Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Paul Root Wolpe: es hora de cuestionar la bio-ingeniería – Charla TEDxPeachtree

Paul Root Wolpe: es hora de cuestionar la bio-ingeniería – Charla TEDxPeachtree

Charla «Paul Root Wolpe: es hora de cuestionar la bio-ingeniería» de TEDxPeachtree en español.

En TEDxPeachtree, Paul Root Wolpe, especialista en bioética, describe una serie sorprendente de experimentos recientes en bio-ingeniería que va desde las mascotas híbridas hasta ratones que cultivan orejas humanas. Él pregunta: ¿no es hora de establecer algunas reglas básicas?

  • Autor/a de la charla: Paul Root Wolpe
  • Fecha de grabación: 2010-11-11
  • Fecha de publicación: 2011-03-23
  • Duración de «Paul Root Wolpe: es hora de cuestionar la bio-ingeniería»: 1182 segundos

 

Traducción de «Paul Root Wolpe: es hora de cuestionar la bio-ingeniería» en español.

Hoy quiero hablar de diseño pero no del diseño como solemos pensarlo.

Quiero hablar de lo que está sucediendo ahora en nuestra cultura científica y biotecnológica en la que, por primera vez en la historia, tenemos el poder para diseñar cuerpos, para diseñar cuerpos de animales, para diseñar cuerpos humanos.

En la historia de nuestro planeta han habido tres grandes olas de evolución.

La primera ola de evolución es lo que pensamos como evolución darwiniana.

Así, como saben, las especies vivían en nichos ecológicos particulares, en entornos particulares, y las presiones de dichos entornos seleccionaban qué cambios, mediante mutaciones aleatorias de especies, iban a ser preservados.

Los seres humanos se apartaron del flujo darwiniano de la historia evolutiva y crearon la segunda gran ola de evolución que consistió en cambiar el entorno en el que evolucionamos.

Alteramos nuestro nicho ecológico creando la civilización.

Y ese ha sido el segundo gran flujo -hace un par de cientos de milenios, 150 000 años- de nuestra evolución.

Al cambiar nuestro entorno pusimos nuevas presiones a nuestros cuerpos en evolución.

Ya sea por medio del establecimiento de comunidades agrícolas o por todo el espectro hasta la medicina moderna, pero hemos cambiado nuestra propia evolución.

Ahora estamos entrando en una tercera gran ola de la historia evolutiva que ha sido llamada de muchas maneras: evolución intencional, evolución de diseño -muy distinto del diseño inteligente- por el cual estamos actualmente diseñando y alterando intencionalmente las formas físiológicas que habitan el planeta.

Recorramos ahora esto en una especie de viaje vertiginoso para luego, al final, ver un poco algunas de las consecuencias para nosotros y para nuestras especies, así como para nuestras culturas, debidas a este cambio.

Hemos estado haciendo eso durante mucho tiempo.

Empezamos la cría selectiva de animales hace muchos, muchos miles de años.

Y si se piensa en los perros, por ejemplo, los perros son criaturas diseñadas intencionalmente.

No existe un perro en el planeta que sea una criatura natural.

Los perros son el resultado de los rasgos de cría selectiva que nos gustan.

Pero tuvimos que hacerlo de la manera difícil en los viejos tiempos eligiendo la descendencia que tenía un aspecto particular y luego criándolos.

Ya no tenemos que hacerlo de ese modo.

Este es un bífalo.

Un bífalo, híbrido de búfalo y res.

Ahora se los está criando y algún día, tal vez muy pronto, habrá hamburguesas de bífalo en los supermercados locales.

Esta es una cabreja un híbrido cabra-oveja.

Los científicos que hicieron esta linda criaturita terminaron carneándola y luego se la comieron.

Creo que dijeron que sabía a pollo.

Este es un cama.

Un cama es un híbrido camello- creado para conseguir la resistencia de un camello algunos rasgos de la personalidad de una llama.

Y ahora lo están usando en ciertas culturas.

Luego está el ligre.

Este es el felino más grande del mundo, el híbrido león-tigre.

Es más grande que un tigre.

Y, en el caso del ligre, se han encontrado uno o dos en la Naturaleza.

Pero estos fueron creados por científicos mediante cría selectiva y tecnología genética.

Y, finalmente, el favorito de todos: el cebrallo.

A nada de esto se le aplicó Photoshop; estas son criaturas reales.

Y, así, una de las cosas que hemos estado haciendo es utilizar mejoramiento genético, o manipulación genética, de cría selectiva normal impulsada un poco por la genética.

Y aún si eso fuera todo ya sería interesante.

Pero algo mucho, mucho más poderoso está sucediendo.

Estas son células de un mamífero normal modificadas genéticamente un gen bioluminiscente que se extrae de las medusas de alta mar.

Sabemos que algunas criaturas de alta mar, brillan.

Bueno, ahora han tomado ese gen, el gen bioluminiscente, para ponerlo en las células de mamíferos.

Estas son células normales.

Y lo que se ve aquí son estas células que brillan en la oscuridad bajo ciertas longitudes de onda.

Una vez que pudieron hacerlo las células, lo hicieron con los organismos.

Así lo hicieron crías de ratón, y gatitos.

Y, por cierto, la razón por la que esos gatitos son naranjas y estos son verdes se debe a que ese es un gen bioluminiscente del coral y este es de la medusa.

Lo hicieron en cerdos, lo hicieron en cachorros, y, de hecho, lo hicieron en monos.

Y si pueden hacerlo en monos -aunque el gran salto para manipular genéticamente es en realidad entre monos y simios- si pueden hacerlo en monos probablemente pueden encontrar cómo hacerlo en simios lo que significa que pueden hacerlo en seres humanos.

En otras palabras, en teoría es posible que en poco tiempo seamos capaces, biotecnológicamente, de crear seres humanos que brillen en la oscuridad, más fáciles de ubicar de noche.

Y, de hecho, ahora mismo en muchos estados uno puede ir a comprar mascotas bioluminiscentes.

Estos son peces cebra.

Normalmente son negros y plateados.

Estos son peces cebras modificados genéticamente para ser amarillos, verdes, rojos, y en realidad están disponibles ahora en algunos estados.

En otros estados han sido prohibidos.

Nadie sabe qué hacer estos tipos de criaturas.

No hay ente de control del gobierno que regule las mascotas modificadas genéticamente.

Y, así, algunos estados han decidido permitirlas y otros han decidido prohibirlas.

Algunos quizá hayan leído la consideración de la Adm.

de Drogas y Alimentos sobre el salmón genéticamente modificado.

El salmón de arriba es un salmón chinook genéticamente modificado un gen de estos salmones y de otro pescado que comemos para hacerlo crecer mucho más rápido con mucho menos alimento.

Ahora la Adm.

de Drogas y Alimentos está llegando a una decisión sobre si, dentro de poco, podremos comer este pez; se va a vender en los comercios.

Antes de que se preocupen demasiado, aquí en Estados Unidos, la mayoría de los alimentos que compramos en el supermercado ya tienen componentes genéticamente modificados.

Así, aunque nos preocupemos por eso, lo hemos permitido en este país -muy diferente en Europa- sin regulación alguna e incluso sin identificación alguna en el paquete.

Estos son los primeros animales clonados en su tipo.

En la parte inferior derecha está Dolly, la primera oveja clonada -ahora felizmente rellena en un museo de Edimburgo; Ralph, la rata, la primera rata clonada; CC la gata clonada [cloned cat, NT].

Snuppy, el primer perro clonado -Snuppy, cachorro de la Universidad Nacional de Seúl- creado en Corea del Sur por el mismo hombre que, algunos de ustedes quizá recuerden; tuvo que terminar renunciando desprestigiado porque afirmaba haber clonado un embrión humano, cuando no era así.

En realidad fue la primera persona en clonar un perro, algo muy difícil de hacer, porque los genomas del perro son muy plásticos.

Este es Prometeo, el primer caballo clonado.

Es un caballo haflinger clonado en Italia, una verdadera joya de la clonación, porque hay muchos caballos que ganan carreras importantes por estar castrados.

En otras palabras, lo que los hace sementales ha sido eliminado.

Pero si podemos clonar ese caballo se puede tener la ventaja de un caballo castrado para las carreras y su duplicado genético idéntico ser utilizado como semental.

Estos fueron los primeros terneros clonados, los primeros lobos grises clonados.

Y luego, finalmente, los primeros lechones clonados: Alexis, Chista, Carrel, Janie y Puntocom.


(Risas)
Además, empezamos a usar la tecnología de clonación para tratar de salvar especies en peligro.

Este es el uso de animales para crear drogas y otras cosas en sus cuerpos que queremos producir.

Así que la antitrombina en la cabra -esa cabra ha sido genéticamente modificada para que las moléculas de su leche contengan las moléculas de antitrombina que GTC Genetics quiere crear.

Y luego, además, están los cerdos transgénicos del Instituto Nacional de Ciencia Animal de Corea del Sur, son cerdos que van a usar, de hecho, para tratar de crear todo tipo de drogas y otros tipos de productos químicos industriales que se quiere que la sangre y la leche de estos animales los produzcan para no tener que hacerlo de manera industrial.

Estas son dos criaturas que fueron creadas para salvar las especies en peligro.

El guar es un ungulado del sureste asiático, en peligro de extinción.

Una célula somática, una célula del organismo, fue sacada de su cuerpo, gestada en el óvulo de una vaca, y luego esa vaca dio a luz a un guar.

Lo mismo sucedió el muflón una especie ovina en peligro de extinción.

Se gestó en un cuerpo común de oveja, lo cual plantea un problema biológico interesante.

Tenemos dos tipos de ADN en nuestros cuerpos.

Tenemos el ADN nucleico, que todo el mundo piensa como nuestro ADN, pero también tenemos el ADN mitocondrial, que son los paquetes de energía de la célula.

Ese ADN se transmite por vía materna.

Por eso, en realidad, terminamos no con un guar ni con un muflón, sino con un guar con mitocondrias vacunas y por ende un ADN mitocondrial vacuno, y un muflón con ADN mitocondrial de otra especie ovina.

Estos en verdad son híbridos, no animales puros.

Y eso plantea la cuestión de cómo vamos a definir las especies animales en la era de la biotecnología -una cuestión que todavía no estamos seguros cómo resolver.

Esta criatura encantadora es una cucaracha asiática.

Y lo que han hecho aquí es poner electrodos en sus ganglios y en su cerebro y un transmisor en la parte superior, y está sobre una gran bola de seguimiento por computador.

Y, con un joystick, pueden enviar a esta criatura por el laboratorio y controlar si va a la izquierda o a la derecha, hacia delante o hacia atrás.

Han creado una especie de insecto robot, o bichobot.

Pero hay algo peor que eso -o tal vez mejor que eso.

Este es uno de los proyectos más importantes de DARPA -DARPA es la Agencia de Investigación de Defensa- uno de sus proyectos.

Estos escarabajos goliat tienen las alas cableadas.

Tienen un chip atado a sus espaldas y pueden hacer volar estas criaturas por el laboratorio.

Pueden mandarlos a izquierda y derecha.

Pueden hacerlos despegar.

En verdad no pueden hacerlos aterrizar.

Los traen a unos 2,5 cm del suelo y luego apagan todo y hacen ¡puf! Pero es lo más cercano a un aterrizaje que pueden lograr.

Y, de hecho, esta tecnología se ha desarrollado tanto que esta criatura…

esta es una polilla.

Esta es la polilla en su etapa de pupa y es entonces cuando le ponen los cables y le ponen la tecnología informática.

De modo que cuando la pupa se hace polilla ya está precableada.

Los cables ya están en su cuerpo y sólo hay que conectar su tecnología y ahora están estos bichobots que pueden enviarse a vigilar.

Pueden ponerles pequeñas cámaras y tal vez algún día ofrecer otro tipo de artillería para zonas de guerra.

No se trata sólo de insectos.

Esta es la ratabot, o robo-rata de Sanjiv Talwar, de SUNY Downstate.

De nuevo, tiene tecnología, tiene electrodos en sus hemisferios izquierdo y derecho, tiene una cámara en la cabeza.

Los científicos pueden hacer que esta criatura vaya a izquierda y derecha.

La hacen correr en laberintos, controlando hacia dónde está yendo.

Ahora han creado un robot orgánico.

Los estudiantes de postgrado del laboratorio de Sanjiv Talwar dijeron: «

¿Esto es ético?

» Le hemos quitado la autonomía a este animal».

Voy a volver a eso en un minuto.

También ha habido trabajo en monos.

Este es Miguel Nicolelis, de Duke.

Tomó una mona búho, la cableó para poder monitorear su cerebro mientras se movía, y, sobre todo, para ver el movimiento de su brazo derecho.

La computadora aprendió lo que hacía el cerebro de la mona en varios movimientos del brazo.

Luego conectaron el equipo a un brazo ortopédico que ven aquí en la imagen y pusieron el brazo en otra habitación.

Muy pronto la computadora aprendió, leyendo las ondas cerebrales de la mona, a hacer que el brazo de la otra habitación hiciera lo mismo que el brazo de la mona.

Luego pusieron un monitor en la jaula de la mona que le mostraba este brazo ortopédico y la mona quedó fascinada.

Se dio cuenta que lo que fuera que hiciese con su brazo sería emulado por este brazo ortopédico.

Hasta que al final lo estaba moviendo y moviendo y en un momento dejó de mover su brazo derecho y, mirando la pantalla, pudo mover el brazo ortopédico de la otra habitación sólo con sus ondas cerebrales lo que significa que la mona se convirtió en la primera primate en la historia mundial en tener tres brazos funcionales independientes.

Y no se trata sólo de la tecnología que estamos poniendo en animales.

Este es Thomas DeMarse, de la Universidad de Florida.

Él tomó 20 000 y luego 60 000 neuronas de rata desagregadas -es decir, neuronas de rata individuales- y las colocó en un chip.

Estas se auto-aglutinaron en una red, transformándose en un chip integrado.

Y él usó eso como componente de TI de un mecanismo que ejecutó un simulador de vuelo.

Así que ahora tenemos chips orgánicos hechos de neuronas vivientes auto-aglutinadas.

Por último, Mussa-Ivaldi, de la Northwestern tomó el cerebro completamente intacto e independiente de una lamprea.

Este es el cerebro de una lamprea.

Está vivo, totalmente intacto en un medio nutritivo, con estos electrodos que salen de los costados, sensores fotosensibles adjuntados al cerebro, lo puso en un carro -este es el carro, el cerebro está allí en el centro- y usó este cerebro como el único procesador de este carro; cuando se enciende la luz y se la dirige hacia el carro el carro se mueve hacia la luz; cuando se apaga la luz, se aleja.

Es fotofílico.

Así que ahora tenemos un cerebro de lamprea totalmente vivo.

¿Está el pensamiento de la lamprea allí en ese medio nutritivo?

No lo sé, pero de verdad es un cerebro vivo que hemos logrado mantener así para que haga la tarea.

Ahora estamos en la etapa en la que creamos criaturas para nuestros propios fines.

Este es un ratón creado por Charles Vacanti de la Universidad de Massachusetts.

Él modificó este ratón, que fue diseñado genéticamente, para obtener una piel menos inmunorreactiva a la piel humana, le puso bajo la piel un molde de polímero de una oreja y creó una oreja que luego pudo ser extraída del ratón y trasplantada en un ser humano.

Es ingeniería genética más fisiotecnología de polímeros, más xenotrasplantes.

Aquí es donde estamos en este proceso.

Por último, no hace mucho, Craig Venter creó la primera célula artificial, donde tomó una célula y un sintetizador de ADN, -una máquina- creó un genoma artificial lo puso en una célula diferente -el genoma no era de la célula en la que lo puso- y luego esa célula se reprodujo como si fuera la otra.

En otras palabras, esa fue la primera criatura en la historia mundial que tuvo a una computadora como madre, no tuvo padres orgánicos.

Por eso The Economist titula: «El primer organismo artificial y sus consecuencias».

Ustedes quizá pensaban que la creación de la vida iba a ser algo parecido a eso.


(Risas)
Pero no es así como se ve el laboratorio de Frankenstein.

Este es el aspecto del laboratorio de Frankenstein.

Este es un sintetizador de ADN y aquí en la parte inferior hay frascos de A, T, C y G -los cuatro químicos que componen nuestra cadena de ADN.

Así que tenemos que plantearnos algunas preguntas.

Por primera vez en la historia del planeta podemos diseñar organismos directamente.

Podemos manipular los plasmas de la vida con un poder sin precedentes.

Y eso nos confiere una responsabilidad.

¿Todo está permitido?

¿Se puede manipular y crear cualquier criatura que queramos?

¿Tenemos rienda suelta para diseñar animales?

¿Vamos a ir algún día a la tienda de mascotas a decir: «Mire, quiero un perro.

Quiero que tenga la cabeza de un dachshund, el cuerpo de un retriever, quizá algo de piel rosa y que brille en la oscuridad».

¿Llegará la industria a crear criaturas que, en su leche, en su sangre, en su saliva y en otros fluidos corporales creen los fármacos y moléculas industriales que queremos para luego almacenarlos como máquinas de fabricación orgánica?

¿Llegaremos a crear robots orgánicos quitándole la autonomía a estos animales para transformarlos en juguetes nuestros?

Y luego, el paso final de esto, una vez que perfeccionemos estas tecnologías en animales y empecemos a usarlas en seres humanos

¿cuáles son los lineamientos éticos que emplearemos entonces?

Ya está sucediendo; no es ciencia ficción.

Ya no estamos usando estas cosas sólo en animales, algunas de ellas ya estamos empezando a usarlas en nuestros propios cuerpos.

Estamos tomando el control de nuestra propia evolución.

Estamos diseñando directamente el futuro de las especies del planeta.

Eso nos confiere una responsabilidad enorme que no es sólo responsabilidad de los científicos y especialistas en ética que están pensando y escribiendo sobre eso.

Es responsabilidad de todos porque eso va a determinar qué tipo de planeta y qué tipo de cuerpos vamos a tener en el futuro.

Gracias.


(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/paul_root_wolpe_it_s_time_to_question_bio_engineering/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *