Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Brewster Kahle construye una biblioteca digital gratuita – Charla EG 2007

Brewster Kahle construye una biblioteca digital gratuita – Charla EG 2007

Charla «Brewster Kahle construye una biblioteca digital gratuita» de EG 2007 en español.

Brewster Kahle está construyendo una verdadera y gigantesca biblioteca digital – cada libro que haya sido publicado alguna vez, cada película alguna vez vista, todos los estratos de la historia de la web- serán gratuitos para el público, a menos que alguien más lo haga primero.

  • Autor/a de la charla: Brewster Kahle
  • Fecha de grabación: 2007-12-12
  • Fecha de publicación: 2008-09-10
  • Duración de «Brewster Kahle construye una biblioteca digital gratuita»: 1206 segundos

 

Traducción de «Brewster Kahle construye una biblioteca digital gratuita» en español.

Realmente necesitamos ofrecer a los niños lo mejor que tengamos.

Si no lo hacemos, tendremos la generación que nos merecemos.

Ellos aprenderán de cualquier cosa que tengan a su alrededor.

Y nosotros, siendo ahora la élite, padres, bibliotecarios, profesionales, desde cualquiera de las posibles actividades que ocupemos, podemos tratar de ofrecer lo mejor a aquellos que nos rodean, o a tantos como podamos.

Voy a empezar y a terminar esta charla con un par de cosas que están grabadas en piedra.

Una es lo que tiene grabado la Biblioteca Pública de Boston.

Grabado sobre sus puertas dice «Abierta para todos».

Es una declaración inspiradora, sobre la que regresaré al final.

Soy bibliotecario y lo que trato de hacer es llevar el conocimiento a tantas personas como lo quieran leer.

Y la idea de usar tecnología es perfecta para nosotros.

Creo que tenemos la oportunidad de hacerlo mejor que los griegos.

No es fácil aventajar a los griegos.

Pero con la industriosidad de los egipcios, fueron capaces de construir la Biblioteca de Alejandría con la idea de copiar cada libro de todos los pueblos del mundo.

El problema es que uno tiene que ir hasta Alejandría para entrar a su biblioteca.

Por otro lado, si uno lo hacía, encontraba grandes cosas.

Creo que podemos aventajar a los griegos y lograr grandes cosas.

Hoy voy a tratar de demostar sólo una cosa: que el aceso universal a todo el conocimiento está a nuestro alcance.

Si tengo éxito, ustedes saldrán pensando: claro! Realmente podemos lograr la gran visión de que todo lo que ha sido publicado, todo lo que se haya querido distribuir, esté disponible para cualquier persona que en cualquier momento quiera tener acceso a ello.

Sí.

Hay asuntos críticos sobre cómo administrar el dinero y todavía se sigue planteando el asunto.

Pero yo digo que hay mucho dinero y mucha demanda de manera que lo podemos lograr.

Pero me quiero referir a lo tecnológico, lo social y definir dónde estamos como totalidad tratando de alcanzar esta particular visión.

Y la forma como voy a tratar de hacer esto es como en el sitio de Amazon.com: los libros, la música, los videos, y así, paso a paso, tipo de medio por tipo de medio, simplemente voy a decir ¿cómo lo vamos a hacer? Entonces, si empezamos con los libros, ¿vagamente dónde estamos? Pues bien, primero uno tiene, como ingeniero, que dimensionar el problema.

¿Qué tan grande es? Si lo que se quiere es poner en línea todas obras las que han sido publicadas de manera que cualquiera pueda tener acceso a ellas, bueno…

¿qué tan grande es este problema? Bueno…

pues no lo sabemos.

Pero la biblioteca de impresos más grande del mundo es la Biblioteca del Congreso con sus 26 millones de volumenes, 26 millones de volumenes.

Es, por mucho, la biblioteca de impresos más grande del mundo.

Y un libro, si usted tiene un libro, ocupa como un megabyte digo, si lo tiene en Microsoft Word.

Así que un megabyte, 26 millones de megabytes, son 26 terabytes, es mega, giga, tera, 26 terabytes.

26 terabytes caben en un sistema computacional como de este tamaño, en discos duros giratorios Linux, y cuesta unos 60.000 dólares.

Así que por el costo de una casa, bueno es esta zona, de un garaje, usted puede poner a girar todas las palabras de la Biblioteca del Congreso.

Es así de exacto.

Así que la cuestión es: ¿qué se consigue con eso? Es decir: ¿valdría la pena hacerlo? ¿En verdad queremos tener esto en línea? Algunas de las primeras cosas que las personas hacen es marcadores de libros eso te permite buscar dentro de los libros, lo que es divertido Y estas cosas se pueden descargar y examinarlas de maneras nuevas y diferentes.

Además se les puede consultar remotamente si se cuenta con un laptop.

Ya empieza a haber algunas de estas interfaces para pasar la páginas que lucen como un libro en ciertos aspectos y se puede buscar en ellos, hacer pequeñas marcas, todo muy encantador -y aún muy parecido a un libro- en su laptop.

Pero…

no sé..

leer cosas en una laptop…

siempre que tomo mi laptop me siento trabajando.

Creo que esa es una de las razones por las cuales Kindle es tan atractivo.

No tengo la sensación de estar trabajando cuando leo en un Kindle; comienza a ser algo más específico.

Pero debo decir que hay tecnologias viejas que aún me gustan.

Me gustan los libros físicos.

Creo que podemos usar nuestra tecnología para digitalizar cosas — ponerlas en la red para después descargarlas, imprimirlas y encuadernarlas, y terminar así de nuevo con un libro y entonces diremos, bien…

¿qué tan difícil puede ser eso? Y resulta que no es tan difícil.

De hecho, hicimos un «libromóbil».

Un libromóbil del tamaño de una Van o panel, con satelital, una imprenta, una encuadernadora, una guillotina y niños que hacen sus propios libros.

Cuesta unos tres dólares descargar, imprimir y encuadernar un libro común.

Y tienen en verdad una linda apariencia.

Realmente se pueden lograr bellos libros algo así como un centavo por página es lo que nos cuesta hacerlo.

La idea es que esta tecnología nos permita nuevamente volver a poner libros a disposición de las personas Hay varios libromóbiles en distintas partes.

Este es Eric Eldred haciendo libros en Walden Pond, con las obras de Thoreau.

Esto es poco antes de que fuera expulsado por la vigilancia del parque por competir con la librería del lugar.

En India tenemos un par de libromóbiles recorriendo lugares.

Y este es el día de inaguración en la Bilbioteca de Alejandría la nueva Biblioteca de Alejandría, en Egipto.

Asistió mucha gente.

Y niños que ya empezaban a hacer sus propios libros y un niño feliz con el primer libro que ha tenido en su vida.

La idea de usar esta tecnología para terminar con libros de papel que se puedan tener en la mano, suena un poco retro.

pero creo que todavía hay lugar para ellos.

Y tener una suerte de Silicon Valley, un tipo de Utopía y, un tipo de mundo.

creemos que si podemos hacer funcionar este tipo de tecnología en Uganda Eso será importante.

Por ello logramos fondos del Banco Mundial para tratar de hacerlo Y nos dimos cuenta que en 30 días podíamos tomar un par de personas de Silicon Valley volar con ellos a Uganda, comprar un carro e instalar la primera conexión de Internet en la Biblioteca Nacional de Uganda, establecer qué querían ellos y poner a andar en el sector rural de Uganda un programa para hacer libros.

y en realidad, tecnológicamente, funciona.

Lo que descubrimos con esto es que no teníamos los libros adecuados.

Los libros estaban en la bilbioteca.

Podríamos ponerlos a disposición de las personas si se digitalizaban, pero no sabíamos cómo digitalizarlos.

Todo el mundo pensó que la solución era enviarlos a India o China De modo que eso intentamos; más tarde les contaré.

Hay algunas nuevas tecnologías para lograr lo que se logró, que son también bastante emocionantes.

Una es una máquina de impresión bajo demanda que se parece a una máquina de Rube Goldberg.

Tenemos una de esas cosas ahora.

Es fascinante.

Funciona con varias correas y puede hacer un libro.

Se llama «La máquina expresso de libros» toma unos 10 minutos para hacer un libro desde que se oprime el botón.

Otra cosa que me tiene muy emocionado en este terreno en particular además de esta suerte de kioskos donde se consiguen libros bajo demanda son esas nuevas pantallas pequeñas que están saliendo.

Una de mis favoritos es el laptop de 100 dólares.

Y no me estoy refiriendo aquí a decubrir el fuego pero hemos logrado usar una de estas cosas como un de libros electrónicos.

Aquí tenemos una unidad beta, con la que se puede…

en verdad termina siendo un de libros electrónicos realmente bello.

Tenemos una rápida mirada de lo que hicimos tratando de poner uno de nuestros libros en ella, y resultó que 200 puntos por pulgada quiere decir que se puede poner en ella libros escaneados que tienen muy buena apariencia.

200 puntos por pulgada equivalen a unos 300 puntos en una impresora láser.

Tenemos así un buen resultado.

Se puede realmente leer libros escaneados fácilmente.

De esta manera, la idea de libros electrónicos está empezando a tomar forma.

¿Pero cómo se hacen todos estos escáners? Pensamos…

bien…

tratemos de enviar estos libros a India Y tuvimos un proyecto, con fondos de la Nactional Science Foundation.

que envió un paquete de escáners, y las American libraries deberían de haber enviado libros.

Bueno, pues no lo hicieron; no quisieron enviar sus libros.

Entonces compramos 100.000 libros y los enviamos a India.

Y entonces comprendimos por qué no se quiere enviar libros a India La lección que aprendimos es, escanea tus propios libros.

Si realmente te interesan los libros, vas a escanearlos mejor, sobre todo, si son libros valiosos.

Si son libros nuevos y se puede, ya saben, despedazarlos porque se puede comprar otro pues no es gran cosa hacer escáners de alta calidad.

Pero hay que hacer cosas que se ama.

Los indios han estado escaneando muchos de sus propio llibros…

llevan ya unos 300.000, y lo han hecho bien.

Los chinos escanearon más de un millón, y los egipcios unos 30.000.

Pero pensamos: ok; si necesitamos hacer esto, hagámoslo en la biblioteca.

¿Cómo lo vamos a hacer y como comenzaremos? de manera que podamos cubrir los costos? Entonces decidimos señalar un precio objetivo de 10 centavos por página.

Si ese puede ser el precio de fotocopiar para digitalizar, hacer el OCR, consolidarlo de manera que se pueda descargar, imprimir y encuadernar, todo el proceso, entonces habríamos logrado algo.

Entonces empezamos a preguntarnos ¿cómo hacerlo con 10 centavos? Ensayamos con esos robots, que trabajaron bastante bien…

eran como cosas que pasaban las páginas automáticamente.

Si podemos tener exploradores en Marte, se puede creer que tenemos pasadores de páginas.

Pero en realidad resultó muy complicado pasar las páginas, sin pensar aún en el volumen.

Así que terminamos haciendo nuestro propio escaneador de libros.

Con dos cámaras digitales profesionales de alto desempeño, y luces de museo controladas, de manera que aún en un libro en blanco y negro se pudiera lograr el tono adecuado.

De esta manera logramos un trabajo bello y decoroso.

Esto no es un fax, es…

la idea era hacer un bello trabajo a medida que nos adentrabamos en las bibliotecas.

Y hubieramos sido capaces de lograr los 10 centavos por página si hubieramos logrado manejar los volumenes.

Así es como se ve en la Universidad de Toronto.

Y en realidad resulta que se puede pagar un salario básico.

La gente parece amar esto.

Sí…

es un poco aburrido, pero algunas personas logran entender lo que hay de Zen en ello.


(Risas)
En especial si se trata de la clase de libros interesantes de los que te gustaría hacerte cargo en idiomas que puedes leer Realmente hemos podido hacer un buen trabajo tratando de lograr los 10 centavos por página.

Así que son 10 centavos por página, 300 páginas en un libro promedio, 30 dólares por libro.

La Biblioteca del Congreso, si quieres considerar la tarea total…

son 26 millones de libros…

es decir unos 750 millones de dólares, ¿verdad? Pero un millón de libros…

creo que sería un buen inicio costaría 30 millones de dólares.

Eso no es demasiado dinero.

Lo que hemos podido hacer es entrar a las bibliotecas.

Ahora tenemos ocho de estos centros de escaneo en tres países, y las bibliotecas tendrán pronto sus libros escaneados.

Aquí el Getty está trasladando sus libros a la UCLA que es donde tenemos uno de estos centros de escaneo para escanear sus propios libros libres de derechos, lo que es fabuloso.

Así estamos empezando a lograr responabilidad institucional.

Lo que estamos perdiendo son los diez centavos.

Si logramos conseguir los 10 centavos, todo lo demás fluirá.

Ya hemos escaneado alrededor de 200.000 libros.

Estamos escaneando unos 15.000 libros mensuales, lo cual está empezando a potenciar otro de dos factores.

Así, con todo esto, las cosas van muy bien.

Y estamos empezando a pasarnos de un mundo de lo libre de derechos de copia, al mundo de fuera de produción.

Así pues, creo que vamos desde las obras libres de derecho de las librerías, y Amazon.com viene desde el mundo de las obras activas y creo que nos encontraremos en algún lugar en el medio y tendremos la situación clásica conocida es decir, un sistema de publicaciones y uno de bibliotecas trabajando en paralelo.

Estamos empezando entonces un programa de hacer trabajos con obras fuera de producción, pero tomándolos prestados.

No estoy muy seguro de lo que signifique prestado.

Pero de cualquier manera, prestar trabajos fuera de producción de la Biblioteca Pública de Boston del Woods Hole Oceanographic Institute y de otras bibliotecas que están empezando a participar en el programa, es extender este modelo a partir del punto donde las bibliotecas se detienen.

y desde donde las librerías arrancan.

De esta manera es posible hacer esto en gran escala.

También estamos regresando al microfilm para ponerlo en línea.

Entonces podemos lograr los 10 centavos por página, tendremos 15.000 libros por mes y tendremos unos 250.000 en línea, contando los demás proyectos que están empezando a sumarse.

Lo que quiero demostrar es que tenemos libros al alcance.

La idea de tomar este enredo no es tan grave Sí.

Cuesta decenas de millones, reduce centenas de millones, pero de un solo tiro tenemos en línea la historia de la literatura.

Hay además algunos asuntos sobre el modelo de negocio y sobre cómo tratar de mercadearlo efectivamente y ponerlo al alcance de la gente.

Pero está al alcance de nuestra tecnología y es legalmente sabio, por lo menos para las obras fuera de producción y libres de derechos sugerimos, ser capaces de poner todo el material en línea.

Ahora pasemos al audio, de lo que les voy a hablar.

¿De qué tanto se trata? Pues bien, hasta donde sabemos hay unos dos o tres millones de discos publicados —entre los de 78 revoluciones, los larga duración y los CD— o por lo menos ese es el archivo mas grande de materiales publicados que hemos sido capaces de determinar.

Cuesta unos 10 dólares por pieza coger un disco y ponerlo en línea, si se trabaja con volúmenes.

Pero hemos encontrado que los asuntos de derechos son realmente espinosos.

Esa es un área difícil de los litigios legales, de manera que terminamos por identificar nichos en la música del mundo que no están siendo muy bien atendidos por el sistema comercial clásico de publicaciones.

Y hemos empezado a hacerlo disponible ofreciendo espacio de publicación en la red.

En los Estados Unidos no cuesta nada donar algo.

¿Verdad? Si usted entrega algo a la caridad o al dominio público, consigues una felicitación y una exención de impuestos, excepto en la red, donde usted puede quebrar.

Si usted coloca un video de su banda de rock aficionada y logra grandes cantidades de acceso, puede quedarse hasta sin las guitarras o sin casa.

Eso no tiene ningún sentido.

Por ello ofrecimos almacenamiento ilimitado, ancho de banda ilimitado, por siempre y gratis, a cualquiera que tenga algo que compartir en una biblioteca.

Y estamos consiguiendo muchos participantes.

Unos son los rockeros.

Los rockeros tienen una tradición de compartir, mientras que nadie haga dinero.

Grabaciones de conciertos, no grabaciones comerciales, sino grabaciones de conciertos, empezando por los Grateful Dead.

Tenemos unas dos o tres bandas por día inscribiéndose.

Ellos dan su permiso y nosotros conseguimos de 40 a 50 conciertos diarios.

Tenemos ya en red unos 40.000 conciertos, todos los que alguna vez pudo dar Grateful Dead.

están en la red, para que la gente pueda ver y escuchar este material Asi que el audio se puede subir, pero los asuntos de derecho son espinosos.

Tenemos ya muchas colecciones un par de cientos de miles de ítems, y aumentando.

Películas: si se piensa en las publicaciones dramáticas, no hay muchas.

Por mucho, existen unas 150.000 a 200.000 películas en total que realmente hayan sido puestas en distribución a gran escala.

No son tantas Pero la mitad de éstas son de la India.

En cualquier caso, es probable, pero hemos encontrado sólo alrededor de mil de estas que estén libres de derechos.

Las hemos digitalizado y puesto a disposición.

Sin hemos encontrado que hay muchos otros tipos de películas que no han visto aún la luz del día —archivos fílmicos.

Hemos encontrado también muchas películas políticas, películas aficionadas, todo tipo de películas que simplemente necesitan un hogar, un hogar permanente.

Hemos empezado a ponerlas disponibles lo cual crece en popularidad.

Aún no somos YouTube; nosotros miramos las cosas a largo plazo y también pesamos en que la gente pueda reusarlas y hacer sus propias películas, lo que resulta muy atractivo.

La televisión es algo bastante más grande.

Comenzamos por grabar 20 canales de televisión 24 horas diarias.

Eso es la más grande caja de TiVo jamás vista.

Es algo así como un petabyte, más o menos, de la televisión mundial —Rusia, China, Japón, Irak, Al Jazeera, BBC, CNN, CBS, NBC 24 horas al día.

Hemos subido —sólamente hemos subido una semana, fundamentalmente por razones presupuestales, que fue la del 9/11, por una semana, la del 9/11/2001 ¿qué vió el mundo? CNN decía que los palestinos bailaban en las calles ¿Lo hacían? Veamos la televisión palestina y averiguémoslo.

¿Cómo se puede tener un pensamiento crítico si no se es capaz de citar y sin ser capaz de comparar con lo que sucedió en el pasado? Pero la televisión, lamentablemente, permanece sin grabar y sin investigar, excepto por Jon Steward, quien ha hecho un trabajo magnífico.

Así que la televisión es, me parece, fuera de nuestro alcance.

A 15 dólares por hora de video y entre 100 y 150 dólares por hora de celuloide, estamos en capacidad de conseguir materales en línea de manera muy económica y ponerlos en la red.

Y ya tenemos, ahora, mucho de ese material.

Ya tenemos alrededor de 100.000 piezas colgadas.

Así que de libros, música, video, software, hay solo 50.000 titulos La mayor parte de los problemas son problemas legales y de violación de las leyes de protección.

Pero hemos trabajado en alguno de ellos, y sin tenemos aún verdaderos problemas en Washington.

Pues bien, somos más conocidos como la World Wide Web.

Hemos estado archivando la www desde 1996.

Hacemos una instantánea de cada pantalla de cada sitio web cada dos meses.

En realidad el pionero de esto ha sido Alexa Internet.

que donó esta colección de archivos de internet.

Y ha continuado creciendo durante los últimos 11 años y es un recurso fantástico.

Además hemos hecho la «Way Back Machine» (Máquina del Regreso) que permite volver a ver viejos sitios internet como eran.

Si usted busca algo, esto es Google.com, las diferentes versiones de ello que tenemos, así es como se veía en su primera versión y así es como se veía en Stanford En fin…

se logra una idea básica sobre de dónde vienen las cosas.

La mayor parte de la gente quiere ver sus cosas viejas.

Si hay algo que debamos aprender de la primera versión de la Biblioteca de Alejandría, que probablemente sea más conocida por haber sido…

quemada, es: no tengas sólo una copia.

Por eso empezamos a —Hicimos otra copia de todo esto y la regresamos a la Biblioteca de Alejandría.

Esta es una imagen del archivo de internet de la Biblioteca de Alejandría.

Y tenemos ahora otra copia en construcción en Amsterdam.

Así que debemos ponerlo sobre la falla de San Andrés en San Francisco, en la zona de inundaciones de Amsterdam y en el Medio Oriente.

Bien, así que..

estamos protegiendo nuestras inversiones aquí.

Si lo ponemos en un par de sitios adicionales, creo que estaremos en mejores condiciones.

Hay un asunto político y social en esto.

Todo esto, a medida que se vuelve digital, ¿será público o privado? Hay algunas grandes compañías que tienen esta visión, y han realizado digitalizaciones a gran escala, pero ha bloquado el dominio público.

La pregunta es: ¿es éste el mundo en el que queremos vivir? ¿Cuál es el de lo público contra lo privado a medida que la cosas avancen? ¿Cómo podemos llegar a tener un mundo donde tengamos tanto bibliotecas y publicaciones en el futuro, de la misma manera como nos beneficiamos a medida que crecimos? Acceso universal a todo el conocimento Creo que éste puede ser uno de los más grandes logros de la humanidad, como el hombre en la luna o la biblia de Gutenberg o la Biblioteca de Alejandría.

Puede un logro el que se nos recuerde por milenios.

Y como dije antes, voy a terminar con algo que está grabado sobre la puerta de la Biblioteca Carnegie Carnegie —uno de los grandes capitalistas de este país— talló sobre su legado «Abierta para el pueblo.» Muchas gracias.

https://www.ted.com/talks/brewster_kahle_a_free_digital_library/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *