ha minimizado dramáticamente la necesidad de impresiones físicas de fotografías, y las empresas de procesamiento de fotografías están sintiendo el impacto.

En términos de formación, muchas universidades todavía ofrecen programas de fotografía tradicional, pero la fotografía digital es la que manda.

Los cuartos oscuros son vistos con nostalgia como “de la vieja escuela”, en lugar de como de vanguardia.

Debido a que los programas de edición como Photoshop permiten a los aficionados con acceso al ordenador manipular y mejorar sus propias imágenes, los fotógrafos profesionales también están viendo una disminución en la demanda.

En 2013 el Chicago Sun-Times despidió a los 28 fotoperiodistas de su plantilla, diciendo que serían reemplazados por reporteros con iPhone.

Para bien o para mal, las cámaras digitales han alterado para siempre el paisaje de la fotografía moderna.

 











Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*




: .