Saltar al contenido
Deberes escolares » Charlas educativas » Peter Eigen: Cómo desenmascarar al corrupto – Charla TEDxBerlin

Peter Eigen: Cómo desenmascarar al corrupto – Charla TEDxBerlin

Charla «Peter Eigen: Cómo desenmascarar al corrupto» de TEDxBerlin en español.

Algunos de los problemas sociales más desconcertantes del mundo, dice Peter Eigen, pueden ser atribuidos a la sistemática, penetrante corrupción gubernamental, en cercana cooperación con las compañías globales. En TEDxBerlin, Eigen describe el emocionante contraataque liderado por su organización Transparencia Internacional.

  • Autor/a de la charla: Peter Eigen
  • Fecha de grabación: 2009-11-30
  • Fecha de publicación: 2010-02-08
  • Duración de «Peter Eigen: Cómo desenmascarar al corrupto»: 1021 segundos

 

Traducción de «Peter Eigen: Cómo desenmascarar al corrupto» en español.

Voy a hablar de corrupción, pero me gustaría contrastar dos cosas diferentes.

Una es la gran economía global, la gran economía globalizada, y la otra es la pequeña, y muy limitada, capacidad de nuestros gobiernos tradicionales y sus instituciones internacionales para gobernar, para darle forma a esta economía.

Porque existe esta asimetría, la cual crea, básicamente, gobiernos defectuosos.

Gobiernos defectuosos en muchas áreas, en el área de corrupción y en el área de destrucción del ambiente, en el área de explotación de la mujer y los niños, en el área de cambio climático.

En todas las áreas en las cuales realmente necesitamos una capacidad para reintroducir la primacía de políticas en la economía, la cual está operando en una arena mundial.

Y pienso que la corrupción, y la lucha contra la corrupción, y el impacto de la corrupción, es probablemente una de las maneras más interesantes para ilustrar lo que quiero decir con este defecto de gobierno.

Permitanme hablar acerca de mi propia experiencia.

Solía trabajar como el Director.

de la oficina del Banco Mundial en Nairobi para Africa Oriental En ese tiempo, me di cuenta que la corrupción, la gran corrupción, esa corrupción sistemática estaba socavando todo lo que tratabamos de hacer.

Y entonces, comencé no sólo a tratar de proteger el trabajo del Banco Mundial, nuestros propios proyectos, nuestros propios programas en contra de la corrupción, pero en general, pensé, necesitamos un sistema para proteger a la gente en esta parte del mundo de los estragos de la corrupción.

Y, tan pronto como comencé este trabajo, Recibí un memorando del Banco Mundial, desde el departamento legal primeramente, en el cual ellos decían, no tienes permitido hacer esto.

Estás entrometiendote en los asuntos internos de nuestros países socios Esto está prohibido por los estatutos del Banco Mundial.

Así que quiero que pares tus actividades.

Por lo pronto, estaba liderando reuniones de donantes por ejemplo, en las cuales los varios donantes, y a muchos de ellos les gusta estar en Nairobi — es verdad, es una de las ciudades mas inseguras del mundo, pero les gusta estar alli porque las otras ciudades son inclusive menos cómodas.

Y en estas reuniones de donantes, noté que muchos de los peores proyectos que fueron puestos en marcha por nuestros clientes, por los gobiernos, por promotores, muchos de ellos representando suministradores del norte, que los peores proyectos fueron realizados primero.

Dejenme darles un ejemplo.

Un proyecto eléctrico inmenso, de 300 millones de dólares, que sería edificado justo en el medio una de las más vulnerables, y una de las más bellas áreas de Kenia occidental.

Y todos nos dimos cuenta inmediatamente que este proyecto no tenía beneficios económicos.

No tenía clientes.

Nadie compraría electricidad allí.

Nadie estaba interesado en proyectos de irrigación.

Al contrario, sabíamos que este proyecto destruiría el ambiente, destruiría los bosques riparios, los cuales fueron la base para la supervivencia de grupos nomádicos los Samburu y los Tokana en esta área.

Así que todos sabían que este es un, no un proyecto inútil, este es un absolutamente perjudicial, terrible proyecto, ni hablar acerca del futuro endeudamiento del país por estos cientos de millones de dolares, y el desvío de los escasos recursos de la economía de actividades mucho más importantes como escuelas, como hospitales y otros más.

Y todavía, todos rechazamos este proyecto.

Ninguno de los donantes estaba dispuesto a tener su nombre asociado a eso, y era el proyecto a ser implementado.

Los buenos proyectos, los cuales nosotros como comunidad donante protegeríamos bajo nuestras alas, tomaron años, saben, tenías muchos estudios, y muy frecuentemente no triunfaban.

Pero estos malos proyectos, los cuales eran absolutamente devastadores para la economía, para muchas generaciones, para el ambiente, para miles de familias que tendrían que ser relocalizadas.

Fueron subitamente puestos juntos por consorcios de bancos, de agencias suministradoras, de agencias aseguradoras, como en Alemania, Hermes y otros, Y ellos volvieron muy, muy rápido, impulsados por una alianza nefasta entre las élites poderosas en aquellos países, y los suministradores del norte.

Ahora, estos suministradores eran nuestras grandes compañías.

Ellos eran los actores de este mercado global, el cual mencioné al comienzo.

Estos eran los Siemens del mundo, viniendo desde Francia, desde el Unido, desde Japón, desde Canadá, desde Alemania, y estaban sistemáticamente impulsados por corrupción sistemática y de gran escala.

No estamos hablando de 50 mil dólares aqui, o de 100 mil dólares allá, o un millón de dólares allá.

No, estamos hablando de 10 millones, 20 millones dólares, en las cuentas de bancos Suizos en las cuentas bancarias de Liechtenstein, de los ministros del presidente, los altos oficiales en los sectores para-estatales.

Esta fue la realidad que yo ví, y no sólo un proyecto como ese, Yo ví, diría, en los años que trabajé en Africa, Ví cientos de proyectos como éste.

Y entonces, me convencí que esta corrupción sistemática, que pervierte el accionar de la política económica en estos países, la cual es la razón principal de la miseria, de la pobreza, de los conflictos, de la violencia de la desesperación en muchos de estos países.

Que tenemos hoy, más de un billón de personas por debajo de la línea de pobreza absoluta, que tenemos más de un billón de personas sin fuentes apropiadas de agua potable en el mundo, dos veces ese número, más de dos billones de personas sin obras sanitarias entre otras cosas, y las enfermedades consecuentes de madres y niños, todavía, la mortalidad infantil de más de 10 millones de personas todos los años, niños muriendo antes de cumplir los cinco años de edad.

La causa de esto, es en alto grado debido a la gran corrupción.

Ahora, ¿Porqué el Banco Mundial no me deja hacer este trabajo? Lo supe después, después de irme, después de una gran pelea, del Banco Mundial.

La razón era que los miembros del Banco Mundial pensaban que el soborno en el extranjero estaba bien, incluida Alemania.

En Alemania, el soborno en el extranjero estaba permitido.

Hasta era deducible de los impuestos.

No era de extrañar que la mayoría de los más importantes operadores internacionales en Alemania, pero también en Francia y en el Unido y Escandinavia, en todos lados, sistemáticamente sobornaban No todos, pero si la mayoría.

Y este es el fenómeno al cual yo llamo gobierno defectuoso, porque cuando entonces me vine a Alemania y comencé este pequeña ONG aquí en Berlín, en la Villa Borsig, nos dijeron, no podrán evitar que nuestros exportadores alemanes sobornen, porque perderíamos nuestros contratos.

Perderíamos en favor de los Franceses, Perderíamos en favor de los Suecos, perderíamos en favor de los Japoneses, y por ende, había efectivamente un dilema de prisionero, que hacía muy difícil para una empresa individual, un país exportador en particular el decir, no vamos a continuar con este mortal, desastroso hábito de las compañías grandes de sobornar.

Entonces esto es lo que quiero decir con una estructura defectuosa de gobierno porque, aun el poderoso gobierno que tenemos en Alemania comparativamente, no fue capaz de decir no le permitiremos a nuestras compañías que sobornen afuera.

Necesitaban ayuda, y las compañias grandes tienen este dilema.

Muchas de ellas no quería sobornar.

Muchas de las empresas alemanas, por ejemplo, creen que que ellos están realmente manufacturando un producto de alta calidad a un buen precio, así que son muy competitivas.

No son tan buenas en sobornar como muchos de sus competidores si lo son, pero no tenían permitido mostrar sus fortalezas, porque el mundo estaba consumido por la gran corrupción.

Y esto es por lo cual les estoy diciendo esto, la sociedad civil aprovechó la ocasión.

Teníamos una pequeña ONG, Transparencia Internacional.

Ellos comenzaron a pensar en una ruta de escape al dilema del prisionero, y desarrollamos conceptos de acción colectiva, básicamente, tratando de reunir varios competidores juntos alrededor de una mesa, explicándoles a todos ellos cuanto sería de su propio interés si ellos simultáneamente dejasen los sobornos, y para hacer una larga historia corta, logramos eventualmente que Alemania firmase junto a otros paises de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y unos cuantos otros exportadores.

En 1997, una convención, bajo los auspicios de la OCDE, la cual obligaba a todos a cambiar sus leyes y a criminalizar el soborno en el extranjero.

(Aplausos) Bien, gracias, quiero decir es interesante, al hacer esto, tuvimos que sentarnos con las compañías.

Tuvimos aquí en Berlín en el Instituto Aspen en el Wannsee, tuvimos sesiones de acerca de 20 capitanes de la industria, y discutimos con ellos que hacer acerca del soborno internacional.

En la primera sesión, tuvimos tres sesiones sobre el curso de dos años.

Y un presidente de von Weizäcker, de hecho, lideró una de las sesiones, la primera, de sacar el miedo de los empresarios, quienes no solían lidiar con organizaciones no gubernamentales.

Y en la primera sesión, todos dijeron, esto no es soborno, lo que hacemos.

Esto es costumbre allí.

Esto es lo que otras culturas demandan.

