Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Beverly y Dereck Joubert: Lecciones de vida de los grandes felinos – Charla TEDWomen 2010

Beverly y Dereck Joubert: Lecciones de vida de los grandes felinos – Charla TEDWomen 2010

Charla «Beverly y Dereck Joubert: Lecciones de vida de los grandes felinos» de TEDWomen 2010 en español.

Beverly y Dereck Joubert viven en la selva, filmando y fotografiando leones y leopardos en sus hábitats naturales. Con tomas impresionantes (algunas nunca antes vistas) cuentan sus relaciones personales con estos majestuosos animales así como su intento por salvar a los grandes felinos de las amenazas humanas.

  • Autor/a de la charla: Beverly + Dereck Joubert
  • Fecha de grabación: 2010-12-08
  • Fecha de publicación: 2010-12-20
  • Duración de «Beverly y Dereck Joubert: Lecciones de vida de los grandes felinos»: 1040 segundos

 

Traducción de «Beverly y Dereck Joubert: Lecciones de vida de los grandes felinos» en español.

Beverly Joubert: Somos unos apasionados por la vida silvestre africana y por la protección de esta.

Y por esta razón nos hemos dedicado a sus íconos felinos.

Y sé que a la luz del sufrimiento humano y de la pobreza e incluso del cambio climático podríamos preguntarnos:

¿por qué preocuparse por unos felinos?

Bueno, hoy estamos aquí para compartir con Uds.

un mensaje que recibimos de un personaje muy importante y especial: este leopardo.

Dereck Joubert: Nuestras vidas han sido básicamente como un episodio súper largo de «CSI»; algo así como de 28 años.

Esencialmente hemos estudiado la ciencia, hemos observado el comportamiento, hemos visto a estos animales increíbles matar más de 2.000 presas.

Pero algo en lo que la ciencia nos defrauda es acerca de esa personalidad, de esa personalidad individual que tienen estos animales.

Aquí tenemos el primer ejemplo.

Hallamos este leopardo en un árbol baobab africano de dos mil años, el mismo árbol en el que encontramos a su madre y a su abuela.

Y ella nos llevó por una travesía que nos permitió descubrir algo muy especial: a su propia hija de 8 días.

Y desde el instante en que hallamos este leopardo nos dimos cuenta de que teníamos que estar ahí.

Por eso nos quedamos con este leopardo básicamente por los siguientes cuatro años y medio siguiendo su vida cotidiana, conociéndola gradualmente, conociendo su personalidad individual, llegando a conocerla íntimamente.

Estoy destinado a pasar mucho tiempo con personajes femeninos muy, muy especiales, individualistas, y con frecuencia seductores.


(Risas)
Beverly es claramente uno de ellos y esta pequeña leopardo, Legadema, también y ella cambió nuestras vidas.

BJ: Bueno, desde luego, pasamos mucho tiempo con ella, de hecho, incluso más tiempo que su madre.

Cuando su madre salía a cazar nos quedábamos a filmar.

Cuando era pequeña, un rayo cayó en un árbol a 20 pasos de nosotros.

Fue aterrador.

Y nos llovieron hojas y había un olor penetrante.

Y, claro, quedamos parados por un momento, pero cuando nos recompusimos vimos eso y dijimos: «Dios mío:

¿qué va a pasar con esa cachorrita?

Probablemente nos va a asociar para siempre con ese estruendo ensordecedor».

Bueno, no deberíamos habernos preocupado.

Salió corriendo de la espesura directo hacia nosotros, se sentó al lado nuestro, temblando, de espaldas a Dereck, mirando hacia afuera.

Y de hecho desde ese día se ha sentido a gusto con nosotros.

Por eso sentimos que ese día fue el día en que se ganó su nombre.

La llamamos Legadema que significa «luz del cielo».

DJ: Ahora bien, hemos encontrado individualidades en todo tipo de animales, en particular en los felinos.

Este se llama Eetwidomayloh: «el que saluda con fuego».

Y pueden ver de lo que hablo, ya saben, de su carácter.

Pero sólo acercándonos a estos animales y pasando tiempo con ellos podemos efectivamente llegar a desentrañar este carácter singular que tienen.

BJ: Nuestra investigación nos lleva a los lugares más salvajes de África.

Y ahora estamos en el delta del Okavango en Botsuana.

Sí, es pantano.

Vivimos en el pantano en una tienda de campaña.

Pero debo admitir que cada día es emocionante.

Pero también que tenemos el corazón en la boca gran parte del tiempo porque conducimos a través del agua y es un territorio desconocido.

Pero estamos allí tratando de buscar y filmar a los íconos felinos.

DJ: Algo muy importante, por supuesto, es que todos saben que los felinos detestan el agua.

Así que esto fue una verdadera revelación para nosotros.

Y sólo pudimos averiguar esto autoexigiéndonos, yendo a lugares a los que nadie cuerdamente iría -no sin alicientes, por cierto, de Beverly- y desafiando los límites saliendo al ruedo, exigiendo al vehículo y a nosotros mismos.

Pero llegamos a descubrir que estos leones son un 15% más grandes que cualquier otro y que se especializan en la caza de búfalos en el agua.

BJ: Y después, claro, el desafío es saber cuándo dar la vuelta.

Y no siempre nos damos cuenta.

Este día específico subestimamos gravemente la profundidad.

Nos hundíamos cada vez más hasta que llegó al pecho de Dereck.

Nos topamos con un hoyo profundo y el vehículo quedó muy sumergido.

Nos las ingeniamos para ahogar cámaras que totalizaban 2 millones de dólares.

Ahogamos nuestro orgullo, debo admitirles, algo realmente grave, y destruimos el motor.

DJ: Y, por supuesto, una de las reglas que tenemos en el vehículo es que al que le pasa esto tiene que nadar con los cocodrilos.


(Risas)
Notarán también que todas estas imágenes de aquí fueron tomadas por Beverly desde arriba; desde el ángulo superior seco, por cierto.


(Risas)
Pero todos los lugares en que quedamos atrapados tienen muy buenas vistas.

Y en un momento estos leones regresaron hacia nosotros y Beverly pudo tomar una gran foto.

BJ: Pero realmente pasamos día y noche tratando de conseguir tomas únicas.

Y hace 20 años hicimos una película, «Enemigos Eternos», en la que logramos capturar este comportamiento inusual e inquietante entre especies; hienas y leones.

Y sorprendentemente se convirtió en una película de culto.

Y pensamos que eso se dio porque la gente trazaba paralelos entre el lado brutal de la naturaleza y la guerra de pandillas.

DJ: Fue increíble, porque puede verse que este león está haciendo precisamente lo que su nombre, Eetwidomayloh, representa.

Está concentrado en esta hiena y la va a atrapar.

(Aullidos, Rugidos) Pero creo que de eso se trata; de que estos individuos tienen personalidad y carácter.

Y para poder descubrir eso, no sólo nos autoexigimos, sino que nos pusimos ciertas reglas, es decir, que no podemos interferir.

Este tipo de comportamiento ha estado pasando durante 3, 4, 5 millones de años y no podemos intervenir diciendo: «Eso está mal y eso está bien».

No siempre nos resulta fácil.

BJ: Por eso, como dice Dereck, tenemos que trabajar en situaciones extremas: temperaturas extremas; autoexigirnos de noche; la falta de sueño es extrema.

Estamos al límite durante gran parte del tiempo.

Durante 10 años tratamos de fotografiar leones y elefantes juntos y nunca lo habíamos logrado hasta esta noche específica.

Y tengo que decir que fue una noche inquietante para mí.

Rodaron lágrimas por mis mejillas.

Estaba temblando de ansiedad.

Pero sabía que tenía que capturar algo nunca antes visto, nunca antes documentado.

Y creo que deberían acompañarnos en esto.

DJ: Lo más sorprendente de estos momentos -este quizá haya sido un hito en nuestra carrera- es que uno nunca sabe cómo va a terminar.

De hecho, mucha gente cree que la muerte empieza en los ojos, no en el corazón, ni en los pulmones.

Sucede cuando la gente pierde la esperanza o cuando cualquier forma de vida la pierde.

Y aquí pueden ver el comienzo de eso.

Este elefante, contra la adversidad, pierde la esperanza.

Pero del mismo modo uno puede recobrarla de nuevo.

Cuando uno piensa que todo se acabó algo más sucede, se enciende una chispa interior, una suerte de voluntad de lucha, esa voluntad de acero que todos tenemos; que tiene este elefante que tienen la conservación y esos grandes felinos.

Todos tienen la voluntad de sobrevivir, de luchar, de derribar esa barrera y de adelante.

Y para nosotros, de cierta forma, este elefante se ha transformado en un símbolo de inspiración, un símbolo de esa esperanza mientras avanzamos en el trabajo.


(Aplausos)
Ahora, volviendo al leopardo.

Pasábamos tanto tiempo con esta leopardo tratando de entender su individualidad, su carácter personal, que quizá estábamos yendo demasiado lejos.

Quizá estábamos dándola por sentado y tal vez a ella eso no le gustaba mucho.

Esto es sobre parejas que trabajan juntas y tengo que decir que dentro del vehículo cada uno de nosotros tiene un territorio súper definido.

Beverly se sienta a un lado con todo su equipo de cámaras y yo estoy del otro lado en mi espacio.

Valoramos mucho esto, estas divisiones.

BJ: Pero cuando esta cachorrita vio que había abandonado mi asiento e ido para atrás a buscar algún aparato, ella vino como una gata curiosa a ver y a investigar.

Fue fenomenal, y nos sentimos agradecidos de que confiara en nosotros hasta ese punto.

Pero al mismo tiempo nos preocupaba que si desarrollaba este hábito y saltaba al auto de cualquiera podría no resultar así de bien; podrían dispararle por hacer eso.

Por eso sabíamos que había que reaccionar rápido.

Y la única manera que se nos ocurrió sin asustarla fue tratar de simular el gruñido de su madre; un silbido y un sonido.

Así que Dereck encendió el ventilador del auto; muy innovador.

DJ: Fue la única manera que tuve de salvar el matrimonio porque Beverly sentía que era reemplazada, ya ven.


(Risas)
Pero, de verdad, así es como esta pequeña leopardo mostraba su personalidad individual.

Pero nada nos preparó para lo que sucedería después en nuestra relación con ella una vez que empezara a cazar.

BJ: En esta primera cacería estábamos muy emocionados.

Para mí era como ver una ceremonia de graduación.

Nos sentimos como si fuéramos padres sustitutos.

Y, claro, ahora sabíamos que ella iba a sobrevivir.

Pero sólo cuando vimos al pequeño bebé babuino aferrarse a la piel de la madre nos dimos cuenta de que aquí estaba pasando algo muy singular con Legadema.

Por supuesto, el bebé babuino era tan inocente que no pensó en escapar.

Así que lo que vimos durante el siguiente par de horas fue algo único.

Fue absolutamente increíble cuando lo llevó a un lugar seguro para protegerlo de la hiena.

Y en las siguientes 5 horas ella se encargó de él.

Nos dimos cuenta de que no lo sabemos todo y que la naturaleza es tan impredecible que hay que estar atentos todo el tiempo.

DJ: Bueno, ella fue un poco bruta.


(Risas)
Pero, de hecho, lo que estuvimos viendo aquí fue interesante.

Porque es una cachorra que quiere jugar pero al mismo tiempo un depredador que tiene que matar y eso entra en conflicto en cierta forma porque estaba emergiendo en ella la maternidad.

Tenía este instinto maternal como el de una joven que va rumbo a la feminidad.

Así que esto nos permitió comprender esa personalidad mucho más profundamente.

BJ: Y, por supuesto, pasaron esa noche juntos.

Y terminaron durmiendo durante horas.

Pero tengo que decirles…

siempre nos preguntan: «

¿Qué pasó con el bebé babuino?

» Murió.

Y sospechamos que fue debido a las noches heladas de invierno.

DJ: En ese momento, creo, habíamos llegado a ideas muy precisas de lo que significa la conservación.

Teníamos que lidiar con estas personalidades individuales.

Teníamos que hacerlo con respeto y celebrándolas.

Por eso, junto a National Geographic, formamos la Iniciativa Grandes Felinos para avanzar hacia la conservación cuidando a los grandes felinos que amamos y luego tuvimos la oportunidad de mirar atrás los últimos 50 años y ver cómo lo hemos estado haciendo todos nosotros.

Cuando Beverly y yo nacimos había 450 mil leones y hoy hay 20 mil.

A los tigres no les ha ido mucho mejor: de 45 mil bajaron quizá a 3 mil.

BJ: Y los guepardos se han derrumbado hasta llegar a los 12 mil.

Los leopardos se desplomaron de 700 mil cayendo a sólo 50 mil.

Ahora bien, durante la época fabulosa en que trabajamos con Legadema, durante ese período de años, se cazaron legalmente en los safaris 10 mil leopardos.

Y esos no son los únicos leopardos cazados durante ese período.

También hubo una inmensa cantidad de caza furtiva.

Posiblemente la misma cantidad.

Simplemente no es sostenible.

Les admiramos y les tememos.

Y como hombres queremos adueñarnos de su poder.

Solía haber épocas en la que sólo los reyes vestían piel de leopardo pero hoy en muchos rituales y ceremonias también las llevan curanderos y ministros.

Y, por supuesto, mirando esta garra de león que ha sido desollada me recuerda con inquietud la mano del Hombre.

Es irónico dado que su destino está en nuestras manos.

DJ: Hay un floreciente comercio de huesos.

Sudáfrica acaba de liberar algunos huesos de león en el mercado.

Los huesos de león y de tigre se ven exactamente iguales, y así, de un plumazo, la industria de huesos de león va a acabar con todos los tigres.

Así que tenemos un verdadero problema, no más que los leones, los leones machos.

Y la cifra de 20 mil leones que acaban de ver en realidad es una cortina de humo porque puede haber de 3 a 4 mil leones machos y todos en realidad padecen la misma infección.

Yo la llamo complacencia; nuestra complacencia.

Porque hay un deporte, hay una actividad en curso de la que somos conscientes, a la que toleramos.

Y eso es probablemente porque no lo hemos visto como lo hacemos hoy.

BJ: Y tienen que saber que cuando muere un león macho perturba a toda la manada.

Viene un nuevo macho a la zona y se hace cargo de la manada y, por supuesto, primero mata a todos los cachorros y tal vez a algunas hembras que defienden a sus cachorros.

Hemos estimado que mueren de 20 a 30 leones por cada uno que está colgando en una pared en algún lugar remoto.

DJ: Nuestras investigaciones han demostrado que estos leones son esenciales.

Son esenciales para el hábitat.

Si desaparecen desaparecerán ecosistemas completos en África.

Hay ganancias de 80 mil millones al año por concepto de eco-turismo en África.

No se trata sólo de una preocupación por los leones sino también de una preocupación por las comunidades africanas.

Si desaparecen todo eso desaparece.

Pero lo que más me preocupa en muchos aspectos es que a medida que nos desvinculamos de la naturaleza, que nos desvinculamos espiritualmente de estos animales, perdemos la esperanza, perdemos esa conexión espiritual, nuestra dignidad, eso que llevamos dentro que nos mantiene conectados al planeta.

BJ: Por eso tienen que saber que mirar a los ojos a leones y leopardos hoy en día es una cuestión de conciencia crítica.

Y lo que estamos haciendo en febrero, estamos estrenando una película llamada «El último león».

«El último león» es exactamente lo que está pasando ahora mismo.

Esa es la situación en la que estamos: los últimos leones.

Es decir, si no nos movilizamos y hacemos algo estas planicies no tendrán ningún felino grande y entonces, a su vez, todo lo demás va a desaparecer.

Y es simple: si no podemos protegerlos también nos va a costar protegernos a nosotros mismos.

DJ: De hecho, esa cosa original de la que hablamos, con la cual diseñamos nuestras vidas, esa conservación es cuestión de respeto y celebración; quizá sea verdad; es realmente lo que se necesita.

Lo necesitamos.

Nos respetamos y celebramos mutuamente como hombre y mujer, como comunidad, y como parte de este planeta, y tenemos que seguir así.

¿Y Legadema?

Bueno, podemos informar que de hecho somos abuelos.


(Risas)
BJ/DJ: Muchas gracias.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/beverly_dereck_joubert_life_lessons_from_big_cats/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *