Historia de la Imprenta






La Imprenta es el Arte de imprimir, es decir, de marcar en el papel textos e imágenes con un procedimiento mecánico, y también se designa al taller donde se hace. Puede efectuarse con tres técnicas básicas, en relieve, en hueco y en plano, o en litografía.

En la primera, los caracteres se crean de manera que sobresalgan en un bloque, en el segundo un ácido ataca una plancha plana, en el tercero lo que se va a imprimir queda a la misma altura que la plancha de impresión. Las imprentas más simples y antiguas de impresión en relieve eran manuales, y el papel se apretaba contra el molde o forma. Las imprentas modernas funcionan automáticamente.

El papel puede permanecer plano durante la impresión o pasar por un cilindro.En la minerva, la forma o molde se fija a una placa plana, la platina, y el papel va en una platina oscilante. En la rotativa, tanto el molde o forma como la superficie de impresión son cilíndricos. En el hueco grabado se saca una fotografía del original y se transfiere a la plancha, que se graba con cloruro férrico.

Imprenta
Historia de la Imprenta

La litografía se efectúa actualmente con el procedimiento offset: no se emplea la placa original, sino que ésta se transfiere a una lámina de goma.Ya los antiguos sumerios tenían unos cilindros de piedra con signos grabados que imprimían en la arcilla blanda haciendo que rodasen sobre ella.




Desde mediados del siglo III d.C., los chinos entintaban bloques de madera en los que se habían tallado símbolos sobresalientes, y apretaban contra su superficie el papel. En 868 se hizo quizá el primer libro impreso, una sutra. Los textos enteros habían de tallarse especularmente en la placa de impresión, pero en 1040 el alquimista Pi Cheng inventa los caracteres móviles de imprenta; hacía los signos en arcilla, apretándolos contra un molde en negativo, que luego endurecía. Pero esta técnica no tendría en China las inmensas consecuencias que en Europa cuando Johannes Gensfleisch (Maguncia, 1397-1468), llamado Gutenberg, la reinventa en 1447.

Los escriptoria, oficinas de copistas de textos civiles, habían proliferado en Europa, y en el siglo XV empezaron a circular libros impresos con bloques tallados de madera. Gutenberg vio el valor económico que tendría la reproducción mecánica de textos con tipos móviles, muy especialmente de las indulgencias. En 1437, encargó a Konrad Sasbach que construyese la imprenta que había concebido basándose en las prensas de vino.

En 1445, había perfeccionado la técnica de construir letras de plomo, que montaba después en un bastidor metálico. En 1447, imprimió un calendario; en 1451, una gramática latina y en 1455 había impreso ya 150 Biblias, las célebres “Biblias de Gutenberg”. Su invento se difundió enseguida por Europa; él, sin embargo, murió arruinado.

La invención de la litografía en 1792 por Alois Senefelder fue el siguiente gran salto de la técnica de la impresión. En 1822, Niepce crea la reproducción fotomecánica; en 1845, Richard Hoe inventa la rotativa; en 1851, Nelson logra que funcione con bobinas continuas de papel y no con pliegos sueltos; en 1884, Mergenthaler idea la linotipia (la composición mecanizada de los textos mediante la colocación de los tipos con un teclado); en 1904, Ruble y Hermann inventan la impresión sobre goma, u offset.

A partir de los años ochenta, las películas para la impresión fotomecánica salen directamente de los ficheros preparados por los sistemas de autoedición ejecutados con ordenadores personales y la linotipia desaparece.




Esto que tambien te pueden interesar



Puedes escribir tus opiniones y comentarios con tu cuenta de Facebook o directamente en la parte inferior de la página.


Valora este contenido para mejorar la calidad.
Historia de la Imprenta

Nos encanta leer y publicar vuestros comentarios y, de esta forma, ayudar al resto de la comunidad educativa.
Por favor, comparte tu opinión con el resto de usuarios sobre "Historia de la Imprenta"




Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*