Inclusive aplaudieron esto.

De hecho, [inaudible] dice todavía esto hoy.

Y así hay todavía mucha gente que no están convencidas de quién debe dejar de sobornar.

Pero en la segunda sesión, ya admitieron que ellos nunca harían esto, lo que hacen en todos estos países, aquí en Alemania o en el Unido, entre otros.

Ministros del Gabinete admitirían esto.

Y en la sesión final, en el Instituto Aspen, hicimos que todos firmaran una carta abierta al gobierno de Kohl, en ese momento, solicitando que ellos participasen en la convención de la OCDE.

Y este es, en mi opinión, un ejemplo de poder suave, porque fuimos capaces de convencerlos que tenían que ir con nosotros.

Teníamos una perspectiva de más largo plazo.

Teníamos una más amplia, geograficamente mas extensa, constitución que estábamos tratando de defender.

Y eso es por lo que la ley fue cambiada.

Por eso es que Siemens está ahora metido en los problemas que está metido.

Y es por eso que MIN está metido en los problemas en los que están metidos.

En algunos países, la convención de la OCDE no está todavía apropiadamente aplicada.

Y, de nuevo, las sociedades civiles están respirandole en el cuello al establishment.

En Londres, por ejemplo, donde el BAE se escapó impune con un caso de corrupción muy grande, el cual la Oficina de Fraudes de Surrey trató de investigar, 100 millones de libras esterlinas, todos los años por diez años, a un oficial particular de una país amigo en particular, quien después compró unos 44 billones de libras de equipo militar Este caso, no lo están investigando en el Unido.

¿Por qué? Porque ellos consideran esto contrario al interés de seguridad de la gente de la Gran Bretaña.

La Sociedad Civil está empujando, la sociedad civil está tratando de obtener una solución a este problema y también en el Unido y también en Japón, lo cual no es realmente aplicar la ley, y etcétera.

En Alemania, estamos impulsando la ratificación de la Convención de las Naciones Unidas, la cual es una convención subsecuente.

Nosotros la ratificamos, no Alemania.

¿Por qué? Porque esto haría necesario el criminalizar la corrupción de los diputados.

En Alemania, tenemos un sistema dónde no tienes permitido sobornar a un servidor público, pero tienes permitido sobornar a un diputado.

Esto está, bajo la ley Alemana, permitido.

Y los miembros del parlamento no quieren cambiar esto, y es por esto que no pueden firmar la Convención de las Naciones Unidas contra el soborno en el extranjero, uno de los muy, muy pocos países que está predicando la honestidad y la buena gobernatura en todo el mundo, pero no es capaz de ratificar la convención, la cual logramos poner en los libros con cerca de 160 países alrededor del mundo.

Veo que mi tiempo está terminando.

Déjenme solo tratar de presentar algunas conclusiones de lo que ha pasado.

Creo que lo que hemos logrado conseguir al pelear en contra de la corrupción, uno puede también obtener alcances en otras áreas de gobernatura defectuosa.

Para este momento, las Naciones Unidas están totalmente a nuestro lado.

el Banco Mundial se ha transformado radicalmente bajo Wolfensohn, y se han convertido, diría yo, en la mas fuerte agencia anti-corrupción de todo el mundo.

La mayoría de las compañías grandes están ahora totalmente convencidas que tienen que poner en políticas muy fuertes en contra de los sobornos y otros.

Y esto es posible ya que la sociedad civil se alió con las compañías y se alió con el gobierno en el análisis de un problema, en el desarrollo de remedios, en la implementación de reformas, y después, en el monitoreo de las reformas.

Está claro, si las organizaciones de la sociedad civil quieren jugar ese papel, tienen que crecer dentro de esta responsabilidad.

No todas las organizaciones de la sociedad civil son buenas.

El Ku Klux Klan es una ONG.

Así que, debemos estar conscientes que la sociedad civil tiene que formarse a sí misma.

tienen que tener mucha más gobernatura financiera transparente.

Tienen que tener un mayor gobierno participativo en muchas de las organizaciones de la sociedad civil.

Necesitamos además mucha mas competencia de los líderes de la sociedad civil.

Esto es por lo cual debemos organizar la escuela de gobierno y el Centro para la Sociedad Civil aquí en Berlín.

Ya que creemos que la mayoría de nuestras instituciones educativas y de investigación en Alemania y Europa continental en general, no se concentran lo suficiente, todavía, en potenciar a la sociedad civil y entrenando al liderazgo de la sociedad civil.

Pero lo que quiero decir desde mi muy práctica experiencia, si la sociedad lo hace correctamente y se une a otros actores, en especial, los gobiernos, gobiernos y sus instituciones internacionales, pero además con actores internaciones más grandes, en especial, aquellos que se han comprometido a sí mismos con la responsabilidad social corporativa, entonces, en este triángulo mágico entre la sociedad civil, el gobierno y el sector privado, existe una oportunidad tremenda para todos de crear un mundo mejor.

Gracias.

(Aplausos)

https://www.ted.com/talks/peter_eigen_how_to_expose_the_corrupt/

 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *