Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Nadia Al-Sakkaf: Vean Yemen a través de mis ojos – Charla TEDGlobal 2011

Nadia Al-Sakkaf: Vean Yemen a través de mis ojos – Charla TEDGlobal 2011

Charla «Nadia Al-Sakkaf: Vean Yemen a través de mis ojos» de TEDGlobal 2011 en español.

Mientras continúa la agitación política en Yemen, la editora de Yemen Times, Nadia Al-Sakkaf, habla en TEDGlobal con la presentadora Pat Mitchell. El diario independiente de Al-Sakkaf, en idioma inglés, es vital para el intercambio de noticias y para compartir una nueva visión de Yemen y de las mujeres de ese país en pie de igualdad en el trabajo y frente al cambio.

  • Autor/a de la charla: Nadia Al-Sakkaf
  • Fecha de grabación: 2011-07-13
  • Fecha de publicación: 2011-07-18
  • Duración de «Nadia Al-Sakkaf: Vean Yemen a través de mis ojos»: 818 segundos

 

Traducción de «Nadia Al-Sakkaf: Vean Yemen a través de mis ojos» en español.

Pat Mitchell: Has traído imágenes de The Yemen Times.

Y al hacerlo nos has presentado otro Yemen.

Nadia Al-Sakkaf: Bueno, me alegro de estar aquí.

Me gustaría compartir con Uds.

algunas de las imágenes de lo que sucede hoy en Yemen.

Esta imagen muestra una revolución iniciada por las mujeres.

Muestra a mujeres y hombres dirigiendo una protesta mixta.

La otra imagen es la popularidad de la necesidad real de cambio.

Hay mucha gente allí.

La intensidad del levantamiento.

Esta imagen muestra que la revolución ha oportunidades de formación, de educación.

Estas mujeres están aprendiendo primeros auxilios y sus derechos constitucionales.

Me encanta esta foto.

Quería simplemente mostrarles que más del 60% de la población yemení tiene 15 años o menos.

Fueron excluidos de la toma de decisiones y ahora están en primera plana en las noticias izando la bandera.

En inglés…

ya ven, pantalones vaqueros ajustados y unas frases en inglés, la capacidad de compartir con el mundo lo que está sucediendo en nuestro país.

Y estas manifestaciones también han generado talentos.

Los yemeníes usan caricaturas, arte, pinturas, tiras cómicas, para contarle al mundo y a sí mismos lo que está pasando.

Obviamente, siempre hay un lado oscuro.

Esta es una de las imágenes más horripilantes de la revolución y del costo que tenemos que pagar.

La solidaridad de millones de yemeníes en todo el país que piden una sola cosa.

Y, finalmente, mucha gente está diciendo que la revolución yemení va a fracturar al país.

¿Surgirán muchos países?

¿Será otra Somalia?

Queremos decirle al mundo que no; bajo la misma bandera, seguiremos siendo yemeníes.

PM: Gracias por las imágenes, Nadia.

En varios sentidos cuentan una historia distinta de la historia de Yemen que uno suele ver en las noticias.

Y, sí, tú misma desafías todos esos estereotipos.

Hablemos de la historia personal por un momento.

Tu padre fue asesinado.

The Yemen Times ya tiene una gran reputación en Yemen como periódico independiente en lengua inglesa.

¿Cómo es entonces que tomaste la decisión de asumir la responsabilidad de dirigir un periódico, sobre todo en esta época de conflicto?

NA: Bueno, en primer les advierto que no soy la típica joven yemení.

Supongo que ya lo habrán notado.


(Risas)
En Yemen, la mayoría de las mujeres usan velo y se sientan detrás de las puertas y no participan mucho en la vida pública.

Pero hay mucho potencial que deseo mostrarles de mi Yemen.

Deseo que vean Yemen a través de mis ojos.

Entonces sabrán que hay mucho más que eso.

Tuve el privilegio de nacer en una familia con un padre que siempre alentó a niños y niñas.

Él decía que éramos iguales.

Era un hombre extraordinario.

E incluso mi madre –se lo debo a mi familia– una historia.

Estudié en la India.

Y en tercer grado empecé a confundirme porque era yemení pero interactuaba también con muchos de mis amigos de la escuela.

Y volvía a casa diciendo: «Papi, no sé quién soy.

No soy yemení ni soy india».

Y él decía: «Tú eres el puente».

Y eso es algo que voy a guardar en mi corazón para siempre.

Así que desde entonces he sido el puente y mucha gente ha caminado sobre mí.

PM: No lo creo.

NA: Sirve para contar que algunas personas son agentes de cambio en la sociedad.

Y cuando me convertí en jefa de redacción –sucediendo a mi hermano, en realidad– mi padre falleció en 1999 y luego mi en 2005…

y todo el mundo apostaba a que yo no podría hacerlo.

«

¿Qué viene a hacer esta joven ostentando porque es el negocio de su familia» o algo así?

Al principio fue muy difícil.

No quería entrar en conflicto con la gente.

Pero, con el debido respeto a todos los hombres, y a los más viejos en especial, ellos no me querían.

Fue muy difícil, ya saben, imponer mi autoridad.

Pero una mujer tiene que hacer lo que tiene que hacer.


(Aplausos)
Y en el primer año tuve que despedir a la mitad de los hombres.


(Risas)

(Aplausos)
Incorporar más mujeres.

Incorporar hombres jóvenes.

Y hoy tenemos una sala de redacción más equilibrada en cuestiones de género.

El otro tema es el profesionalismo.

Hay que probar quién es uno y sus capacidades.

Y no sé si voy a pecar de soberbia pero solo en 2006 ganamos tres premios internacionales.

Uno de ellos es el IPI Premio Pionero de los Medios Libres.

Así que esa fue la respuesta al pueblo yemení.

Y quiero anotar un punto aquí, porque mi marido está en la sala por allí.

Por favor, si puedes pararte…

Él me ha apoyado mucho.


(Aplausos)
PM: Y hay que destacar que él trabaja contigo también en el diario.

Pero al asumir esta responsabilidad y hacerlo del modo que lo haces te has convertido en un puente entre la sociedad antigua tradicional y la que estás creando ahora en el diario.

Y a la par del cambio que aconteció allí tuviste que toparte con otra postura con la que siempre tropezamos, particularmente las mujeres, y tiene que ver con la imagen exterior, el vestido, la mujer con velo.

¿Cómo has manejado esto a nivel personal y con las mujeres que trabajan contigo?

NA: Como sabes la imagen de muchas mujeres yemeníes es de mucho negro, mujeres cubiertas con velo.

Eso es verdad.

Y en gran parte se debe a que las mujeres no pueden, no son libres, de mostrar su rostro.

Hay una gran imposición de la tradición que viene de la figura de autoridad como la del hombre, los abuelos, etc.

Y es el poder económico y la capacidad de la mujer de decir: «Contribuyo a esta familia tanto o más que tú».

Y cuanto más poder gana la mujer más probable es que se quite el velo, por ejemplo, o que conduzca su propio auto o que tenga un empleo o pueda viajar.

La otra cara de Yemen en realidad yace tras los velos.

Y es el poder económico en gran medida lo que permite que la mujer se descubra.

Y con mi trabajo he procurado eso.

He tratado de alentar a las jóvenes.

Empezamos con que se lo podían quitar en la oficina.

Y luego de eso se lo podían quitar durante una entrevista.

Porque no creo que una periodista pueda hacer su tarea…

¿cómo puede hablar con las personas con la cara cubierta?

y así sucesivamente; es un movimiento.

Y soy un modelo a seguir en Yemen.

Muchas personas me admiran.

Muchas jóvenes me admiran.

Y tengo que demostrarles que, sí, se puede estar casada, se puede ser madre y así y todo ser respetada en la sociedad, pero, al mismo tiempo, eso no quiere decir que una deba ser una más en la multitud.

Una puede ser quien es y tener un rostro.

PM: Pero al ponerte tú misma allí…

al proyectar una imagen diferente de la mujer yemení y al hacer posible lo que contabas de las mujeres que trabajan en el diario…

¿te ha puesto esto en peligro personal?

NA: Bueno, The Yemen Times, a lo largo de 20 años, ha pasado por muchas cosas.

Hemos sufrido persecución; el diario fue clausurado más de tres veces.

Es un periódico independiente pero díganselo a las autoridades.

Piensan que si hay algo contra ellos entonces somos un diario de la oposición.

Hemos pasado momentos muy difíciles.

Algunos de mis reporteros fueron arrestados.

Hemos tenido algunos casos judiciales.

Asesinaron a mi padre.

Hoy estamos en una situación mucho mejor.

Hemos creado la credibilidad.

Y en tiempos de revolución o cambio como ahora es muy importante que los medios independientes tengan una voz.

Es muy importante que entren a YemenTimes.com, y es muy importante que escuchen nuestra voz.

Esto probablemente sea algo que comparta con Uds.

en los medios occidentales –cómo existen muchos estereotipos– pensando en Yemen en un solo cuadro: Yemen es esto.

Y no es justo.

No es justo para mí; no es justo para mi país.

Muchos periodistas vienen a Yemen queriendo escribir una historia sobre Al-Qaeda o terrorismo.

Y yo quería compartir algo con Uds.: vino un periodista.

Quería hacer un documental sobre lo que le pedían sus editores.

Y terminó escribiendo una historia que me sorprendió sobre hip hop; que hay jóvenes yemeníes que se expresan mediante danza y punchi punchi.


(Risas)
Esa cosa.

(PM: Rap.

Break dance.) Sí, break dance.

No soy tan vieja.

Es solo que no estoy en el tema.


(Risas)

(Aplausos)
PM: Sí, lo estás.

En realidad, hay un documental que está en línea; un video en línea.

NA: ShaketheDust.org.

PM: «Shake the Dust.» (NA: «Shake the Dust».) PM: ShaketheDust.org.

Definitivamente brinda una imagen diferente de Yemen.

Hablabas de la responsabilidad de la prensa.

Ciertamente, si miramos la forma en que nos hemos separado de los otros y creado y peligro, a menudo por desconocimiento, por falta de entendimiento real,

¿cómo ves la forma en que la prensa occidental en particular está cubriendo las noticias en la región pero, en particular, en tu país?

NA: Bueno, hay un refrán que dice: «Se teme lo que no se conoce y se odia lo que se teme».

Así que básicamente es falta de investigación.

Es casi como «Haz la tarea»; es tomar parte activa.

Y no se puede hacer periodismo de paracaidista; saltar al país y estar dos días y pensar que has hecho tu tarea y una historia.

Por eso deseo que el mundo conozca mi Yemen, mi país, mi gente.

Soy un ejemplo, y hay otros como yo.

Puede que no seamos muchos pero si se nos promociona como ejemplos buenos y positivos habrá otros, hombres y mujeres, que eventualmente oficiarán de puente –volvemos al tema del puente– entre Yemen y el mundo hablando primero del reconocimiento y luego de la comunicación y la compasión.

Creo que Yemen va a estar en muy mala situación en los próximos 2 o 3 años.

Es natural.

Pero luego de dos años, que es un que estamos dispuestos a pagar, nos vamos a parar con nuestros propios medios pero en un nuevo Yemen con gente más joven y con más poder…

democrático.


(Aplausos)
PM: Nadia, creo que nos acabas de brindar una visión muy diferente de Yemen.

Y ciertamente tú y lo que haces nos ha un panorama del futuro al que nos aferraremos y agradeceremos.

La mejor de las suertes para ti.

YemenTimes.com.

NA: En Twitter también.

PM: Veo que estás conectada.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/nadia_al_sakkaf_see_yemen_through_my_eyes/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *