A UNA DAMA QUE CONOCIÓ NIÑA de Luis de Góngora



A UNA DAMA QUE CONOCIÓ NIÑA de Luis de Góngora

 

Si Amor entre las plumas de su nido
Prendió mi libertad, ¿qué hará ahora,
Que en tus ojos, dulcísima señora,
Armado vuela, ya que no vestido?

Entre las vïoletas fui herido
Del áspid que hoy entre los lilios mora;
Igual fuerza tenías siendo aurora,
Que ya como sol tienes bien nacido.

Saludaré tu con voz doliente,
Cual tierno ruiseñor en prisión dura
Despide quejas, pero dulcemente.

Diré como de rayos vi tu
Coronada, y que hace tu hermosura
Cantar las aves, y llorar la gente.




 

Añade tus comentarios sobre A UNA DAMA QUE CONOCIÓ NIÑA de Luis de Góngora  y consulta los comentarios de otros lectores interesados en este poema.

En los comentarios inferiores puedes consultar (o añadir si no están) el resumen, análisis y estructura de «A UNA DAMA QUE CONOCIÓ NIÑA», figuras literarias que se utilizan en «A UNA DAMA QUE CONOCIÓ NIÑA», tema, métrica y rima utilizada, comentarios estilísticos, contextualización de la poesía, interpretaciones,  valoraciones personales sobre A UNA DAMA QUE CONOCIÓ NIÑA de Luis de Góngora  y todo lo que desees aportar.











Puedes ayudar al resto de usuarios compartiendo tu opinión y conocimientos en los comentarios inferiores.



Sé el primero en comentar

Comentar el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*




Léxico y significado de: , .